Antipopulistas ilustrados

Otra publicación imperial, el diario El País, dedica espacio a combatir el flagelo del populismo. Sin ahorrar chistes ni bolufrases, publicó el artículo Argentina, más aislada que nunca y dispara también contra Bolivia y Venezuela.

Casualmente, la revista de los ilustrados intelectuales mexicanos lanzó otra carta urgente contra el populismo. En Letras Libres se las ingenian para estar contra todo lo que huela a sudor (Márcos, el PRI, Lopez Obrador, Chávez, Cuba), escribir novelas rosas, vivir del Estado y seguir creyendo que son de izquierda.

Vale reconocer que los mexicanos, frente a Newsweek y El País, aportan el mejor artículo antipopulista.

Para cerrar, diremos que en Verboamérica no les dejaremos ganar la guerra semántica y desde ahora, a estos señoritos del buenpensar no los llamaremos más antipopulistas sino, lisa y llamamente, antipopulares.

6 Comments on “Antipopulistas ilustrados”

  1. américo, su posición pasional reviste escaso interés. quizás si nos diera algún argumento de por qué no le gustó el artículo de gualdoni aportaría algo más.

    el artículo explica claramente cómo la argentina ha perdido influencia en el mundo durante los últimos 5 años gracias a las políticas adoptadas por el gobierno. no está de acuerdo? está de acuerdo pero no le parece importante? está de acuerdo y le parece bien? por favor, ilumínenos.

  2. Muy simpático que nos critique un país que en el siglo XXI todavía tiene un REY (!!)

    De todas maneras tengo que reconocer que adhiero con eso de que NK se rajaba y desplantaba a todos los mandatarios en cada cumbre o reunion presidencial. Una falta de tacto bastante fea.

    Pero si, es evidente que los pequeños imperialismos rancios del mundo estan reaccionando contra latinoamerica. Y pueden tener mucho éxito.

  3. Buen aporte, sobre todo el mexicano, con el que vale la pena discutir. El artículo de El País adolece de tantas contradicciones lógicas y fácticas que no tiene más destino que el olvido.

    Pero el otro tiene miga y refinamiento. Claro que al final muestra la hilacha del único destino permisible: someterse a la globalización vía la prolijidad socialdemócrata. Detrás de tanta excusa culturalista y marxismo “pasteurizado” lo que se nota es el horror a la participación activa de los pueblos en política.

    En fin, el último libro del tío Casullo se ocupa extensamente de liquidar este tipo de rebuscamientos. Habrá que seguirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *