Clarin, La Nacion y Martinez de Hoz

Desde que salio el nuevo diario Tiempo Argentino, hacía varios días que no leía ni Clarín ni La Nación. No se porque reincidí, ya que me costó un mal trago en el desayuno.

Hoy, Clarín y La Nación, publicaron una solicitada de los hijos de Martínez de Hoz. Sostienen que la medida del juez Oyharbide es ilegal, que su padre tiene derecho a arresto domiciliario, y que ya fue juzgado por el caso Gutheim. Dicen que esto “consituye un precedente de enorme gravedad para todos los ciudadanos que trasciende el caso de Martínez de Hoz”. Y, para cerrar, el último párrafo agrega: “Lo sucedido es el resultado de una persistente política de odio y persecución del gobierno de los Kirchner. Es también el resultado de la degradación de las instituciones y de haberse sometido a la mayoría de los jueces por el temor que generan los ataques y amenazas públicas que sufren a diario por el Poder Ejecutivo, sin ser respaldados por la Corte Suprema”.

El cinismo es inmenso.

No se puede opinar sobre la salud. Para eso están los médicos. Pero sí, que el recurso del anciano que, cuando la justicia avanza, casualmente se enferma de gravedad, es algo conocido. Por citar sólo un caso, Massera hace rato que le escapa a los jueces con estos artilugios. Ojala que Martínez de Hoz se recupere y viva muchos años más. Así tendremos la oportunidad de juzgarlo.

Sobre los crímenes que se le imputan, habría que recordarles a sus hijos que son crímenes de lesa humanidad, no prescriben ni se ajustan a los mismos procedimientos que un crímen común.

Martínez de Hoz es el responsable de llevar adelante la alianza cívico-militar que reformateó la matriz económica de este país, que, como advirtió Walsh, tenía como objetivo desterrar a la miseria planificada a millones y millones de argentinos. MISERIA PLANIFICADA. Eso es un crímen económico de lesa humanidad, iniciado el 2 de abril de 1976, perpetuado durante la noche dictatorial a través del terror físico, y perfeccionado por la década infame del menemato a través del terror a la desocupación. El propio Martínez de Hoz reconoció en un documental que la política menemista tenía los mismo fundamentos que la que habían aplicado durante la dictadura.

Llama la atención el espacio que le otorgan los 2 diarios más grandes del país. Media página para una solicitada. ¿Cuanto cuesta eso? ¿O se lo donaron?