Las cosas que se dicen (y después no ocurren)
Roberto Frenkel,perfil.com

Mucha gente cree que el Gobierno tiene gran control sobre lo que ocurre en la economía. De modo tal que si las cosas resultan diferentes de lo que éste anuncia o predice no es porque se equivoca sino porque miente. El error y la mentira tienen, ambos, costos políticos, pero quien se siente engañado guarda resentimiento.

Podría decirse en general que es mejor el error que la mentira, pero en el caso de Cambiemos la acumulación de errores tiene un costo exacerbado porque el Gobierno se presenta (y se percibe a sí mismo) como el mejor equipo disponible de tecnócratas eficientes.

(…)

Seguir leyendo el original