“En el lugar correcto, mi amor”

¿Por qué voy a votar a Frente para la Victoria (FpV)?

Vaya pregunta. Parece fácil, pero nos gusta ponerle palabras a las cosas. Siempre conviene decir desde dónde se habla. Yo me planto en el apoyo a las políticas de los últimos años. Seguramente con algún berretín de un desarrollo industrial sectorial no resuelto, que de hecho se nota en el déficit de la cuenta corriente del balance de pagos, enfermedad crónica de la Argentina. Pero ello no quita las mejoras en ingresos del conjunto social de la Argentina, sobre todo en los sectores con más necesidades. Y esto es un golazo guste o no. De hecho, es doble golazo porque a muchos sectores con poder económico e influencia política no les gusta. Y se hizo a pesar de ello. La conducción del Estado entre 1975 y 2003 se encargó de destruir todo lo logrado hasta entonces, especialmente en materia de ingresos populares, ahí se puso el hincapié en esta etapa, y ello permite poner el foco en cosas nuevas a partir de ahora, con este piso de derechos.

Entre las cosas que rescato, para decirlas en un párrafo, pero que merecerían libros, me gusta señalar la recuperación de los fondos de los trabajadores que conforman el sistema de seguridad social (ex AFJP), los 3,6 millones de AUH, para 1,8 millones de familias, las nuevas 3 millones de jubilaciones que resultan en más de 6,5 millones de jubilaciones totales (97% de cobertura), el aumento de la jubilación mínima, de las AUH, y de otros beneficios del Estado que conforman una serie de derechos conquistados para todos (aumentos que en estos casos quedan siemrpe por encima de la inflación de las privadas), las paritarias (1.800 negociaciones colectivas por año) que integran a casi 4 millones de trabajadores, pero que derraman sobre el total de los 10 millones de trabajadores registrados (6,5 privados y 3,5 públicos), el aumento de salario mínimo que derrama sobre los casi 5 millones de trabajadores informales, leyes laborales, los casi 200.000 créditos de Procrear, YPF, la recuperación del BCRA para que trabaje en conjunto con el Estado regulando al sistema financiero y no promoviendo su flexibilización, Invap, Arsat, Fabricaciones Militares, los trenes, las 1900 nuevas escuelas, los 21 nuevos hospitales, las 14 universidades nacionales nuevas, los juicios a los genocidas, el matrimonio igualitario, la Ley de SCA, la Ley de Argentina Digital, el desendeudamiento, el gasto social del Estado, la renovada capacidad del Estado para reasignar recursos, el rol de la Argentina en el concierto del mundo, millones de nuevos puestos de trabajo, el desempleo del 6,6%, el aumento exponencial de la clase media, las nuevas 200.000 empresas para conformar un país con 600.000 firmas (contra 400.000 que había en 2003, y contra las 430.000 que había en 1998), y podría seguir. No sé qué cosa puede emocionar más que todo esto a quienes tienen pretensiones de vivir un país mejor. No lo sé. Seguro que falta, seguimos siendo la Argentina, con pobreza, indigencia, lazos sociales rotos, inseguridad, pero estamos mucho mejor, y eso significó recuperar la destrucción que aconteció entre 1975 y 2003, por decisiones interesadas que se tomaron internamente en connivencia con intereses extranjeros y globales del capital.

Bueno, en ese sentido que el candidato del FpV hable de desarrollo, es un poco lo que debe plantearse y hacerse para poder sostener todo lo logrado. Las claves productivas de Scioli parecen apuntar en ese sentido. ¿Qué es el desarrollo? La mejora industrial, la mayor agregación de valor, la sustitución de importaciones, los avances tecnológicos, la investigación asociada a la producción, el aumento de la formalidad laboral, la consolidación en la distribución del ingreso, tanto de los trabajadores, como al interior de las cadenas de valor. Mucho de todo esto falta, pero no veo otro partido que pretenda resolverlo sin afectar a la baja el mercado interno, además del FpV.

El candidato del oficialismo parece proponer un tipo de cambio administrado y alto pero no tanto con protección comercial, con retenciones y mercado interno, el candidato del FR parece inclinarse por un tipo de cambio muy alto con retenciones, y algo más de apertura comercial, y el PRO parecería apuntar a un tipo de cambio no tan alto con apertura y sin retenciones. En el medio, la gran masa de trabajadores, que sin dudas, si lo anterior es correcto, quedarán más cuidados por el FpV que por otros partidos.

¿Qué se puede ver? Una gran disparidad entre los sectores que precisan al Estado y la organización social para estar incluidos y desarrollarse y aquellos sectores que individualmente podrían estar bien, y quizá mejor si no existiera la organización del resto. Los que fueron incluidos en esta etapa y los que ya estaban  de antes suelen estar en tensión. Y para dotar de complejidad a la cosa, no hay un corte que dice que un sector de estos vota todo algo, y otro todo otra cosa.

Debe recordarse que aún con mucha debilidad existen instituciones que generan que la política de gobierno dependa del voto. Instituciones de la democracia. Entonces votar la opción de la continuidad parece un criterio objetivamente coherente. Además así se genera una base de representatividad acorde. Y en el peor de los casos, construir un reclamo en base al voto. ¿Qué clase de legitimidad esperamos de un candidato al que no votamos? Es una pregunta, claro que esperamos alguna legitimidad, siempre la hay, pero legitimidad sobre qué Estado, no es todo lo mismo. Votar, apoyar, también es influir, es generar bases de representación. Entonces, si lo anterior no alcanza para entender que la continuidad está en el FpV-PJ, cabe entender que el proyecto sí está en él, aunque sea por ahora. No votarlo es esperar que el proyecto cambie sin derecho al pataleo.

En algunos años, nuestros hijos nos van a preguntar dónde estábamos en materia de ideas políticas durante el kirchnerismo. “En el lugar correcto, mi amor”, me gustaría que podamos decir.

Creo que hay mucha autocrítica pendiente, pero…

Pongamos las AUH, jubilaciones, Procrear, Fines, Procrear, matrimonio igualitario, educación, salud, la industria, el campo, la apertura, la deuda, el empleo, los créditos para el desarrollo, YPF, la construcción, el Estado y el mercado sobre la mesa. ¿Para vos la visión del FpV y de Cambiemos son similares en estos temas?

 

 

Daniel-Scioli-Nestor-Kirchner-Cristina-Fernandez