¿Es el macrismo el germen de otro gobierno “nacional y popular”?

Todo movimiento político que llega el poder tiene un origen anterior al primer día de gobierno. Si analizamos los movimientos políticos denominados nacionales y populares de nuestro país, veremos que no nacen de un día para el otro ni de una usina o “think tank (perdón por el anglicismo), sino que es la resultante de diversas fuerzas politico-sociales que se enfrentaron a un gobierno o régimen (autoritario o no) anterior que no colmaba o desconocía los intereses populares. Por ejemplo, el radicalismo nació al calor del combate en las calles (y varias veces con las armas) contra “el régimen” conservador. El peronismo, a su vez, lo hizo convirtiéndose en el interprete y organizador de las fuerzas que se oponían a los gobiernos de la “década infame” del fraude y la corrupción abierta y estructural de la oligarquía agroexportadora. Y el kirchnerismo interpretó o fue producto de la crisis del 2001, generada por el menemismo y el delarruismo del “1 a 1”, aunque en este caso sí creció y se fortaleció en pleno ejercicio del poder. Esos movimientos populares interpretaron las necesidades y deseos del pueblo, y cambiaron la realidad social, política y económica previa, por lo que se consolidaron en la consideración popular. Podemos afirmar que el germen de esos movimientos o partidos políticos fue el statu quo previo, las falencias y políticas antipopulares de esos gobiernos conservadores, liberales o neoliberales.

¿Podemos decir, entonces, que el actual gobierno conservador (que aquí denominamos como Revolución Macrista [1]) puede convertirse en el origen de un nuevo gobierno de raigambre popular? Creemos que sí, y así lo afirmamos desde un comienzo. Un gobierno que se esforzó en revertir la redistribución económica del kirchnerismo a favor de las clases baja y media, que anula o disminuye derechos adquiridos por el pueblo, que no deja de atacar la situación económica de la mayoría de los argentinos (incluyendo a quienes lo votaron) crea un caldo de cultivo fértil para el origen de un movimiento que se oponga a ese modelo de país. Los signos más evidentes no deben buscarse en las opiniones o reacciones de los partidarios de este tipo de movimientos populares sino en las propias bases de Cambiemos, principalmente en los referentes públicos que lo apoyaron desde el minuto uno y que ahora están saltando del Titanic. No son ellos más que la punta del iceberg de los desconformes con el macrismo, de quienes creyeron y dejaron de creer, de quienes son víctimas de las mismas políticas que apoyaron. La mayoría de ellos, que denostaban los subsidios estatales porque pensaban que sólo beneficiaban a los pobres o desocupados, seguramente descubrieron en estos años de ajuste macrista que ellos mismos habían sido beneficiarios de esos subsidios en los servicios públicos (gas, electricidad, agua potable y transporte) cuando vieron subir las tarifas en forma geométrica, lo que redujo su presupuesto familiar destinado a otros gastos prescindibles, como turismo, salidas semanales o electrodomésticos, algo a lo que se acostumbró durante el kirchnerismo.

Pero en materia de referentes públicos oficialistas, no hablamos sólo de Mirtha Legrand y sus degradados programas semanales, veamos otros ejemplos:



“Me avergüenzo de haber votado a Macri (…) Este grupo de elegantes que venía a fundar la modernidad se quedó sin letra y nos dejó de nuevo en la pradera de la desesperanza. “Son modernos, ignoran las necesidades de los humildes, dueños de bancos y mesas de dinero que parecen no saber manejar ni ese mecanismo por el cual se enriquecieron”.
“No tenemos capitalismo productivo, solo una caterva de ladrones y coimeros (…) Esta es la última etapa de un país con ricos muy ricos y pobres muy pobres. Prometían inversiones y hoy los grandes grupos económicos se roban más de lo que producimos, esa es la verdadera razón de la creciente deuda”
Julio Bárbaro
.
“Esperaba mucho más en lo económico y en el día a día del laburante que gana 18, 15, 13 lucas por mes. En el presente de los jubilados que cobran siete mil y pico. (…) Yo les creí. Yo esperaba más de esa gente. Creí que iba a bajar la inflación, que iba a haber más laburo. (…) El gobierno anterior en algunas cosas la pegó”.
Alejandro Fantino
.
“El gobierno es su peor enemigo (…) Este gobierno se endeuda para afuera, pero no va a poder hacerlo durante mucho tiempo más. Es la historia argentina, siempre cada tanto se entra en default, esta película ya la vimos”.
Jorge Lanata
.
“Es el peor momento del gobierno (…). El FMI es mala palabra (…). El gobierno perdió credibilidad, confianza, imagen positiva y hasta de intención de voto. Además perdió iniciativa política. Corre detrás de los problemas y tiene soberbia”.
Alfredo Leuco
.
“Hay una suerte de empecinamiento en llevar al país por la banquina. Un presidente empecinado en no hacer modificaciones de fondo que son las que requieren el momento”.
Marcelo Longobardi
.
“Lo peor está por venir. (…). Si se mira con detenimiento cómo llegamos a un dólar de casi 30 o por qué la economía es la más vulnerable del mundo (…) le podría servir al gobierno para modificar de una vez por todas esa estrategia de comunicación que consiste en vender optimismo para ganar elecciones en vez de reconocer la profundidad de la crisis. La Argentina es uno de los estados que más se ha endeudado en el exterior para financiar un déficit fiscal crónico (…). Este gobierno, ¿va a continuar tirando de la cuerda con el aumento de tarifas o va a mostrar al fin algo de sensibilidad social y les va a pedir a las grandes empresas que asuman parte del costo?”
Luis Majul
.
“Yo voté a Mauricio Macri. Soy de los pocos periodistas que lo dicen todo el tiempo. No por amor sino por descarte (…). Creo que Macri no satisfizo lo que esperábamos estos dos años y medio los votantes y la mayoría de los ciudadanos”.
Luis Novaresio
.
Incluso puede verse esta desazón frente al gobierno de Cambiemos en los miembros del “círculo rojo” al que Macri interpela en forma permanente. Por ejemplo, el empresario multimillonario Eduardo Constantini:
 
“Así como el Gobierno pecó de ingenuidad, también el mercado creyó en la estrategia argentina y esa estrategia falló. Y es claro ahora que no era consistente el plan. Yo mismo creí que podría cerrar. Hay una desilusión en forma virulenta”.
 
.

Incluso el poderosísimo y simpatizante del macrismo Paolo Rocca, cabeza del grupo Techint, se refirió a los errores del gobierno:

Rocca pidió “tener un plan consistente y solido” para el desarrollo económico del país. (…) “lo importante es que haya movilidad social. Si hay movilidad social se puede crecer aunque haya pobreza”. (…) Para el titular de Techint “sin dudas, las dificultades actuales están afectando las cadenas de pago. Pero es un momento para poder mirar al mediano y largo plazo, y ver adónde podemos ir.

Fuente: Paolo Rocca: “Con la devaluación ganamos competitividad inmediata”.

No nos referimos a la palabra de politólogos o cientistas sociales, pero sí a las dudas, desconfianza o críticas actuales de referentes públicos muy escuchados, lo que contribuye a difundir el desprestigio creciente de la palabra gubernamental y las falencias del modelo macrista. Este fenómeno nuevo constituye un caldo de cultivo de la búsqueda de una alternativa al oficialismo hostil con la población, algo ya visto en nuestra historia: el surgimiento de un nuevo movimiento nacional y popular. Por eso decimos que, paradójicamente, los pésimos resultados del modelo Cambiemos no hace más que fomentar el surgimiento de un modelo antitético, como señalamos más arriba con los ejemplos del yrigoyenismo y el peronismo en el siglo pasado y el kirchnerismo en el actual. Pero, como también lo muestra la historia, ni Cambiemos ni el establishment se entregará sin pelear, no renunciará al gobierno y menos aún al poder. Como ya señalamos aquí:
 
Nuestra historia muestra cabalmente que la derecha nunca entrega el poder voluntariamente, salvo por fuerza mayor y luego de una crisis provocada por ella misma. Si puede planificar la entrega tratará antes de destruir cualquier movimiento nacional y popular que pueda sucederla. Ahora sabe que esta es su última oportunidad para cristalizar los cambios que benefician a sus intereses políticos pero principalmente económicos, por eso está tan cebada en los cambios revolucionarios implementados a cualquier costo que está llevando a cabo.
Sin embargo, del otro lado también hay jugadores hábiles, y muchos, por eso recordamos lo expuesto también aquí en otro oportunidad:
Acordamos por eso con la visión que tiene de los movimientos populares el teórico y vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera:
“(…) La revolución es por oleadas, no por ciclos” Cuando tú hablas de ciclo, significa que todo tiene un inicio, una estabilización y un fin. Es algo natural como la ley de la gravedad. Hagas lo que hagas, protestes o te movilices, así será de aquí a 50 años, cuando venga otro ciclo. Esta es una mirada que le arrebata el protagonismo al ser humano, que olvida el papel de la subjetividad colectiva en la construcción de los hechos sociales. Es falsa. Las transformaciones se dan por oleadas. La gente se articula, se unifica, crea sentido común, tiene ideas fuerza, se convierte en ser universal, es decir, ser que pelea por todos. Logra derechos, acuerdos, Estado, política”.(2)
 
Es por eso que afirmamos una vez más que Macri y Cambiemos pueden resultar el germen de una nueva oleada nacional y popular, una pleamar que recupere lo perdido e intente ir más allá en sus logros; lo que suele suceder cuando el establishment, ciego por sus intereses de parte, por su incomprensión y desprecio por los intereses o la voluntad de las mayorías, se dedica a gobernar para su círculo íntimo solamente, hasta que el mismo pueblo impone el límite.
Por supuesto, no estamos hablando de matemáticas o ciencias duras sino de acontecimientos sociales, por eso los límites de esos hechos son difusos, pero suponemos que a grandes rasgos estamos a las puertas de un nuevo movimiento popular reivindicativo de los anteriores, principalmente como el resultado lógico de los descarnados errores del gobierno, del daño social y económico que le impuso y seguirá imponiendo a las mayorías, quienes observan impávidas la impunidad y rudeza con que el gobierno gobierna para “los ricos” a expensas del resto de la sociedad. Muchos de ellos descubren ahora los beneficios o derechos logrados durante el kirchnerismo; algo que creían natural en un país donde la política no estaba para modificar la realidad o dirigir las riendas del estado a favor de los menos favorecidos. Que también descubrirán que estar cada día mejor o que poder planificar el futuro no es algo natural y permanente, que el estado no está siempre de su lado cuando lo necesite frente a los poderosos, porque depende de quienes el pueblo coloca en la Casa Rosada o el Congreso. En definitiva, cuando nos demos cuenta que la historia, nuestra historia política, nos enseña no sólo lo que puede suceder si tomamos en nuestras manos los destinos del país sino que tan sólo la política y los políticos (y no los empresarios puestos a manejar el timón del barco) son la llave para reconstruir lo destruido en estos años y aspirar a vivir como lo hacíamos antes de la debacle macrista o, tal vez, mejor aún.
La mayoría de ellos, que renegaban de los subsidios porque pensaban que sólo beneficiaban a los pobres o desocupados, seguramente descubrieron en estos años de ajuste macrista que ellos mismos eran beneficiarios de subsidios estatales en los servicios públicos (gas, electricidad, agua potable y transporte) cuando vieron subir las tarifas en forma geométrica, lo que redujo su presupuesto familiar destinado a otros gastos prescindibles, como turismo, salidas semanales o electrodomésticos, algo a lo que se acostumbró durante el denostado kirchnerismo.
Cuándo surgirá este nuevo movimiento popular no es posible asegurarlo. Si será en 2019 o 2023 dependerá no de las teorías de sociólogos o politólogos, de los deseos de políticos o de los propios actores sociales sino de los hechos sociales y políticos mismos, tan difíciles de pronosticar como de negar. Pero lo seguro es que, si no se producen cambios drásticos en el rumbo del gobierno, el caldo de cultivo de un nuevo movimiento popular reivindicativo de los derechos perdidos o amenazados de la población seguirá creciendo. El proceso no sería igual al de los casos anteriores, porque la historia (a pesar de la creencia popular) no se repite, pero no debemos soslayar las coincidencias y aprender de sus lecciones.



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *