Venas fuertes de América latina
José Ignacio De Mendiguren,pagina12.com.ar

Uno de los objetivos de la 18ª Conferencia Industrial del mes pasado fue realizar un aporte para que la integración productiva con Brasil pase del terreno de lo deseable a la zona de concreción real. En la arena del nuevo mapa global, el éxito en la disputa por el agregado de valor estará estrechamente ligado con el fortalecimiento y la cooperación que se logren entre los países de los distintos bloques. Como miembros del Mercosur, Argentina y Brasil debemos comprometernos con el objetivo de liderar un proceso acorde con lo que nuestra región necesita.

Para llevar adelante la tarea tenemos que buscar respuestas acordes con la dinámica cambiante que presentan los procesos históricos que estamos presenciando. La actual crisis financiera y económica ha dado por tierra con fórmulas que hasta hace poco parecían infalibles. Eso nos exige adaptarnos a los tiempos que corren, y para ello –por ejemplo– nos urge innovar en sentido amplio nuestros vínculos comerciales y productivos. El desafío al que debemos apuntar junto con Brasil es potenciarnos para no ser meros espectadores de la nueva configuración mundial, sino protagonistas influyentes de los tiempos que vendrán.

(…)

Seguir leyendo el original