Sony, el gigante del freestyle que dejó boquiabiertos a todos