Rosendo Fraga: “La idea es hacer de 2018 un año electoral, subordinado a la reelección de Macri en 2019”

El viaje del Presidente, la estrategia oficial para encarar la campaña reeleccionista, la reacción del justicialismo y quiénes ganaron mayor poder dentro del Gobierno, en la visión del politólogo.
El analista político Rosendo Fraga mantuvo una entrevista exclusiva con EL LIBERAL en la que señaló cómo desde fines del año pasado e inicios del actual, el Gobierno dio un viraje en su estrategia política de cara a este año pre electoral, pero concentrando toda su atención en 2019.
El director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, indicó también cuál es la reacción que despertó en distintos sectores tanto del sindicalismo como de la oposición, este cambio de tendencia.
Señaló además, cuáles son las figuras que dentro del oficialismo emergen, desde su punto de vista, con una mayor preeminencia en esta campaña preelectoral que ya está en marcha.
Fraga interpretó además cómo el último viaje a Chile del papa Francisco, también sumó desde su punto de vista, un respaldo a una incipiente estrategia opositora que comenzó a despertar en busca de una unidad.
El politólogo subrayó también que ahora el justicialismo comenzó a divisar algunas alternativas de unión en medio de la dispersión en que se encuentra y que, incluso, vislumbra alguna posibilidad de realizar una elección competitiva el año próximo.
¿Hay un cambio en la estrategia política del Gobierno en el inicio de este año?
La suspensión de las sesiones ordinarias del Congreso y el abandono de la reforma laboral, para limitarla a iniciativas aisladas, confirman el cambio de estrategia del gobierno. Se deja atrás el ‘reformismo permanente’ anunciado tras el triunfo en la elección legislativa y la negociación con la ‘oposición dialoguista’ representada por los gobernadores y la CGT. Las medidas necesarias se adoptan por decreto como ya sucedió con la desburocratización, la suspensión de la paritaria docente y la designación de los embajadores en ‘comisión’. Las iniciativas en el campo laboral, para avanzar caso por caso, empezaron al incluirse el blanqueo laboral en el mencionado decreto de desburocratización. La idea de hacer de 2018 un año electoral, subordinado a la reelección de Macri en 2019, también comenzó.
¿En qué medidas políticas se ve este cambio de tendencia?
El gobierno a fines del año pasado pensaba anular las Paso, pero ahora han pasado a ser pieza clave de su estrategia electoral. No sólo se mantendrán, sino que se tratará de que todas las provincias las utilicen y que haya pujas competitivas para la elección de gobernadores. Mantener las Paso, contribuye al objetivo de hacer de 2018 un año electoral, porque tras el mundial, faltaron sólo ocho meses para la definición de las candidaturas. Ya se tomó la decisión de que los cinco distritos que gobierna Cambiemos (Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Corrientes y Jujuy) realicen la elección de gobernador junto con la presidencial en octubre de 2019. Y se inducirá,- con éxito incierto,- a los 19 gobernadores opositores a que hagan lo mismo.
¿Qué figuras cobrarán mayor relevancia a partir de este viraje en la estrategia política?
Esta estrategia refuerza el poder del Jefe de Gabinete (Peña) dentro del gobierno, al considerar el Presidente que es la figura clave de su equipo para ganar elecciones. En la legislativa, la subordinación de la gestión de gobierno a la estrategia electoral fijada por Peña, se dio en los cinco meses previos, que fueron entre mayo y octubre. Ahora, la idea es que la campaña ya comenzó y entonces dicha subordinación, tendrá lugar durante toda la segunda parte del mandato. Esta concentración de poder en el jefe de Gabinete, ha significado incluso el alejamiento del principal asesor de Macri en materia de opinión pública y comunicación (Durán Barba). Se traduce también en una ampliación del poder de sus dos brazos operativos (Quintana y Lopetegui), sobre el gabinete. Tanto la escalada de conflicto con el Papa, como la ofensiva contra la CGT, se inscriben en este replanteo estratégico, en función del cual también el ‘ala política’ (Frigerio, Monzó, Massot), pierden poder al dejar de ser prioritaria la negociación con la oposición dialoguista para hacer funcionar el Congreso.
¿La oposición ya se dio cuenta de este cambio y cómo reaccionó?
Este cambio de estrategia está teniendo como consecuencia el proceso de inicio de un reagrupamiento opositor. Solo un mes atrás, a fines de diciembre, en el Peronismo predominaba la impresión de que la reelección de Macri en 2019 era casi un hecho y que en consecuencia no era necesario forzar un proceso de unidad, dado que no se podría ganar la elección. Esa percepción ha comenzado a cambiar, a partir de que el gobierno perdió una decena de puntos en la opinión pública a raíz de la reforma previsional. La oposición estaba dividida entre ‘dura’ con eje en el Kirchnerismo y ‘dialoguista’ articulada por los gobernadores del PJ.
¿Cree posible un reagrupamiento del PJ y que lleguen a tiempo para 2019?
En el Peronismo ahora,- como se ha hecho evidente en las gestiones del peronismo bonaerense en función de la unidad total del partido,- se piensa que tiene sentido en discutir la unidad, aunque se trata de un proceso difícil, que solo puede concluir en agosto de 2019, eligiendo un candidato presidencial en las Paso que tendrán lugar en agosto de ese año.
El cambio de estrategia del gobierno ha hecho que, en los últimos días, se tiendan puentes entre los gobernadores, el sindicalismo y el Kirchnerismo. La Cámpora ha respaldado a Moyano frente a la ofensiva judicial que tiene y los gobernadores han aceptado participar en negociaciones de unidad, siempre que Cristina no tenga un rol protagónico. Ella por su lado, se ha quedado en Santa Cruz sin fecha de regreso a la Ciudad de Buenos Aires. La ofensiva mediática impulsada por el oficialismo contra el Papa, con motivo de su viaje a Chile y sin visitar Argentina, en los hechos termina sumándolo a esa convergencia opositora que se está gestando. Al mismo tiempo, el oficialismo parece haber perdido la sensibilidad que tuvo en los dos primeros años de gobierno, para evitar imágenes de corrupción propias.
¿Qué importancia tiene el viaje que inició esta semana el Presidente?
El viaje de Macri, hace de la política exterior un tema central durante estos días. Las inversiones son la prioridad del Presidente, consciente de que es un área de su gobierno, en la cual los resultados no son los esperados, al comenzar el tercer año de gobierno. En Rusia, la inversión que se busca es en algunas áreas de infraestructura, como las centrales nucleares y el petróleo y el gas. También se revisará la posibilidad de algún reequipamiento militar, continuando la política de Cristina que compró dos buques menores y dos helicópteros para la campaña antártica anual. A ello se agrega el pedido de que medios navales rusos sigan participando de la búsqueda del ARA San Juan.
Por José Aranda | Twitter: @jaranda40