Scioli: “Por respeto a la investidura presidencial no planteo mis diferencias”
lanacion.com.ar

Daniel Scioli, en sus oficinas de la sede porteña del Bapro, desde donde se ve la Casa Rosada. Foto: Silvana Colombo

Yo no puedo quedar bien con todo el mundo.” Desde la altura del piso 19 de la sede porteña del Bapro, donde tiene su oficina con vista a la Casa Rosada, Daniel Scioli intenta un equilibrio constante entre mostrar que tiene diferencias con el kirchnerismo y reafirmar que su relación con la Presidenta se mantiene incolumne, más allá de aquellos “que sobreactúan o hacen un fundamentalismo” en torno a Cristina Kirchner.

Por momentos se envalentona, como cuando hace gala de los 7500 millones de pesos que acaba de pagar en sueldos y aguinaldos, o de la “responsabilidad” de su equipo ante a los saqueos navideños, cuando “algunos estarían esperando un desenlace fatal”. Entonces enfatiza que fue “el gobernador con más votos en la historia argentina” porque no promete “espejitos de colores”.

“No niego los problemas, los asumo, y la gente lo ve”, dice, para destacar que él dialoga “con todos” y que se necesitan cambios a nivel nacional. Pero allí frena en seco: “Por respeto a la investidura presidencial y personal, no voy a andar planteando mis diferencias”.

(…)

Ir a la fuente

4 Comentarios a “Scioli: “Por respeto a la investidura presidencial no planteo mis diferencias””

  1. Parece que todos los caminos conducen a Scioli, y el incombustible manco del abasto ya juega para el 2015.

    [responder]

  2. Si quiere mi voto va a tener que explicar cuales son esas diferencias y convencerme de su bondad.

    La teoría de Felipe Solá de que en el peronismo lo único que hace falta es saber hacerse el boludo durante el tiempo que sea necesario, no va más (conmigo al menos).

    [responder]

    Si quiere tu voto, má qué explicación ni explicación: con un plancito y/o un par de choris y/o un puestito en el Estado alcanza.

    [responder]

    Cree el ladrón que son todos de su condición.

Los comentarios están momentáneamente cerrados.