Cantidades astronómicas de un producto con poca salida
,pagina12.com.ar

Durante el año se estrenaron 130 largometrajes argentinos, pero sólo cinco o seis consiguieron cifras de espectadores aceptables. El debate que se abre ante esas cifras. Las más vistas fueron “Dos más dos” y “Elefante blanco”.

Según cifras oficiales, durante el año se estrenaron 300 largometrajes en las salas de cine de todo el país. De acuerdo con las estadísticas difundidas por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, 130 de esos 300 largos fueron argentinos. Ni Francia ni Corea del Sur, dos de los escasísimos países donde el cine local pelea de igual a igual con el de Hollywood, logran porcentajes similares de cartelera en relación con el total de estrenos. De guiarse por esos números, en el año que termina el cine argentino habría rozado una cifra casi digna del Guinness. Pero claro, a esa ecuación le está faltando un pequeño detalle: de nada sirve producir en cantidades astronómicas un producto que no se vende. O que se vende muy poco. Y eso es lo que sucede, desde hace años, con el cine argentino.

(…)

Seguir leyendo el original