El factor Uribe (Parte II)

Como hace cuatro años, el dos veces presidente y reelecto senador Álvaro Uribe logró llevar a la pole position presidencial a uno de sus delfines. Con la victoria en la interna de “Gran Consulta por Colombia”, Iván Duque se perfila como uno de los grandes animadores de la próxima estación electoral: la presidencia de la República. Una vez más Uribe, impedido constitucionalmente de ir por el ejecutivo nacional, consigue ubicar a uno de sus candidatos muy cerca de la Casa del Nariño. Por otro lado, el espacio de centroizquierda (siempre con grandes dificultades para convertirse en un polo atractivo para el electorado colombiano) logró legitimar el liderazgo de Gustavo Petro en una interna en la que logró triunfar muy cómodamente y alcanzar casi 3 millones de voluntades.

Pero el domingo pasado no sólo se definieron estas dos internas que ungieron a los candidatos que hasta hoy encabezan, en la mayoría de las encuestas, los dos primeros lugares en la lucha por la presidencia, sino que se eligieron 102 senadores y 166 nacionales. Vamos con unas viñetas explicativas.

A dos meses y medio de las elecciones presidenciales, el candidato de CD, el candidato de Uribe, se encuentra en las mejores condiciones para, no sólo llegar a la segunda vuelta (sería muy difícil, que alguien alcance el 50% para ganar en primera), sino para ganarla con comodidad. A partir de hoy, los espacios políticos colombianos comenzarán su frenética política de alianzas partidarias para lograr alcanzar el segundo turno electoral. A pesar que el delfín de Uribe arranca con ventaja, los candidatos de CR Vargas Lleras, de AV Sergio Fajardo y del PL De la Calle tendrán espacio y tiempo para unir fuerzas o buscar aliados para quebrar la tendencia bipolar que hasta hoy existe entre Duque y Petro. Faltan  75 días, toda una eternidad para la política colombiana, y por supuesto, sudamericana.