“Genealogías (1) La Tercera Tiranía y las Cacerolas del 8 N”

(Y llora, llora, la puta oligarquía. Porque se viene la Tercera Tiranía)

Esa consigna, agresiva y plebeya, era coreada por las columnas de la Juventud Peronista en las movilizaciones de los 70.

Más allá de su estilo, el provocador estribillo trataba, en forma elemental, de desmontar la más importante operación comunicacional que construyera, a lo largo de su historia, los grupos de poder de la Argentina.

El sentido común para interpretar nuestra historia, que han tratado de instalar los sectores hegemónicos, es el de un eje troncal, el de una lucha fundacional, casi eterna, entre la Libertad y la Tiranía.

Ese dispositivo de interpretación va acompañado por dos sub ejes, complementarios y necesarios. La antinomia Civilización -Barbarie y la identificación Libertad-liberalismo-libre mercado

Este entramado , que durante los 80(del siglo XIX ) se llamaba Línea Mayo Caseros y que a partir del 55 (del siglo XX) paso a conocerse como Línea Mayo-Caseros-Septiembre, postula la existencia, desde el inicio de los tiempos, de una República de Orden y Libertad(para minorías) con rupturas ocasionales ,pero brutales, producidas por la aparición de siniestros tiranos ( que se explicaban en términos generalmente no políticos sino psiquiátricos, dada la patología particular del déspota de turno)

 En el mismo sentido, el incomodo y persistente hecho de que esas tiranías iban acompañadas, normalmente, por la irrupción de mayorías populares en el espacio político, se justificaba por la ignorancia infantil del populacho y la paralela capacidad demagógica del tirano

De hecho existe una larga tradición intelectual en ese sentido, con logros tan señalados como La neurosis de los hombres célebres, de Ramos Mejía o Que es esto de Martínez Estrada

La Primera Tiranía  fue la de Rosas. Más allá del debate aún no saldado al interior del campo popular, entre federalismo del puerto y federalismo del interior (tema para nada menor),conviene recordar que la primera construcción del “tirano” se realizo en los legendarios” años cuarenta”, cuando Argentina se encontraba en guerra contra las dos principales potencias de la época, Francia e Inglaterra

Sólo esa tozudez llamada patria (como señalaría Trías ) permitió conservar la estructura geográfica que hoy constituye nuestro país Por cierto ,no es una operación comunicacional menor, que lo que a todas luces fue una durísima guerra colonial, pasara a los libros de historia en el capítulo de los “incidentes diplomáticos”.

La Segunda Tiranía  fue, obviamente, la de Perón .Un breve repaso a las acusaciones de época, desde el “viva el cáncer” hasta el (oficial) Libro Negro de la Segunda Tiranía, nos sonaría curiosamente contemporáneo

La Tercera Tiranía es actual. Es la Dictadura K. Es decir la inclusión social, la regulación del Estado en el mercado (timba) del capital financiero, el desendeudamiento, la ampliación de derechos, la recuperación de nuestro patrimonio nacional, las políticas de memoria, verdad y justicia y lo que más duele al poder corporativo: el pluralizar las voces del discurso mediático, que es ni más ni menos que profundizar la cantidad y la calidad de los actores democráticos Esa es , modestamente, la Dictadura K. Quizás si la profundizamos más podremos aspirar al sitial histórico de Tercera Tiranía.

Realmente las cacerolas anunciadas para el 8 N tienen una larga genealogía.

Están convocados (nunca mejor dicho) directamente por la operación de construcción simbólica más exitosa de la oligarquía nativa. La que postula, con carácter de dogma científico, que cualquier intento de modificar las condiciones de explotación económica y por lo tanto las relaciones sociales en Argentina es automáticamente, un ATAQUE A LA LIBERTAD.

Los que salgan, metafóricamente, a tocar las cacerolas quizás no sepan todo esto (creo que algunos sí, o al menos lo intuyen) pero aún los mejor intencionados estarán conceptualmente, en buena compañía: los fusilado res de Mitre, los bombardeado res de la Libertadora, los desaparecedores del Proceso.

Que quede claro, es probable que muchos de los que se manifiesten el 8 N no los conozcan o quizás  conociéndolos no terminen de quererlos pero es igual, la sombra de esa genealogía antipopular se .proyectara sobre ellos y estará presente a su lado.

No en vano, la Historia, que es cruel pero exacta, les hizo elegir para expresarse el día del cumpleaños de Alfredo Astiz y de la muerte de Emilio Eduardo Massera Bien. Que toquen sus cacerolas, que se manifiesten y expongan sus reclamos. Que crean que luchan (módicamente) por la libertad Tienen derecho a hacerlo Sería más interesante que en lugar de producir ruido y barullo produjeran argumentos, para poder debatirlos, pero quizás eso sea pedirles demasiado.

Mientras tanto nosotros seguiremos tratando de construir día a día, con nuestros aciertos y errores, con nuestras limitaciones y nuestro  voluntarismo, hundiendo las manos en el barro de la realidad, la Tercera Tiranía Una Democracia de Derechos, con Libertad y Justicia para todos Especialmente para los que van a tocar las cacerolas

Por el profesor Martín Gras. Universidad de la Plata