Inflación: Apagar el fuego con nafta, esto sí que es un “cambio” macrista.

¿Devaluar y liberar importaciones, exportaciones y precios para combatir la inflación?
La columna vertebral de los argumentos del macrismo para justificar las polémicas medidas de ajuste económico que proponen los economistas de Cambiemos para su posible gobierno es la “lucha contra la inflación” y el impulso al crecimiento del país.
Argumentan los economistas del macrismo que la inflación actual es incontrolable y que hace 4 años que el país no crece, por lo que sería necesario tomar esas medidas drásticas. La receta macrista comienza con una gran devaluación (40; 50% o más, según el vocero económico macrista que se escuche o, si hacemos caso al dueño del Banco Macro, 100%, con el dólar llegando a $20) debido al abandono del que llaman “cepo al dólar”, y sigue con una apertura de importaciones y exportaciones, la liberación de precios y demás medidas de tinte neoliberal.
Sin embargo, hay un detalle que no se ha puesto en relieve lo suficiente sobre estos argumentos: cómo se están comportando la inflación y el PBI en estos últimos años. ¿Es correcto su diagnóstico? ¿Surtirá efecto su receta? Veamos.


Para analizar la inflación tomemos los índices tanto de la agencia de estadísticas del estado nacional (gobernado por el kirchnerismo) como de las agencias de los gobiernos provinciales de la oposición: de la ciudad de Buenos Aires (gobernada por el macrismo) y de las provincias de San Luis y Neuquén, y del polémico índice llamado “Índice Congreso”, patrocinado por la oposición al kirchnerismo, publicitado mes a mes por la diputada del PRO, Patricia Bullrich.
Y para averiguar si el país (su PBI) crece o no, veamos lo que dice el propio Banco Mundial, independiente tanto del gobierno como de la oposición.


Vayamos ya a los fríos números:


Repasemos la evolución de la inflación en los últimos tres años según el nuevo índice del INDEC (IPCnu) desde 2015, junto con las estimaciones de los institutos estadísticos de provincias opositoras al gobierno nacional (San Luis, Neuquén, Ciudad Autónoma de Buenos Aires):


Cliquear para agrandar



Para ser más precisos, veamos en detalle lo que dice el instituto estadístico del mismo macrismo (CABA), quien propone esta receta:

Cliquear para agrandar



Y ahora veamos lo que dice el llamado “Índice Congreso” o “índice Bullrich” (por Patricia Bullrich, diputada del PRO), tan falto de explicación metodológica como polémico:

Cliquear para agrandar



Como hemos visto, en todos los registros de la evolución de la inflación se observa una fuerte suba luego de la leve devaluación de enero de 2014 que el gobierno se vió obligado a hacer contra su voluntad a causa de la última corrida cambiaria que tuvo, que fue de 18,63%, llevando al dólar de $6,9 a $8. Sin embargo, luego de que se pusieran en funcionamiento las medidas antiinflacionaras del gobierno (Precios Cuidados y demás) la inflación está en una espiral descendente desde entonces, como lo indican todas las mediciones, oficiales y privadas.



Veamos ahora si el país no crece desde hace 4 años, como sostiene el macrismo. ¿Qué dice el Banco Mundial sobre el PBI argentino desde 2006 hasta 2014 (último año computado)?


Cliquear para agrandar




Ante este panorama de inflación descendente y crecimiento del PBI argentino, aparece clara la falsa receta macrista: ¿por qué razón ahora habría que devaluar fuertemente (de $9,50 a $15 ó $16, es decir devaluar un 40% ó 50% o más) para “combatir la inflación”? ¿Combatirla generando una súper inflación, y en un sólo día? Algo que queda probado con la última y leve devaluación del peso (además de todas las devaluaciones de la historia).
¿Y qué pasará si además se suma la liberación de importaciones y la quita de retenciones a los productos alimenticios, con su consecuente aumento de precios? ¿Quién controla esa sinergia inflacionaria autoprovocada? ¿El mercado…? ¿Seguiremos creciendo a pesar de la crisis global o nos acoplaremos al poderoso tren mundial que retrocede…?
¿O no será, como señalan muchos economistas heterodoxos, que el resultado deseado es la caída de los salarios y la reducción del mercado interno, es decir: enfriar la economía, aumentar la desocupación, etc.; lo que popularmente llamamos ajuste? El objetivo más probable parece ser replicar la vieja receta del FMI (con sus conocidas consecuencias sociales) que tanto conocemos en Argentina; aunque no todos porque, como dice la “politóloga” Mirtha Legrand ante las repeticiones de conceptos o noticias: “el público se renueva”… y vota, sin tener que recordar…





Fuentes utilizadas:

Inflación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Índice Congreso
Crecimiento PBI argentino Banco Mundial

El macrismo asegura que devaluar un 50 ó 60% no producirá inflación y deterioro del salario. ¿Es creible?

Cómo sería el tarifazo de Melconian.

¿Qué opinan de Macri, el macrismo y sus propuestas los opositores al kirchnerismo?