14 de julio de 2012

Mediodía del sábado, estas son las noticias.

Primero, tapas.

Empezamos nuestro recorrido con Zaiat, quien afirma que la cotización de la soja es importante porque impacta en las finanzas del sector público, actúa de referencia para orientar expectativas económicas y porque es clave en el universo agrario. Es interesante como en todos los pronósticos que cita el economista, como los de Martín Redrado, la consultora Ecolatina, Broda, Carlos Melconian, Javier González Fraga, entre otros, se descartaba de plano una suba del precio de la soja y de las commodities. De esta forma, es evidentemente un riesgo hacer pronósticos sobre la soja dado que operan varios factores, muchos de ellos totalmente impredecibles.

También en Página/12 leemos a Bruschtein, quien analiza la alianza Moyano – Scioli, el armado opositor en potencia más lesivo al kirchenrismo, según su punto de vista. Concluyendo el artículo, pone el foco sobre las perspectivas electorales de la alianza. Vemos que en la imagen positiva muy alta de Scioli, sólo una pequeña porción no es compartida con la imagen de la presidenta. A Moyano, la táctica aliancista también lo ubica en una paradoja: se pelea contra un gobierno que tiene muchos planteos similares en lo social y en lo económico y se amiga con un dirigente con planteos más parecidos a los que siempre criticó. El punto que subraya en estos párrafos es que, ese pequeño sector del electorado que el gobernador bonaerense no comparte con Cristina Kirchner, el que tiene más asegurado, es el que menos quiere a Moyano, y sería el primero en sacarle respaldo. Veremos.

Además, leemos que un nuevo fallo judicial obliga a Daniel Scioli a pagar el medio aguinaldo en una sola cuota, antes del miércoles (por estas horas, estatales bonaerenses ratifican otro paro de 48 horas contra la forma de pago elegida por el exmotonauta). Y terminamos con algunos cruces entre el Central y las casas de cambio por la decisión de bancarizar la compra de dólares.

Pasamos al diario centenario y empezamos por las breves líneas que nos entrega cada sábado nuestro amigo Pagni. Hoy sólo nos habla irónicamente del desmanejo de YPF argentinizada, con la participación del Grupo Eskenazi. Y nada más. Porque para contenido en serio están las editoriales (?). En la primera que repasamos leemos que la construcción del relato también presenta reconfiguraciones del pasado nacional. Esta tarea arquitectónica, dicen, es llevada adelante por un grupo de “publicistas” agraviantes, arma una nueva historia oficial al servicio del gobierno nacional. De tal forma, la nueva historia oficial pondría el énfasis en descalificar los esfuerzos de quienes trabajaron por configurar un país caracterizado por el respeto a las instituciones y el fomento de la educación popular en todos los planos y ámbitos. Pasamos a la segunda. En esta editorial observamos una desacreditación del valor de los reclamos estudiantiles que dieron lugar a la toma de los Colegios de la UBA, Nacional Buenos Aires y Carlos Pellegrini, tanto por el contenido de los reclamos, como por la supuesta posición privilegiada de los estudiantes que allí estudian. En este sentido, la editorial sostiene que los alumnos tienen que ser conscientes de que no sólo deben esperar que se les dé, sino también ellos deben dar. Toda aspiración tiene como contrapartida una obligación.

En fin, pasamos a Clarín. Si te interesa leer que existe una carrera por el dinero entre el Tesoro Nacional y las provincias, cuya base de la disputa es que la Nación fue acaparando en forma creciente el fuerte aumento de la recaudación impositiva que se verifica desde 2002, bueno, vas acá. El Tesoro representa una gran aspiradora de fondos, agrega el autor, pero hay hendijas sensibles que aún continúan abiertas, lo cual representa grandes costos para parte de la sociedad y las administraciones provinciales.

Con respecto a la transferencia de los recursos nacionales, dos notas: en la primera leemos que existe un trasfondo estructural y común a todas las provincias: el peso de la muy desigual distribución de la masa de recursos nacionales. El artículo apunta a analizar el desparejo reparto de los recursos nacionales, mientras el gobierno, dice, está ante su propio brete financiero, que es enorme y ronda los $ 90.000 millones. Lo sorteará (redoblantes): “metiendo mano en el Banco Central, el Nación, como hizo ayer, y la ANSeS y dándole duro a la maquinita de emitir pesos”. De forma similar, en esta nota de Tunessi se afirma que ha quedado al desnudo que la provincia de Buenos Aires es estructuralmente deficitaria, poniéndose de manifiesto la insostenibilidad de un modelo de gestión que sólo funciona en el corto plazo y en el marco de un fuerte crecimiento económico.

Para finalizar, Lanata, en su tercera columna para el matutino, sigue en la misma sintonía: centrándose en personalidades notorias de la política, se dedica a abordar ciertos aspectos, hoy, de la vida de Daniel Scioli. Entre ellos, repasa su experiencia como vicepresidente, sus vaivenes con Néstor Kirchner, los términos de la actual relación con la Presidenta y sus inquebrantables aspiraciones a llegar a la Casa Rosada en 2015 a pesar de los obstáculos que, sabe, va a tener que superar.

Pasamos a aguas más calmas. Masllorens, en esta interesante nota, sostiene que seguramente el cambio cultural más importante de estos últimos nueve años es el hecho de haber logrado encarnar en el inconsciente colectivo de los argentinos, la importancia vital del Estado en la resolución de sus problemas cotidianos y en la ampliación de sus derechos. La más notoria confirmación de este cambio de paradigma es el saludable y natural aumento de las expectativas y de las demandas de todos los sectores sociales que pugnan por seguir mejorando sus condiciones de vida, de las minorías que exigen nuevos derechos y garantías y de todos aquellos que sienten que sus necesidades deben trocarse en derechos, a pesar de las aberrantes operaciones de los grandes medios de comunicación y grupos de poder concentrados que se resisten a este cambio y buscan desviar la atención generando miedo e incertidumbre.

Luego, Dearriba esboza algunos escenarios de cara a 2015. Tal como están echadas las cartas, Scioli intentará cooptar al sector peronista más ortodoxo, para competir por la Presidencia de la Nación. En la vereda kirchnerista aún no asoma el delfín (¿es así?). La agrupación La Juan Domingo ya trabaja por la postulación de Scioli, mientras la Cámpora, cree, no se despega de la idea de la inmortalidad de Cristina.

Para finalizar, dos buenas notas sobre la situación económica en Europa (particularmente en España) en comparación a la coyuntura Argentina, en plena crisis internacional. Acá leemos que el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció un esquema de profundo ajuste hacia la sociedad española, como contrapartida de la ayuda financiera que recibirá de los organismos europeos de crédito. Las medidas no resultan para nada innovadoras y siguen al pie de la letra el discurso de los defensores de la ortodoxia económica: ajuste fiscal, reducción de erogaciones sobre los gastos corrientes y transferencias a la sociedad, junto con la suba de impuestos de fácil recaudación, como el impuesto a las actividades y al consumo. Estamos de acuerdo con el autor en que, de este lado del mundo, nuestro gobierno nacional sigue dando muestras de no ceder terreno para el sostenimiento y fortalecimiento de la demanda agregada, aun en un escenario internacional y regional conflictivo. En el segundo artículo, el cual sigue la misma línea interpretativa, leemos un balance del proceso económico europeo a la luz de los acontecimientos latinoamericanos. Como en otras ocasiones, se volvió a anunciar en España una nueva política de ajuste: aumento del IVA, quita de la paga de Navidad a empleados públicos y recorte de prestación para los desempleados. Hoy en España, al igual que en otros países de Europa como Grecia, está explotando la filosofía neoliberal. En efecto, en la lógica monetarista – neoliberal, el Estado no debe intervenir en la economía, para lo cual se le debe quitar recursos e instrumentos de política económica. El autor sostiene que el contraste entre la situación española y la de nuestro país es elocuente. Mientras España ajusta, la Argentina continúa con las convenciones colectivas de trabajo, desarrolla un plan de créditos hipotecarios, aumenta la inversión pública y sigue aumentando las jubilaciones. En definitiva, la Argentina sigue consolidando el modelo de crecimiento con generación de puestos de trabajo y distribución del ingreso.

Para terminar con este primer recorrido, llegamos a Perfil. Fontevecchia nos dice que hay dos lecturas con respecto a las elecciones presidenciales de 2015. Los candidatos serán quienes ya expresaron su aspiración presidencial y son bien conocidos por todos, o surgirá un candidato nuevo porque Macri y Scioli se desgastarán en sus enfrentamientos con el Gobierno nacional. Para la primera de las hipótesis también hay dos lecturas: las desventuras de Scioli aumentan las posibilidades de Macri porque le deja el terreno libre, o las desgracias que afectan a Scioli también caerán oportunamente sobre Macri porque, al ser combatido por el mismo kirchnerismo, recibirá la misma dosis de similar vacuna. La estrategia de Scioli, según el periodista, nunca aspiró a la creación de su propio partido. Al igual que en su empresa familiar, en política apostó siempre a ser delfín (de Menem, Duhalde y Kirchner) y sucesor natural, y nunca a ser quien consiga su espacio por dominación y acción de la fuerza.

Por su parte, Roberto García no dice mucho más que una sesuda hipótesis conforme a la cual la pelea entre Cristina y Scioli “es por plata”; mientras que Link enlaza (?) esto último con otra idea no mucho más aguda: aparentemente se ha impuesto en Argentina un clima destituyente cuya víctima sería el gobernador de la provincia de Buenos Aires, que dispone de una autoridad política que reposa tanto en su capacidad para tejer alianzas como en la soberanía del voto popular. Algunas parábolas, por aquí: leemos que, según Frigerio, la Argentina fue concebida como una República Federal. Del deterioro institucional que venimos padeciendo en los últimos años, dice, sobresale precisamente la degradación en nuestra condición de país federal. Así, afirma que desde la recuperación de la democracia, nunca hubo una concentración tan grande de recursos y de poder político a favor del Gobierno nacional y en detrimento de las provincias, como en la actualidad.

Para terminar, dos artículos más. En el primero, una poco solapada crítica a quienes ven en el conflicto la esencia de la política. Si bien es cierto que el conflicto es el subsuelo tenebroso de la política, asegura el autor,no lo es menos que ésta se constituye como tal en la decisión de resolverlo y de hacerlo civilizadamente. La negociación es, entonces, la verdadera esencia de la política. Por eso, dice Silvio Maresca, quien firma esta nota, es tan erróneo y contraproducente cifrar la esencia de la política en el conflicto, “como dictaminan algunos intelectuales neomarxistas –por ejemplo, el argentino Ernesto Laclau y su mujer, la politóloga belga Chantal Mouffe, conspicuos consultores presidenciales–, intelectuales que ya no se atreven a predicar abiertamente la lucha de clases”. Todo, por supuesto, para afirmar que nuestra presidenta “y su séquito” atrasan. En la última (prometo), leemos que casi todos los años se anuncian nuevas promesas de créditos hipotecarios, planes de vivienda, programas de mejoramiento de los complejos habitacionales, que generan ilusiones que nunca se concretan. El problema habitacional trasciende la era kirchnerista, asegura, peeeeero en los últimos nueve años la coyuntura económica ha sido una oportunidad perdida para resolver el eterno déficit habitacional del país. Y, en un rapto de lilismo, nos dice que no han faltado programas ni recursos, sino honestidad y eficacia para ejecutarlos. La subejecución sistemática por la corrupción y la desidia, concluye, sí es atribuible a la gestión de Néstor y Cristina Kirchner, que se dice progresista. Qué tanto, che.

Algunas breves:

Un recorrido internacional: avanza la comisión de la verdad en Brasil; exigen anular las elecciones en México, y 23 muertos en un ataque suicida en Afganistán. Viajamos a EE.UU, porque Romney piensa en Condoleezza Rice como posible candidata a la Vicepresidencia por el GOP. Mientras tanto, Obama declara que los sectores privilegiados deben pagar más impuestos ante el elevado déficit fiscal (y para ponerte al tanto de la carrera electoral, te recomiendo pasar por el mejor blog del mundo). En Europa, protestas en España contra el “tijeretazo”; Hollande dice que su país debe recuperar la competitividad de su economía, y en Italia volvería Berlusconi como candidato a Primer Ministro.
Que sea Rock, amigos. Buen sábado.