Cardenal Newman: cómo es el colegio donde se forma el poder
Lucila Pinto,lanacion.com.ar

“Quién es?”, pregunta, en inglés, un hombre que nació en Irlanda y ahora está parado frente a un grupo de 28 adolescentes en un aula en Boulogne, diez kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires. “¿Quién es?”, vuelve a preguntar, y en cualquier momento la tensión se va a romper, cuando alguno de esos 28 chicos de suéter bordó y pantalón gris no aguante más la risa. Es 1984 y están de moda los relojes Casio, que lanzan un sonido agudo -un pi pi pi- cada vez que cambia la hora. A pesar de que el profesor de History -el brother- ya lo advirtió más de una vez -nada de pi pi pi en su clase-, ahora a la alarma que lo interrumpió se suman otras: un coro de relojes de pulsera, escondidos en el techo del aula, dentro de una estructura de chapa que los alumnos desarmaron y volvieron a armar durante el recreo. Finalmente, un alumno sentado en primera fila pierde el control: aparece una sonrisa en sus labios, seguida de una risa incómoda. La escena termina cuando ese alumno es sacado del aula de las patillas.

Los últimos dos años fueron raros para el Cardenal Newman. Para el colegio fundado en 1947 por la congregación católica de los Irish Christian Brothers, nunca había sido tan difícil mantener el perfil bajo, una característica que, coinciden directivos y ex alumnos, siempre les gustó tener y que se vio vulnerada por primera vez el 22 de noviembre de 2015, cuando Mauricio Macri, un egresado de la camada 76, fue elegido Presidente de la Nación. Enseguida, la estructura del nuevo gobierno empezó a llenarse de nombres y apellidos y la lista de ex alumnos en posiciones de poder fue creciendo. Alfonso Prat Gay, ministro de Hacienda; Jorge Triaca, ministro de Trabajo; Emilio Basavilbaso, al frente de la Anses, y José Torello, jefe de Asesores del Presidente, son algunos de esos nombres. Por primera vez, el Newman fue objeto de interés para los medios de comunicación y empezaron a aparecer títulos como “El Newman: del rugby a la política, la escuela del dinero y el poder” (Perfil), “Los «Newman Boys», los amigos de Macri que llegan a la Casa Rosada” (Apertura), y “La balada triste de los Newman Boys” , por el escritor Juan Forn, otro ex alumno (Página/12).

(…)

Seguir leyendo el original