La sinrazón antipopulista, o la rutina confrontativa antidemocrática

La oposición mediática construye relatos distópicos con repercusiones de realidad.

La creciente escalada verbal de referentes de la Oposición (política y mediática), que enfrenta la falta de propuestas y la resistencia a los cambios culturales como sus problemas más serios, exige un tiempo de reflexión minuciosa ya que las críticas realizadas constituyen exabruptos tales como la inexistencia de la democracia, la existencia de persecución política y la formación de grupos paramilitares en las principales agrupaciones políticas.

Desde luego, es previsible que toda administración se vea cuestionada por una prensa opositora; sin embargo, la magnitud de las acusaciones amerita, cuanto menos, respuestas judiciales en pos de un resarcimiento y una fe de erratas, dado que la inacción fortalece la impunidad de las palabras y aguijonea a los grupos mediáticos a avanzar hacia nuevas operaciones. Se trataría, simplemente, de dar la respuesta pertinente a cada ofensiva. Las perspectivas de la plena vigencia de la Ley de Medios, problablemente, se pospondrá a diciembre recorriendo instancias internacionales. Se trataría, simplemente, de no ceder en el mismo lugar de los ataques.

El escrito de uno de los polemistas más retrógrados del diario La Nación (tribuna tradicional de los defensores de las asimetrías sociales), nivelando las juventudes hitlerianas por encima de los activistas adherentes al actual gobierno nacional, revela no una falta de conocimiento sino de ética. Una explicación sobre la conducta de Aguinis es que pesa más la línea editorial del diario que el apego a su origen judío; esto no lo exime, claro está, de ser responsable directo de lo que a su nombre publica.

Sin embargo, la recientes elaboración literaria no debe servir para opacar la creatividad de los escritores Joaquín Morales Solá, Julio Blanck, Ricardo Kirschbaum (expertos en off the record) y Mariano Grondona (quién moldea teorías como plastilina). Pero la virtud de estos literatos, que por fuerza de hechos deben elaborar textos en formato periodístico, es sistematizar ideas del imaginario del conservadurismo opositor. Así, el antichavismo de Binner, las acusaciones de corrupción de Stolbizer, de un Estado ineficaz de Macri, de venta del Estado a la Barrick de Solanas, el rechazo la inversión social de Gerardo Morales y Ernesto Sanz hasta el regreso a la oligarquía partidaria pejotista del “peronismo federal” sirven de ingredientes indispensables para la construcción del relato, muchas veces plagado de contradicciones. No se trata de que tenga coherencia, sino de presionar al gobierno nacional.

El texto descalifica directamente a los espacios más dinámicos de este gobierno, desde el fervor de una juventud que se siente protagonista hasta las organizaciones que se han fortalecido en la sangre de activistas reprimidos en la arrasadora década neoliberal. A quién no le haya pasado por desapercibido el “golpe blando” de Paraguay, habrá advertido la importancia de la organización colectiva para ejercer demandas y construir mayorías a favor del rumbo conjunto inédito en la región.  En el plano local,  la conducción política de la DAIA y la AMIA,  coherentemente conservadora en el silencio frente al escrito aberrante,  revela la importancia de las construcciones territoriales que todo proyecto requiere-

Sin embargo, la ficción distópica de Aguinis tiene consecuencias imprevisibles que causan un gran daño desde el aspecto mediático. No hace falta revisar muchos medios internacionales para dar cuenta de la simbiosis editorial respecto a determinadas temáticas (sigase a El País/Perfil, Abc/La Nación) que deforman contenidos creando una imagen de caos que, casualmente, semeja descripciones de países de la región. Esta desinformación la he comprobado en la utilización de nuevas tecnologías, comprobando que no hay adherentes del PSOE que consideren “serio” y “progresista” el rumbo de la región, quienes me han recomendado que para informarme de España lea El País. Afortunadamente, UNASUR ha sido un dispositivo efectivisímo de defensa de la democracia, lo que no quita que esté bajo estudio para ser vulnerado.

A seguir pensando entonces en el desafío de una comunicación democrática y en la conformación de criterios de responsabilidad comunicacional. A las obras.

 

 

37 Comentarios a “La sinrazón antipopulista, o la rutina confrontativa antidemocrática”

  1. Estan todos equivocados, desde Aguinis para abajo. La muchachada K solo quiere guita y poder, como sus antecesores hasta Adan y Eva.
    Haceme juicio por eso, salame!

    [responder]

    Silenoz

    No es bueno escribir bajo emoción violenta, además quedate tranquilo por que sos inimputable

    [responder]

    ¿y de aguinis para arriba? ¿esos no se equivocan?

    [responder]

  2. es cierto. totalmente de acuerdo.

    no se puede dejar pasar estas cosas por alto.

    gran texto.

    lo único que no veo factible es el asunto de “respuestas judiciales”. tanto por cómo o bajo qué figura legal se le puede imputar algo a este señor, como por algo aún más importante: “la persecución legal a los que piensan “diferente”, que levantarán como bandera desde el periodismo opositor.

    creo que es mejor la práctica que vos ejercés en este caso, escribiendo, comunicando y sentando posición al respecto. repudio social.

    una alegría poder leer esto de tu parte, cuando algunas veces tuvimos desacuerdos. eso demuestra que los que integramos esta sociedad no estamos separados por una absurda barrera de fanatismos sin capacidad de hacer contacto.

    unirse en los acuerdos, discutir las diferencias y aceptar el resultado de las determinaciones democráticas.

    saludos,

    [responder]

  3. En primer lugar, diria que para informarte salgas a la calle e intercambies con todo tipo de gente todo tipo de opiniones. Y, si podes, que tambien hagas, porque hacer genera mucho mas contenido que hablar. Haciendo se conoce mucho. En segundo lugar, podes fijarte en los medios de comunicacion, siempre con un ojo entrecerrado. Aguinis es un idiota, oh novedad! Quien haya leido no mas de un punado de libros en su vida puede darse cuenta de que el tipo no da el pine a nivel literario y mucho menos a nivel periodistico. En tercer lugar, podes completar tu vision del mundo contrastando realidades conocidas con otras desconocidas, podes leer libros y medios de comunicacion alternativos ademas. Lo bueno de internet es eso, no te olvides: si dudas de tu fuente de informacion, te estas dejando mentir: tenes a clics de distancia miles de diarios, revistas, publicaciones, videos, cronicas. Las mentiras no se reproducen de manera exacta ad infinitum. No en esta epoca de hiperconexion, es caro y la replicacion a gran escala es dificil. Las mentiras tienen patas mucho mas cortas en nuestra era que hace 20 anios. El modelo de comunicacion en el que el medio dictamina esa suerte de opinion colectiva se acabo. Vamos con un ejemplo clarisimo: nadie tuvo que ir a lanacion o clarin para entender que paso con la tragedia de Once. La foto mas explicita fue colgada en Facebook por un bombero. Eso es informacion de primera, y no hay nadie a quien echarle la culpa de operaciones periodisticas. Ejemplos como este suceden todo el tiempo, en todo el mundo, incesantemente. Echarle la culpa de “lo que mucha gente termina pensando” a una editorial de Aguinis (!) es naif. A todo esto, estudie comunicacion y trabaje en el rubro bastante tiempo como para saber como funcionan (y como funcionaban) ciertas cosas. Queres joder con Aguinis? Adelante, no te detengas. Pero no vengas a decir que su opinion es relevante o termina reverberando en cualquiera de las opiniones posteriores de colectivos sociales. Venga hombre, Aguinis no es tan inteligente.

    Espana, en cambio, esta mucho mas complicada con el tema mediatico que nosotros. Ahi si podemos hablar de una manipulacion mediatica mas obvia. Que esta pasando alli, de todas maneras? La gente no le esta creyendo demasiado a los medios y las alternativas informativas online se despliegan con mayor facilidad que aqui. Es paradojico: alla se tapa mediaticamente la crisis y la gente sale a revolver en otros cubos informativos. Porque ven en la calle que la realidad no se contrasta con lo que dicen los diarios, ni siquiera El Pais. La credibilidad que perdieron los medios alla es tremenda. Indignados habra podido ser cualquier cosa, pero con certeza fue una sola: un movimiento masivo de gente que se conecto y concentro a traves de la web por fuera de los canales tradicionales en descreimiento de muchos canales tradicionales.

    Bueno, lo mio son opiniones en definitiva, pero con varios hechos detras. En cuanto a la comunicacion oficial argentina, mejor no hablo. Porque si criticamos a La Nacion por publicar boludeces, ni hablar de las boludeces que publican los medios oficiales y que, a diferencia de LN, si se reproducen bastante mas gracias a un aceitado aparato que no afloja demasiado frente a la disidencia de opinion. En fin. Saludos

    [responder]

    ¿qué significa “no aflojar ante la disidencia de opinión”?

    [responder]

    ¿cuáles son los medios oficiales?

    ¿hay lista?

    [responder]

    ¿En serio ésas son tus preguntas?

    Cínico, elemental y malintencionado.

    [responder]

    otra vez la moral que no tenemos…

    ¿ess por fiaca? ¿para no hacer la lista?

    No, es porque no me gusta enredarme con la imbecilidad personificada. A vos te falta sopa, campeón.

  4. Nene, entendelo, tanto este gobierno como todos los que vengan después se tienen que acostumbrar a convivir con una prensa masiva, crítica y contradictoria en sus términos. Eso es la democracia. La paranoia y el deseo de homogeneidad adherente que anhelan voces como la tuya no es ni más ni menos que la infantilización de la cultura que reina en lugares como Cuba, lugar que por otra parte tu relato no critica en lo más mínimo. Entendelo de una vez, es autoritario que un gobierno salga a impugnar a la prensa. Esos movimientos implican el cruce de esferas de poder, todas estas necesarias para que la pluralidad de voces sea escuchada. Si algún medio o conglomerado de medios te parece opositor te lo tenés que fumar y seguir gobernando. El relato que directamente construye este gobierno con ejemplos epigonales como lo son las cadenas nacionales de la presidenta de la nación tienen una carga de paranoia y de obsesión tal que es imposible que cuaje en el orden del discurso que se escucha todos los días por las calles. Y eso es lo que fabrican Uds. Si no existieran todas esas otras voces que a vos tan mal te caen, lo que quedaría sería una madre castradora reinando por sobre los infantes reprimidos porque todavía no hicieron la tarea que les encomendaron en el colegio. Lo de la juventud que volvió a la política y todo eso que contiene el relato kirchnerista es zaraza, no resiste dos cuadras caminadas por cualquier barrio de Buenos Aires. No es así la vida, no sé cómo realmente es, no tengo esa mirada homnipotente, lo que sí sé es que la inflación es del veintipico porciento, que este gobierno es desprolijo (al menos) en lo que hace a la gestión gubernamental, y que las mineras están haciendo un lindo negocio con las montañas y los gobernadoras. Muchas otras parcialidades conozco, estas que te nombro son las primeras que se me vinieron a la cabeza tras leer tu post. No creo que ninguno de esos políticos tengan la capacidad por sí solos de encarnar un proyecto político capaz de suplantar al kirchnerismo, pero no importa, eso se irá viendo con el correr de los meses, de los años. Lo grave es la ofensa que vos desde el gobierno manifestás para con los medios. No entendés a los medios, o los entendés mal. Los medios tienen intereses privados, claro, pero en pos de ellos no operan de modo terrorista. Las noticias que emana de ellos no son bombas sin explosivos. La manera en la que se mueve la noticia una vez en la calle no tiene una forma lineal, directa, de suma y resta contra aquel que se ve afectada por la misma. Existen múltiples intermediaciones en la sociedad democrática y aún dentro de cada sujeto que recibe la noticia. Por eso es que es autoritaria la respuesta de la comunicación oficial ante las “malas noticias” con las que el poder gubernamental se ve afectado. Es un contraataque directo contra un aplique sinusoidal. Es violenta la reacción de un gobierno contra un columnista de un diario que ve al país envuelto en una “ficción distópica”. Para ser democrático te lo tenés que fumar a Marcos Aguinis, tenés que aprender a nadar en ese río de versiones, de relatos y de ficciones que es la vida en democracia. Tenés que aprender a nadar, no intentar poner una compuerta. Porque dadas como están las cosas, de ganar esta batalla cultural con la que el kirchnerismo fantasea, lo que quedaría sería similar al bizarrismo de las provincias menos desarrolladas, algo que rosaría los fundamentos de cualquier modernidad. Ahí está Victor Hugo Morales defendiendo a Infrán ante el informe de 12 puntos de rating que Lanata puso al aire un domingo a la noche y el medio para el que trabaja reprodujo en parte durante toda la semana siguiente. Nada nuevo, Infrán gobierna así antes de que el krichnerismo exista, pero la política de comunicación de éste genera que se salga a defender a cualquiera que haya votado a favor de sus leyes. Necesitan bancar el cuento de hadas que el relato ha establecido. Buenos contra malos, no hay otra, no hay otros en la textura infantil del relato oficialista. Pero la realidad -con tan poco, con algo que ya todo el mundo conocía- les chorrea por todos lados. Con tan poco se le manchó todo el traje a una de las figuras mediáticas más emblemáticas. ¿Cuánto más va a resistir el corset que Uds mismo se pusieron? Lo grave que es les guste, que sigan luchando para que todo entre ahí adentro. Lamentablemente, si pactás con un tipo como Infrán y con el resto de los gobernadores, tenés que asumir, más no sea como costo político, que la democracia te va a poner en evidencia esa contradicción en el discurso. Infrán y Derechos Humanos. Derechos Humanos y curros con las casitas de los pobres. Etcétera. Bueno, ya que nadie va preso, lo mínimo que puede requerir una democracia para no ser una pantomima es que esa contradicción flote por las calles de las ciudades. Lo mínimo para que una democracia sea tal es que la ciudadanía pueda ver las limitaciones que el Estado tiene en el presente. Lo del INDEC es una metáfora de la política de comunicación de éste gobierno. El sol con la mano. Está bien, es choto, pero si así lo prefieren… Pero al menos no te pongas loco ante los otros índices que por allí circulan, es lo mínimo que se les pide. Hacelo, ok, pero no nos chamuyes, ahorrate unos mangos con los bonos indexados al SER y listo, que pase como viveza criolla que sirvió para su cometido material. No chamuyes porque sino todo se degrada mucho. El debate, la discusión, se enturbia y no avanza si se trata de discutir si la pelota que pegó contra la red entró o no en el arco.

    [responder]

    “Por eso es que es autoritaria la respuesta de la comunicación oficial ante las “malas noticias” con las que el poder gubernamental se ve afectado”.

    ahhh claro. calladitos ante la opinión de los medios.

    autoritario sería censurarlos, diego. contestar es parte del debate.

    no sé quién es el quiere clausurar el debate. parece que vos, que no querés que el gobierno diga su “versión”.

    [responder]

    Es cuestión de formas. Ya lo dije, el defecto del gobierno es la comunicación. Lo grave es que la comunicación de un gobierno no puede entenderse como algo separado del resto de la gestión. Si tenés la necesidad de hacer del canal oficial un atajapenales de todo lo que te tiren, algo dice, algo que es mucho y que hay que tratar de entenderlo friamente. La cuestión no pasa por decir que son fachos y listo. Eso es una boludez y bastante mediocre por cierto.

    “La cuestión no pasa por decir que son fachos y listo. Eso es una boludez y bastante mediocre por cierto”.

    me parece que, justamente, esto aplica -perfectamente- al texto de aguinis que estamos comentando….

  5. Cuando se votó la ley de medios, alguien escribió un post muy inteligente que se titulaba algo así como:
    ” Ni una palabra de los contenidos..” desde ese momento se han escrito en el mismo blog infinidad de posts sobre los contenidos que molestan.
    Aguinis se fue a la banquina, como tantos oficilistas se van a la banquina todos los dias, , como bien dice Diego, rompe soberanamente las pelotas la obsesión y paranoia del poder político sobre lo que piensan y dicen, los periodistas , los medios, la oposición o cualquiera que haga una crítica.

    [responder]

    Santiago N. Ibarra

    Muy buena anotación. Los “contenidos”.

    [responder]

  6. Silenoz

    Bueno a ver para el aquellaree de arriba, propongo invertir los términos:
    Supongamos que Aguinis es Forster y el receptor de la crítica es la institución más republiqueta que quieran
    Sorprendanos diciendo que los panfletos que emitirán serán de igual tenor que los de arriba para el caso y en las respuestas, en lo posible, ahorrarse de las máximas puritanas por que si no caemos en la infalibilidad de los privados

    [responder]

    El otro día de casualidad estaba haciendo saping hasta que me frené en Crónica Tv, estaba el programa de Sofovich que recuerda sus éxitos con cariño. Sapag hace 30 años imitando a Alfonsín, y el verdadero Raúl, a poco de asumir su gobierno tras la democracia del otro lado de Gerardo escuchando las burlas que Sapag le hacía con el Ruso de por medio. Tímidamente se lo fumaba y a lo sumo declamaba alguna frase contra los medios de comunicación en general, lo hacía con un tono similar al que un padre habla de sus hijos traviesos. Listo, un rato bajo la batuta de Sofovich y los acordes caricaturescos de Sapag, eso era todo lo que los medios podían hacer contra él. El poder era suyo, eso lo sabía Alfonsín, así como sabía que eran los medios, esos que lo estigmatizaban con boludeces meses antes del Juicio a las Juntas y del retorno a la democracia.
    No es tan difícil.
    A Foster y al cartaabiertismo lo escuchamos hace años. Es uno de los cantos de esta ciudad letrada. Querés cursar sociales en la UBA y tenés que pasar por el CBC del “fosterismo”, para decirlo de alguna manera. Es un lugar que han ido ganando de un modo que fue casi indirecto en sus mejores momentos, y está bien. Hacen al discurso de esta sociedad así como el reagge hace a la forma de caminar en Jamaica, con un poco menos de incidencia que allá, claro, pero no se les puede negar su lugar. Nadie los va a negar. El día que cambien será por limitantes propias, por los palazos que se van a pegar atados a lo que piensan y a lo que dicen. La última Carta Abierta sale a bardear a la CGT peronista. OK, ahí tienen una curva jodida, ¿cómo van a hacer para doblar ahí dentro de un gobierno que no rompe con el PJ? No sé, ya se irá viendo.

    [responder]

    Silenoz

    No entiendo que querés decir de Alfonsín, pero por las dudas te aclaro que hay un videito por ahí de un discurso en la rural pegándole a Clarín por que le ¿operaba? ma’ o meno’ como ahora -yo diría bastante menos pero para no herir susceptibilidades de algún correligionario que ya bastante tiene dale que es igual-
    Por otro lado es un exabrupto comparar la “agresión” a Alfonsín que citas con la proclama aguinera, si vamos al caso hubieses agarrado a De la Rua que si se quiere es más agresivo aunque no se acerca ni remotamente a lo del posteo.
    ¿O vos sos de los tantos muyahidines que le implantaron la falta de libertad de expresión en este stalinismo?
    ¿Con qué autoridad moral se pueden rasgar las vestiduras los inmaculados republiquetos que se quejan de la falta de diálogo, crispación, intolerancia y pastrangadas similares cuando ellos mismos no son capaces de cumplirlas?
    Lo demás de la CGT, que no se a que carajo viene, no es lesivo como el ilustradísimo…¿?
    Por último, te reitero lo mismo que le dije a Marianote arriba: no escribas bajo emoción violenta porque, entre otros inconvenientes, no respondiste lo que preguntaba

  7. Santiago N. Ibarra

    Con este subtitulo, “La oposición mediática construye relatos distópicos con repercusiones de realidad”, pretendí describir que lo que se dice en la prensa local es retomado por medios internacionales, y que es necesaria contemplar una cierta exigencia a todo emisor. Por supuesto, extiendo esta irresponsabilidad a funcionarios del MPNeuquino, que son aliados del FpV, que han señalado la existencia de una guerrilla mapuche en Neuquén. Me parece que una cosa es la libertad y otra la generación de desprestigio y conflicto en el país.

    [responder]

  8. Lo de Aguinis es perverso no por la pelotudez de la comparación con las Juventudes Hitlerianas, sino por calificar de “paramilitares” a La Cámpora, La Túpac Amaru, el Movimiento Evita & cía. Decir eso en un país que conoció la desaparición forzada de personas disfrazada como “guerra” contra el “terrorismo subversivo” es muy jodido.

    [responder]

  9. Lo de Aguinis es justificado ex post por varios de los comentarios de más arriba, que por suerte no son voces oficiales. Todo aquel que quiere controlar contenido político en medios de comunicación es fascista, sin medias tintas y sin atenuantes.
    Caminos legales para mordazar opositores ya se estan explorando hace rato. Las multas y causas contra las consultoras que publicaban las verdaderas variaciones de precios, y la reciente sanción contra Polino por el mismo tema.
    Muchos mal informados creían que con la ley de medios audiovisuales también iban a poder clausurar diarios. No es cierto, y ahora se dan cuenta que la palabra escrita también los jode.
    Coincido en que Aguinis exagera, no parece ser la voluntad del gobierno, hasta ahora, operar de esa manrea.
    Pero es claro que entre los partidiarios del gobierno hay fascistas como Ibarra, tampones, Silenoz, etc.
    Habrá que ver que influencia adquieren en el futuro.

    [responder]

    Silenoz

    Ja ja ja….
    ¿Tomaste los remedios hoy?
    A los aludidos en el comentario de Marianote:
    Propongo que le apliquemos el correctivo, yo me encargo de pescarle la IP y los servidores donde replica

    [responder]

    Confirmando el apelativo

    muy boludo lo de este muchacho.

    cuanto más escriba, mejor para nosotros.

    como couando hablan macri o carrió, o como cuando escribe aguinis.

    el kirchnerismo facho agradecido.

    Santiago N. Ibarra

    Una cosa es no querer citar un off the record bajo pacto de caballerosidad, o lo que sea. Otra es la mentira burda. Alguien imagina a Milagro Sala planteando la necesidad de una “solución final”? Cabandié quién sería? Himmler, Goebbels? La verdad que Mariano T me descubrió: estamos disputando una interna del fascismo con La Nación en Artepolítica. Viste como es esto, Mariano T., la lucha se da en todos lados.

    [responder]

    Una de las caracetrísticas del fascismo (no de todos los populismos) es que hay mucha gente bruta.
    Si leés lo que yo escribí, vas a darte cuenta,eventualmente, que considero al fascismo y el nazismo formas de populismo, pero en ningun lado digo que todo populismo es nazi.
    Lo que si es fascista es tu llamado a abolir la libertad de expresión.

    a Himmler no lo tienen ni por casualidad, pero algunos pichones de Goebbels son inocultables!!!

    Silenoz

    Ja ja…
    Si Sopa y los Rommel también y si no fijate el “Blitzkrieg” en el congreso

  10. Santiago N. Ibarra

    No hay derechos absolutos.

    [responder]

    Si, ya se, una cosa es la libertad y otra el libertinaje. Les das una mano y te toman el brazo, es una democracia pornográfica,etc, etc

    [responder]

  11. El sr Caguinis agravia a la militancia popular en su lamentable nota de La Nación.

    Tiene indudablemente todo el derecho del mundo a escribir lo que se le cante, pero tendrá que bancarse las respuestas de los agraviados.

    [responder]

    Hermosos y merecidos agravios. Y realmente nimios a la par de lo que sale de la cloaca de los “militantes populares” como forma de comunicación habitual.

    [responder]

    Nunca terminon de entender porqué viene a parder su valioso tiempo en esta cloaca.

    Rectifico: termino, perder. Se me sublevó el teclado.

    Santiago N. Ibarra

    Muy buena conclusión. Pero reitero: me gustaría una retractación, porque los intervencionistas degradan o invaden países a través de la prensa local. Que la Tupac sea un apéndice de las FARC (imagen de Gerardo Morales) o proyecte un genocidio de blancos (Aguinis) me parece algo sin sentido, pero bueno, las armas de Hussein no se encontraron y a Irak lo sometieron de todos modos.

    [responder]

Tu comentario


Si es tu primer comentario en este blog, va a ser moderado por un editor. o se aceptarán comentarios que incluyan calumnias, agravios o expresiones discriminatorias, tampoco aquellos que involucren el uso de múltiples seudónimos.