¿2015, fecha de vencimiento del kirchnerismo?

[Publicado en marzo del 2010 en Enanos en Elefante, y antes como comentario en Artepolítica]

—–

La hipótesis de este post tiene una condición de posibilidad importante: que Néstor o Cristina ganen en 2011. Hecha la aclaración, va el razonamiento.

La razón es simple: la única figura presidenciable que se haya generado alrededor del kirchnerismo es Scioli, y si Scioli es candidato el kirchnerismo se rompe (muchos K no peronistas y muchos peronistas de izquierda no apoyarían una fórmula encabezada por él). No estoy descubriendo la pólvora al decir esto; muy probablemente Scioli va a ir el año que viene por la reelección en la PBA, pero en 2015 pasa a cobrar. Y Néstor no va a poder negarse a apoyarlo.

Ya es muy tarde para pensar en candidaturas alternativas, y ese es para mí el auténtico “techo” del kirchnerismo. Por cómo se ha ido construyendo, el kirchnerismo post-2015 sólo podrá ser una línea interna del PJ. Que conste por favor que no lo digo lloriqueando ni quejándome, y que no soy adepto de la historia contrafáctica como para ponerme a especular con “qué hubiera pasado si…”. Tampoco soy tan soberbio como para pretender saber qué camino estratégico debería haberse seguido; se hace lo que se puede, y se hace y se está pudiendo bastante. Pero me parece una evidencia que Scioli será el candidato a más tardar en 2015, y entonces ya no tendremos kirchnerismo sino Sciolismo. Que tiene derecho a existir pero no es lo mío. Estaría bueno que de aquí hasta entonces pueda surgir un candidato que se constituya como auténtico heredero de las cosas buenas (muchas) del período que lo habrá antecedido. Y no porque lo designen como tal, sino porque él se haga cargo de eso. Seguiremos kirchnereando mientras tanto.

—-

Ahora, en 2015, votaré a Scioli porque no me dejaron otra. Pero sin dejar de ver que si es verde, tiene verrugas y hace croac, eso que me pusieron en el plato es lo que parece. Y no me molesta el plato único: me molesta que me sacaron el menú a último momento.