Cómo fue la agresión a Rossi.

 

 [2.jpg]

 

Conocidos es que el Presidente del Bloque de Diputados Nacionales del Frente Para La Victoria, Agustín Rossi, fue agredido por manifestantes en la ciudad de Reconquista, Provincia de Santa Fe.

Esta agresión, que terminó con el auto roto del Diputado, fue presentada por la mayoría de los medios de comunicación bajo la modalidad del “escrache” y cometida por “gente del campo”.

El carácter militante de los presentes, que representan minoritariamente lo que fue la intendencia menemista en Reconquista y mayoritariamente a los candidatos del Frente Progresista Cívico y Social, una alianza compuesta por los partidos radicales, demócratas progresistas y socialistas, pone en perspectiva la situación. Pero además del carácter partidario, soslayado por la mayoría de la cobertura comunicacional,  los manifestantes pertenecen todos a las clases acomodadas de Reconquista.

Dado que se desconoce qué es lo que pretenden, y bajo el eufemismo de “la bronca del campo” cualquier acción deviene en “comprensible” es importante resaltar tanto el carácter partidario como empresariales de los manifestantes violentos. Y dado que a todas luces lo que se pretende es agredir desde el anonimato, bien viene una recopilación de quiénes son los agresores, en qué partidos políticos ocupan cargos importantes y cuáles son sus actividades empresariales; porque quizás de ese modo se pueda detectar qué es lo que pretenden.

En principio, la agenda del Diputado Nacional Rossi, en el marco de la campaña electoral, fue delineada a partir de un pedido de diálogo de los intendentes de Avellaneda, Chacho Marcón y el de Reconquista, Jacinto Speranza; aunque luego no estuivieron presentes en la reunión.

En esa zona santafesina, se recuerda que ambos municipios, cuando las dirigencias patronales cortaban las rutas y provocaban el desabastecimiento que, según Alfredo Buzzi, “nohicimos ni volveremos a hacer”, aportaron una envidiable logística de carpas, baños químicos, alimentos, sonido, camiones, y hasta empleados municipales para hacer número.

Entonces como ahora, la principal dirigencia política santafesina, tanto Reutemaaaan como Binner y Giustiniani, no manifestaban diferencias partidarias a la hora de defender un interés superior como es las exportaciones de soja con destino a la alimentación de porcinos en diversas partes del mundo. Producto, entre otros factores, de la especulación financiera, la soja había trepado a precios exorbitantes en el Mercado de Chicago –dónde algunos encuentran las virtudes patrióticas- y eso obró como un fenomenal incentivo para el diálogo, el consenso y la defensa del federalismo, demostrando que los políticos, cuando es necesario, se sientan a dialogar y se ponen de acuerdo. Nuestras más emotivas felicitaciones, y nuestro también emotivo agradecimiento a la soja, que al parecer, obra milagros.

En Reconquista quedaron patrullas perdidas del diálogo y el consenso, que a los garrotazos se manifiestan sin objetivo desconocido, a sabiendas de la una gran complacencia por parte de la mayoría de los medios de comunicación que encuentran caos en el tránsito cuando las manifestaciones son pacíficas pero piel oscura, y bronca e indignación cuando de a 60 se enfrentan a uno solo pero  son la gente acomodada de pequeñas ciudades que abastecen de comida a los porcinos del mundo, en aras de un la defensa da la patria y el federalismo, por cierto.

Convocado a dialogar, el Diputado Rossi fue agredido por una patota compuesta por medio centenar de personas de distintas localidades.

Entre ellos estaba Osmar Huber, de la localidad de Romang; famoso en la zona porque, en febrero del 2008, descontento con una carta documento, persiguió al abogado en un camión, se bajó y lo amenazó con un arma blanca.

 

La empresaria Alejandra Berman, que además de la producción agropecuaria posee  Berman Automotores, iba acompañada de la esposa del contador Gustavo Lupa, que fue funcionario municipal de la gestión menemista de Speratti. Marcelo Terzaghi
Gerente de Casa Luis Chemes, que vende electrodomésticos pero se solidariza con la gente como uno.

 

Carlos Michel y Sra, que son militantes del FPCyS de Las Garcitas. Al igual que pablo Peteán, que es candidato a Concejal en Reconquista; del mismo modo que Susana Urbani, pero candidata en Avellaneda.

Ricardo Nardelli; que fue gerente de exportaciones de Buyatti SAICA, y contra todo pronóstico, logró llevar a la quiebra la empresa, aunque él no salió desfavorecido.

Nardelli ingresó con una patota al Sindicato de Empleados Municipales de reconquista, para luego denunciar a su secretario general por amenazas, aunque a su vez, él fue denunciado por el diputado provincial Enrique Marín que se encontraba con su familia, por amenazas.

 

Norberto Niclis es integrante del consorcio emrpesarial CREA, organización lobista que en su página web se presenta como una asociación de consorcios regionales de experimentación agrícola.

Agustín Colussi, candidato en las listas del Frente Progresista a la Sección 7, de general obligado.

Su hermano Héctor, también candidato por el mismo partido, el de Binner, a las elecciones en Guadalupe Norte.

 

Días antes de esta agresión, la Mesa de Enlace de Reconquista realizó un encuentro en el que se definió la realización del escrache. Este encuentros e realizó en la Sociedad Rural, en cuya entrada está la lista de “personas no gratas que ilustra esta nota.

En este encuentro, estuvieron presentes monseñor Ramón Dus y los presbíteros Armando Faccioli y Tomás Spángero, de la Iglesia Católica; los legisladores Pablo Zancada y Federico Pezz; los intendentes Jacinto Speranza (Reconquista) y Orfilio Marcón (Avellaneda);

los presidentes comunales Sergio Ramseyer (Romang), Juan Chapero (Los Laureles) y Ángel Nóbile (La Sarita);

el presidente del Concejo de Reconquista, Héctor Gregoret; además de los infaltables empresarios prósperos como

 

 

 

Eduardo Abett, del Centro Industrial y Comercial del Litoral Norte;

José Suligoy, del Centro Industrial y Comercial de Malabrigo.

 

Lo que buena parte de la prensa quiere presentar como actos espontáneos, que debido a la “indignación” generan violencia, donde las víctimas de la siempre cobarde y en patota agresión es la victimaria, resultan en realidad acontecimientos políticos- sí que de las cloacas de la marginalidad política, las más de las veces, pertenecientes a la derecha más reaccionaria- provocados con finalidades partidarias, ya que desde un sector empresarial se considera que el gobierno electo en el orden nacional, no puede representar sus intereses, de modo que el reclamo de subsidios ya no tiene sentido.

La ausencia de información certera, real, no teñida de intereses del complejo agrofinanciero sojero, imposibilita saber si estas posiciones, al interior del empresariado sojero, son mayoritarias o minoritarias.

 

 

: 31 años, periodista, vivo en Santa Fe, trabajo en Entre Ríos. Me encanta el consenso, si la primera moción es la mía. Creo que el disenso es productivo (al interior de la oposición). Todo lo que digo lo digo convencido, porque creo que es más importante decir las cosas con convicción que tenerlas. No me gusta Ricardo Arjona, pero no me molestaría ser Ricardo Arjona. Lo que sí tomo verdaderamente en serio, es la cerveza.