¿Quién quiere una nueva Ley de Medios?

Así como es fruto de un reduccionismo in extremis afirmar que el proyecto de reforma de la Ley de Radiodifusión es una ley exclusivamente K, también resulta simplificador afirmar lo contrario: no todos los que se oponen a la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual son defensores de los monopolios mediáticos. Es más, algunos que se oponen, en verdad no se oponen. Así como algunos que apoyan, en el fondo no apoyan.

Ay, la realidad. Portadora de esos matices tan grises, tan intrincados, tan difíciles de reducir a volanta, título y bajada.

Veamos:

El eje elegido para oponerse al citado proyecto –en esto Clarín se lleva las palmas- ha sido presentarlo como la “Ley de Medios K”, ignorando olímpicamente que hace al menos veinticinco años una enorme cantidad de académicos, periodistas, entidades sindicales del sector, organizaciones de la sociedad civil, estudiantes y políticos (sí, también políticos) vienen luchando por una nueva legislación en el campo. Por cierto: ha sido funcional a esta operación “de sentido” cierto discurso del propio oficialismo, empezando por la mismísima Presidenta el día en que anunció el envío del proyecto al Congreso al afirmar, equivocadamente, que era la primera vez que un Ejecutivo tomaba tamaña decisión.

Resulta totalmente comprensible, a la par que totalmente falso, plantear la batalla en estos términos. Es sencillo: reconocer este entramado social detrás de la iniciativa impediría polarizar la discusión ante la opinión pública y obtener ventajas posicionales, precisamente, porque en la opinión pública el oficialismo está en un momento de descrédito en su capacidad enunciativa.

Ahora bien: así como el “frente” que apoya esta iniciativa es bastante más amplio que “el kirchnerismo” a secas, el frente opositor es bastante más heterogéneo de lo que se lo pretende mostrar en, ay, que loco, los medios masivos de comunicación. Distintos son los motivos que llevan a esta oposición ya sea se trate de las empresas comunicacionales o sus voceros o bien se trate de dirigentes políticos de los diferentes partidos (?) (Dicho al pasar, otro reduccionismo: los multimedios constituidos en nuestro país son mucho más que empresas “periodísticas”. Basta ver el porcentaje de contenidos tanto en los canales de aire como en los de cable. Una perogrullada, ¿verdad?, aunque pocas veces resaltada en los días que corren). Las empresas mediáticas, en su esperable afán de conservar los negocios que les permite la legislación vigente, han cerrado filas superando incluso viejas disputas. Por caso: los grupos Clarín y Vila. Otra conducta “racional”: si nos atacan desde afuera, pongamos bajo un paraguas nuestras diferencias secundarias, porque incluso para seguir con la batalla por el mercado de las comunicaciones, lo primero en garantizar la supervivencia.

No resulta así de “corporativa”, y bienvenido que así sea, la posición de la “clase política”. Así que detengámonos un instante en cómo viene la oposición a la nueva ley por parte de los “políticos”. Algo los une a todos: aprovechar el momento para ganar mucha pantalla y mucho centimetraje a favor por parte de las empresas mediáticas que se oponen al proyecto. El carnaval de los prenseros: una columnita en contra de la ley y te meto en Opinión de Clarín y te llevo de gira por el cable!

Acá se acaba la unidad. Porque están aquellos cuyo interés por lo público y por lo político pareciera ser una nueva “unidad de negocios” de sus empresas. Sí, De Narváez. Están aquellos que se oponen por “convicción ideológica”: el Estado no debe regular nunca nada. Sí, Macri. Están aquellos que se oponen para diferenciarse del oficialismo (dando por sentada la operación discursiva con la que iniciamos este post): si la Ley es la Ley K, nos oponemos porque nos oponemos a K. Estos la tienen más difícil, ya que si se concretaran las modificaciones que vienen reclamando no tendrán excusas para no votar a favor y pagarán un costo político con aquellos ciudadanos que les tienen simpatía por su oposición al Gobierno. Y también pagarían un costo si no acompañan una vez que “impusieron” sus modificaciones. Sí, Solanas, Lozano.

Están los que han demostrado un accionar legislativo serio y “autónomo”. La ley debe ser tratada y reformada, pero queremos esto y aquello para “mejorarla”. Sí, el SI, la centroizquierda dispersa, atisbos de Stolbizer en este sentido.

Y están los más vivos de todos y los más hipócritas: en su fuero interno están a favor de la ley, porque saben que resulta necesario modificar la actual estructura de propiedad mediática y “desembarazarse” de la cada vez más enorme “espada de Damocles” que se cierne sobre la mismísima actividad política. Estos últimos son los que, a la noche, en los pasillos de Diputados y Senadores, lejos de los micrófonos, piensan: garpen el costo político ustedes muchachos, que están de salida. Mientras tanto nosotros ahora quedamos bien con “lagente” y subimos en las encuestas y mañana, cuando seamos gobierno, bridaremos a vuestra salud.

Sí, pienso en un Cobos.

About Abe "Mendieta" Vitale

De chiquito, Mendieta no quería ser bombero ni policía. Soñaba con ser basurero. Ir colgado, como un superhéroe, del camión. Despúes se las ingenió para ser y hacer muchas cosas, todas más interesantes que lo que terminó siendo: un Licenciado en Comunicación, algunas veces como periodista, otras como funcionario público. Sus únicas certezas son su sufrimiento racinguista, la pasión por el mar y cierta terquedad militante. Todo el resto puede cambiar mañana. O pasado.

View all posts by Abe "Mendieta" Vitale →

65 Comments on “¿Quién quiere una nueva Ley de Medios?”

  1. Mendieta: ojo que a Cobos la estrategia no le va a resultar del todo bien.
    Como están hoy las cosas, senadores = 36 a 36.
    Desempata Cleto. Y se va a tener que cuidar del voto no positivo, a ver si la señora renuncia y le tira el gobierno por la cabeza (no sin antes eliminarle las retenciones «para dejarlo en libertad de acción» y que pueda decidir sobre el tema.
    Salvo que algún mendocino, algún catamarqueño, o Rached, se quieran inmolar por él.

    Saludos

    1. Si está 36-36, esperemos que CFK se haga un viajecito a Aruba el día de la votación, así Cleto queda ocupado en la Rosada.

      Para asegurarnos, igual, podríamos zarparlo en viagra a Carlos Saúl, así le para el bobo y nunca llega al recinto.

      Saludos.

    1. Estuvo bien eso! Ahora falta que la tercera parte de las señales no vaya al Estado, y que otra tercera parte no vaya a las ONG, y ya casi es una ley buena.

      1. Me recordó cuando en la mesa de debate, allá por abril, llegó un trosko diciendo que la ley no servía porque seguía permitiendo las empresas privadas en el espectro. En fin, a veces son semejantes…

  2. Los sentidos nos engañan dice un apunte por ahí y ab initio, la polarización no está de nuestro lado. Después de refunfuñar mientras escuchaba la conferencia de prensa que acaba de dar la presidenta, algunas cuestiones:
    Dicen por ahí que es la madre de todas las batallas, algo que comparto de alguna manera: se trata de disputar sentido con esta ley. De alguna forma, la crítica al discurso de la Presidenta el día que se presentó es parte de esto. El Ejecutivo necesitaba recuperar su capacidad enunciativa y su capacidad de imponer agenda. Sin embargo, la demanda de una ley de medios de la democracia supera en el propio discurso esa crítica diciendo
    «(esta ley) Es de ellos, es de ustedes, es de todos los que queremos vivir en una Argentina más democrática y más plural, este proyecto. No es de este Gobierno, no es de un partido político; es de la sociedad, es también en nombre de los 118 periodistas detenidos desaparecidos durante la dictadura, (Aplausos) que con su vida dieron testimonio de lo que es el verdadero ejercicio de la libertad de prensa.» (…)
    26 años de lucha desde distintos sectores para que se reforme, ahá y filas dentro de los que en teoría apoyan el proyecto no saben ni de qué se trata. Ese punto me preocupa en demasía (es lo que intenté plasmar en un post hace unos días, sin éxito obvio). Escuché la mayoría de las ponencias en la audiencia pública de la semana pasada, 4 días al frente de la notebook más las repercusiones en los medios que se oponen a una reforma para desilusionarme. La oposición a la ley se articuló en una semana y los que han luchado por combatir los vestigios del proceso…(?)
    A la oposición la une el espanto y no un fundamento ideológico. Claro que hay distintos perfiles en esa oposición, claro que lo que están disputando juntos es un parto en una funeraria, claro que la opinión pública (esa misma que yo no creo que exista) termina optando por el reduccionismo. Pasa que eso no sólo se ve en las filas enemigas, también se lo ve filas dentro.
    Empecemos por nominar, pequeña gran tarea.

  3. Para mi está muy claro que la gran mayoría no quieren monopolios en los medios. Ni de los particulares ni del Gobierno. Como la ley es compleja, casi nadie sabe donde está la trampa K, si es que existe, que trata de dar los medios al gobierno. Pero si K aceptara las modificaciones que propone la oposición esta ley saldría rápido. Pero esta es un ley efímera porque la tecnología evoluciona y todo va a desembocar en Internet, por donde se puede trasmitir Periodismo, radios, TV y telefonía. Con un poco de comprensión del tema se podría comenzar a planificar un sistema integrado y sin tener que tirar los viejos televisores analógicos. Y sin tener el problema que tiene el aire de requerir antenas superpoderosas. El sistema celular como la actual telefonía móvil, el manejo digital de todas las señales y los conversores serán la moneda corriente en 10 o 15 años. Votá en http://www.argentideas0047.blogspot.com

  4. Ahora que dieron marcha atrás con el permiso de que las telefónicas entren en el negocio de la TV, cuál será la excusa de Solanas y Lozano para oponerse a la ley?

  5. Si hay buenos números en Diputados, eso va a repercutir en el Senado.
    ¿Qué tienen que hacer los Solanas/Lozanos ahora que sacaron del «Medio» a las Telefónicas?
    Apoyar: no pueden seguir corriendo la raya…

      1. Clarín, en su versión on line, publicó rápidamente una subnota dentro del artículo sobre el anuncio de que se daría marcha atrás con la apertura del mercado de cable a las telefónicas. La subnota se titula «Bonasso aclaró que sigue rechazando el proyecto oficial» y dice: «A través de un comunicado, el legislador –que presentó su propio proyecto- dejó en claro que sólo acompañará el proyecto oficial si «se modifica la autoridad de aplicación de la Ley de Radiodifusión». No me da el cuero en este momento para blablabear sobre este otro punto conflictivo de la ley, pero sí para pensar que si sustituimos la «B» por la «L», la «n» por la «z» y la «s» por la «n», podemos pensar que habrá otras declaraciones categóricas (categarcas) por el estilo en la marcha de mañana (¿será que cambiarán la consigna de la convocatoria: «Sí a la ley de medios, No al Poder Ejecutivo» o suspenderán la «medida de fuerza»?).

        Por otro lado, me arriesgo a seguir el juego de preguntas que inició David: ¿quién se beneficia mayormente con el fuera de juego a las dos grandes telefónicas? ¿Cuántas «pequeñas empresas» de cable existen en el país en las zonas altamente rentables? ¿Quién es dueño del cabelado de fibra óptica con el que recibe la TV paga quien contrata el servicio? ¿Quién comercializa los cables de fibra óptica que se tienden en el país? (leí por ahí que el cable telefónico es mucho más barato que el cable de fibra óptica y que por eso resultaría, técnicamente y sin tener en cuenta los posibles abusos por privilegio monopólico, en una tecnología con mejor costo-beneficio).

        Dice el Grupo Clarín en su página web:

        «El Grupo Clarín siguió de cerca y fue protagonista de la evolución que experimentó el valor estratégico de la red de cable, tanto para la distribución audiovisual como para el fenómeno digital.

        Aprovechando el histórico posicionamiento del cable en la Argentina, desde principios de los 90 comenzó a crecer sostenidamente en el sector a través de Multicanal, que pronto se convirtió en una de las marcas líderes. Sumando expansión propia y adquisición de compañías, Multicanal ganó presencia en más de 110 ciudades.

        En septiembre del año 2006, el Grupo adquirió el control de Cablevisión, el primer operador de la Argentina, dando nacimiento al mayor sistema de video y banda ancha de América Latina, tanto por volumen de clientes como por alcance geográfico. También configuró la primera red privada alternativa de la región para la prestación de Internet y servicios de telecomunicaciones.»

        No defiendo la condición monopólica de las telefónicas, pero ¿a quién le hizo el juego, por no decir el negocio, la liga de los paladines de la justicia requeteantimonopólica esta vez? Nadie está libre de pecado.

        Saludos y post-data: ¿La lucha por la desmonopolización del sector telefónico está muy out? ¡Cierto, con el triple play, las operadoras de cable nos van a brindar un servicio telefónico de excelencia! Ya mismo me desenchufo de Telefónica y me conecto a Multicanal, el único cableoperador de mi barrio y gracias al cual puedo enviar este comentario!

      2. Acuerdo con Maria Eva: lo de las telefónicas técnicamente es un error. Dejarlas afuera sin más anulando la posibilidad de articular con las cooperativas deja el juego demasiado servido y diluyendo en el tiempo la posibilidad de desmonopolización.
        ¿Alguien me quiere explicar como va a existir triple play en la Argentina ahora?

      3. No, el triple play no tiene nada que ver con las telefónicas. Mira acá, hay una discusión interesante y Martin B explica por qué la salida de las telefónicas no impide que se las obligue a abrir las redes de telefono (aunque él esta a favor de una regulacion de las telefonicas anyway).

  6. Casi te digo que se convendría tratarla ya.

    Si fuera CFK les diría a tirios y troyanos que nadie diga mu, que nadie se le ocurra seguir con una internita, que nadie intente sacar ventajita, que nadie quiera sacar chapa de hiperK con alguna jugadita que lo posicione, ni respiren y metanle para adelante. Y lo recomendaría por que toda conciliación es inestable por naturaleza.

    Ahora va a empezar la catarata de adhesiones para este lado.

  7. ¿En qué se va a beneficiar el hombre común conque las telefónicas no puedan dar servicio audiovisual
    ¿Va eso contra la «monopolización»?
    ¿Por qué no permitir más en vez de limitar a menos?
    ¿Será que solo importa el canibalismo entre los sectores políticos y económicos en pugna?

    1. El hombre común va a pagar más por la suma de teléfono, cable e internet. Y además va a disfrutar de ver más cables colgados de los postes de su ciudad.

      Pero bueno, para sacar una ley hay que negociar, y los eventuales socios hicieron una bandera de que no entren las telefónicas. Ahí tienen.

      Más tarde o más temprano, con este gobierno o con el que sigue, las telefónicas van obtener el triple play, por pura prepotencia de evolución tecnológica.

      Pero que querés con tipos a los que se les pianta un lagrimón con la minería de socavón (esa en la que ningún trabajador llega a los 60 años) y se rasgan las vestiduras por la, mucho más racional, minería a cielo abirto.

      Pero bueno, son nuestros aliados en esta, y tenemos que acordar con ellos.

  8. Ojo con Cobos… está emitiendo moneda a dos manos sin respaldo. Me parece que cuando caiga cae de golpe y mal. Espero que no caiga siendo presidente porque nos arrastra a todos.

  9. De acuerdo con David, María Eva y Primo Louis. Es una boludez sacar a las telefónicás, máxime cuando la propia ley las obligaba a cambio a implementar la portabilidad numérica la cuál implica (a) Inversiones de las telefónicas (b) mayor competencia, o sea, les iba a doler como corresponde el triple play.

    Además qué pretenden, parar el mundo? Las telefónicas (la propia Telefónica, Telecom, Telmex, etc.) están instalando EN ESTOS MOMENTOS «planes piloto» de fibra óptica al hogar (FTTH o «Fiber To The Home» en la jerga técnica). Nos guste o no ESTO VIENE. Como vino internet en su momento, como vino el «fax», como vinieron los celulares antes, como vino la TV Cable antes. Lo que hay que hacer NO ES parar el mundo sino regularlo para que nadie se quede con toda la torta. Y en ese sentido es bueno que haya OTRA TECOLOGIA que compita.

    Ah! Y me olvidaba el «PLC» («Power Line Communications») que es la posibilidad que las empresas de servicios eléctricos manden internet (o sea triple play llegado el caso) por la línea de 220. Conviene prohibir todo eso o mejor todo lo contrario, fomentarlo para que compitan entre sí.

    Además DE TODOS MODOS, la propia ley da las herramientas para limitar los mono/oligopolios al establecer un máximo porcentaje de la población que puede alcanzar un medio audiovisual etc…repito, una boludez lo que hicieron, salvo que la veamos apenas como una chicana política para acorralar a los nabolettis de la seudoizquierda votadora de retenciones camperas («Lozano-Bonasso et.al»).

    1. las telefonicas estan chochas, prefieren entrar por la ventana o bien presionar en una nueva regulacion que entrar reguladas como estaban. Pero bueno eso es obra de la oposicion que hasta llego a a llamar «ley telecom»

  10. ahora sale con fritas, ademas de las telefonicas sacaron la autoridad de aplicacion de la dependencia de la secretaria de medios, casi no quedan excusas en pie, dictamen de mayoria hoy y mañana tratamiento. Despues viaje planificado de la presi a EEUU, cobos al ejecutivo y pampuro al senado para que no la duerman en comisiones. La novedad de los cambios es el resposo del gobierno sobre el progresismo no-k, esto en vista del nuevo congreso es fundamental y una excelente noticia

  11. Con un grupo de compañeros y colegas presentamos una ponencia en las audiencias públicas defendiendo el modo en que el proyecto de ley regulaba el ingreso de las telefonicas al mercado de medios audiovisuales (pude leerse en http://www1.hcdn.gov.ar/radiodifusion/pdf/ponencias/076.pdf), ahora bien, la realidad es que prácticamente no se escucharon voces que acuerden con esa ragulación, por el lado de las empresas de medios concentradas porque no quieren un competir con espalda económica, por el lado de los medios no monopólicos porque no creen que se cumpla con las obligaciones de desmonopolización, por el lado de las telefónicas porque las forzaba a desmonopolizar el mercado de las telecomunicaciones y confían que en 2 o 3 años (con suerte y viento a favor con un Republicano en la presidencia) pueden sacar una normativa que avale su ingreso sin tantas restricciones a su monopolio, por el lado de la oposición política porque es barato pegar ahí, y por el lado del oficialismo porque nadie quiere quedar como el abanderado de TELECOM y TELEFONICA que al final de cuentas son los emblamas de las privatizaciones…
    Conclusión, se perdio una buena forma de regular la convergencia digital.
    Sin embargo el Proyecto de Ley SCA sigue siendo la mejor apuesta que tenemos para remplazar la Ley de Videla-Martinez de Hoz, así que a juntar los votos, que sobre la convergencia ya podremos volver en el futuro…

  12. O sea, saquemos la Ley como sea. No importa si es un mamotreto que nazca inútil y obsoleto.
    Lo importante sería entonces, que nuestros brillantes políticos puedan adjudicarse algún triunfo: el gobierno porque impulsó la «Ley de la Democracia», y la oposición porque le torció la mano a los K.
    Y todos contentos…

      1. David:
        Ud parece la gata Flora: si consensuamos, porque consensuamos, y si no lo hacemos, porque no lo hacemos.

      2. Politico Aficionado:
        Buena observación.
        En realidad se trató de una ironía, debido a lo patético de las posiciones de gobierno y oposición, todo me parece muy poco serio.
        Saludos.

    1. mas haya de que no se trata de una ley reformada asi nomas, yo prefiero un congreso que trabaja a las apuradas (con todo lo que eso implica) a uno que no trabaje, y la razon esta en que hay herramientas para corregir errores (veto, derogacion, modificaciones, etc) pero no hay herramientas para la inaccion.

      1. Esto me recuerda un dato que leí hace tiempo ya, en Argentina tenemos 25.000 leyes. Los EEUU, con 6 veces más población, un desarrollo mucho más complejo, y una historia más antigua, tiene menos leyes que nosotros.
        Estamos «hiperinflados» en leyes, muchas de las cuales no utilizamos, o se hicieron con nombre y apellido, o se desconoce su objetivo, o no fueron reglamentadas nunca.
        Tener «muchas» leyes no nos ha hecho más exitosos en el concierto de las naciones…

  13. por suerte los zurditos no se comieron el discursito de barricada como hacen habitualmente…y exigieron modificaciones…

    el tema del control parlamentario es muy importante…no tanto por los K q ya estan en retirada y quemando las naves…si no,por q no sabes quien puede venir en el futuro y limarte el bocho…

    el tema de las telefonicas no es q no pudieran entrar en el negocio…el problema es q con la cantidad de buitres kirchneristas empresarios q andan dando vueltas…es preferible q por ahora no entren y tener un gobierno no tan discursivamente hegemonico en el futuro…y ver q onda.

    ahhhhhh…

    otras cosa q los zurditos podrian pedir ya q estamos…ya q los kirchneristas vienen «dulces»…

    la ley q regula el uso de la pauta publicitaria estatal…(q ha sido usada ultimamente como una verdadera espada de damocles en el control de medios).

    y la ley sobre acceso a la informacion publica…(no puede ser q en internet pueda averiguar cuanto gana el presidente obama…o la canciller angela merkel…pero si quiero averiguar cuanto les pagan a la olivan o a barone por chuparle las medias a cristina y al nestor…sea imposible casi…es mas facil conocer los planes de la CIA para oriente medio…q la guita de los argentinos q van a esa manga de «periodoistas»)

    si es por pedir…no???

    en fin…

    1. Ya que tiene acceso a la CIA, ¿porqué no les pregunta cuanto le dieron a Antonini Wilson para que dijera que llevaba plata para la campaña del FPV?

  14. David,
    No se trata de que «saquemos la Ley como sea. No importa si es un mamotreto que nazca inútil y obsoleto.» sino que este proyecto de Ley, aún sin abordar el tema de la Convergencia Tecnologica (triple play para los amigos) es un profundo avance en la regulacion y democratizacion de los Servicios de Comunicacion Audiovisual.
    Pero ademas hay una realidad politica que no podemos soslayar, si este proyecto se aprueba (con mejoras, o sin ellas, sin el mejor o siendo perfectible, por medio voto o por 2/3) vamos a estar normativamente mejor desde ahora, y de acuerdo a como se desarrollen los Servicios Audivisuales en el futuro podremos ir perfeccionando el sistema.
    Ahora, si este proyecto es rechazado por el parlamento, la realidad es que se clausura la posibilidad de legislar sobre la materia por lo menos por los proximo diez años (lo que resta del mandato de Cristina, mas el periodo 2011/2015 y el 2015/2019) porque ningun Ejecutivo va a arriesgar, hasta no garantizarse una continuidad semi-monolitica (tipo PRI mejicano)volver a dar la batalla por una Ley que demostró tanta capacidad de fuego y de generación de consenso del Complejo Mediatico, la derecha politica y los «opositores bien pensantes» siempre dispustos a prestar sus voces y «legitimidades» al poder…

    1. Leyes inútiles y obsoletas hay muchas.
      En realidad mi preocupación es otra: la utilización de la ley para limitar la libertad de expresión y/o dar los medios a los amigos del Poder con intenciones autoritarias.

      1. Como decia en mi comentario anterior nosotros nos tomamos el trabajo de analizar la ley artículo por artículo (esta bien somo abogados y eso no nos cuesta mucho) y la verdad que no pude encontrar en que parte permite «la utilización de la ley para limitar la libertad de expresión y/o dar los medios a los amigos del Poder con intenciones autoritarias» (esta bien somos kirchnerista por lo que siempre somos manipuladores, autoritarios y amigos del poder).
        Pero fuera de joda, que esta es una ley «mordaza», que concentra el poder en el Ejecutivo (que hoy administra la radiodifución a través de 1 interventor), que «va ser el festival de los empresarios K», hasta ahora son lo que los abogados llamamos «afirmaciones dogmaticas», es decir cosas que alguien dice sin argumentar ni demostrar por qué.
        Si la argumentación va a ser «es que a los K yo los conozco y la van a usar para eso…», entonces el problema no es la ley, ni sus articulos, ni el tema, sino la disputa del poder con el gobierno, pero eso no se resuelve en el parlamente, se resuelve en las urnas, así que … nos vemos en 2011.

      2. Che David, si efectivamente es tu preocupación al menos habrás leído el proyecto, no?
        Nos podes decir el artículo que te produce desconfianza? Digo, capaz que algo se nos escapa… o capaz que sólo estás tocando de oido y ni siquiera leiste el proyecto, habría que ver, no?

      3. Primo Louis:
        ¡Touché!
        No leí el proyecto en detalle, como tampoco lo hizo la mayoría de los legisladores que nos representan, y que discuten acaloradamente.
        ¡Argentino hasta la muerte! (si fuera posible, con libertad de prensa)
        Saludos.

  15. Acabo de ver a Bonasso en un programa de Leuco en canal 26. Fué tan asqueroso todo lo que dijo que Logró hacerme olvidar del odio que le tengo a Pino y a Lozano. Ah! y anticipó que no va a votar la ley.

  16. David: de hecho, los amigos del poder tienen medios, y los concentran en cantidades muy superiores a las que permitiría la nueva ley, en la situación actual.
    Me refiero a los amigos del verdadero poder, el económico, nacional y transnacional. Eso ya ocurre hoy y desde hace mucho. Eso se cambia con esta ley (al menos lo que se refiere a concentración).
    El poder político está emplazado, y se mueve en un ámbito de alta competencia. No es permanente, de manera que no es justo hablar de él como si lo fuera.
    Nos cansamos de pedir límites y regulaciones para el poder político, nos disfrazamos de progres para hablar de transparencia, pero no aceptamos la más mínima inspección de lo que acontece en el ámbito delos negocios privados.
    Por ejemplo, en relación a algo que señala Leandro, ayer Raimundi hablaba de un político que para las elecciones del 28 de junio gastó fortunas en hacer spots casi cinematográficos, de larga duración, que los hizo pasar durante semanas en los horarios centrales de varios canales abiertos y de cable. Y eso le sirvió como plataforma para que esos canales lo invitaran a todos sus programas (en doble calidad de candidato y anunciante privilegiado). Así se ganó que varios medios lo trataran con mucha dulzura y simpatía (ni hablar del medio del que es dueño en las sombras, porque ante el COMFER no lo declara, gracias a que tiene «muy bien estructurado su patrimonio», como él mismo asegura jactándose).
    Entonces, si hay que abordar el tema de la pauta oficial, y legislar sobre eso, no puede obviarse la necesidad de legislar sobre la publicidad privada también.
    Perfecto, discutámoslo. Las dos cosas al mismo tiempo.
    Ahora, no es necesario frenar esta ley para atender ese tema.
    Saludos

    1. Mariano:
      Nunca hablé de que había que frenar la ley, solo me parece que es algo que está saliendo de apuro y seguramente será un mamarracho.
      Entrando al meollo ideológico: le tengo más miedo al poder del Estado como controlador de la prensa, que a los privados oligopólicos excediéndose en su dominio sobre las pobres mentes de los ciudadanos (me parece un error hablar de «monopolios», esa ya sería otra cuestión).
      Saludos

      1. Estimado David:

        Realmente me siento en parte «ofendida», y en parte sorprendida, por este último comentario tuyo. Hay liviandad y prejuzgamiento de base en tu modo de tratar el tema, además, aparentemente, de bastante desconocimiento tanto en lo que se refiere a esta ley, como al funcionamiento del sistema de medios en la actualidad. No sé cuánto te preocupaste por los «mamarrachos» que contiene la Ley de Radiodifusión actual en estos 26 años, pero bienvenido que estemos ahora debatiendo esto en todos los diferentes espacios en los que se está debatiendo.

        Este proyecto de ley fue eleborado muy detalladamente con el aporte de muchísimas personas, especialistas en la materia, no en poco tiempo, sino en un proceso extenso. Como se ha repetido incansables veces, muchos enfoques y artículos han sido tomados de la legislación comparada, o sea, a partir de otras leyes similares existentes en el mundo, así como también contiene cuestiones abordadas ya en proyectos de ley anteriores sobre este mismo tema. Puede ser que tenga algunos errores o imperfecciones -en especial a la hora de la implementación de algunos puntos-, pero no es un mamarracho en ningún sentido. Tus dos «pareceres» iniciales están un poco descontextualizados y creo que es importante aclarar esto públicamente. Es importante proteger este proyecto de ley y el proceso de construcción del mismo de descalificaciones gratuitas, como las que hacés en este comentario.

        Escribo esto de buena fé, suponiendo que realmente estás interesado en el tema y en el debate. Si no es así, creo que de todos modos vale la pena aclarar estos puntos.

        Como dijo alguien más por acá, una vez aprobada la nueva legislación, se pueden -se van a ir, seguramente- corrigiendo ciertas cosas sobre la marcha, porque la implementación de una ley siempre se topa con la realidad, que no es el universo «ideal» sobre el que se contruye toda ley. Las leyes, creo, dan marcos generales (con indicaciones específicas, claro) a partir de los cuales se van construyendo actos sociales (además de ser ellas mismas, por supuesto, el resultado de una construcción y un acto social). Y, en el caso específico de esta ley, y sobre este tema específico, el «marco general» no es nada menor, y la «cosntrucción social» detrás de ella, tampoco (tanto de la vieja ley como de la ahora propuesta).

        Y, como dijeron en el debate de esta noche Agustín Rossi y Silvia Vázquez, por ejemplo, en este caso específico, el tiempo no es un mero detalle (pero no porque hubo poco tiempo, sino porque ya hubo demasiado, inlcuso en relación con este propio proyecto que se acaba de aprobar).

        Entrando al meollo ideológico: como mínimo (y siendo muy generoso con los «oligopolios privados») le deberías tener el mismo miedo al poder controlador del Estado sobre la prensa que al poder controlador de los ologopolios privados sobre la propia prensa y sobre la política (la única herramienta colectiva que tenemos nosotros, las «pobres ciudadanos» -y me refiero a la política, no meramente a los políticos).

        Volviendo a la Ley, el sistema de medios debe estar regulado y las empresas mediáticas deben tener límites. Incluso, yo soy mucho menos indulgente que esta ley con «la prensa» (área a la que pertenezco): no se puede decir cuaquier cosa desde un medio, no se puede hacer con un medio cualquier cosa, no se pueden disfrazar opiniones de realidades. Entiendo que establecer algo así como qué-es-lo-que-se-puede y qué-lo-que-no es muy difícil y podría resultar arbitrario, pero todos los que participamos de medios sabemos cuándo hacemos (o los medios en los que trabajamos hacen) cosas que «no se deberían», según normas basiquísimas de ética. «La libertad de prensa» no es el único punto a tener en cuenta en relación con el complejo sistema de medios.

        La posibilidad de ejercer la libertad de expresión a través de la prensa (porque hay muchos modos de ejercer la libertad de expresión) está en la actualidad limitada para un montón de personas. Esta ley posibilita que un montón de esas personas pueda entrar en el juego. Y eso incluirá tanto a «amigos», como a «no amigos» del poder, seguramente.

        Saludos y disculpen por la extensión.

        ME

      2. María Eva:
        Gracias por tu comentario.
        No es mi intención ofender a nadie. Desde ya que no soy un especialista en leyes, hablo como ciudadano con algunos años encima, que ya pude observar bastante el funcionamiento de leyes, gobernantes y sistema judicial.
        Me preocupé de muchísimos «mamarrachos», incluída la modificación de la Constitución del ’94 sólo para permitir la reelección del poderoso de turno.
        También me preocupé del funcionamiento del Consejo de la Magistratura, que como puede ocurrir con toda idea bienintencionada, terminó en una parodia de selección de magistrados.
        Es precisamente esto lo que «presiento» sobre esta ley, y de cómo vaya a funcionar en la realidad.
        Como dije en un post sobre el tema fútbol: «no me vengan conque el Estado va a ganar plata». De hecho ya viene perdiendo a lo grande…
        No quiero menospreciar a los que sinceramente aportan a la calidad de esta ley, pero luego viene la ejecución, y la discrecionalidad del Poder Ejecutivo cuando haya que tomar las decisiones realmente importantes.
        Reitero que no quiero descalificar a nadie, tal vez me gana la ironía fruto de infinitas decepciones políticas.
        Agradezco tu buena fé, y afirmo que yo también actúo del mismo modo, me guste o no me guste lo que estoy viendo.
        Sobre el «meollo ideológico» reivindico la «política», no así a «los políticos», aunque hay que aceptar con cierta decepción que nuestros políticos no vinieron de un repollo, sino de nuestra propia sociedad, tantas veces desapegada del cumplimiento de la Ley…
        Y finalmente, por más que algunos medios sean sumamente poderosos e influyentes, no conozco antecedentes de que se transformen en autoritarios y dictatoriales, como sí puede ocurrir con los gobiernos.
        Gracias y saludos.

  17. No comparto el análisis. ¿O acaso, una eventual presidencia de Cobos tendría alguna posibilidad de ser mínimamente viable sin el multimedio apuntalándolo? Lo entiende el Cleto, y lo entiende Clarín. Por eso es el candidato del Grupo. (Es más, creo que cualquier presidenciable del PJ, al tener una base social más amplia y organizada (estructuras partidarias provinciales, los gordos, las 62, etc.), capaz de garantizarle cierto período de sobrevida, podría estar más interesado que Cobos en que la ley salga).

  18. No se preocupen mucho por esta ley porque en pocos años todo va a poder trasmitirse con las super flexibles y democráticas normas TCP/IP (Internet), que permite todo lo que se hace actualmente y mucho más. Hasta la telefonía fija y móvil. Dejemos que los super medios monopólicos mueran de muerte natural porque son superados por la tecnología. Pero hace falta mucho estudio y trabajo social para que el sistema se haga operativo.

    1. ok entiendo esa postura, pero no se puede dejar de legislar ahora por como evolucionen las tecnologias despues. El futuro que decis es aun lejano, las empresas de cable, los canales de aire y demas existen aun en los paises mas avanzados, gracias que al menos tenemos una ley que prevee el salto de lo analogico a lo digital en la transmicion por aire. Y ademas esta claro que cuando llegue el futuro que decis es mucho mejor partir de la ley que hoy se debate que partir del decreto de los milicos

      1. No creo Cappelli (Asi se llamaba un profe de mat en mis lejanos años universitarios), No falta tanto. La legislación actual debería prepararnos para la nueva tecnología. Coordinar todo no es fácil y merecería estudiarse el problema desde mañana. Por de pronto es un error adoptar una norma para la TV digital, porque eso no hace falta para nada por ahora. Otra cosa que hay que estudiar es la emisiones de aire sin las antenas superpotentes como las actuales, sino pensar en una red celular como la telefonía y ver justamente como hacer para integrar los sistemas. Todo será mucho más barato y todo, hasta la telefonía fija y móvil, pueden cubrirse por la super red informática del futuro no tan lejano

    2. Horacio y AVC, lamento comunicarles una mala noticia, la posibilidad de integrar los sistemas (TV/Telefonia/IP) en una unica Red no es del futuro cercano. Esta sucediendo actualmente!
      Por eso es necesaria la regulación juridica de la Convergencia Tecnologíca (o digital segun quien la titule) y en ese sentido apoyabamos la redaccion original del art. 25 del proyecto que avanzaba en la regulacion de una convergencia asimetrica mas que razonable.
      Ese punto finalmente no entró, pero eso no quiere decir que la Convergencia no este regulada en la argentina, o que este proyecto no regule sobre la convergencia (disgresión, lo de las lagunas del derecho es un invento de los poderosos para que los jueces puedan hacerle decir a las leyes lo que las leyes no dicen, pero todo esta regulado explicita o tacitamente).
      La regulación de la convergencia con la sancion de esta nueva ley que fijada +/- de esta manera:
      1) Si Ud. tiene una licencia de la CNC para brindar servicios de internet puede dar cualquiera de los servicios transportables por una red TCP/IP
      2) Si ud. tiene una licencia de la nueva autoridad de aplicacion en servicios de comunicacion audiovisual para prestar servicios de TV de abonado por vinculo fijo puede brindar cualquiera de los servicios transportables por una red TCP/IP.
      3) Si ud. tiene una licencia de la CNC para brindar servicios de Telefonia solo puede dar servicio de Telefonia y si accede a una licencia de servicios de internet sumar eso pero tiene prohibido acceder a licencias de cualquier otro servicio de comunicacion audivisual.

  19. chicos por que no hablamos de la pésima técnica legislativa del texto de la ley, reconocido off the record por una importante espada del oficialismo, a pesar de los abrazos tribuneros (los entiendo venían mas golpeados que el equipo de Maradona) festejando la gesta patriótica que implica la sanción de este bálsamo contra la malignidad innata del otrora amigo Magneto.
    No se a mi me parece una muy buena oportunidad perdida, después a llorar a San Nestor.

  20. Quien quiere una nueva ley de medios? Porque no le preguntan a la gente de Tartagal o de Misiones? Porque no le preguntan a la gente en situación de calle que cada día son más? Digo no es necesario que Clarín me lo diga, lo veo todos los días cuando transito por el conurbano y por la ciudad. Porque no le preguntan a la gente que murió por la mafia de los medicamentos o a sus familiares? Porque no le preguntan a los familiares de los muertos en accidentes de tránsito? Porque no le preguntan a los familiares de asesinados por robarle 10 pesos? Porque no le preguntan a los chicos que mueren de hambre en todo el país, especialmente en chaco? Porque no le preguntan a la gente de Charata? Porque no le preguntan a las chicas esclavizadas para prostituirlas? Porque no le preguntan a los jubilados que ganan la mínima? Bueno podría ser casi infinito nombrar a cada uno que se merece que piensen un poco en ellos de vez en cuando. No será que quieren desviar la atención?

    Hablemos del tema en cuestión, hace 25 años que salió la ley de la dictadura pero no sean hipócritas o imbéciles, ésta ley no tiene 25 años de debate, ni siquiera tiene 15 días porque todo lo que se viene hablando en foros, etc ni los anteproyectos presentados se acercan ni por asomo al proyecto de ley final, por lo tanto lo que se debatió se lo metieron en el orto y sacaron un proyecto a su antojo.
    Por un lado dicen que no es una guerra contra los grandes monopolios sino una defensa de los más chicos pero por otro lado no existe un solo párrafo que defienda a la PYMES, las cuales van a desaparecer y estaría todo el día enumerando el falso discurso.

    No será que nos subestiman tanto que se piensan que la gente es idiota y cree todo lo que dice clarin?
    No será que los K leyeron lo que pasó en las últimas legislativas y está haciendo todo lo posible para que desaparezcan casi todos los medios actuales y nadie pueda denunciar el fraude que piensan llevar a cavo porque sino le sacan la licencia?

    BASTA DE ODIO, BASTA DE CONCENTRACION DE PODER, BASTA DE POLITICOS, BASTA DE EMPRESARIOS BUITRES. Todo esto ya me da mucho asco, no te terminas de levantar de lo que hizo un gobierno que ya te cortan las piernas de nuevo, si alguien me quiere acompañar a una isla desierta para fumar chupar y cog… todo el día los espero…

  21. Bueno, ya se expidió la Cámara de Diputados con una interesante mayoría. Media sanción para la ley de medios audiovisuales que, tal vez, no sea una norma enjundiosa, pero es infinitamente mejor que el decreto de la dictadura. Cierta oposición, en lugar de debatir en ese ámbito, se victimizó y se retiró del recinto argumentando ciertas presuntas desprolijidades en el tratamiento del proyecto. Pero hay datos interesantes que permiten despejar la hojarasca. El lunes pasado, en un programa que va por TN con la conducción del periodista «independiente» Joaquín Morales Solá el diputado UCR Oscar Aguad le decía al diputado kirchnerista Agustín Rossi que la bancada radical apoyaba la ley si se modificaba el artículo 152 y se respetaba el plazo de las licencias otorgadas oportunamente, entre otras, al multimedio Clarín. Fenómeno. Aguad asumía como propio, uno de los argumentos de esos grupos que patalean con el muy poco tiempo que tendrían de aprobarse la ley en el Senado para desprenderse de cables y radios que obtuvieron merced a la arbitraria modificación del artículo 45 del decreto de Videla que se operó durante la gestión menemista.
    En este contexto, la titular de la Comisión de Libertad de Expresión, Silvana Giúdici (UCR) insistía ante cualquier micrófono que le pusieran adelante que se trata de una iniciactiva que tiene una matriz «chavista» con el ánimo de meter miedo a la ciudadanía de que viene una etapa de oscurantismo mediático.
    A su vez, el titular de la UCR, Gerardo Morales identificó a este gobierno con el «nacionalsocialismo», es decir, el nazismo, mientras que el dirigente PRO, Mauricio Macri lo calificó de «fascista». Que pastilla no toman a la mañana estos señores. Saben de lo que hablan cuando dicen lo que dicen.
    TN, que ahora, a través de sus empleados, se presenta como próximo a desaparecer como señal de cable, abusó del zócalo: «ley K de control de medios» haciendo una simplificación mentirosa, falsa de un proyecto que recibió innumerables aportes de distintos sectores de la comunidad a través de un largo proceso de intercambio de opiniones que se remonta, por lo menos, al 2004.
    Hubo foros, participación de miles de personas, aportes. Así se construyó un proyecto que reconoce antecedentes desde 1983 a esta parte. El alfonsinismo, entre otros partidos, había incorporado en su plataforma una iniciativa para terminar con la norma de la dictadura.
    Los empleados de esa señal, en este caso Marcelo Bonelli y Gustavo Silvestre, en su programa «A Dos Voces» trataron, este miércoles, en un diálogo con el diputado Claudio Morgado de hacernos creer que no existen corporaciones mediáticas en la Argentina e incluso aludieron a que el proyecto involucraba también a los medios gráficos cosa que, obviamente, es un grueso error. Lo habrán leído o simplemente repiten la argumentación que les baja la empresa?
    Insisto, tal vez no sea la mejor ley que haya parido la democracia. Seguramente será pasible de mejoras en su articulado. Lo que importa es su aplicación y es aquí donde el gobierno no debe equivocarse: los ciudadanos no queremos, de ninguna manera, suplantar monopolios privados por estatales. Apuntamos a garantizar el derecho a la información y a la libre expresión de las ideas a través de una multiplicidad de medios.
    Y en este punto, un tema clave tiene que ver con la distribución de la pauta publicitaria oficial. Esta no debe servir para penar a medios opositores y beneficiar a medios adictos. Que cada uno diga lo que le parece; el pueblo sabrá discernir sobre si lo que está viendo o escuchando está siendo manipulado o satisface sus ansias informativas.
    El otro punto central es la cuestión tecnológica. Habrá que sancionar en su momento una ley de comunicaciones. La tecnología avanza a una velocidad mucho mayor que cualquier instrumento legislativo y requiere de una amplia flexibilidad para incorporarla en tiempo y forma a partir de normas regulatorias que el parlamento debe dictar.

  22. Escuché un tramo de unas declaraciones que formuló el empresario multimediático Daniel Vila (socio de José Luis Manzano y Francisco de Narváez) y sentí escalofrío sobre su interpretación de lo que ocurrió en la década del ´70. Una interpretación sesgada, falsa, cargada de prejuicios. Veamos: según Vila, despues que el gral. Perón echara a la JP de la plaza de Mayo calificándo a sus militantes de «imberbes» éstos decidieron pasar a la clandestinidad y transformarse en seres violentos que obligó en marzo del ´76, que las FF.AA. tuvieran que intervenir para que retornara el orden.
    Por cierto, este personaje omitió agregar que el terrorismo de Estado, implementado desde entonces, apeló a la tortura, a la desaparición forzada de personas, a la muerte, a los «vuelos de la muerte», a la apropiación indebida de bebés para garantizar un estilo de vida «occidental y cristiano».
    Y Vila concluyó con que el actual proyecto de ley de medios podía transformarse en una bisagra entre «la democracia y el totalitarismo».
    Tanta canallada describe a estos individuos que hoy rechazan la iniciativa sencillamente porque afecta sus intereses. No les interesa la libertad de expresión como derecho de los pueblos. Solo abogan por la defensa de sus privilegios obtenidos luego que el menemismo modificara el art. 45 de la norma de la dictadura que abrió las puertas a la concentración mediática que hoy padecemos.
    En esa misma línea se ubica el grupo Clarín que manipula, tergiversa y recurre a argumentos que verdaderamente exasperan por su endeblez y menosprecio de la inteligencia de la ciudadanía.
    Afirmar que TN va a «desaparecer» (con la implicancia que tiene este término)y que no podremos escuchar a algunos periodistas que están en Radio Mitre (tal es el grado de miserabilidad de la campaña que invocan la memoria de periodistas fallecidos como es el caso de Néstor Ibarra y Adolfo Castelo) es absolutamente falso.
    Los empleados del multimedio (me refiero a los periodistas «independientes»), todos obedientes a la hora de formular sus comentarios, complacientes con esa bastarda línea editorial, incapaces de tener algún pensamiento crítico se encargan de multiplicar la mentira.
    Alfano, Tenembaum, Carnota, Silvia Martínez, Blanck, van der Kooy, con tono académico, ceremonioso, hablan de la «ley K de medios», de la ley de «control de medios» en sintonía con la postura empresaria.
    A veces, incluso, en el marco de esa actitud genuflexa, se convierten en más papista que el Papa (vean por TN a Alfano para tener una idea de ello). Realmente, es lo que piensan como personas con criterio propio? Imposible saberlo, por lo menos hasta que alguna vez lo hagan explícito.
    Ahora vemos que el proyecto ya está en el Senado y el lobby empresario se acentúa.
    Alguien seriamente, puede decir que esta ley no ha sido suficientemente debatida por vastos sectores sociales? No existen antecedentes suficientes de proyectos no solo del oficialismo sino también de la oposición que, desde 1983 hasta hoy, abogaron por una nueva ley de medios?
    Las coincidencias logradas en los 21 puntos, es poca cosa? Los aportes de los gremios de la prensa, de los locutores, de la TV, de los pueblos originarios, de organizaciones no gubernamentales, de estudios de la comunicación es insuficiente, carece de valor, merece ser ignorada por el periodismo «independiente»?
    Esta ley debe salir ahora. Los sectores sociales involucrados deben asumir su defensa porque implicará un cambio drástico respecto de que tipo de medios audiovisuales reclama una sociedad democrática que reclama más libertad de expresión, más pluralidad informativa.

  23. Con real malicia, muchos legisladores, voceros de algunos grupos mediáticos, tratan de confundir a la ciudadanía respecto del proyecto de ley de medios audovisuales y apelan a los más disparatados argumentos. Que no podremos ver TN, ni canal 13 ni escuchar a Radio Mitre y que no hubiéramos podido escuchar a Guinzburg, Castello e Ibarra, tres periodistas muertos y que el grupo no sabe si hoy, tal vez, no estarían militando a favor de la iniciativa. Mentiras, manipulación y actitud miserable de parte de una corporación mediática que ya no sabe que armas utilizar para confundir a mucha gente desprevenida que, con buena fe, cree que eso puede ocurrir.
    Por cierto, a esto se le agrega la inclinación «chavista» que tiene el proyecto, urdido en poco tiempo en alguna reunión reservada de los K solamente para beneficiarlos a través de la apropiación de licencias de medios para entregársela a los amigos, todo para perpetuarse por décadas en el gobierno.
    Línea argumental que algunos señalan sin ruborizarse creyendo que la población es una manada que consume cualquier pescado podrido.
    Ojalá esos legisladores apelen al sentido común, debatan seriamente los puntos que ellos consideran controvertidos, bajen al recinto en el Senado (y no hagan el papelón de cierta oposición en Diputados que se negó a debatir democráticamente) y allí abran la discusión de cara a toda la sociedad.
    Ojalá asuman ese compromiso que es más leal, más honesto, redime de cualquier excusa banal o interpretación capciosa de la ley.
    Despues que esté o no Cobos no parece que debería ser tema de análisis que termine otorgándole un protagonismo del que carece. Cobos debería saber a esta altura, que en la plataforma electoral del Frente para la Victoria de 2007 hay una explícita mención de que el gobierno iba a avanzar en una nueva ley de radiodifusión. Y Cobos integró la fórmula presidencial con Cristina Kirchner.

  24. Hola mi nombre es Alejandra Cosio tengo 18 años y estoy cursando el cbc (UBA)Y me gustaría informarme mas acerca de esta nueva ley de medios, ya que en la facultad me dieron un trabajo acerca del tema y me gustaria profundizar lo poco que se. El trabajo se basa en: ¿cuales son los principales gremios que estan afectados con esta nueva ley de medios?, ¿cual es la problematica?,y también tengo que entrevistar a algún gremio afectado con esta nueva ley, etc.
    La persona que pueda ayudarme o responderme le estaré muy agradecida.
    Dejo mi e-mail para alguna respuesta: alejandra_lutkm@hotmail.com
    Desde ya muchas gracias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *