En el último año, llenar la alacena fue mejor “negocio” que comprar dólares
Martín Grosz,clarin.com

La alta inflación que los consumidores padecen en cada visita al supermercado hace que, en un país como la Argentina, comprar comida y guardarla pueda considerarse una inversión. Y una inversión bastante rentable. A tal punto que, en el último año, la práctica de llenar las alacenas con productos como aceite, azúcar o leche en polvo generó ganancias hasta tres veces mayores que las de “refugios” clásicos como el dólar o el plazo fijo.

Sucede que, quien compró dólares hace 12 meses, vio crecer su inversión sólo un 20%, que es lo que avanzó la cotización en ese lapso. Similar, quien fue depositando la plata a plazo fijo logró ampliar su ahorro en sólo un 19%. Pero el que hace un año usó su dinero para “stockearse” de distintos alimentos y bebidas no perecederos posee ahora en su hogar bienes cuyo precio se elevó en las góndolas hasta un 80%.

(…)

Seguir leyendo el original