Recorte en el Conicet (parte 1)