después de la calma chicha
,revistacrisis.com.ar

Volvieron los diciembres calientes y las estructuras crujen, en especial la CGT. Juan Carlos Schmid, el más combativo de los triunviros, empujó con todas sus fuerzas un paro general pero una parte de los gremios le hicieron “ole”. Fue en rechazo a la medida más impopular del gobierno de Macri: la reforma previsional. El episodio desnudó las divisiones internas de la principal central obrera, cada vez más invertebrada.

Luego de la desazón por la oportunidad perdida (“ese era el momento”, insiste una y otra vez), Schmid habla largamente con crisis, hace un balance a calzón quitado, y mira de frente la tormenta que vendrá. La entrevista tiene lugar en su oficina porteña del Sindicato de Dragado y Balizamiento, en medio de las festividades de fin de año.

(…)

Seguir leyendo el original