Las buenas maneras y las malas palabras


Al día siguiente de las elecciones legislativas en la Argentina, estaba escuchando Radio M… a través del ordenador. No suelo hacerlo. Vivo muy lejos de la Argentina como para que sea mi preocupación política exclusiva. Sin embargo, no regateo la atención cuando la ocasión lo precisa.

Al aire, un periodista conducía una entrevista al consultor político del “Colorado” De Narváez, flamante triunfador en la provincia de Buenos Aires.

La primera pregunta giró en torno a la cuestión de los consejos que había ofrecido el consultor al candidato. La honestidad del ecuatoriano (el consultor es ecuatoriano) resultó esclarecedora. Mantenga las buenas maneras- le dijo. No haga del contrincante objetivo de su discurso. Sea positivo y optimista. No haga ningún tipo de apreciación ideológica: no hay izquierdas ni derechas.

La pregunta siguiente fue aún más interesante. El consultor, según supimos, fue en sus años mozos un activista político de izquierda. El periodista sacó a relucir la información que sus colaboradores habían encontrado en Google. El consultor dijo no sentirse avergonzado de su militancia de juventud. Sin embargo, aclaró, había servido a lo largo y ancho del continente durante una pila de años, y había tenido la fortuna de tener como clientes a toda clase de candidatos del amplio espectro que posibilita eso que llamamos las izquierdas y las derechas.

De acuerdo, dijo el periodista, pero ahora entre nosotros, ¿Digame si existen o no la izquierda y la derecha política?

El consultor hizo una pausa que parecía bien pensada y concluyó: Decir que uno es de izquierdas o de derechas no sirve para ganar votos. Eso es lo único importante respecto a mi trabajo. Mi función es asesorar al cliente para que gane una elección. Para eso me pagan.

Muy bien, apuró el periodista que con su entrenada intuición había comprendido que algo interesante se perfilaba por debajo de la respuesta del consultor, pero ahora dígame: estamos de acuerdo que las definiciones ideológicas no ganan votos, pero para usted ¿existe la derecha y la izquierda en la “realidad”, o se trata de etiquetas vacías?

El consultor volvió a hacer una pausa, y sentenció: Claro que existen, como no van a existir, a quién se le ocurre, pero con la ideología no se sacan votos.

¡Entonces, existen!, exclamó el periodista con cierta alegría. Claro, respondió el otro, pero al votante común no le importan ya esas cosas. Que sea de izquierda o de derechas es importante para la gente que piensa, para el votante informado, para aquel que lee, para el intelectual. Para el votante común lo importante es que el candidato sea próximo, íntimo, conectar con la imagen que ofrece, que su discurso sea próximo a sus preocupaciones. Yo le aconsejé a De Narvaez que dijera lo que la gente quiere escuchar.

El periodista estaba encantado con la honestidad del consultor. Aprovechó la euforia del buen hombre para sacarle más confidencias: Digame otra cosita, si usted tuviera que definir a De Narvaez, cómo lo haría. Bueno, dijo el consultor, De Narváez es un ejemplo de esta nueva clase de políticos que no necesitan ser de izquierdas o derechas, que saben acomodarse perfectamente a las circunstancias. ¿Y Macri?, interrogó hambriento el entrevistador. Bueno, Macri comenzó siendo un poquitín más inflexible, muy a la derecha, pero su experiencia en la Ciudad le está enseñando a ser flexible, a acomodarse sin preocuparse del perfil ideológico que pueda transmitir. Lo importante es seducir y dar tranquilidad a la gente.

¿Cree usted – siguió preguntando el periodista – que la confusión creada por los candidatos de Unión-Pro en la recta final, cuando De Narváez propuso la estatización de empresas privadas como YPF, y Macri por su parte señalaba la necesidad de re-privatizar las AFJP y Aerolineas Argentinas, causó alguna confusión en el electorado? No, no lo creo -respondió el consultor, sabiendo lo que decía. Esas cosas no son importantes para la gente común. Como le dije, eso le importa a la gente que piensa, que lee, que se informa, pero eso es un porcentaje muy pobre del electorado. Para el resto esas cosas son intrascendentes.

Muy bien, continuó el periodista, dígame en qué falló la campaña de Kirchner. En las maneras, respondió contundente el consultor. La verdad es que no es lo más importante el contenido de lo que se dice. Lo crucial es el modo. Kirchner sonó autoritario, no transmitió esperanza, fue muy negativo y se enfrentó con sus opositores con demasiada vehemencia. La gente quiere escuchar otra cosa. Es decir, quiere escuchar cualquier cosa, pero de otra manera.

(Esta entrevista que acabo de parafrasear no es una ficción literaria, es real como la palma de su mano o la palma de la mía)

Acabé de tomar nota en mi libreta de lo que había escuchado y bajé a la cocina a tomar un café.

Cuando regresé al ordenador había dejado de ser yo mismo. Estuve hasta la noche mirando como atontado como titilaba el cursor sobre la pantalla. No me salían las palabras.

Bajé a eso de las nueve y me encontré con mi mujer charlando con su madre sobre “cosas”. Habían llevado a los chicos a la cama y en la casa reinaba el feliz sociego que trae consigo el final de la jornada. Había olor a pan casero, a cocina de campo. Afuera llovía despacito. No llegué a sentarme cuando mi mujer me preguntó algo.

Quise responderle, pero no pude. Me había quedado mudo.
No podía hablar, no podía decir nada. Intenté articular alguna cosa, pero fue inútil, del fondo de la garganta me salía un ronquido incomprensible que no significaba nada.

Comprobé primero si podía pensar con cierta coherencia. Aparentemente estaba pensando. No sabría explicar como lo supe, pero lo supe. Recité mentalmente los primeros versos de la Divina Comedia; la primera entrada del Tractatus Logico Philosophicus de Wittgenstein; y una estrofa del Martín Fierro.

Pienso, sentencié.
Pero la lengua estaba hecha un nudo, y las cuerdas vocales se habían partido como una guitarra. No había manera de hacer que mis pensamientos salieran de mí.

Insistí durante unos minutos, pero ante el enojo de la familia que no creyó divertida mi bufonada, desistí.
Me metí en el baño.
Durante un rato largo me quedé ahí parado frente al espejo mirándome sin atreverme a nada. Se me escapó una lágrima, pero supe que ya no significaban nada. Las lágrimas ya no significan nada, pensé. Tampoco significa nada la risa. Tampoco el olvido. Tampoco ser.

Varias veces llamaron a la puerta, pero no quise abrirles. No me atrevía. Todo había dejado de ser real: todo estaba pérdido, hasta la importancia de la pérdida, hasta el pensamiento de la importancia de la pérdida y su contrario.

Una idea cruzó delante del escenario de mi mente como un pájaro frente a la ventana.
Maldije a Nietzsche.
Maldije a Platón.
Maldije a todos mis maestros de Oriente y Occidente.
Me maldije a mí mismo por haber creído en las malas palabras, en las palabras idiotas y no haber visto la verdad desde el principio.
Lo único que importa es ganar, ganar, ganar…

10 Comentarios a “Las buenas maneras y las malas palabras”

  1. Gracias por el post.
    No escuché la entrevista a Durán Barba ni la vi transcripta en ningún lado.
    Aleccionador.

    [responder]

  2. Muy bueno tu comentario. Solamente te quería hacer un pregunta: Cuando decís que “lo único que importa es ganar, ganar, ganar…” a quién o a quienes te estas refiriendo? Gracias.

    [responder]

  3. perdon q pregunte no,pero…Y ???…what’s the point???

    esto es una democracia moderna…no es la idilica academia de atenas…

    en un pais q esta sobre acostumbrado a q lo verseen durante las campañas…no esperes q nos pongamos a leer plataformas politicas (q a la larga o a la corta ni para papel higienico sirven)…

    la gente vota esperanzas…no proyectos…( si esto esta bien o mal…a estas altura y despues de tantos sapos…no me atrevo a hacer un juicio de valor,por si como vota la gente esta bien o mal)…

    la gente q voto a de narvaez,voto “buenas intenciones”…exactamente lo mismo q voto en el 2003…(nada mas q en ese caso el ganador fue el matrimonio…entonces digamos,ahi SI la gente voto “BIEN”???).

    ya q estas muy lejos de nuestro terruño (segun tu post)…te digo algunas cosas q prometio de narvaez…(yo…q estoy tan CERCA de mi terruño…vivo en el,asi q imaginate cuan cerca estare).

    -reforma politica…
    -reforma impositiva…
    -combate a la corrupcion estatal y privada…
    -conseso y dialogo con todas las fuerzas politicas…
    -eliminacion de los super-poderes (una ley q permite al gobierno total discrecionalidad en el uso de fondos publicos…casi sin control de nadie)
    -independencia absoluta del consejo de la magistratura (organo encargado del control de jueces…q algunas malas lenguas acusan al kirchnerimo de usar para presionar a jueces,q tienen causas “sensibles” q comprometen a funcionarios K).
    -mayor institucionalidad y respeto por las formas republicanas…
    -REAL redistribucion de la riqueza ( no los datos q indican el INDEK)

    etc etc etc…esas cosas prometio…

    (NOTA: de ahi a q las cumpla…esa es otra discucion…je).

    ahora,vos,q estas tan lejitos,te preguntaras por q no “prometio” estas cosas nestor kirchner??? (o en su defecto,por q los asesores marketineros (muy bien pagos tb) del nestor no le aconsejaron esta estrategia…y seguro ganaba de taquito).

    el problemita es q,el nestor,habia prometido estas cosas en el 2003…y no cumplio con NINGUNA…(leiste bien???…NIN-GU-NA¡¡¡).

    y eso q tuvo 6 añitos para cumplirlas ehhh (con crecimiento a tasas chinas y todo).

    viste como es esto,si durante 6 años de mucha fortaleza politica no llevaste a cabo tus promesas…es muy dificil q en los restantes 2 años los lleves a cabo,y encima con con una debilidad politica creciente (no sabes como estan saliendo las ratas por tirante en estos pagos).

    de narvaez se vendio bien…bien empaquetado…moderado…sin agresiones…como producto del marketing politico,una pinturita¡¡¡…veremos como le va cuando en la cancha se vean los pingos…

    saludos cordiales para alguien q esta tan lejos…de uno q esta taaaaaan cerquita…

    en fin…

    P.D: “lo único que importa es ganar, ganar, ganar…”…y si…si no,reguntale a los gobernadores aliados del kirchnerismo q salieron vencedores en sus pcias,y q salieron a la palestra con sus nuevos planteos al poder K…o a los intendentes del conurbano q ya se estan reacomodando rapidamente hacia “los nuevos vientos q corren”…y bue…

    [responder]

    Es más, de Narvaez es un producto del incumplimiento de esas promesas de los K (o sea: del hartazgo que generan los gobiernos de cuarta kirchneristas). El kirchnerismo alimenta estos puros productos del marketing, porque ellos que prometen “cambios” mediante el gobierno tienen el poder pero solo lo utilizan para beneficio personal. Ahora la culpa es de los publicistas, caraduras!

    Estando bien lejos es facil defenderlos.

    [responder]

    señora o señorita,
    Permitame recordarle que no defiendo (a priori) a nadie. Lo único que he hecho es transcribir/parafrasear una entrevista. Lamento que su envilecimiento político le impida sopesar las intenciones últimas del autor (su servidor) y que sólo tenga, como el señor o señorito Leandro, un argumento ad hominem contra quien le habla… “que vivo lejos…”, o para el caso, “que uso gomina”, en fin, que no soy hincha de su cuadro, etc.etc.
    Poca astucia demuestra en el argumento, y pobre su capacidad hermenéutica si no ha sido capaz entender su contenido, y peor aún, si su modo de encarar a su hipotetico contrincante en el debate es a gritoneo limpio.
    Por otro lado, no veo por qué razón, de golpe y porrazo, han olvidado los buenos modales cuando quien se dirige a ustedes no responde al perfil que les apetece. Sigo siendo un ciudadano con derecho a voto, y por lo tanto, sería coherente con su propio horror a la vehemencia, que cuiden las maneras de las que tanto hablan.
    En fin, lamento haberla incordiado con mi respuesta. Con todos mis respetos.

    Manu

    Perdón, Leandro, pero… ¿me podrías citar dónde prometió esas cosas Kirchner? ¿Dónde fue que prometió esas cosas y no otras? Porque es cierto, la mayor parte de nosotros votamos esperanzas en 2003. Pero no esas cosas puntuales, esa lista tan exacta, tan a medida de lo que Ud quiere demostrar que NK no hizo…

    Otro detalle… De Narváez prometió real distibución de la riqueza? Ahá, qué bonito, ¿dónde? ¿cuándo? ¿Dijo cómo lo iba a lograr?

    Marcelo

    ¿Vio? Se me pegaron los puntitos…

    [responder]

    Leandro, no entendió: el autor dice que está lejos, no que es boludo.

    [responder]

    Señor Leandro,
    Debería educarse antes de educar… Lamentable el modo en que responde al post. En fin, cuídese y trate de cambiar de humor.
    Saludos

    Manu

    [responder]

  4. No gastemos tinta con leandro que es irrecuperable.Con un “Leandro siempre lo mismo usted” o “Por favor Leandro nunca entiende nada ” estamos.
    Exelente el post, a digerirlo tambien, tiene razon Duran.
    No a imitarlo, pero a tomar nota de lo que es una campaña. Despues de todo Obama gano con “Change we need”, (o sea no dijo un pomo) la discusion politica y de propuestas es una cosa,la ideologia otra y la campaña es para seducir a los que no tienen opinion politica, ni ideologia, ni leen el diario, ni miran programas de actualidad. Todos estos niveles deben estar presentes en una campaña, pero cada uno en un espacio propio.

    [responder]

  5. No entendí su desazón. ¿Ud. tomó lo que dijo Durán Barba como una verdad absoluta?

    [responder]

Los comentarios están momentáneamente cerrados.