Las PASO, la adversidad y el país normal

Las PASO conforman el inicio de un nuevo ciclo que nada tiene que ver con el fin de ciclo que pregona la oposición y el poder mediático. De ahí en adelante, todo el desafío y la responsabilidad de la construcción política recaerán sobre el FPV

 paso

Por Conrado Yasenza*

Realizadas ya la Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se ha abierto el vasto campo o terreno de análisis y especulaciones políticas y periodísticas que, en algunos casos, es difícil de diferenciar y que suponen también un universo de opiniones con ribetes y sonido a martingala. Este cronista intentará en esta nota ir un poco más allá de los datos numéricos que la compulsa ha dejado. Si se busca esa información, los diarios de hoy abundan en ella.

Conocidos los guarismos, es un dato de la realidad que Sergio Massa se ha establecido como el precandidato a diputado nacional que se impuso por sobre el Kirchnerismo en distritos que se suponía no podían perderse – hablamos en términos relativos ya que es una elección de medio término para elegir candidatos que disputarán en Octubre. La Provincia de Buenos Aires es el territorio que causa mayor impresión porque allí se dirime gran parte del resultado de una elección (votan 38 de cada cien empadronados) y también, en esta coyuntura, abre el interrogante sobre qué hará el Kirchnerismo con la figura política de Daniel Scioli quien tarde, con sus modos y gestos, apuntaló la campaña junto a Cristina Fernández, logrando que la imagen de Martín Insaurralde creciera hasta descontar los veinte puntos que inicialmente las usinas mediáticas le asignaban de diferencia con relación a Massa . Allí pudo evidenciarse la desesperación de los operadores mediáticos y las consultoras de imagen: Vaticinaron la inminencia del fraude hasta llegar el sábado anterior a las PASO a titular – diario Clarín en portada– que por temor al fraude había un récord de fiscales voluntarios. 

Pasaron las PASO (cacofonía aparte) con total normalidad y una vez más la operación que el Grupo Económico puso en marcha quedará como material de estudio para futuros estudiantes de periodismo o comunicación social. Ahora, quedaron en el olvido también porque las operaciones mediáticas y el trabajo de construcción de imagen del precandidato Massa, arrojaron los resultados deseados. Por los operadores, claro. Es un dato simple pero que por simple y obvio no debe desmerecerse. Imaginen el escenario del empate técnico y comprobarán que lo obvio y simple suele a veces ocultar complejidades mayores.

Los resultados finales de las PASO, que es una compulsa por establecer precandidatos y no una legislativa, dieron como resultado final que el Frente para la Victoria se impuso a nivel nacional. Pero además, que es la única fuerza política con presencia orgánica en 23 distritos y con casi 12 años de gobierno. Y este es un dato que no debiera dejarse al margen y que por el contrario se debe valorar como un logro más aún si se repasan los tramos finales de los gobiernos de De la Rúa y Memen. Se sabe, el poder desgasta, aunque el dicho dice que más a quien no lo posee.

Entonces, y rumbo a Octubre, las PASO conforman el inicio de un nuevo ciclo que nada tiene que ver con el fin de ciclo que pregona la oposición y el poder mediático. De ahí en adelante, todo el desafío y la responsabilidad de la construcción política recaerán sobre el FPV. Quien escribe esta nota no puede augurar si en estos dos meses y medio la situación puede revertirse. Sí imagina, y proyectándose a un futuro en el que se podrían perder elecciones, que tener como oposición a un partido político consolidado como el Frente para la Victoria y bajo el liderazgo de una militante como lo es la Presidente Cristina Fernández, será una auspiciosa novedad para la democracia argentina y para aquellos neo-republicanos que aspiran a conformar una estructura de poder para disputarle, en Octubre de 2015, el Gobierno al FPV.

Y aporto un dato para la reflexión y el debate: A escuchar a todos los movimientos sociales y políticos que se encuentran dentro del Frente pero a veces son subestimados. El 54% por ciento de Octubre de 2011 tiene como sustento, o como parte de ese sustento, esa construcción política abierta al vasto y heterogéneo conjunto de movimientos sociales, políticos y también hacia aquellos que no forman parte de ninguna agrupación. A sostener y defender lo conquistado y a reorientar las estrategias y las tácticas. En eso, como en tantas otras cuestiones político-estratégicas, Perón era sabio: A no llorar por lo perdido y a corregir los errores propios (no es textual).

Un oscuro fantasma sobrevuela la comarca

La derecha se rearma, siempre; va encontrando su nicho en un electorado que añora los aciagos tiempos de la convertibilidad, el desempleo, el dólar libre y el país marchito. Pero también está el voto de esa minoría intensa, por lo general de clase media alta-media que no es ideológicamente nada pero sí se mueve con una matriz cultural e histórica de corte antiperonista. Un gran número de este sector (se dice que la clase media no es una categoría de análisis político) apoyó varias medidas del Gobierno Nacional. Pero los obstáculos son muchos y esa matriz reaparece ni bien se tropieza con la piedra del escándalo y la espectacularización: Uno a uno y como categorías abstractas, sin marcos de análisis que se referencien en un marco global que es el del Capitalismo, el de lo de los centros de poder económico a nivel mundial que con sus sistemas de neo-vigilancia e intervención en nuestras regiones tiene por objetivo provocar “golpes inteligentes” que nos retrotraigan a las no lejanas épocas en que, arrodillados, nos subsumíamos en las recomendaciones y recetas de esos centros de poder, digo que sin referenciarnos en ese marco, los operadores mediático-econónmicos instalan temas como la corrupción, las rutas del dinero K, la inseguridad o la inflación produciendo en algunos la reafirmación de que existe en el mundo liberalizado ( y no en el sentido de las tradiciones políticas del Siglo XVIII)  una promesa de seguridad sin corrupción ni inflación ni Estado, mientras que en otros sólo produce terror. Y se sabe: El terror paraliza y nos conduce al territorio donde el hombre es el lobo del hombre. Entonces, la instalación en la queja y en el ombliguismo barren prioridades, necesidades esenciales y allí reaparece esa fantasmática antipopular y de diferenciación con un estadio social anterior. Es un análisis de manual: Las clases medias nunca se miran en las clases bajas o populares; la mirada puesta en el falso espejo de las clases altas es una de las características de nuestra clase media y esto a riesgo de saber, e insisto en esta idea, que la clase media, según dicen los sociólogos, no constituye una categoría de análisis político.

Pero hay más: Un candidato normal para un país normal

Dejar instaurado que el clima político que se avecina tras las PASO es el que impone una franja etaria desideologizada (dicen los politólogos y sociólogos, una tercera generación sin saber bien a qué se refieren ya que esta generación estaría representada por Massa  en Insaurralde, adultos de entre 40 y 45 años cuando la cuarta generación estaría conformada  por, pongamos por caso, los jóvenes de entre 24 y 35 años de La Cámpora) que busca un Presidente o Candidato como lo fue De la Rúa, que vendría a gobernar un país normal para gente normal luego de una época de conflicto y rispideces, que no hable más de Madres, Abuelas, Nietos restituidos en su identidad, logros económicos a través de políticas de Gobierno que incluyen minorías; Morenos, Magnettos y sus infames juicios a periodistas bajo el argumento de la defensa de la libertad de expresión ; Ley de Medios o AUH y Estado presente, porque estos datos de gobierno, dicen politólogos y consultores, ya estarían consolidados (¡¿consolidados?!, con lo que cuesta sostenerlos día tras día) es una ofensa a la inteligencia ciudadana y popular. Pero lo que es más grave, y teniendo en cuenta que parte de este cuadro de situación es planteado por esa intelectualidad heterodoxa que se define progresista – un concepto en crisis y a debatir – es que este planteo de desideologización radicalizada implica un corrimiento por derecha desde el centro-izquierda (además de la derecha, claro está)

Al cerrar su campaña y ante empresarios, Massa se sacó el saco y se subió al ring que más comodidad le ofrecía para enumerar sus programa de gobierno – ¿No era una campaña para las PASO? : Seguridad jurídica para las empresas privadas, desideologización y desregulación, reformulación de alianzas internacionales, generación de confianza para atraer inversiones, superación de fricciones con “el campo”, mejora de la competitividad industrial tocando el tipo de cambio; mirar al futuro y no al pasado, volver a endeudarse en el mercado financiero; permitir que los bancos vuelvan a intervenir en el sistema jubilatorio; establecer una política de metas de inflación, esto es, ajuste sobre salarios y gasto público; luchar contra la corrupción, replantear la política energética y garantizar la independencia de la Justicia.

Ante la enumeración de este programa, que insisto, Massa lo presento ya como sus propuestas de Gobierno, me pregunto si este es el candidato normal para un país “normal” al que aluden politólogos y consultores y a los que me referí párrafos arriba.

 

Octubre y el Mundo

El clima político será adverso en los días por venir. Aves negras vaticinan el retorno hacia una época que aunque reciente, creíamos haber dejado atrás. El neoliberalismo sigue acechando como acecha el carapálida. La detención en Austria del avión Presidencial de Bolivia y su Presidente Evo Morales ante la denuncia de los EE.UU de transportar al ex empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Edward Snowden, quien filtró los documentos que le revelaron al mundo el sistema de espionaje universal y el esquema de neo-vigilancia especialmente apuntado sobre nuestra región, nos enfrenta con un panorama que supera ampliamente al imaginado por George Orwell y que preanuncia el complejo clima de tensión mundial al que la Argentina no escapa. Junto a la tonificación y reposicionamiento del paradigma neoliberal en la región, con sus mefistotélicas fórmulas de ajuste económico y desasosiego social, es que nos dirigimos hacia Octubre.

El Gobierno Nacional deberá revisar posturas pero no porque el agrio aroma que los vientos de la reconversión neoliberal nos trae, así lo disponga.

*Periodista. Dtor. de la revista La Tecl@ Eñe http://lateclaene.wix.com/la-tecla-ene

5 Comments on “Las PASO, la adversidad y el país normal”

  1. Lo que es no entender un carajo de nada, pero DE NADA ¿eh?. Mezclar la detención del avión de Bolivia con Massa y las PASO (?), denunciar un presunto “…esquema de neo-vigilancia especialmente apuntado sobre nuestra región…” pero hacerse el boludo como si el Proyecto X fuera ciencia ficción …en fin, sobredosis de idiotez kirchnerista para mí.
    Mientras tanto, en el país real:
    1) El tren de la “década ganada” que sigue siendo una máquina de matar gente humilde: http://www.perfil.com/sociedad/Choco-un-tren-en-Once-otra-vez-contra-el-paragolpes-de-la-estacion-20131019-0062.html
    2) “The Cabandie affair – uncut & uncensored”: http://www.perfil.com/politica/El-escandalo-del-correctivo-de-Cabandie-no-tiene-fin-aparecio-otro-video-20131018-0038.html

    …busqué algo de todo esto en Página/12 pero no encontré nada, che.

  2. ¿Y de dónde sacaste que lo que vos escribís me amarga, campeón? Como seguís sin entender nada, te explico: considero que Artepolítica es una excelente página de humor. Y del mejor humor: el involuntario. La paso bomba viniendo cada tanto a cagarme de risa de la sarta de pelotudeces que escriben los descerebrados como vos, Tereschuk, Silenoz, PablitoD y siguen las firmas. Por mí, ojalá no abandonen nunca. Cómo los voy a extrañar después de 2015 cuando se les corte el chorro y tengan que salir a buscar laburo… ¡saluditos!

    1. gustavito, que vuelvas a escribir y cargadito con tanto amor y buenos deseos termina por confirmar lo que te escribio Conrado.
      segui participando pichón!!! Proyecto X!? jajajajaj flor de pichón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *