Esto no es gradualismo
Rodolfo Santángelo,clarin.com

El argumento más usado por las autoridades para justificar parte de las inconsistencias del programa macroeconómico es que es gradualista. Bajo este mote pretende diferenciarse de los supuestos ortodoxos de shock que no entienden las restricciones políticas ni sociales. Nada más alejado de la realidad: todos éramos y somos gradualistas. La diferencia es qué, cómo y cuándo.

El gobierno de Macri salvó a Argentina de ser como Venezuela, en términos políticos y económicos. Primer aplauso. El cambio de rumbo, salir de la discrecionalidad, el autoritarismo y la corrupción por reglas de juego, respeto a la inversión y división de poderes merece el segundo aplauso. Es un gran paso que no es suficiente porque la configuración de política macroeconómica no fue la más apropiada.

(…)

Seguir leyendo el original