La campaña terminó

Me enojé un poco este fin de semana al leer una extensa entrevista de Ricardo Carpena en La Nación al sociólogo Javier Auyero. Me enojé con nosotros, no con Carpena.

¿Por qué La Nación tiene la iniciativa de entrevistar a Auyero, uno de los sociólogos que mejor ha estudiado cómo los sectores populares desarrollan sus estrategias políticas, digamos? Siempre puede pasar que un diario le “gane” a otro con una entrevista. Pero en este caso la entrevista a un científico social que no da tantas entrevistas (o al que no le hacen tantas) sirve de excusa para otra reflexión.

¿En el oficialismo estamos habituados a “bancarnos” la complejidad y los grises que plantea la realidad? Porque mi impresión es que en este caso, La Nación hace una negociación y se la banca.

Entonces acude al tipo que acuñó una idea de “clientelismo” que no es la que usa el diario y que complejiza la realidad:

La idea de que porque va una heladera o un par de zapatillas viene un voto es asumir como cierta una presunción. Hay que indagar. Esas relaciones recíprocas nunca funcionan así. Uno nunca sabe si fue la heladera o la relación afectiva con un puntero. Para saber eso hay que plantarse desde el otro punto de vista, no desde el que da la heladera sino desde el del sujeto. Mucha gente de clase media, media alta, vota a alguien porque le va mejor: ¿Llamamos a eso clientelismo? No.

Además, el diario se banca escuchar de este experto cómo la estrategia “policial” o “policial + Gendarmería” no sirve para atacar la violencia que se está dando en el Gran Buenos Aires. Ahí sale empatado porque es un problema que tiene el Estado en general, los últimos gobiernos también y, por cierto, además comparten las propuestas de los partidos de la oposición con los que se sentiría cómodo La Nación.

El diario se banca acudir a este intelectual con esa visión que contradice su sentido común. Y obtiene, eso sí, a cambio una descripción que se basa en la experiencia de este sociólogo sobre lo mal que todavía se vive en el Gran Buenos Aires y con la que decide titular. En ese caso, son las reglas del juego

La asignación universal por hijo, en eso, se parece a todos los planes que se dieron en los últimos 20 años. Discursos y crecimiento económico al margen, empecé a trabajar hace 15 años en este campo y lo que puedo decir es que, en términos de infraestructura y de calidad de relaciones interpersonales y de la vida pública, hoy los sectores populares viven peor que hace 15 o 20 años. Después podemos hacer la política y la lectura que quieran hacer, pero esto es así.

Cuenta el autor de la nota que terminó la entrevista “con cierto grado de conmoción”. Explica que “si Auyero y su equipo tienen razón, habría que cambiar casi toda la forma en que se atiende la mayoría de los problemas de violencia en la Argentina” (la que usa buena parte del espectro político, incluidos los amigos de La Nación, recuerdo).  Terimina:

Sé que muchas de sus conclusiones, sobre todo las vinculadas con el clientelismo, generan mucha polémica. Pero me apasionó escucharlo y ponerme del “otro” lado, ese donde la paz social es sólo un slogan y la marginación, algo que debe salir a la luz para que por fin nos avergüence y nos haga reaccionar.

Mirando para este costado de la pantalla, creo que ahora, con el 54 por ciento de los votos tiene que ser aún más fácil y no más difícil para nosotros ponernos “del ‘otro’ lado” y escuchar las complejidades que nos plantean todos los Auyeros de este mundo.

Para escucharlos y debatir con ellos todo lo que haya que debatir si es necesario, pero para seguir abordando esa complejidad que tiene la realidad y de la que suelen carecer los momentos de campaña política. Hay que rescatar y poder dialogar todas las visiones diversas de quienes quieran debatir -eso sí, sin desesperarse apelando a la gritería sin argumentos de los recientes Magdalena Ruiz Guiñazú y Tomás Abraham (que pueden debatir si quieren, pero que estuvieron muy nerviosos)-.

Esto es una tarea necesaria para los partidarios de un gobierno que, ya está, se va a quedar cuatro años más redondeando un período de doce.

Vamos. La campaña terminó (aplausos y ovación).

Fuerza.

Foto.

: "Escriba" es Nicolás Tereschuk. Politólogo (UBA), Maestría en Sociologìa Económica (IDAES-UNSAM). Me interesa la política y la forma en que la política moldea lo económico (¿o era al revés?).