Caso Noble: la vicegobernadora de Santa Fe apoyó a las Abuelas

“Es muy preocupante que la Justicia por el nombre, el peso económico y el privilegio social de los actores demore una investigación de esta manera”, se quejó Tessio en torno al caso de los hijos adoptivos de la dueña de Clarín. Y dijo que de ser necesario acompañará a Abuelas de Plaza de Mayo ante tribunales internacionales.

Las declaraciones de la vicegobernadora de Hermes Binner fueron publicadas este domingo en el suplemento Rosario 12 de Página 12. En una nota firmada por el corresponsal en la capital provincial, Juan Carlos Tizziani, Tessio interpretó la mora judicial en develar la identidad de los dos hijos adoptivos de la dueña del grupo Clarín, Ernestina Herrera de Noble, como “un caso paradigmático” en el país.

“Es muy preocupante que la Justicia por el nombre, el peso económico y el privilegio social de los actores demore una investigación de esta manera. Esta causa ya lleva ocho años, no empezó hace quince días. Es una larga lucha, una larga caminata y hasta diría una agonía de las Abuelas de Plaza de Mayo, que no sólo han perdido a sus hijos secuestrados, sino también a sus nietos apropiados”, dijo Tessio.

Y prometió que si la justicia argentina no da respuestas a las víctimas, ella también compartirá el compromiso de la presidenta de la República, Cristina Fernández de Kirchner, de acompañar a las Abuelas ante los tribunales internacionales. “Si no hay justicia aquí, yo también voy acompañar a la presidenta y a las Abuelas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos y lo haré como vicegobernadora de la provincia de Santa Fe”.

Tessio fue fiscal federal durante veintitrés años, desde 1984 hasta enero de 2007, cuando el gobernador Hermes Binner la propuso como su compañera de fórmula. Su trabajo en el Ministerio Público se caracterizó por la defensa de los derechos humanos y las investigaciones de los crímenes del terrorismo estatal. En 2005, el procurador general de la Nación, Esteban Righi, la designó para dirigir la unidad de investigación de los delitos de lesa humanidad durante la dictadura en Santa Fe, Rosario y San Nicolás, hasta que renunció para acercarse a la vocación de su padre: el ex gobernador radical Aldo Emilio Tessio. Así que su mirada sobre la demanda a la viuda de Noble por los hijos que adoptó después del golpe de 1976 está insospechada de cualquier sesgo político.

“Es un caso paradigmático” porque en las causas de apropiación de niños “uno pretende que la justicia sea efectiva, rápida y contundente”, pero en ésta ocurrió todo lo contrario. “Ya lleva ocho años de trámites” y eso no sucedió con ninguna otra causa en ningún otro lugar del país.

Tessio coincidió con el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, al señalar que la adopción de los hijos de Noble fue “más que extraña e irregular”.

“El encuentro de esa mujer con esos niños no fue casual. Ella dice que los encuentra por casualidad, que en (mayo de 1976) encontró una beba adentro de una caja, en las puertas de su casa de San Isidro. Y que no obstante esta situación, la jueza de Menores (ya fallecida, Ofelia Hejt) sin ningún tipo de garantías le da primero la tenencia y luego la adopción de esos niños sin haber investigado nada. Sabemos que en la época de la dictadura, los jueces de Menores entregaban niños como quien entrega cachorritos, eso es lo que hacía la mayoría de ellos y no digo todos para no generalizar y herir susceptibilidades”, afirmó.

“Además, agregó hay otros testimonios de las abuelas que buscan a sus hijas y a sus nietos o nietas secuestradas. “Chicha” Mariani dijo que por esa fecha, alguien le dijo que (el genocida y ex jefe de la Policía bonaerense, Ramón) Camps o alguno de sus lugartenientes había entregado un niño, porque son dos entregas distintas, a una persona de muy alto nivel. Bueno, podemos suponer que esa persona de muy alto nivel es ella”.

“Ahora, todas estas conjeturas, análisis e investigaciones ya llevan ocho años. Esta no es una causa que empezó hace quince días y que las Abuelas quieren que se resuelva ya.

Es una larga lucha, una larga caminata y hasta diría una agonía, porque las abuelas se están muriendo. No sólo han perdido a sus hijos secuestrados, sino que también han perdidos a sus nietos apropiados. Y para cualquier persona con sensibilidad, sobre todo para las mujeres que tienen hijos y nietos, llegar a pensar esta tragedia que atravesó una enorme cantidad de familias argentinas, lo que uno pretende es que la justicia sea efectiva, rápida y contundente”, afirmó.

El 9 de abril último, la Cámara Nacional de Casación Penal rechazó un recurso de los abogados de Herrera contra la resolución del juez federal Conrado Bergesio que disponía entrecruzar muestras de sangre y de ADN de Marcela y Felipe con todas las familias de niños apropiados que se conservan en el Banco Nacional de Datos Genéticos. El fallo aún no está firme. “¿Los artilugios judiciales frenarán la investigación genética?”, se le preguntó a Tessio. “La Cámara de Casación ya resolvió. Sabemos que los abogados de la señora de Noble pedían que las extracciones de sangre y los análisis de ADN no se hicieran en el hospital Durand, que es donde deben hacerse por ley y que los resultados sólo se cruzaran con las familias querellantes en la causa. Yo tuve un caso así cuando era fiscal federal de Santa Fe, hicimos eso: la muestra genética sólo se comparó con una familia que buscaban a su hijo apropiado y la investigación fracasó. Acá hay que cruzarlos los ADN (de Marcela y Felipe) con toda la red del Banco Nacional de Datos Genéticos. Es muy preocupante que la justicia por el nombre, el peso económico y el privilegio social que los actores tengan demoren de esta manera una causa. Ahora, la última noticia es que estos jóvenes estarían dispuestos a someterse a la resolución de la justicia. Pero también sabemos que muchas veces se ha llegado a esa instancia y después un escrito (de la defensa) volvía toda la causa al estado anterior”

—El 24 de marzo, la presidenta de la República se comprometió con las Abuelas de Plaza de Mayo y con los familiares de esos jóvenes que van a tener justicia porque van a tener identidad. Y dijo que si no podían encontrar justicia en la Argentina, los acompañaría como presidenta a los tribunales internacionales. ¿Usted qué piensa?

—Yo también los voy a acompañar como vicegobernadora de la provincia de Santa Fe sorprendió Tessio.

—¿Usted acompañaría a las Abuelas y a la presidenta de la Nación ante una Corte internacional si no tienen justicia en el país?

—Sí, absolutamente insistió la vice. Si los tribunales argentinos no resuelven este caso que es paradigmático, las Abuelas tienen todo el derecho del mundo a recurrir a la jurisdicción internacional. Hemos descubiertos apropiadores y niños apropiados y hubo bastante actividad judicial cuando los apropiadores no eran personajes tan importantes, como en el caso de (Juan) Cabandíe, a quien un ex PCI de la Policía Federal sometía a tormentos cuando era niño, según relató su hermana. Entonces, estos personajes se apropiaban de una criatura para torturarla, así como habían torturado hasta la muerte, probablemente, a sus padres. Entonces, si no hay una justicia en el país, hay todo el derecho del mundo a recurrir a los organismos internacionales como la Corte Interamericana de Justicia y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a las que se ha recurrido por otras causas y muchos más hoy en día cuando la mayoría de los países están sometiéndose a la jurisdicción de los tribunales internacionales.

—Para usted es un caso paradigmático.

—Por supuesto. Es paradigmático porque lo que ocurre con este caso no sucedió con ningún otro en la Argentina. Entonces, debemos pedirle a la justicia que lo resuelva. Más allá, de que los hijos de Noble quieran tener relaciones con sus familias biológicas o no. Eso es otro tema, corre por otro registro. A nadie se le puede obligar a los 30 años que descubra afectos que no cultivaron durante toda la vida de esas personas. Pero la familia biológica, más allá de las decisiones de los jóvenes apropiados, tiene derecho a saber su identidad, que es un valor jurídico más importante que la decisión de los jóvenes.

Pero hay casos de hijos apropiados que no quieren saber su identidad. Si alguien no quiere saber cuál es su identidad real no hay justicia en el mundo que pueda obligarlo a saber. Pero sí la justicia tiene que velar por el deseo y el derecho de saber de la familia de sangre porque eso habla de la legitimación que los Estados modernos le dan a la cuestión de la identidad. Por algo en la Argentina hace más de 120 años y a costa de muchas luchas en la sociedad se estableció el Registro Civil, porque el Estado que es el que otorga la documentación, da fe que esa persona es realmente esa persona concluyó Tessio

(Fuente: Rosario12)

2 Comments on “Caso Noble: la vicegobernadora de Santa Fe apoyó a las Abuelas”

  1. Más vale. Los “hijos” no son los únicos derecho-habientes. ¿Qué quedaría en tal caso para sus padres, los auténticos? Los que, en caso de ser desaparecidos, fueron torturados y acribillados, pudiendo únicamente en este caso haberles arrebatado los hijos? ¿O ellos no se merecen justicia? ¿Debieran sus torturadores, asesinos y apropiadores quedar impunes? ¿Sólo porque sus propios hijos, presos del sindrome de estocolmo y utilizados hoy para manipular la opinión pública, no quieren enterarse de dónde vienen? No me parece. Y aún cuando no fueran hijos de desaparecidos, para el 2002 ya estaba probada la falsedad ideológica de los papeles con los que se pretendió blanquear las “adopciones”. No al pedo Marquevich la encanutó en el 2002. En su momento, “Día D” había hecho un excelente informe sobre el tema. De cuando Lanata era periodista.

  2. Me parece que el tema de los hijos de Herrera de Noble, sobre todo despues ese video tan evidentemente preparado en lúgubres tonos sepia, está siendo atravesado, además de por las obvias razones de los intereses económico/políticos que están en juego, por un elemento mucho mas primitivo vinculado a la naturaleza humana. No es casual que el punto álgido de esta disputa (que ya lleva ocho años) se dá cuando los actores principales involucrados son mujeres. Al escenario configurado por las abuelas, que estuvieron desde siempre, y Ernestina Herrera obviamente, se le suma la toma de posición de la presidenta y su compromiso público, personal de acompañar el reclamo hasta las mas altas instancias internacionales y ahora Griselda Tessio con un posicionamiento que claramente no está en línea con el espacio político al que pertenece que (en el mejor de los casos) ha sido prescindente en este tema, sino mas bien coherente con su historia personal y sus convicciones y porque quizás será que las que somos madres (o está en nuestra naturaleza serlo) tenemos impreso un mandato superior y anterior a cualquier tipo de interés que es el de proteger a nuestras crías. Por algo será tambien que Ernestina Herrera no pudo tener progenie propia y tuvo que apropiarse de hijos ajenos cómo tantas otras familias de represores,torturadores y asesinos. Será que existe algun tipo de selección natural que pone un freno a la reproducción de esos genes malditos?.
    Se que es na hipótesis alocada y poco racional pero el modelo sistemático de aporpiación de bebés en la dictadura además de una demostración de puro poder por parte de los militares obedeció a que había una demanda real de hijos por parte de ellos mismos que no podían tenerlos…
    Es de esperar que estemos cerca de la resolución de este caso ya que estoy convencida que marcará un punto de inflexión en la búsqueda de nuestra identidad colectiva cómo pueblo.
    Slds

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *