Vidal hace campaña al borde del abismo
Julio Blanck,clarin.com

La economía no arranca y la corrupción todavía no fue castigada. La inseguridad no afloja y la inflación está bajando pero los precios quedaron allá arriba. Cristina es candidata y Massa también. Ese es el panorama de salida para la elección de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. Si querés llorar, llorá.

María Eugenia Vidal no llora pero se preocupa. Y se ocupa. Ya se puso al frente de la campaña. Baja línea y pone el cuerpo. Es la carta ganadora del oficialismo, pero hoy nadie le puede asegurar que con eso alcance. Juega ella, juegan otros y juegan además sobre los votantes factores materiales y emocionales que no dependen de su voluntad. La moneda está en el aire.

(…)

Seguir leyendo el original