Maldito Estado

Me enteré por medio del último informe sobre inversiones extranjeras de la UNCTAD que en febrero pasado, Indonesia, la mayor economía del Sudeste Asiático, emitió un decreto por el que impide a las empresas extranjeras ser propietarias de más del 49% de ciertas minas.

Así, en ese país va a haber gente que va a tener que empezar a “desinvertir”. La mecánica es que lo tienen que empezar a hacer al quinto año de producción. Para el décimo año, por lo menos el 51% tiene que estar en manos locales.

Lo explica el Financial Times, en una nota donde cuenta que

La nueva regulación (…) es el más reciente paso dado por el gobierno para mantener en el país una porción mayor de las ganancias del boom de los recursos naturales y del crecimiento de la inversión extranjera. El país es el mayor productor mundial de estaño, un importante exportador de carbón, y es rico en cobre, oro y otros minerales.

Acá los compañeros de Bloomberg nos cuentan que en 2009 Indonesia aprobó una nueva ley para el sector minero. Y que hace poquito, en febrero, confirmó un cronograma que incluye la norma para que en 2014 las empresas del sector estén obligadas a procesar localmente lo que extraen de hierro, cobre, nickel y bauxita. Es decir que no lo van a poder exportar más “crudo”, digamos.

Lo más lindo de todo es que los inversores extranjeros -como siempre que hay buenos negocios en juego- lloran y lloran pero no se van.