Secretos de los cambios: broncas internas, superministros y la nueva cara de la Casa Rosada

Entre enojos, heridos y broncas, se anunció formalmente el nuevo organigrama de Ministerios que conducirá Mauricio Macri que, como dato saliente, elimina diez carteras y mantiene a Marcos Peña como jefe de Gabinete aunque sin sus dos vicejefes, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
En primer lugar, el ascenso a vicejefe de Gabinete de Andrés Ibarra, un dato saliente que adelantó PERFIL en su edición de domingo, es una de las novedades para la Casa Rosada y, a la vez, un golpe certero a Peña. Ibarra es amigo personal del presidente y, como ministro de Modernización, venía muy enojado con Quintana quien, a pedido de Peña, intentó intervenir a Ibarra con funcionarios y medidas. El desembarco del ex gerente general de Boca Juniors es una de las novedades más trascendentes en la cúpula del poder macrista y un cambio fuerte. Ibarra habla de manera directa con Macri sin intermediarios y hoy será sus “ojos e inteligencia”.
El desembarco de Andrés Ibarra es una de las novedades más trascendentes ya que habla directo con Macri, sin intermediarios.
En segundo lugar, Javier Iguacel, quien había sido nombrado ministro de Energía, quedará por debajo de Nicolás Dujovne, ratificado como ministro de Economía. Iguacel está furioso y hasta amenazó con irse. Incluso, se pensó que podría ir a YPF dada la mala reputación que tiene el actual presidente, Miguel Ángel Gutiérrez, a quien se le adjudica una gestión floja.