2014 El año en que reapareció la Geopolítica

Después de algunos años donde el mundo parecía que había logrado una estabilidad sustentable, a pesar de las desgracias ocasionadas por el neoliberalismo a los pueblos, aparece nuevamente, en  la política internacional, ese “recurrente y fastidioso” latiguillo izquierdista; la lucha de clase. Las contradicciones se encrespan, las aguas mansas que fluían en una única dirección se arremolinan y buscan otros causes.

A 10 días del fin de un año de enorme disputa en el tablero  internacional, asistimos a fuertes jugadas de los centros de poder más influyentes, que tendrán gran repercusión en los próximos años.

Algunos datos de la realidad deben ser tenidos en cuenta en cualquier análisis:

1)      El proceso de transformación de la sociedad China de los últimos 35 años, que en este, lo llevo en el mes de octubre pasado a convertirse en la primera economía mundial.

2)      La alianza Chino _ Rusa, expresada en acuerdos económicos y alianzas estratégicas como la plasmada en la OCS (organización de cooperación de Shangai).

3)      Los acuerdos y el fortalecimientos de los BRICS (China, Rusia; India, Brasil, Sudáfrica) en los últimos años, sobre todo a partir de la cumbre de Fortaleza en Brasil.

4)      La recuperación de la vitalidad de las organizaciones regionales, sudamericanas y caribeñas, después de un amecetamiento  producido luego de la enfermedad y desaparición del gran arquitecto de la nueva época, Hugo Rafael Chávez Frías.

5)      La preocupación manifestada en el seno del G-20, y otros organismos financieros internacionales para ponerle ciertos limites al descontrolado capital financiero internacional y sus paraísos fiscales que amenazan con llevar a un precipicio al sistema.

6)      Ya el vaticano no esta dominado por la política ultraconseravadora de Juan Pablo II. Con todas las críticas que le puedan caber a Bergoglio, la acción política del Papa Francisco supero las expectativas de los progresistas más optimistas. Algunos creyentes, con cierto humor, afirman que a Hugo Chávez le bastaron 8 días para que desde el cielo enviara un Papa progresista.

7)      En el corazón del imperio se desató una gran disputa sobre la estrategia a seguir para recuperar el poder perdido. El sector mas guerrerista apuesta a la superioridad militar  para conservar hegemonía, armo y facilito la formación de DAESH en medio oriente, impulso el golpe de estado en Ucrania, estimulo y apoyo las guarimbas en Venezuela, quiere regresar a Rusia a los tiempos de Yeltsin, somete a sus políticas a la vieja Europa convirtiéndola en un socio menor de sus agresiones  y cerca a   la República Popular China en los mares de Asia.

Otro sector apuesta al poder de penetración del mercado, a mantener por todos los medios al dólar como la moneda de intercambio y ahorro en el comercio internacional, que le permite a EE UU licuar su déficit a costa de la comunidad internacional.

Este grupo mas conciliador esta detrás del acuerdo con el gobierno Cubano, el cual junto a su pueblo lograron un triunfo historico.

La cara del imperio menos guerrerista busca poner de rodillas a la revolución Cubana, ya no a través de las maniobras conspirativas y terroristas sino apelando al estimulo del consumismo. Ayer con la CIA hoy con la SEARS (gran cadena de comercio).

Fue un gran paso el restablecimiento de relaciones EE UU- Cuba y es justo reconocer el coraje de Obama pero también es cierto que el gobierno norteamericano no pidió disculpas al pueblo Cubano por 53 años de bloqueo, que significo imnumerables sufrimientos y privaciones para varias generaciones..

La línea divisoria entre estas dos visiones, en el corazón del poder del imperio, es borrosa e  indefinida por momentos. Muchas veces los intereses de los grandes capitales financieros asociados al complejo industrial militar coinciden con ese otro sector más sutil, vinculado a la producción y al consumo, que todavía confía en imponer un sistema anacrónico por medios menos agresivos y mas persuasivos. Ambos apoyan la maniobra llevada adelante para derrumbar el precio del barril de petroleo.

Con la complicidad de la monarquía Saudi intentan poner contra las cuerdas a las

economias de Rusia, Iran y Venezuela e indirectamente seguir asfixiando a

Cuba, a los países caribeños que se beneficiaron con las políticas del gobierno

Bolivariano y recuperar espacios perdidos en toda Sudamérica. ..

El ala mas pensante del imperio, apuesta hoy en Cuba y en muchas otras sociedades, a influir y dominar a través de las “bondades del mercado” y a una veta muy desarrollada por el capitalismo,en la subjetividad de grandes sectores sociales, como es la necesidad de acumular para garantizar el futuro. Es decir acumular para ser,  apelando al miedo, esa gran herramienta de dominación material y espiritual, miedo a no tener, a la inseguridad, a la desprotección, Este elemento, junto al egoísmo e individualismo muy estimulado por las políticas neoliberales,  juegan muy fuerte en la conformación del sentido común y  las decisiones de grandes sectores de las capas medias mundiales.

El pueblo y el gobierno  Cubano han sabido contrarrestar esa teoría con solidaridad, perseverancia, paciencia, inteligencia  y amor.

Cerramos así un año con varias buenas noticias; el enorme triunfo del socialismo Cubano después de 56 años de confrontación con un imperio que hoy tiene que admitir el fracaso de sus políticas hacia la isla, el reconocimiento por parte de varios parlamentos europeos al estado de Palestina, el avance a una nueva etapa en las conversaciones de paz entre las FARC y el gobierno Colombiano en La Habana. Claro que también duele las tragedias del pueblo Saharagui, las guerras en medio oriente y Ucrania,  los bombardeos del gobierno guerrerista de Israel en la Franja de Gaza y la continua sangría Mexicana con más de 100 mil muertos en 10 años. Una sociedad en manos de las mafias, que actúan en una asociación altamente destructiva, de poder político, fuerzas de seguridad y narcotráfico que gestionan en complicidad con los vecinos del norte, principales consumidores de drogas y vendedores de armas.

Asistimos a una época de grandes disputas por el redimensionamiento de un nuevo mundo, tratar de entenderlo e influir en el nuevo rumbo es un desafío tan exigente como apasionante.

 

En lo interno terminamos un año con el gobierno fortalecido en contra de los pronósticos de la oposición  a favor de sus políticas anticiclicas, el exitoso tratamiento a los fondos especulativos, acuerdos internacionales trascendentales  y algunos cambios oportunos que reactivaron la economía, mejoraron las expectativas y desintegraron nubarrones catastróficas, propalados por los grandes medios de comunicación concentrados. .

Brindemos por un 2015 donde los pueblos avancen en la búsqueda de la unidad que les garantice alcanzar los logros soñados y para que nuestra región continúe siendo una tierra de paz.

 

Rúben Dario Guzzetti

 

Miembro de IADEG (Instituto Argentino de Estudios Geopoliticos)