La economía con precios calientes y consumo frío
Néstor O. Scibona,lanacion.com.ar

La biblioteca ya estaba dividida, dentro y fuera del Gobierno, antes de que el Banco Central de la República Argentina (BCRA)decidiera la suba de la tasa de política monetaria al 26,5% anual, como reacción a un comportamiento de la inflación que fue más allá del impacto de las tarifas de electricidad y gas. Probablemente el debate se acentuará después de los feriados de Semana Santa, debido a sus efectos colaterales sobre las paritarias y la actividad económica cuando faltan poco más de seis meses para las elecciones legislativas.

Para algunos economistas, Federico Sturzenegger actuó de manera consistente con el objetivo de bajar la inflación a 17% anual, ya evidenciado en las últimas semanas cuando impulsó la suba de tasas de Lebac en el mercado secundario, aunque dudan de que puedan alcanzarse. Más bien lo ubican en una franja de 21/23%.

(…)

Seguir leyendo el original