La Corte no ataca la unidad sindical ni otorga personería gremial a la CTA

En estos días he seguido y leído las opiniones de Hector y Mariano Recalde, Moyano, Piumato, Badel, etc., por el lado de la CGT; de Meguira, Yasky, García, etc. por la CTA.- Se trata de una cuestión compleja y difícil de reducir a blanco o negro, pero la impresión que me queda es que el fallo de la Corte ha sido mucho mejor, más inteligente y profunda que los cuestionamientos que ha generado en ambos lados.- Los de la CTA tratan de arrimar agua para su molino diciendo que este fallo les reconoce el derecho a obtener su personería gremial.- No es cierto.- La sentencia ratifica expresa y claramente la validez del modelo de unidad sindical establecido en la ley 23.551 con reconocimiento de privilegios para las asociaciones sindicales con personería gremial.- Lo que dice es que dichos privilegios no alcanzan al monopolio en la designación de delgados de personal, siendo inconstitucional la exigencia de afiliación a la misma para todos los delegados.- Los de la CGT salieron todos con un discurso único.- Algunos (Recalde) lo exponen con su habitual elocuencia, inteligencia y educación.- Otros (Piumato) a los gritos y dando vergüenza ajena.- Acusan a la Corte de desconocer la materia laboral-sindical, de utilizar conceptos de libertad propios de las pasadas dictaduras, de atomizar la lucha sindical y de no haber previsto las complicaciones que generará la aplicación de la ley vigente cuando su art. 41 fue declarado inconstitucional.- Pura saraza.- Como dije, la Corte ratificó la unidad sindical en las negociaciones colectivas, con los Gobiernnos y en la representación ante organismos internacionales.- Por lo tanto si la CTA quiere la personería gremial deberá acreditar que es más representativa que la CGT, y en tal caso ésta perderá la suya.- Solamente una puede tener personería gremial según la ley vigente y la Corte convalidó la constitucionalidad del modelo.- Pero, ¿por qué razón todos los delegados del personal tienen que ser afiliados a un sindicato con personería gremial? ¿Semejante monopolio ayuda a la unidad o bien a la burocratización sindical y la eliminación de la competencia? Más del 80% de los trabajadores carecen hoy de delegados en sus empresas, porque los empleadores siempre tratan de evitar la participación sindical en sus establecimientos y -también- porque los sindicatos monopólicos, frente a la aparición de candidatos opositores a delegados, prefieren ningún candidato a dejar que gane el opositor.- He visto con demasiado frecuencia como esos mismos burócratas hacen despedir a sus compañeros alertando a las empresas respecto del peligro que implica ese grupo de “zurditos” que está haciendo lío.- Creo que la decisión de la Corte apunta y muy bien, a democratizar y permitir la elección transparente y libre de las bases de delegados, lo que estimulará la participación y renovará la actividad sindical.- Ello no tiene por qué afectar la unidad sindical.- A lo sumo y con el transcurso del tiempo, implicará la aparición de nuevos dirigentes y la consiguiente modificación de las cúpulas sindicales, siempre que las nuevas resulten más representativas y obtengan para sí los privilegios de la personería gremial.- No es lo mismo defender la unidad sindical que pretender la eternización de una misma dirigencia a la cabeza de los sindicatos.- Basta mirar los apellidos (Cavalieri, Palacios, Zanola, West Ocampo, Gerardo Martínez, Moyano, José Rodríguez, etc..) y tratar de recordar desde cuando encabezan sus organizaciones para ver que algo no está funcionando bien allí.- Lo que destaca la sabiduría de la sentencia de la Corte.- Unidad sindical, sí.- Pero para mantener la unidad hay que mejorar la representatividad desde las bases y no escudarse en los privilegios que vienen de arriba (monopolio en la designación de delegados, recaudación de cuotas mediante retención obligatoria por el empleador, exclusividad en la validez de medidas de acción directa, huelga, etc.).- Era hora de abrir el juego y creo que la calidad de la defensa de los derechos de los trabajadores mejorará gracias a este fallo.- En cuanto al vacío creado por la inconstitucionalidad del art. 41 ley 23.551, obviamente no corresponde al Poder Judicial llenarlo ni podía pretenderse que lo hiciera.- Corresponderá al Congreso de la Nación o al P.E.N. dictar las normas que extiendan claramente la estabilidad gremial para los delegados no afiliados a sindicatos con personería gremial, prevean el procedimiento para su elección, etc. Entre tanto, la amplitud del art. 47 de la ley 23.551 permitirá a los Jueces resguardar la estabilidad de los mismos.- Así como hay que destacar la importancia central de las luchas sindicales y las persecuciones que padecieron sus dirigentes desde 1955, también hay que reconocer que un sistema que da tantas ventajas a las cúpulas que les permite impedir cualquier competencia o renovación, a la postre resulta contraproducente y explica el desinterés y la apatía de la mayoría de los trabajadores en la actividad gremial.- Es parte de la naturaleza humana que quien escala a posiciones de privilegio, luego intente voltear las escaleras que otros colocan para subir a su vez.- El que ya llegó siempre trata de impedir que llegue otro y lo desaloje.- “Defender la unidad” refleja así nada más que “conservar mis privilegios” lo que implica mera burocratización y una peor defensa de los intereses de los trabajadores.- La Corte aplicó el bisturí con gran puntería.-
Saludos, Capitán Medibacha