El deshielo del consenso alfonsinista
Marcelo Leiras,lanacion.com.ar

La validez de las acciones de los gobiernos no deriva de sus objetivos, sino de sus orígenes, y hay un solo origen válido para los gobiernos: las elecciones. Lo único que las Fuerzas Armadas pueden hacer dentro de las fronteras es prepararse para defenderlas. Ningún objetivo político interno justifica el ejercicio de la violencia. La protección de la integridad física de las personas es la primera responsabilidad del Estado, es universal e incondicional. La expresión es libre. Estas son, en mi opinión, las tesis centrales del consenso alfonsinista, la cristalización cultural sobre la que descansa la continuidad de la democracia argentina y que, desde hace varios años, se debilita.

El consenso no es un acuerdo general. Ha sido eficaz porque la gente que ejerce poder político o que influye sobre su ejercicio, en general, actuó como si sus premisas fueran válidas. Esta confianza en los fundamentos del consenso alfonsinista se está debilitando.

(…)

Seguir leyendo el original