Las caras de la represión
Mariana Carbajal,pagina12.com.ar

La foto impacta: un policía descarga con saña gas pimienta sobre el rostro de una mujer. Está a pocos centímetros de ella. La imagen fue tomada por una fotógrafa de la Defensoría General de la Ciudad, que participó de la marcha del 8M. La razzia desatada por la policía de la Ciudad más de dos horas después de finalizada la multitudinaria manifestación del Paro Internacional de Mujeres le impidió a la fotógrafa regresar esa noche a su casa: fue una de las detenidas arbitraria e ilegalmente por las fuerzas de seguridad junto a otra trabajadora del organismo en los alrededores de la Plaza de Mayo. La Defensoría cuenta con valioso material fotográfico que permite identificar a efectivos policiales que participaron de la represión. Se los ve en primer plano. Las fotos serán presentadas en la causa judicial que investiga por presuntos apremios ilegales a los efectivos porteños. Al mismo tiempo, ayer, el titular del organismo, Horacio Corti, le pidió al Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, que abra una exhaustiva investigación del violento operativo –que dejó una veintena de personas presas, la mayoría de ellas mujeres– y pidió que se garantice que los sumarios administrativos sean realizados con perspectiva de género y que se haga público el protocolo de actuación para manifestaciones públicas. “Todo el operativo fue irregular”, afirmó Corti, en diálogo con PáginaI12.

En la nota enviada a Ocampo, el defensor general de la Ciudad denunció las violaciones a los derechos y garantías que sufrieron las personas detenidas esa noche, mientras estaban en una pizzería, bailaban en una carpa o caminaban en los alrededores de la Plaza de Mayo, a partir de las 22.30. Corti también le pidió al ministro del gabinete de Horacio Rodríguez Larreta, que en su carácter de máximo responsable de la seguridad pública local, de inmediato ponga a disposición de la Defensa Pública información sobre los responsables y participantes del operativo (en particular, si vestían o no uniformes y portaban identificación clara); el protocolo de actuación utilizado; la tarea de supervisión llevadas adelante por el Jefe de la Policía de la Ciudad; la realización de investigaciones por parte de la Oficina de Transparencia y Control Externo y la ejecución de sumarios administrativos; y la cantidad de detenidas y sus datos personales.

(…)

Seguir leyendo el original