Un hombre partido por el partido

Ricardo Alfonsín acaba de tomar un par de decisiones que lo muestran cabalmente como lo que, seguramente, siempre quiso ser: un verdadero hombre de partido.
Veamos: en primer lugar privilegió una alianza con el peronista (?) disidente Francisco De Narvaez en la provincia de Buenos Aires, dinamitando así la supuestamente más “natural” coalición que venía enhebrando trabajosamente con el socialismo y el GEN de Margarita Stolbizer.

Apenas fracasadas definitivamente las negociaciones con Hermes Binner, anuncia el acompañamiento en la fórmula presidencial del economista Javier González Fraga.
Meditemos un instante sobre las supuestas motivaciones tácticas de tales decisiones del candidato radical y luego esbocemos algunas hipótesis un tanto más estratégicas acerca de su accionar en el marco del impacto que las mismas puedan tener sobre el radicalismo.
A simple vista, superficialmente, Ricardo pareciera haberse inclinado por una jugada audaz en su alianza con “el colorado”, jugada que incluso anunció: “puedo ganar sin los votos socialistas, pero no puedo hacerlo sin votos peronistas”. Lo endeble de esta apuesta es suponer que los votos son “transmisibles” automáticamente, pero aceptemos por un rato que sí. Demos por válido que los votos que tuvo De Narvaez en el 2009 –votos acumulados alrededor del eje “peronismo peronista versus kirchnerismo izquierdizante” ahora irán en fila india a la alcancía radical.
Diferentes parecen ser los motivos de la elección del economista González Fraga como su compañero de fórmula. Vamos!  Que González Fraga debe tener como mucho un 8% de conocimiento público, incluyendo entre ellos a los fanáticos del dulce de leche como yo. Claramente aquí el radicalismo ha decidido “enfrentar” uno de los fantasmas que lo persiguen desde de la Rúa y aún antes: su pésima capacidad de manejo de la economía. Entonces, haciendo abuso del abecé de una de las mitades en que se dividen las bibliotecas “de campañas”, dijeron: enfrentemos nuestras debilidades y asumámoslas en vez de ignorarlas y ocultarlas.   O lo que es lo mismo: lejos están, con esta decisión, de intentar captar votos masivamente. Lo que se intenta es otra cosa: una señal –en primer lugar- a “los mercados” y al establishment  y, en segundo término,  ver si pueden rascar un cachito de votos del deshilachado peronismo federal de Duhalde, Das Neves y Rodriguez Saá. No está de más el señalar que cuando se dan señales al establishment un subproducto de eso es juntar bastante tarasca para la campaña, así que en eso Gonzalez Fraga “suma”.
Ahora bien, repasemos estos dos últimos párrafos y supongamos que estamos por lo menos cerca en el diagnóstico. Bien: no parecieran, prima facie, mover el amperímetro ninguna de las dos en tanto intención de voto. O lo que es lo mismo: ¿para qué lo hace Alfonsín? ¿por qué dinamita una histórica relación “social-demócrata” con el socialismo argentino  y decide ir a contramano de lo esperable, no sólo según su propio discurso, si no, sobre todo, a contramano del espejo en el que se miran los radicales antes de ir al comité a hacer internas, ese espejo en el que son progresistas además de republicanos?
Quizás, y sólo quizás, y esto tómese como una alocada hipótesis, se deba a que el radicalismo empieza a asumir –¿demasiado tarde?¿demasiado pronto?- que la única alternativa que tiene de supervivir sea ocupar la vacante franja de centroderecha, inexistente en el actual  tablero político argentino. Una centroderecha moderna, liberal, republicana de verdad, respetuosa del sistema democrático en serio. Por supuesto, de ser consecuentes con esta estrategia, quien hipotéticamente se beneficiará de ella serán los Sanz. Eso sí: con mucha surte y viento de cola, recién en 2015.
¿Será consciente Ricardo Alfonsín de esto? A mí me gusta pensar que sí. Y que perdido por perdido, elige el partido. Y que es su homenaje a su padre –hombre de partido si los hubo- y al radicalismo, que parece que vuelve, por suerte,  por el bien de nuestra democracia, a doblarse en vez de romperse.

Ojalá sus correligionarios puedan valorar esa entrega.

Mendieta : De chiquito, Mendieta no quería ser bombero ni policía. Soñaba con ser basurero. Ir colgado, como un superhéroe, del camión. Despúes se las ingenió para ser y hacer muchas cosas, todas más interesantes que lo que terminó siendo: un Licenciado en Comunicación, algunas veces como periodista, otras como funcionario público. Sus únicas certezas son su sufrimiento racinguista, la pasión por el mar y cierta terquedad militante. Todo el resto puede cambiar mañana. O pasado.

57 Comentarios a “Un hombre partido por el partido”

  1. En definitiva, no sería justo pedirle a los radicales ser menos radicales. Lo que Ricardo Alfonsín fue a buscar afuera del radicalismo es lo que el FPV, cada vez qye lo necesita, encuentra dentro de su propio partido (ejemplo Santa Fe, PJ unido).

    [responder]

  2. Los dirigentes radicales intentan decir que pueden hacer todo esto (me refiero a gobernar Argentina, pagar la deuda, mantener funcionando las instituciones, calmar la conflictividad social: lo que ha logrado el kirchnerismo) pero mejor que Cristina, porque son blancos, limpios y ordenaditos. Es la misma pobre cosa que intentaron con la Alianza, a fin de cuentas: podemos ser tan menemistas como el Turco, pero nos vamos a portar rebien, a mejorar la imagen del país.
    Todo es muy triste, viéndolo de afuera. Supongo que siendo radical uno puede llegar a creerse la ilusión de un nuevo comienzo, de estar haciendo política. De tener una causa. No lo sé.
    Por otro lado, nadie se vaya a confundir y creer que pasa algo raro si cuando les toca señalar la mejor parte del peronismo eligen a su ala derecha. Y nadie vaya a creer que en sus “filas” (no hay ningún soldado ahí) la cosa no guste: se trata de buscar al aliado que más pueda lastimar (es lo que creen), nadie espera debatir ideas con nadie. Y, por último, nadie crea que este moco va a hacer que se crean menos progres y republicanos: casi nadie, casi nunca, pone a prueba sus prejuicios con la realidad. No creo que los votantes radicales vengan a ser una numerosa excepción.

    [responder]

  3. Excelente análisis…

    Dejo unas reflexiones sobre ideologismos, y considerando eso; si la UCR se torna la derecha democrática… ¿será el socialismo la izquierda democrática?… ¿quienes quedarán al frente de la izquierda populista?… y finalmente: quien se pondrá el traje conservador…?
    http://www.facebook.com/notes/juan-miguel-tosi/ideologismos/10150259094345990

    [responder]

  4. No es categórico, pero la UCR está haciendo todo con tal de ganar votos, pero no he escuchado de ningún proyecto o plan que venga de ellos, solo veo caras, personas que dicen “que es lo correcto” en un modo abstracto, pero cuando la cuestión es poner manos, el discurso se pierde.
    Si no fuera por Fraga, los Radicales no tendrían un tipo que sepa gestionar algo. El tema es que es el único visible en el montón; y por otro lado, nada garantiza la capacidad de Alfonsín respecto de la gobernabilidad. Juez tiene razón, no ha manejado ni siquiera un kiosco en el centro.

    Hace unos días me comentaron esto:
    Si Alfonsín rompía con Binner, destrás de este tendría que buscar a la derecha, siendo que son los únicos que le darían pelota.
    Binner en cambio encolumnaría a la izquierda mas tradicional y los partidos chicos de esa tendencia.
    FPV mientrastanto estaría juntando toda la tendencia que viene del centro, centro izquierda.

    [responder]

  5. Me parece que G Fraga abandonó hace un tiempo el negocio del dulce de leche, vendiendo el tambo.
    Y que la fórmula de Ricardito es un reconocimiento temprano de la derrota ante Cristina, planteando un escenario de segunda vuelta con una fórmula que sería cercana a Duhalde por un lado y al colombiano por otro.
    Mendieta: yo no insistiría con adosar al colombiano la condición de peronista incluso con agregados entre paréntesis como ??? o jajaja, así los lectores nos vamos acostumbrando a verlo en otro lado lejano y opuesto al peronismo. Él se reivindica como tal pero también hay locos que dicen ser marcianos o Napoleones, y no por eso los vamos a encolumnar como tales. Me parece.

    [responder]

    De Narvaez, ¿peronista?. Por supuesto que sí a estar al universo de la definición de Nicolás Casullo:
    “Peronismo. Conciencia política anticapitalista de la clase obrera, fascismo vernáculo, bonapartismo contrarrevolucionario,movimiento histórico del pueblo, laborismo frustrado, presencia de las mayorías democráticas, historia de la resistencia popular, hecho maldito del país burgués, nacionalismo antidemocrático,burocratismo gremial conciliador, identidad política proscripta, democracia cristiana camuflada, conducción del frente de emancipación nacional, organización de obediencia verticalista a un jefe,proyecto burgués reformista, ideología anticomunista de las clases trabajadoras, pueblo y nación en armas, barbarie acaudillada, cultura subalterna antihegemónica, sindicalismo de la liberación, última carta antipopular del sistema, identidad política de las vanguardias guerrilleras, populismo conservado oligárquico, proyecto antiimperialista por el socialismo, alianza sindical-militar, neoliberalismo menenista pronorteamericano.” Pensar entre épocas. Memoria, sujetos y crítica intelectual. Norma. Bs. As. 2004. pág. 248.-
    Parte de ese universo integra hoy el kirchnerismo, a pesar de los esfuerzos para despegarse de Perón y algunas estructuras poco presentables. Como dice Casullo: “Un mundo superado que persiste”, y que De Narvaez, Menem, Duhalde, Solá, Saadi, forman parte.-

    [responder]

    Entre vino y vino, entre amigos de otra época cuando se luchaba por el retorno de Perón, uno puede en tren de hipótesis preguntarse si acaso el peronismo murió con su creador habida cuenta de lo que sucedió en los ’90, donde un grupo que se denominaba “peronista” destruyó lo poco que quedaba del peronismo en la sociedad y el Estado.
    El peronismo sin embargo sigue escapando a todas las definiciones, y quizás resulte imposible llegar a él por la vía filosófica. Cómo explicar qué es sentirse peronista? Creo que es una condición de lo argentino

    Mendieta

    Jorge: efectivamente, vendió La Salamandra hace mucho. Y, de verdad, snceramente, yo creo que la condición de “peronista” está en tensión perpetua. Así que no soy quien para negarselá enteramente a nadies. Ni siquiera a De Narvaez. Mirá acá abajo como “el gorila” de Daio quiere usar a Casullo dando por sentado que esa mezcla es negativa. Y bue, no leyó a Casullo entero. Jeje.

    [responder]

    Acepto tu punto de vista pero para mí, el colombiano es el enemigo, como lo es Menem y lo que ambos representan. Eso no significa ver la realidad en blanco y negro, pero en algunas circunstancia resulta necesario trazar una línea clara. Mitre y Avellaneda eran representantes de la oligarquía, pero los federales sobrevivientes, como Hernández o Irigoyen, optaron por él antes que por Mitre porque ambos representaban cosas diferentes.

    Menem nunca fue enemigo. Siempre estuvimos en guerra con Eurasia.

    Pero eso es lo que resulta de pintar la historia -y la realidad- con brocha gorda. Avellaneda y Mitre eran dos personas totalmente diferentes de realidades diferentes (aunque ambos pertenecían a la “elite”).

    De hecho Avellaneda, que pasó su infancia exiliado y en relativa pobreza tras la ejecución de su padre, es un excelente punto de comparación y ejemplo para estos tiempos que vivimos.

    Mitre fue un gran soldado que no temía recurrir a las armas mientras que Avellaneda fue tal vez el primer líder del país -en palabras de Sarmiento- que no sabía usar una pistola.

    Mitre fue un pésimo militar.

    estimado mendieta, trataré de aportar mi propia experiencia personal para ver que es eso de ser peronista. Soy clase 67, cuando volvió la democracia tenía 16 años y el peronismo era Luder y Herminio, la triple A y los montos, no voté por edad pero si pudiese lo hubiera hecho por Alfonsín. Tampoco vote s Menem, ni a Nestor. El día que asumió Nestor me impresionó su discurso, y el clima que se vivía, con Chavez y Fidel en el país. Hoy me siento absolutamente peronista, porque una cosa es vivirlo y otra estudiarlo. Para un judío argentino como yo, que no es del todo judío ni tampoco cristiano, como la mayoría de mis compañeritos de escuela, la identidad es todo un tema. Y la identidad peronista es, hasta ahora, la qeu mejor se vive

    Le preguntemos a Urquiza.

    Urquiza? El que entregó Pavón cuando le tocaron la víscera más sensible (el bolsillo)?

    Igual, las grandes proezas de Mitre fueron en la guerra al Paraguay. Por ejemplo, Curupaytí.
    Ahí está: mejor preguntémosle a los negritos que cayeron tontamente en cargas de infantería decididas en terreno cuesta arriba, o en esteros inundados.
    Bueno, los brasileros lo mandaron de nuevo a Buenos Aires para evitar más desastres.
    Un abrazo

    La Guerra del Paraguay la tenes que comparar con la guerra de Secesión Americana y como un anticipo a la Primera Guerra Mundial: todas son guerras modernas. Y en las guerras modernas la única forma de derrotar al enemigo es aniquilandolo. Esto es, con una sola batalla brillante no ganas la guerra porque el enemigo moviliza a la nación.

    La diferencia con la Guerra de Secesión es que los paraguayos luchaban a la defensiva desde fuertes posiciones defensivas. El caso de Curupaytí, es un ejemplo. Los paraguayos ganaban resistiendo y Mitre así, perdía.

    Así las cosas, las batallas de la Guerra de la Triple Alianza fueron sangrientas, pero más sangrientas para los paraguayos, que de todas maneras no tenían tantos recursos como nosotros.

    Lástima que, a diferencia de los alemanes en la Primera Guerra Mundial, los gobernaba un fanático, que no supo -o tuvo el coraje- de tomar la decisión de rendirse… y así les fue.

    (repito porque el anterior fue a moderación y pueden pasar años hasta que lo moderen).

    La Guerra del Paraguay la tenes que comparar con la guerra de Secesión Americana y como un anticipo a la Primera Guerra Mundial: todas son guerras modernas. Y en las guerras modernas la única forma de derrotar al enemigo es aniquilandolo. Es que con una sola batalla brillante no ganas la guerra porque el enemigo moviliza a la nación.

    La diferencia con la Guerra de Secesión es que los paraguayos luchaban a la defensiva desde fuertes posiciones defensivas. El caso de Curupaytí, es un ejemplo. Los paraguayos ganaban resistiendo y Mitre así, perdía.

    Así las cosas, las batallas de la Guerra de la Triple Alianza fueron sangrientas, pero más sangrientas para los paraguayos, que de todas maneras no tenían tantos recursos como nosotros. Lástima que, a diferencia de los alemanes en la Primera Guerra Mundial, los gobernaba un fanático, que no supo -o tuvo el coraje- de tomar la decisión de rendirse… y así les fue.

    Eso es en la estrategia. En la táctica, en Curupaytí se suponía que la “flota imperial” iba a aniquilar las defensas paraguayas, y que todo iba a ser un paseo.

    “Estudioso de las “estrategias europeas”, Mitre decidió entonces una estrategia inobjetable (según su punto de vista): un ataque frontal a bayoneta con los 17.000 hombres, y luego simular una retirada para que el enemigo salga en persecución, para más tarde dar media vuelta y batirlos fuera de la fortaleza. Lo que no tuvo en cuenta Mitre, era, en primer lugar, el terreno fangoso tras tres días de lluvia que separaba su posición del enemigo, y en segundo lugar, que los paraguayos se manejaban por instinto (o talvez hayan leído los mismos libros de estrategia), porque en vez de salir a perseguir a los atacantes, se quedaron mirando como estos desandaban el pantano con gran esfuerzo. El ejército de Mitre tuvo que recorrer por tercera vez el pantano lleno de cadáveres de su propio ejercito, para desalojar la “fortificación”, lo que terminó en una tragedia: murieron 10.000 argentinos y brasileros y 92 paraguayos.”

    A mi me parece que un buen general revisa en que campo de batalla va a librar la lucha, y por otro lado, un buen general sabe que la velocidad es la clave del exito en la guerra, sinó miren el cúlmine de la velocidad aplicada en la guerra: blitzkrieg.

    Me olvidaba, Mitre es a mi parecer lo que muchos oficiales establecen despectivamente como “General de libro”.

  6. Mendieta: me gustó el análisis.

    Un par de cosas que pueden servir por ahí para discutir: primero la decisión de armar con acuerdos “de superestructura”. Se junta él con otro dirigente y dicen: “acá hay un acuerdo”, que no tiene correlato en la relación entre simpatizantes, militantes, etc., que consideraban (porque así se lo hacían creer) que con De Narvaez no tenían nada que ver.
    No hablo de “lo ideológico”, porque en ese sentido el radicalismo es totalmente pragmático pero en sentido defensivo, actúan en permanente uso del instinto de supervivencia.

    También es “superestructural” el nombramiento de Gonzalez Fraga. Hombre de lavagna, del MPA, con vínculos en el sistema financiero, en AEA y en la UIA. Aporta guita, que es lo que falta.
    En este caso, hay un fuerte cachetazo a la construcción mediática de fórmulas. Me parece que ese es un dato relevante. Aporta más “aparato” en sentido amplio, que en lo simbólico (que es donde aportan Binner o Stolbizer).
    Un abrazo

    [responder]

  7. loberense

    “Si hasta parece mentira pero es cosa señalada que de una sangre pareja salga la cria cambiada”
    http://artepolitica.com/comunidad/que-de-una-sangre-pareja-salga-la-cria-cambiada/

    [responder]

  8. Mendieta
    Es cierto que la lecturas de Casullo están reservadas para los elegidos, perdón que como gorila haya incursionado en ellas, y que mi error me haya hecho olvidar que Menem, Saadi, Moyano y compañía no integran actualmente el proyecto cristinista.

    [responder]

    Mendieta

    Daio: es temprano. No seas amargado. Te contesté una chanza. Querés que hable en serio? Hablo con mi trayectoria: cuando el PJ estuvo en manos de indultadores y liberales, me fui. Listo. Pero tampoco es para que ahora vengas vos a corrernos jugando a la mancha venenosa. Ya bastante hay adentro.

    [responder]

    Mendieta

    Por otro lado, mezclar a Menem y a Moyano como equivalentes habla bastante de la superficialidad de tu mirada. Saludos.

    [responder]

    ¿No se reivindican ambos como Peronistas?

    chicanas, francisco, chicanas baratas. ambos se “reivindican” peronistas, claro, pero el sentido que cada uno le da al “peronismo” es bien distinto.

    cristianos eran lutero y calvino, y lo son los evangelistas y los cuáqueros y los católicos apostólicos romanos y los ortodoxos y los anglicanos. todos cristianos, pero enfrentados muchas veces.

    no es tan difícil de entender.

    Es facil de entender. Cuando alguien te dice que es marxista, te queda claro que piensa de un montón de cosas. Si te dice que es peronista, no te dijo nada.

    Daio: perdón.
    Pero también se puede armar el árbol genealógico del principal movimiento político argentino, después del peronismo, que es el anti-peronismo.

    Es así. La ideología mantiene todo bien separado, pero la realidad se le resiste, y un poco mezcla.
    El que no lo entiende no gobierna.

    Y Alfonsín hace un esfuerzo muy encomiable por entenderlo.
    Mirá, si no, cuando tengan que fumigar a los ex-kirchneristas. No queda casi nadie en este país.
    Un abrazo

    [responder]

    No, lo que sucede es que habiendo buena gente dentro del peronismo, por qué no darle cabida en otros partidos: apúrense que todavía hay lugar.

    Gracias.
    Igual, antes de fijarse si hay buenos o malos en el peronismo, por casa cómo andamos?
    Abrazo

    antes de invitarnos a otros partidos, fijate si hay partido.

    porque no le queda mucha vida a la CC.

  9. Radical es un predicado, peronista es un atributo.

    [responder]

  10. que esperaban del partido radical si lo convocan a mao es maoista no hacen un calculo de probalidades y fueron coherente con la apuesta yo solo creo hacen un analisis de supervivencia como con binner o stolbicer no le daba credito ademas ricardo alfonsin tuvo que diciplinarce por que sino tendria que ser el candidato a gobernador y sans presi estonces ademas desde ya les digo queBINNER no sera candidato se van aclarando las cosas solo falta en candidato a vice deCRISTINA y el deSCIOLI al de provincia lo veo a RANDASSO al de CRISTINA al LOLE aunque le paresca una locura esperemos

    [responder]

  11. Qué fino, Panchito, lo de la guerra con Eurasia. Hiciste los deberes en el año ’84, te sabés la letra. Pero para entender lo que dice te tenés que aprender la música.

    [responder]

    Es que a tu hermana le gustan los tipos que saben de literatura. De hecho, buena parte de los asistentes a la Feria del Libro solo fueron para impresionarla.

    [responder]

  12. Con respecto al post, ya se sabe: nosotros (los que nos reconocemos en la identidad peronista) somos unos bestias recalcitrantes, llenos de inquina. Siempre pensamos que los otros creen que nosotros somos todos una mierda. Somos incorregibles, ya se dijo. Ahora el Dr. Ricardo Alfonsín nos da una lección de amplitud y de vocación por la búsqueda de consensos. Y sobre todo, de discernimiento. Nos dice: “no es cierto q

    [responder]

  13. ue todos los peronistas son malos, éstos son los buenos!!” Y nos señala, ufano, al Sr. Francisco De Narváez. Nosotros, ciegos oficialistas, deberíamos aprender a hacer esa fina lectura de las filas opositoras, a reconocer la paja del trigo.

    [responder]

  14. hay caretas que se pueden sacar;otras no,porque son la cara.

    [responder]

    ojo que se aplica en varios niveles : De Narvaez es lo que se ve y Alfonsin es lo que se ve. Como estan anestesiados les comento otras cosas que se ven por la cara:

    - Hebe esta chapita

    - Scioli, Massa y los demas intendentes del conurbano (los que les llevan los “grasitas” a sus actos para que ustedes lloren de emocion), estan comprados: se irian con cualquiera que les garantizara partidas.

    - Moyano esta comprado porque tiene miedo de ir en cana el y toda su familia.

    - Oyarbide es un payaso comprado

    - Boudou no es zurdo

    [responder]

  15. Mi (libre) interpretación del Alfonsito es que es el equivalente tonto de M*n*m.

    En efecto, este último sujeto comenzó a “dar señales a los mercados” designando al zorro como jefe del gallinero DESPUÉS de ganar las elecciones. Para ganar, los votos. Para gobernar, la guita. Elemental Watson.

    Su imitador tonto por de pronto empieza al revés: Cuando lo que ahora necesita son votos, apuesta a “los mercados”. Carece hasta de esa elemental “viveza criolla”, de la que ha sido dotado hasta el más humilde chimpancé. Para llegar a gorila le falta un trecho, y un mínimo de caramelos en el frasco.

    [responder]

    Puede ser, pero parece ser un poco mas lúcido que Dela Rua.

    [responder]

    Bueno, no parece ser un elogio éso.

    el chiste de tapa de página de hoy habla de lo mismo, eduardo.

    lo viste? es genial.

    un abrazo

    [responder]

    Séeeeh… Parece que varios estamos viendo lo mismo :)

  16. Todo lo dicho es cierto. También algo que se omite: no todo el peronismo que acompaña a Kirchner es kirchnerista. Además, ¿creen que alguien del sindicalismo tiene algo que ver con Cristina Kirchner? ¡La odian!, y eso sin mencionar buena parte del peronismo de la pcia. de Bs. As., que es el que conozco más. Por otro lado, ni siquiera se entiende qué es el kirchnerismo. Pero bueno, no es una crítica, porque tampoco se entiende qué es este radicalismo. Estas elecciones no servirán para hacer un arreglo ideológico de los partidos, ni por el lado del radicalismo, ni por el lado del peronismo. ¿Alcanzaré a ver opciones ideológicas de partidos institucionalistas? Ahora si que lo dudo.

    [responder]

    Más vale que todos los que acompañan son del palo, ni la estructura fosilizada y hereditaria de los carcamanes de la CGT. Pero es lo que hay. A mí me encantaría que todos fueran Blancanieves, pero si esperamos éso para comenzar la transformación, vamos fritos. Se hace con lo que hay. Y lo que no hay, de algún lado se saca.

    [responder]

    no son del palo, quise decir.

  17. Encontré en los comentarios varias buenas razones para votar esta nueva fórmula. Aunque todavía no se si lo haré.
    La catarsis de los detractores de alguien puede servir para entenderlo.

    [responder]

    me alegro, porque me imagino que fue un bajón enterarte de que mauri se queda a pelear por los baches de la ciudad de buenos aires y que no tenés ningún recalcitrante firme para votar en octubre.

    ahora tenés un boludo alegre de candidato y un economista ortodoxo de partenaire, muy de los que te gustan a vos: esos economistas lobotomizados por los bolsillos de sus patrones, que siguen insistiendo con los probados mecanismos del fracaso.

    [responder]

    Mariano,

    Yo prefiero que el kilombo economico inevitable y autoinflingido se lo coman estos genios de la economia sojal, asi que voto con las dos manos a Cristina, aguantar un esfuercito mas de 4 no es nada y por ahora no cuelgan el retrato de Nestor en la escuela de mi hijo asi que no habra danio permanente.

    “…La catarsis de los detractores de alguien puede servir para entenderlo.”

    Okviamente. Es lo que me hizo pasar de “K” a “Ultra-K”.

    [responder]

  18. Tiene razón el funcionario Mendieta. Es increible lo que está haciendo el hermano de la democracia. Su republicano padre debe estar llorando en el cielo abrazado a su amigo Albano Harguindeguy.

    [responder]

    Grande sería mi desconcierto si al llegar al cielo me encontrara con Albano. Y cuénteme, ¿Camps también…?

    [responder]

    Camps no, porque no había sido bendecido con la amistad del Padre de la Democracia.

    Hay pocas personas con las que estoy menos de acuerdo que con Mendieta.

    Dicho esto, si vos pensas que lo que Mendieta dice, lo dice por mercenario, no entiendo para que te molestas en responderle.

    [responder]

    Mendieta

    No entendí. Funcionario de dónde kelly?

    [responder]

    Se lo digo cuasi cariñosamente porque usted en su microautobiografía se intitula periodista y/o funcionario público. Lo de mercenario corre por cuenta de Panchito.

  19. No es una alocada hipótesis lo que decís “…a que el radicalismo empieza a asumir –¿demasiado tarde?¿demasiado pronto?- que la única alternativa que tiene de supervivir sea ocupar la vacante franja de centroderecha, inexistente en el actual tablero político argentino. Una centroderecha moderna, liberal, republicana de verdad, respetuosa del sistema democrático en serio. Por supuesto, de ser consecuentes con esta estrategia, quien hipotéticamente se beneficiará de ella serán los Sanz. Eso sí: con mucha surte y viento de cola, recién en 2015.”.

    En absoluto alocada. Pese a que todos, salvo Macri, pretenden ser “progresistas” es claro que el peronismo lo es, sin tener mencionarlo siquiera. Es el partido con quien se identifican las clases menos pudientes, equivocadas o no, aún con el episodio de Menem. (Respecto de Duhalde, habría que decir que sus políticas sociales no eran malas, y en algunos casos eran excelentes, y podrían haberse aprovechado para mejorarlas. Las viví, y las apliqué).

    Como el peronismo no es equivalente al kirchnerismo (que no se qué es, porque se niega a autodefinirse con algo más que eslógans, a diferencia de casi todos los partidos serios del mundo), y tampoco es antisistema, en un momento pensé que el peronismo podría formar parte de la centroderecha que está por construirse, lo que daría la ventaja de que se trataría de una centroderecha no “gorila” (término que rechazaba, pero que tiene su utilidad descriptivo), ya que una centro derecha “gorila” no es una opción para el país y no tendría jamás caudal electoral. De hecho algo de esto vió Macri y por eso se preocupó en tener una “pata peronista”. Pero no. Sólo una escisión del peronismo formará parte de esa centroderecha, aunque deberá buscar un verdadero líder, ya que Macri no tiene estatura política. Y una buena parte del radicalismo irá a para ahí, muy probablemente. ¿Sanz será ese nuevo lider? Mejor que Macri creo que es.

    Pero estoy llegando a convencerme de que el peronismo será la centroizquierda no kirchnerista que vendrá, institucionalista, y quizás dentro de bastante tiempo. Pero ni siquiera cambiará de nombre: será Peronismo a secas. Y la actual “izquierda” será la izquierda testimonial (GEN, proyecto sur, socialismo, etc.). El kirchnerismo será entonces una etapa de ese camino.

    Mágicamente, las cosas comienzan a cerrar.

    Bueno, seré entonces Peronista, con todas las letras (si es que vivo para verlo), de una vez y para todas.

    Aunque antes de cerrar este comentario somnoliento, por favor, asumamos que debe haber un partido de centroderecha “no gorila” y dejémonos de tratar esa opción como si fuera un crímen. Si no lo aceptamos, somos un poco anormales y limitamos las opciones de alternancia ideológica, sin ningún sentido.

    De cualquier modo, yo: PERONISTA (de centroizquierda, claro).

    Luego, ya no podrá decirse que “todos somos peronistas”. Saludos!

    [responder]

Tu comentario


Si es tu primer comentario en este blog, va a ser moderado por un editor. o se aceptarán comentarios que incluyan calumnias, agravios o expresiones discriminatorias, tampoco aquellos que involucren el uso de múltiples seudónimos.