Hicimos lo que nos enseñó Alfonsín

ALFONSIN-CAFIERO-BALCON

Los correligionarios de Los Irrompibles nos envían un documento que, muy gustosamente, compartimos con todos los compañeros, camaradas y amigos de Artepolítica. Juntos somos la democracia. Para siempre. 

 

A partir de la participación de Ricardo Alfonsín, de algunos dirigentes Radicales y de nosotros mismos en el acto oficial de conmemoración del treinta aniversario de la recuperación democrática, se ha abierto un debate del cual nos gustaría participar proponiendo algunos elementos para el análisis.

Comencemos entonces por preguntarnos qué efectos tendría para el sistema democrático que un acto de esta naturaleza fuese animado únicamente por un solo partido político y no contara con la presencia de ningún representante del arco opositor. ¿Sería neutral para la convivencia de los argentinos? ¿Pasaría inadvertido por la historia? ¿Hablaría mal solo de quienes ocasionalmente conducen el Estado? ¿De estar vivo Raúl Alfonsín, lo hubiese avalado? Seguramente no.

A nuestro entender, semejante ausencia solo sería justificada por una usurpación del poder constitucional o por un quiebre de la legalidad. Situaciones estas, que gracias a la lucha del pueblo argentino, ya han quedado en el pasado aunque no en el olvido.

En segundo lugar debemos resaltar que resulta por lo menos paradójico, observar como quienes le imputan al Kirchnerismo una mirada dicotómica de la realidad, a través de la lógica amigo / enemigo, hacen exactamente lo mismo pero en sentido contrario. Negándole al adversario cualquier tipo de legitimidad y reconocimiento, demuestran que sin darse cuenta se dejaron ganar por el sentido común que dicen criticar.

Por otro lado se ha dicho también, que la presencia de militantes y dirigentes radicales, podría contribuir a blanquear la imagen del gobierno en una suerte de operativo de marketing político, mostrándolos como portadores de un criterio de pluralidad que en realidad no poseen. En este caso la pregunta que nos gustaría hacerles a quienes sostienen estos argumentos, es si no les parece una actitud mezquina y adolescente que un partido que lleva más de un siglo comprometido con la República como la UCR, condicione su conducta por este tipo de especulaciones. De hacerlo, caeríamos nuevamente en la contradicción de hacer lo que denunciamos, subordinar nuestra responsabilidad política al imperio de lo aparente y circunstancial.

Por último, un aspecto que merece ser tratado con especial atención, es el que obedece a la evaluación de la pertinencia de realizar conmemoraciones, actos o festejos en un contexto de profundo dolor, signado por la pérdida de vidas humanas en el marco de la crisis social que vive nuestro país. En este punto nuestra posición coincide con lo expresado por el Comité Nacional del Radicalismo, en tanto creemos que hubiese sido deseable se suspendan los festivales musicales, en respeto al dolor de las familias de las víctimas.

Pero ahora bien, lo que resulta de una inmadurez política sorprendente, es el pedido de posponer o cancelar el acto oficial de conmemoración del treinta aniversario de la recuperación de la democracia, cuando a la vista de los acontecimientos de violencia social y de ruptura de la disciplina de parte de las fuerzas de seguridad provinciales, se hacía más necesario que nunca.

Los argentinos necesitábamos un acto de memoria y reflexión colectiva representado en el conjunto de las fuerzas políticas, que nos permita reafirmar nuestro compromiso con la vida y con la paz como sociedad. La fecha lo demandaba y el momento lo exigía.

Así creemos lo hubiese entendido Alfonsín, sin medir costos políticos coyunturales ni posibles controversias mediáticas marginales, pensando seguramente, que de esa forma podría contribuir a evitarle al ciudadano común la intranquilidad y la zozobra de ver a su dirigencia inmersa en un juego perverso de egoísmo, en momentos donde solo cabe esperar la unidad nacional.

Los Irrompibles fuimos invitados por ser un grupo de jóvenes militantes radicales que teníamos un vínculo con Raúl Alfonsín (sellado con el aguante de 40 noches frente al Hospital Italiano en 1999, ratificado durante la ola de escraches anti-políticos del 2002, y sostenida con horas de discusión política fuerte y sincera). Fuimos en condiciones adversas a plantar las banderas radicales, sin retroceder ni un milímetro nuestra propia identidad de opositores, – y tenemos que reconocer, que más allá de la disputa simbólica de los cantos, se nos respetó en ese sentido-.
Nosotros por nuestra parte, cumplimos con nuestras convicciones y con Raúl Alfonsín.

LOS IRROMPIBLES

Diciembre de 2013

www.irrompiblesucr.com.ar / twitter: @irrompiblesucr / facebook: Los Irrompibles ? Los IrrompiblesII

 

 

: De chiquito, Mendieta no quería ser bombero ni policía. Soñaba con ser basurero. Ir colgado, como un superhéroe, del camión. Despúes se las ingenió para ser y hacer muchas cosas, todas más interesantes que lo que terminó siendo: un Licenciado en Comunicación, algunas veces como periodista, otras como funcionario público. Sus únicas certezas son su sufrimiento racinguista, la pasión por el mar y cierta terquedad militante. Todo el resto puede cambiar mañana. O pasado.