El factor Uribe (Parte II)

Como hace cuatro años, el dos veces presidente y reelecto senador Álvaro Uribe logró llevar a la pole position presidencial a uno de sus delfines. Con la victoria en la interna de “Gran Consulta por Colombia”, Iván Duque se perfila como uno de los grandes animadores de la próxima estación electoral: la presidencia de la República. Una vez más Uribe, impedido constitucionalmente de ir por el ejecutivo nacional, consigue ubicar a uno de sus candidatos muy cerca de la Casa del Nariño. Por otro lado, el espacio de centroizquierda (siempre con grandes dificultades para convertirse en un polo atractivo para el electorado colombiano) logró legitimar el liderazgo de Gustavo Petro en una interna en la que logró triunfar muy cómodamente y alcanzar casi 3 millones de voluntades.

Pero el domingo pasado no sólo se definieron estas dos internas que ungieron a los candidatos que hasta hoy encabezan, en la mayoría de las encuestas, los dos primeros lugares en la lucha por la presidencia, sino que se eligieron 102 senadores y 166 nacionales. Vamos con unas viñetas explicativas.

  • El Centro Democrático (CD) resultó ser el partido que más votos obtuvo en la elección. De la mano de Uribe alcanzó el primer lugar en la votación senatorial y se convirtió en segunda fuerza en Diputados.  Ello le permitió conquistar hasta hoy 19 senadores y 32 representantes a Cámara. Con un escaso 17% de los sufragios el CD se convirtió en el espacio político más votado en unas elecciones caracterizadas, una vez, por la fragmentación partidaria.
  • El segundo lugar, con escasos 14% de los votos, fue para Cambio Radical (CR), el espacio político del histórico German Vargas Lleras, quien una vez más, apostará por llevarse el premio mayor en las elecciones del 27 de mayo. A pesar de haber caído en las encuestas en las últimas semanas, el resultado del domingo lo ubica nuevamente en la pelea. Con 16 senadores y 30 diputados CR tendrá una incidencia clave en la rosca parlamentaria
  • El tercer y cuarto lugar correspondió a los históricos Partido Conservador (PC) y Liberal (PL) con un poco más del 12% cada uno. El PL cantó victoria en Diputados, siendo el partido más votado del país en esa categoría. El PC logró realizar una elección pareja en ambas categorías. A diferencia de lo que ocurrió en Ecuador, Perú, Venezuela y Bolivia en donde los partidos tradicionales fueron barridos, en mayor o menor medida, por nuevas fuerzas políticas, el PL y el PC lograron mantenerse incólumes en el favor popular y continúan siendo decisivos en la conformación de los distintos gobiernos desde 2002. Es decir, no volvieron a ganar elecciones, pero sí formaron parte, como aliados, de los gobierno de Uribe y de Santos.
  • Con un poco más del 12% de los sufragios, en quinto lugar quedó ubicado el partido del presidente Santos. El Partido de “U”, el sello electoral que Santos le birló a Uribe una vez que conquistó la primera magistratura en 2010, conquistó 14 senadores y 25 diputados. Una representación muy escasa para un presidente aún en funciones, y quien se vanagloria de ser el principal artífice de la paz en Colombia. Con el resultado del domingo poco podrá hacer Santos para legar su obra en un candidato propio.
  • Más atrás quedó la Alianza Verde de Antanas Mockus (el frustrado candidato a presidente de 2010 y renacido el domingo con más 500.000 votos) con el 8,6% de los sufragios. Sin embargo, el resurgir de la “ola verde” le da expectativa a Sergio Fajardo, el candidato de ese espacio que otrora aparecía expectante en las encuestas. El Polo Democrático (PD), la fuerza que lleva a Petro como candidato, se ubicó en un cómodo 7mo lugar con menos del 5% de los sufragios. A pesar de ello, el ex alcalde bogotano logró conquistar casi 3 millones de votos en la interna, pero no logró traducir tal volumen de votos en el PD.
  • En el estreno electoral, las Farc alcanzaron el 0,37% de los votos. Unas elecciones penosas para la ex guerrilla, quien no presentará candidato a presidente debido a las complicaciones de salud de su principal referente. A pesar de tal escaso volumen de votos, las Farc tendrán representación parlamentaria (5 senadores y 5 diputados) por los acuerdos de paz alcanzados con el gobierno de Santos.
  • La abstención electoral, como es una constante en el país, alcanzó el 51%. Es menor si se la compara con la última legislativa de 2014, pero se trata de un porcentaje bajo de participación. Las razones que siempre se alegaron para explicar el fenómeno, es que en Colombia ir a votar es un programa sumamente peligroso por la presencia de los grupos ilegales y por el histórico boicot que solían hacer las Farc a las elecciones. Hoy sin la presencia armada de estas, la abstención fue similar a las anteriores.

A dos meses y medio de las elecciones presidenciales, el candidato de CD, el candidato de Uribe, se encuentra en las mejores condiciones para, no sólo llegar a la segunda vuelta (sería muy difícil, que alguien alcance el 50% para ganar en primera), sino para ganarla con comodidad. A partir de hoy, los espacios políticos colombianos comenzarán su frenética política de alianzas partidarias para lograr alcanzar el segundo turno electoral. A pesar que el delfín de Uribe arranca con ventaja, los candidatos de CR Vargas Lleras, de AV Sergio Fajardo y del PL De la Calle tendrán espacio y tiempo para unir fuerzas o buscar aliados para quebrar la tendencia bipolar que hasta hoy existe entre Duque y Petro. Faltan  75 días, toda una eternidad para la política colombiana, y por supuesto, sudamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *