María Eugenia, sola, no puede con todo
Alcadio Oña,clarin.com

Es una regla básica en cualquier negociación tensar la cuerda al principio, tantear la relación de fuerzas luego y al final, según hayan quedado definidos los tantos a un lado y al otro, ir tras el mejor arreglo posible. Nunca las posiciones del comienzo coinciden con las últimas y si así pasa por lo común, ¿por qué no pasaría también con la paritaria docente de Buenos Aires?

Para empezar, el gobierno de María Eugenia Vidal se ha plantado en 18% repartido a través de cuatro tramos del 4,5% y con ajuste automático por inflación. Los gremios reclaman 35% directo sin ninguna indexación.

(…)

Seguir leyendo el original