Malvinas: no todo fue complicidad y engaño. Recuperando documentos

En su momento se vendió la imagen de que todo el mundo apoyó a Galtieri cuando la dictadura cívico-militar tomó las Islas Malvinas. Pero no fue así. Personas y pequeños grupos, en distintos lados del país, con temor, con cuidado pero con convicciones, se opusieron a la toma de Malvinas, con distintos argumentos, aunque muy simlitares en el primero de ellos: nada bueno podía esperarse de ese gobierno y no había que apoyarlo.

En mi pequeña “colección” de escritos de esa época, época que no había email pero sin embargo, por esos milagros de la vida misma, siempre alguna mano amiga recibía algún papel escrito quién sabe por quien, pero en la misma línea, lo que nos producía alegría pues implicaba que no estábamos solos, tengo una buena cantidad de mariposas, volantes, documentos, en su mayoría mimeografiados, otros copiados con esa pasta que se usaba en la escuela, por lo que estos últimos hoy son prácticamente ilegibles.

De todos ellos, como un pequeño homenaje a aquellas voces anónimas, decidí retipear un documento significativo, probablemente el más largo y argumentado de aquel entonces. Publicado, según reza el mismo documento, “en la tercer semana de abril”, por entonces aún no se sabía si se terminaría en guerra o no, pero ya estaban delineadas todas las posiciones, los por qué, e incluso hay pequeñas cifras reveladoras, como una comparación de cuántas horas de trabajo necesitaba trabajar un obrero para comprar un kilo de pan en distintas épocas de la vida en argentina, así como están las bases para entender las políticas de la socialdemocracia europea en el actual descalabro económico de la CE, o sus posturas sobre la medida del gobierno argentino con Repsol-YPF

Documentos sobre malvinas escrito en 1982

El documento está mimeografiado en un papel de baja calidad, rugoso, tamaño oficio, lo que explica por qué se ha puesto tan amarillento a pesar de estar bien guardado. Y la calidad del mimeografiado y tinta no es bueno, lo que implide un fácil escaneo (o mejor dicho un fácil reconocimiento óptico de caracteres), por lo que tuve que retipearlo. No obstante si alguien quiere el sceneo de los originales -de estos u otros- no tiene más que pedírmelo. El tamaño de la hoja es oficio y su extensión es de 11 páginas, escrito a doble columna. Está firmado por un ignoto nombre, que seguramente se usó como medio para despistar el origen de quienes los escribieron respecto a una rápida identificación, por demás peligrosa: “Comisión por un Nuevo Mundo”

Pensando en lo difícil que era tratar de argumentar contra el fanatismo y en un clima de represión, se nota el esfuerzo de los autores por tratar de abordar el problema analizando otros ejemplos más lejanos para luego extrapolar el tema hacia aquí.

Espero que les resulte de interés. Saludos. Fernando Pisani. fjp2001@gmail.com

 

NUESTRO DESACUERDO CON LO QUE SE HA HECHO Y SE ESTA HACIENDO CON LAS MALVINAS

Cuando un gobierno fracasa se advierte que todos los partidos„ incluso los que lo habían acompañado en el poder, arrecian con las críticas y tratan de salvarse del naufragio y quedar “bien parados” ante la opinión general.

Lo inverso ocurre cuando un gobierno acierta a producir un hecho que realza su prestigio y poder. Los distintos partidos políticos, incluso los opositores, se acercan al carro del vencedor de manera que la aureola de gloria también recaiga sobre ellos.

Hoy en Argentina, en el momento que se escribe esto„ (la tercer semana de abril de 1982) todo se ve con ojos exitistas, triunfalistas.

En algunos medios opositores que miran con temor la ganancia política que obtendrá el gobierno, consideran un suicidio político levantar aunque sea levemente la voz para condenar cualquiera de las grandes y pequeñas cosas que ocurren con relación a las Malvinas.

Esto lo sabe el gobierno ~y lo aprovecha.

¿Cuánto tiempo durará esto? ¿Habrá guerra o no? ¿Saldrá triunfante en todas las líneas el gobierno?. Nada de eso sabemos. Pero aunque sea un suicidio político hablar honestamente, aunque ello nos ponga en una situación difícil y en contra de la “opinión pública” y de la opinión consensuada de la mayoría de la población, sería oportunista callarnos y cómplices en este atentado contra la dignidad y humanidad de las personas.

La toma de las Isla Malvinas por parte del gobierno ha sido apoyada no solo por los partidos aliados a este y por los de la Multipartidaria, lo que era de esperarse, sino por aquellos que se dicen opositores a toda forma de injusticia, explotación y opresión y que critican no sólo este gobierno sino el sistema en general.

Firmenich, por ejemplo, desde Cuba y en nombre de los Montoneros exhortó a apoyar al gobierno en este “acto histórico”:

“No nos engañamos con este súbito arranque de patriotismo del gobierno” -dice y aclara que reconoce que el gobierno lo hace como medio para mantenerse en el poder luego de los desastres hechos durante estos 6 años. No obstante este reconocimientos aclara que “por sí misma e independientemente de quién lo hace y por que lo hace, hay que apoyar la recuperación de las islas e ir a la guerra con Inglaterra si es necesario”. Al final -esto fue escuchado por radio- pide al gobierno que libere a los presos políticos para que estos “tomen su lugar en sus puestos de combate en defensa de la soberanía”.

A la Juventud Peronista, al Partido Comunista y a los sindicatos ya los vimos por la televisión en la Plaza de Mayo con en los distintos puntos del país, así como a los partidos y grupos pertenecientes u originarios del Partido Socialista: todos ellos apoyaron lo que hizo el gobierno.

El que existan ciertas posibilidades de que el gobierno triunfe en toda la línea y sin gran costo (según su valoración) y que exista un apoyo consensual en la mayoría de la población, es motivo más que suficiente para callarse la boca y aceptar lo que se está haciendo….así piensan algunos.

“No se puede ir contra la opinión pública”, “no hay que descolgarse”, “no hay que decir al pueblo sino lo que el pueblo espera oír”, “No hay….” “No hay…”

Hay muchos “‘No hay que”, pero tampoco hay que olvidar uno principal, fundamental: NO HAY QUE ENGAÑAR Y USAR A LAS PERSONAS.

Hoy desde el gobierno y la oposición se esta haciendo eso: engañando y usando a las personas, manipulándolas para que actúen en contra de sus propios intereses

Reconocemos que demostrar una afirmación es mas difícil que enunciarla. Y demostrar lo que hemos afirmado presenta mayores dificultades por el momento en que estamos viviendo y, a la vez, por el simple motivo de que es más fácil repetir una opinión aceptada y divulgada por todos los medios, QUE PENSAR.

Pensar implica en esta sociedad ciertos riesgos: la incomprensión, la represión, la soledad, la incomodidad de la verdad pues conlleva el compromiso.

Pero nuestra vida sólo tiene un sentido: el que le demos. Entre la libertad y el “molde” podemos elegir por el “molde”. Pero no es nuestro caso.

¿QUÉ TIENE MAS VALOR: UNA POSESIÓN O UNA VIDA HUMANA?

En el mundo existen distintos valores morales, políticos, económicos. En la sociedad en que vivimos dominan los valores que ponen en primer lugar el lucro, la ganancia y la propiedad. Lo vemos diariamente:

En las fábricas, vale más una máquina que un obrero; es más importante una buena ganancia que una vida digna de los trabajadores y trabajadoras. Importa más que se incremente la producción aunque ello significa problemas psicológicos y físicos para quienes se encuentran en la cadena de montaje.

En las escuelas y en los medios de comunicación es mas importante decir lo que defiende el poder y las riquezas que lo que defiende la dignidad y humanidad de las personas. Es más importante decir lo que da ganancias que lo que puede llegar a cuestionar la base de las injusticias.

En clínicas y nosocomios se comercializa con la salud de las personas, se lucra con sus pesares, se aprovechan de su desconocimiento e impotencia.

En donde busquemos, donde quiera que aparece el conflicto entre la posesión y las personas, la doctrina dominante no vacila: elije la posesión, el poder, cueste lo que cueste: el fin justifica los medios.

Esto ocurre también con las Malvinas. Más adelante veremos el problema en su totalidad, analizado argumento por argumento, pero antes no podemos dejar pasar por alto un hecho sencillo:

Si quitamos toda la palabrería que esconde la realidad, el asunto queda circunscripto a un pedazo de tierra, pedazo de tierra, vale recalcar, dónde no vive casi nadie y los pocos que viven son ingleses o descendientes de ingleses, canadienses o nativos de otros países pertenecientes a la comunidad británicas.

Ese pedazo de tierra puede contener poca o mucha riqueza en el subsuelo, puede ser un lugar con un cierto valor estratégico para alguna guerra (dudoso valor si tomamos en consideración la guerra moderna, sofisticada y atómica)

Tengan valor estratégico, sean ricas o no, no dejan de ser un pedazo de tierra.

El gobierno argentino y el gobierno inglés acuerdan en muchos puntos, y uno de ellos es que un pedazo de tierra vale más que una vida humana. De hecho ya se perdieron varias y millones de personas se verán -o están siendo- afectadas sus propias vidas aunque no exista guerra: lo que le ha costado al gobierno argentino la toma de las islas y lo que le está saliendo ahora, como lo que le sale al gobierno inglés la preparación y envío de la flota; la propaganda que deben hacer en cada momento por radio, TV, etc, para conseguir manipular a las personas ensordeciéndolas con propaganda. Todo eso y mas sale plata.

Y NO LO PAGAN ELLOS CON SU TRABAJO

Por el contrario, el costo económico -y no sólo el económico- recae y recaerá sobre quienes NI HAN DECIDIDO ESTA OPERACIÓN, NI PARTICIPAN DE LAS NEGOCIACIONES, NI VERÁN NINGÚN PROVECHO MATERIAL 0 ESPIRITUAL CUANDO SE OBTENGA EL RESULTADO FINAL, sea este cual fuere.

Y ESTO VALE TANTO PARA EL PUEBLO ARGENTINO COMO PARA EL PUEBLO INGLES, LAS GUERRAS POR POSESIONES Y ANEXIONES SON SIEMPRE INJUSTAS.

Los ingleses, o mejor dicho la clase dirigente inglesa, arguye que son inglesas. Eso lo han enseñado en la escuela, figura en sus mapas, etc.

En Argentina, en la escuela, nos han enseñado que son argentinas. ¿Quién tiene razón? Sería infantil decir “son Argentinas” por el simple motivo de que nacimos en Argentina, como lo hacen muchos argentinos e ingleses para sí mismos, que sólo repiten las frases dictadas por sus gobernantes (de ahora y de antes).

No es posible que las dos posturas contrapuestas sean ciertas.

¿Cómo determinar cuál de las dos es correcta -o si las dos son incorrectas?

Inglaterra argumenta que encontraron las islas vacías, que fueron los primeros en surcar sus canales, que las colonizaron mientras que Argentina por aquel entonces no existía y que a partir de 1833 hasta hoy fundaron colonias que se han mantenido ininterrumpidamente.

Cabe hacer una aclaración algo al margen.

Últimamente por parte del gobierno argentino y otros reconocidamente derechistas, han criticado al “colonialismo” y planteado que las Malvinas son el vestigios de prácticas colonialistas condenadas por obsoletas e injustas. Para decir esto REALMENTE HAY QUE SER CARADURAS:

Por empezar el gobierno argentino (el actual y anteriores) no sólo NO han condenado al colonialismo sino que se han opuesto a las condenas al verdadero colonialismo.

Por ejemplo: la mayoría de los países del mal llamado 3er mundo y del bloque socialista han condenado al gobierno colonialista y racista de Sudáfrica (y de Rodhesia) y por mayoría en las Naciones Unidas se ha planteado el boicot a todo tipo de relación con él. La clase dirigente argentina, por el contrario ha simpatizado y comerciado con él, haciendo muy buenos negocios gracias la explotación casi esclavista de negros en Sudáfrica. Y este es un ejemplo de los muchos similares que hay.

Colonialismo no es que un país -o un grupo de personas- forme una colonia.

En Argentina, en el interior del país, está lleno de colonias: polacas, alemanas, judías, italianas, etc.

La expresión colonialismo se utiliza correctamente cuando un país -o un grupo de personas- forma una colonia y pasa a dominar a los habitantes de ese lugar, como por ejemplo hace Estados Unidos con Puerto Rico, con las Islas Vírgenes en el Mar de las Antillas, con Guan (ídem) etc o Gran bretaña con Brunei (Asia), Hong Kong, etc o España con Ceuta (África), Melilla (ídem) y otros; Francia con Nayotte (Océano Índico), con la Polinesia Francesa, Nueva Caledonia, Wallis y Fortuna (todos en el Pacífico Sur), etc.

Claro que ningún gobierno de las fuerzas armadas y de los civiles ha condenado este verdadero colonialismo y sí han apoyado (o están apoyando) a aquellos gobiernos que sojuzgan a los habitantes cuando estos quieren la independencia o la libertad.

El argumento argentino de por qué son suyas las islas es más sencillo: Las islas Malvinas pertenecían a España y luego, con la Independencia, pasaron a ser Argentinas.

Si se analizan los argumentos francamente ellos se reducen a:

Inglaterra: Yo la agarré primero

Argentina: Correspondían a España (¿por qué?) y nosotros agarramos todo lo que pertenecía a España (menos a Uruguay, Bolivia y al Paraguay, que buena gana les teníamos, pero no pudimos).

El argumento argentino tiene mas peso que el inglés (como veremos luego) pero ambos parten de un principio: ES MIO PORQUE LO TOMO POR LA FUERZA. (Argentina puede decir a su favor que en aquel entonces la fuerza de España era mayor que la de Inglaterra por lo que le corresponde a España y de allí a Argentina)

Lo importante de destacar es que tanto la reivindicación por las islas de ingleses y argentinos descansan en un derecho: el derecho que da la fuerza, la violencia, el robo y el asesinato que cuando es triunfante recibe nombres patrióticos y santificadores: “La Gloriosa Campaña del Desierto” por poner un ejemplo ¿Qué fue sino un robo a los indios de las tierras que por siglos habían vivido? ¿Qué fue sino un asesinato masivo de hombres, mujeres y niños, prácticamente indefensos ante las armas de la “civilización”?

Leyendo la historia desde 1400 en adelante encontraremos numerosos conflictos entre las potencias europeas por las tierras “descubiertas”.

La historia que nos obligan a aprender de memoria nos “enseña” que “América fue descubierta por Colón”.

Esta simple frase, tan repetida, es una manifestación clara -aunque nadie se haya dado cuenta- de que para quienes escribieron y enseñan esa historia, los indígenas no eran seres humanos. Porque alguien descubre algo cuando no fue visto por otros seres humanos (Por ejemplo cuando se descubrió el planeta Plutón). A nadie se le ocurriría decir “Descubrí el sol” pues evidentemente muchos antes que él lo han visto. El decir “Colón descubrió América” es una manera de decir: “Nadie antes de Colón vio a América, los indios que vivían en América no eran pueblos humanos, no eran seres humanos, el primer ser humano que vio América fue Colon”

Con esa idea se “descubrió” y colonizó América y otras partes del mundo. Prácticamente todas las guerras que hubo entre países desde entonces (España versus Portugal, España vs Inglaterra, etc, etc) fueron guerras de rapiña, guerras por el dominio de tierras y personas.

En una de esas escaramuzas, el poder militar y económico más fuerte de Europa, la Iglesia Católica, llegó a un acuerdo con Portugal y España (en aquel entonces, los países que le seguían en poderío). A cambio de cientos beneficios mutuos se estableció que las tierras al oeste de tal meridiano eran para España y las del Este de ese meridiano para Portugal. Así fue como Portugal se agenció de lo que hoy es Brasil y varias islas y regiones del África, mientras que España se agarraba del resto de América.

Claro que allí no terminaron los problemas entre estos dos países (hubo luchas y tratados, tratados y luchas para agenciarse de tierras, previa matanza o esclavizamiento de sus habitantes “incultos” e ‘incivilizados”.

Posteriormente, cuando otros países cobraron fuerza económica, política y militar, como Holanda e Inglaterra, no se conformaron con aquel ‘reparto’.

Y como esta “civilización” determina las posesiones por la fuerza, empezaron a luchar: piratería al principio, invasiones luego y por último control y dominio de posesiones (ex) de otros.

Ni Francia ni Alemania ni Italia ni el naciente EEUU se quedaron atrás y desde aquel entonces hasta hoy las luchas entre las grandes naciones “civilizadas” fueron simplemente guerras por el reparto de colonias o mercados.

LA PRIMER GUERRA MUNDIAL

El ejemplo de la primer guerra mundial es importante de analizar, ver qué era lo correcto hacer en aquel entonces, es decir, aprender de la historia para no repetir iguales errores.

Desde muchos años antes de la guerra del catorce ya se hablaba de la posibilidad de la misma (en realidad desde fines del siglo XIX ya se la veía venir).

Por ejemplo en un congreso socialista y socialdemócrata realizado en Basilea en 1912 se denunciaban los conflictos entre Austria y Servia por los Balcanes, entre Austria y e Italia por Albania y otros, entre Inglaterra y Alemania por mercados y colonias en general que existían en el mundo; entre Rusia y Turquía por Armenia y Constantinopla.

En ese congreso se denuncia la guerra que se está preparando, a la vez que se la califica de imperialista y exhorta a todos los partidos y al movimiento obrero oponerse a la guerra y a unirse todos los obreros del mundo en contra de sus respectivas burguesías.

Al fin la guerra estalla.

Lo mínimo que puede esperarse es que aquellos clarividentes partidos que venían denunciando la preparación de la guerra y oponiéndose a ella se opongan cuando esta se declara. Pero no. Por el contrario, en vez de estar en contra, la apoyan..

(Pequeñas minorías dentro de esos partidos son las únicas en oponerse).

Los socialistas alemanes repiten los argumentos de su gobierno y dicen que deben apoyar a su país pues Alemania ha sida amenazada por Rusia. Engañan a la clase obrera y a las masas trabajadoras asegurándoles que libran una guerra en defensa de la patria, de la libertad y de la cultura, con el objetivo de ayudar “los pueblos oprimidos por el zarismo y el derrocamiento del reaccionario régimen zarista”. (Como en Gran Bretaña hoy se habla de que la guerra es justa pues el gobierno argentino es dictatorial). En realidad Alemania (o mejor dicho la clase dominante alemana) siempre apoyó al zarismo y fue abierta enemiga de los movimientos revolucionarios obreros y campesinos de Rusia (y de los propios alemanes, por supuesto), como Gran Bretaña siempre apoyó a la clase dominante argentina en contra de los movimientos populares, cosa que es irrebatible si se observa la historia argentina -y la de todo el mundo-.

“En realidad -se lee en una proclama. hecha en septiembre de 1914- la burguesía alemana ha emprendido una campaña de rapiña contra Servia, con el deseo de sojuzgarla y de aplastar la revolución nacional de los eslavos del sur, a la vez que dirige el grueso de sus fuerzas militares contra países más libres, como Bélgica y Francia a fin de desvalijara un competidor más rico”

Los socialistas ingleses y franceses, a su vez, se juntan con la burguesía de sus países y también invocan la defensa de la patria. Pero ello es tan falso como el caso alemán:

“Al frente de otro grupo de naciones beligerantes -se lee en aquella proclama- se halla la burguesía inglesa y francesa, que embauca a la clase obrera y a las masas trabajadoras asegurando les que hace la guerra por la patria, la libertad y la cultura, y en contra del militarismo y del despotismo de Alemania. Pero de hecho, esta burguesía con sus miles de millones, ha contratado y preparado hace ya tiempo para el ataque contra Alemania a las tropas del zarismo ruso, la monarquía mas reaccionaria y bárbara de Europa.

“En realidad, la lucha de las burguesías inglesa y francesa se plantea el objetivo de apoderarse de las colonias alemanas y de arruinar a la nación competidora, que se distingue por un desarrollo económico más rápido. Y sirviendo a este noble fin, las naciones “avanzadas” y “democráticas’ ayudan al zarismo salvaje a oprimir aun más a Polonia, a Ucrania, etc y a estrangular aun más a la revolución Rusa.

“Por lo que se refiere a los saqueos, ferocidades e infinitas crueldades de la guerra, ninguno de los dos grupos beligerantes cede en nada al otro. Ahora bien, para embaucar al proletariado y apartar su atención de la única guerra verdaderamente liberadora, es decir, de la guerra civil contra la burguesía, ya sea la de “su propio”‘ país o la de los países “ajenos”; para este elevado fin, la burguesía de cada país trata de ensalzar con frases mendaces sobre el patriotismo el significado de “su” guerra nacional y se esfuerza por convencer que aspira a derrotar al adversario no para saquear y conquistar territorios, sino para “liberar todos los pueblos, salvo el suyo propio” (28-9-1914).

En Rusia ocurre otro tanto, las consignas “defendamos la patria” resuenan en quienes hasta ese momento habían planteado la necesidad de derribar al zarismo ¿Cuál es la situación real de Rusia? ¿Por qué Rusia entra en la guerra?

Dejemos que un ruso de aquella época explique ello:

“El zarismo va a la guerra como un medio para distraer la atención del descontento que aumenta en el interior del país y aplastar el movimiento revolucionario que va en ascenso. (..) El zarismo pretende, por medio de la guerra, aumentar el número de naciones oprimidas, intensificar su opresión y, de este modo, minar la lucha por la libertad que libran los gran rusos mismos. La posibilidad de oprimir y desvalijar a otros pueblos agrava el estancamiento económico, pues en vez de desarrollarse las fuerzas productivas, se busca la fuente de los ingresos en la explotación semi feudal de los pueblos que viven dentro de Rusia. Por lo tanto, esta guerra tiene para Rusia un carácter profundamente reaccionario y opuesto toda liberación” (1915)

Así, si analizamos cada uno de los distintos países “civilizados” que participan en la guerra, veremos que cada uno de ellos tiene argumentos propagandísticos de “defensa de la patria”, “orgullo nacional”, “agresión extranjera”, “defendamos la soberanía”, CUANDO EN REALIDAD EL OBJETTVO DE LA GUERRA ERA EL LUCRO.

“La conquista de tierras y el sojuzgamiento de naciones extranjeras, la ruina de la nación competidora, el saqueo de sus riquezas, el desvío de la atención de las masas trabajadoras respecto a las crisis políticas internas de Rusia, Alemania, Inglaterra y otros países, junto con la división y el embaucamiento de los obreros con la propaganda nacionalista y el exterminio de su vanguardia, a fin de debilitar el movimiento revolucionario del proletariado: tal es el único contenido real, la significación y el sentido de la guerra actual’ (sep de 1914)

¿Por qué no se decían las cosas como son? ¿Por qué cada gobierno recurre a frases como “defendamos la patria”, “defendamos nuestra libertad”, en vez de decir: “ayúdennos a quitarle tal territorio o a oprimirlos mejor a ustedes mismos”?

Imagínense por un momento a un señor con veinte esclavos que ve con amargura como su vecino le ganó de mano y tiene sesenta. Y su vecino tampoco está conforme pues le parece que su vecino tiene demasiadas tierras. Ambos quieren un nuevo reparto. Es así que cada uno trata de dominar al otro, para imponerle sus condiciones y para ello utiliza a sus esclavos, pero, claro, no puede decirles la verdad: les dice que el enemigo quiere esclavizarlos!

¿Qué postura hubiera tomado usted sabiendo que la guerra en realidad se hace por el lucro o para dominar mejor a su propio pueblo?

Para terminar con las citas sobre esta guerra, he aquí lo que decía un pequeño de curas y teólogos alemanes de Zurich:

“En el curso de una sola noche, el panorama del mundo ha cambiado… Cada cual dice que se defiende a sí mismo y actúa exclusivamente en legítima defensa. Todo el mundo, fíjense bien, no hace más que defender sus bienes mas sagrados, el hogar, la patria… El orgullo nacional y el ardor nacional triunfan.. incluso la gran clase obrera internacional (..) obedece las órdenes del poder nacional y los obrero se matan entre sí en los campos de batalla… Nuestra civilización está en bancarrota. Escritores de fama en Europa no se avergüenzan de proceder como ciegos y rabiosos nacionalistas….. ..(pinta un panorama sangriento y dice) ¿Y cómo va a terminar todo esto? Si la miseria se vuelve demasiado grande, si la desesperación aumenta, si el hermano reconoce a su hermano bajo el uniforme militar del enemigo, tal vez suceda todavía algo completamente inesperado, tal vez las armas se vuelvan contra los que arrastran a la guerra, tal vez lo pueblos, a los que se les ha impuesto el odio, lo olviden para abrazarse de pronto…”

Por fin la guerra terminó. Como en toda guerra hubo vencedores y vencidos. Claro que los vencidos fueron los pueblos tanto del lado vencedor como del vencido, pues ellos murieron, ellos vieron desaparecer sus seres queridos, ellos pasaron hambre, ellos fueron usados para beneficiar a una industria guerrera y ansias de poder de ciertos burgueses. A los burgueses les fue tan bien que se pusieron a preparar una nueva guerra…

¿QUÉ SIGNIFICABA AYUDAR A SU GOBIERNO EN ESA ÉPOCA?

¿QUÉ SIGNIFICA LA CONSIGNA “DEFENDER A LA PATRIA” EN ESAS SITUACIONES?

El patriota inglés que apoyaba a su gobierno, a su país en la guerra, como el patriota alemán que apoyaba al suyo, en realidad lo que estaban apoyando era a la clase dominante de su país a llevar a cabo sus planes de dominación, era ayudar a la clase dominante a explotar a su propio pueblo y a otros pueblos.

La guerra promovida por las clases dominantes, para dominar su propio pueblo o para anexionarse territorios, son guerras donde se obliga, persuasivamente o por la fuerza, a que luchemos con nuestros hermanos de otros países, hermanos en desgracia.

Es cierto que en las guerras mundiales había dos posturas, pero ellas no eran estar a favor de Alemania o en contra de Alemania, a favor de los aliados o a favor del Eje. Las dos posturas eran:

a favor de los explotados y oprimidos de todos los países, sin distinción de nacionalidad, raza, sexo o grado de “civilización”,

o en contra de ellos

Las posturas eran: a favor de las clases dominantes de todos los países, de los explotadores y opresores o en contra de ellos.

Claro que hoy, a la distancia, es fácil verlo claro. Distinto es cuando se está inmerso en la situación, presionado por la propaganda, por las amenazas, por la ignorancia y por nuestros propios y humildes vecinos que sucumbieron ante la presión ideológica y política y actúan como carne de cañón.

¿Qué pasa en Argentina? ¿Qué significa realmente apoyar el acto del gobierno?

GUERRAS JUSTAS Y GUERRAS INJUSTAS

Hemos visto que lo correcto para la primera guerra mundial era oponerse a dicha guerra, que hubo muy pocos que lo hicieron y que planteaban que si se contaba con las fuerzas necesarias, había que utilizar esa guerra para acabar con el gobierno y clase explotadora de su propio país y que si no se contaba con fuerzas, dentro de las limitaciones del caso, denunciarla y juntar fuerzas en su contra y en contra de las causas que provocan las guerras.

Pero no todas las guerras son guerras por territorios o por dominar pueblos o por poder imponer condiciones a su propio pueblo u otros (Uno de los tantos motivos por el cual el gobierno decidió esto es para presionar a su colega chileno)

Existen otro tipos de guerras, por ejemplo la guerra que libraron Espartaco y Varinia contra Roma. Era una guerra donde no se querían tomar territorios o repartirse colonias o imponer sus gobernados su política: Era una guerra donde se luchaba por la libertad. Fue una de las tantas guerras que libraron los esclavos y esclavas por su libertad, y como tantas, perdieron, pero era una guerra justa pues

1) Existía una situación de explotación e injusticia

2) Los beneficios eran para el pueblo

3) No implicaba mayor poder para dominar a la personas.

Un ejemplo mas actual de una guerra justa fue la de Vietnam. En Vietnam el grueso del pueblo -obreros y campesinos pobres- era explotados por la burguesía y por los terratenientes feudales vietnamitas, aliados a la burguesía francesa que ejercía el poder de ese país (Se lo había ‘descubierto'” y apoderado.

El pueblo vietnamita luchó contra la clase dominante francesa y la vietnamita. Cuando la segunda guerra mundial, en los momentos en que Francia iba perdiendo, los japoneses ocuparon Vietnam -un claro ejemplo de que por lo que se luchaba en la 2da Guerra Mundial también era por un nuevo reparto de las colonias y mercados del mundo-. En aquel entonces los vietnamitas casi habían logrado vencer a los franceses pero se debieron enfrentar a un nuevo enemigo (viejo para su historia, pues ya antes Japón había invadido Vietnam).

Y de nuevo la lucha.

Antes de que terminara la 2da guerra mundial los vietnamitas prácticamente tenían derrotados a los japoneses, pero ocurre que, terminada la segunda guerra mundial, y vuelta a repartir el mundo entre las grandes potencias, Francia dice “esto es mío”, “es nuestra patria”” y retoma el poder por la fuerza, pero ya una parte del territorio (el Norte) no lo recuperan más, los vietnamitas lo liberan definitivamente. La lucha sigue. Cuando cerca de los años sesenta la derrota francesa es inminente, este país (o mejor dicho la clase dominante francesa) pide ayuda a EEUU (ídem, cuando hablamos de país nos referimos a los reales dueños del país, no a sus habitantes) y este último interviene en Vietnam con tropas frescas y super armadas. ¡Cómo se habrán sentido los vietnamitas cuando ya la victoria y la libertad están al alcance de sus manos y la ven robada por el ejército más poderoso del mundo que sin declararle oficialmente la guerra invade con casi un millón de soldados!.

Pero, ejemplo para el mundo, el pueblo vietnamita sigue en su lucha. El resto es conocido.

Concluyendo: hay guerras y guerras. Cuando la guerra se hace para conquistar un territorio, un pueblo -un mercado o una zona estratégica-, son guerras injustas.

Son justas las guerras que realiza un pueblo para liberarse de un país que lo domina políticamente (como ejemplo la guerra de Argentina, Chile, Bolivia, Venezuela, etc para liberarse del dominio español, o un ejemplo más reciente, la lucha de los argelinos contra los franceses.

Cabe acotar, para los que se extrañaron por el apoyo a G. Bretaña brindado por el gobierno socialista de Mitterand, que este es coherente. En la lucha entre Francia y Argelia, Mitterand exigió la represión violenta contra los argelinos que se querían liberar del colonialismo francés. “Hay que defender a la Patria” dijo el “socialista” Mitterand. “Hay que pasarlos a cuchillo”.

También son justas las guerras cuando las libra un pueblo (o parte de él, la parte explotada) para liberarse de un gobierno (o de una clase, de la parte explotadora del pueblo) que la oprime y sojuzga económica y políticamente (por supuesto que culturalmente también, etc)

¿QUÉ TIPO DE SITUACIÓN SE PLANTEA CON LAS MALVINAS?

Klausewitz es probablemente uno de los teóricos militares más respetados por los militares de todo el mundo, incluidos los argentinos (vivió en el siglo anterior) y fue él el que dijo esa frase aceptada por todos: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”

Cuando el gobierno de la Junta Militar argentina decide invadir las islas, no hace más que continuar su política por medios distintos a los que venía usando.

Naturalmente no es una lucha anticolonialista contra una nación que nos domina políticamente, pues Argentina es un país políticamente independiente. Tampoco es un gobierno que tiene en ojerizas al capital extranjero, pues hemos visto como reparte besos y abrazos con sus colegas.

La política del sector de la burguesía que tiene el poder mediante la administración de las fuerzas armadas tiene los siguientes objetivos: 1) fortalecimiento y recomposición del poder de la gran burguesía; 2) control absoluto de los medios de comunicación, educación y culturales para su propio provecho; 3) Realizar para su sector grandes negociados a costa de la quiebra de competidores y de la superexplotación de los asalariados. 4) Mantenerse en el poder todo lo que se pueda cuando se vea obligado a dejarlo negociar de manera tal de mantener institucionalmente una cuota del mismo. 6) Represión a los que cuestionan las instituciones fundamentales en que descansa su poder y privilegio. 8) Impedir a los sectores explotados y oprimidos de que se organicen: cuanto más sólo tolerarlo cuando lo hacen en las organizaciones reconocidas y debidamente jerarquizadas de manera tal que la masa sólo sea un elemento de maniobra o de presión pero nunca con vida propia, directa y activa por sí misma. 9) … .. La lista es larga.

Los resultados de esta política están a la vista: destrucción de gran parte del aparato productivo del país, recesión, inflación, desempleo, usura oficializada, robo usurario (ley 1050 por poner un ejemplo), congelamiento de sueldos, caída del poder adquisitivo (por ejemplo desde 1950 hasta 1976 para ganar un kilo de pan había que trabajar 13 minutos (en el año más alto fue de 32 minutos, en 1960 y el más bajo 12 en 1951), mientras que desde 1977 hasta 1981 había que trabajar más de 1 hora y en 1981 DOS HORAS DIEZ MINUTOS!), cierres de escuelas, deserción escolar, corrupción en las altas esferas del gobierno, negociados, represión, asesinatos, torturas, censura,falta general de libertad, mentiras, etc.

Cuando la junta de gobierno decide tomar las Malvinas no hace nada más que continuar su política de sojuzgamiento del pueblo trabajador por otros medios.

¿Por qué se cree usted que existe secreto en las negociaciones con EEUU y los Ingleses?

Todos sabemos que en las guerras se guardan secretos para que no se entere el enemigo. En este caso el gobierno de Inglaterra, como el de EEUU están perfectamente enterados de lo que se habla, para ellos no existen secretos.

¿Entonces quién es el enemigo? El enemigo somos nosotros. El secreto se guarda para que los pueblos argentino e inglés no se enteren de cómo se negocia con sus vidas para defender intereses de minorías explotadoras. Además, fíjense qué curioso que el mediador “imparcial” aceptado por el gobierno argentino sea EEUU, que votó en contra de argentina y que está en contra de Argentina.

¿Porqué el gobierno argentino aceptó ese mediador y lo considera imparcial?

Por la sencilla razón que las Malvinas es lo de menos y el dominio y el poder sobre el pueblo argentino, para el cual el gobierno yanky es buen amigo, es lo más importante.

La decisión de tomar las islas no fue un “Súbito arranque patriótico”, sino una medida considerada eficaz por la junta militar para fortalecer su política interna y distraer la atención de los problemas más importantes que padecemos los argentinos, de los cuales este gobierno es responsable en buena medida y el sistema económico basado en el capital la causa profunda. ¿Casualidad de que no se habló más de movilizaciones, lucha? ¿Casualidad que no hubo NI UN ACTO NI UN PARO POR EL JUBILADO ASESINADO POR LAS FUERZAS REPRESIVAS EN MENDOZA?

La toma de las Malvinas es una medida coherente con lo que vienen haciendo, pues a ellos no les interesa dejar vidas en el camino y sumir a la población en mayor miseria. Lo que le interesa es mantenerse en el poder y seguir realizando buenos negocios. Y si para ello deben llegar a una guerra con otro país, poco importa.

¿Qué representa para los Argentinos que gobierno haya tomado las islas por la fuerza? ¿Qué representan las islas para el pueblo argentino?

No hay que “contestar” a estas preguntas con frases hechas y repetidas hasta el cansancio: una guerra es algo atroz como para no pensar las cosas todas las veces que sea necesario para actuar racional y concientemente, fríamente.

Cuando hacemos algo por nosotros o por nuestros hijos, lo hacemos pensando que eso nos reportará un cierto beneficio o una satisfacción. No haríamos libremente ciertas cosas si supiéramos que ello nos traerían calamidades y miserias.-

El gobierno de las fuerzas armadas (en realidad el gobierno de un sector de la burguesía, pues lo de las “fuerzas armadas” es algo difuso, sino pregúntenle a Viola quién tiene el poder en realidad), ha tomado las islas pues supone ello le traerá ciertos beneficios.

Hemos visto que hasta ahora acertaron. Han fortalecido su poder (gracias a la generosa ayuda de los partidos políticos y sindicatos), recompuesta su imagen -al menos parte de ella y por ahora-, han ganado mucha plata (nos referimos a los empresarios que están atrás de esto y a los altos jefes militares).

(Nota: Ampliando esta aclaración, se suele pensar que “gastos militares” equivale a sueldos. En realidad, la parte de los sueldos en los gastos militares, especialmente del grueso de personal en actividad y retirados, es pequeño en comparación con los otros gastos: instalaciones, casinos, armas, vestimenta, maniobras, viajes por el interior y el exterior, ayuda a gobiernos “hermanos” como Bolivia, sobornos, etc, etc.).

Y son numerosas las empresas que que se llenan de plata con estos gastos, aparte de las que ganan con las políticas económicas que implementa. Con este acto han aumentado su poder -al menos por ahora- a nivel internacional por lo que pueden hacer mejores negocios y representar con mayor fuerza los intereses de los empresarios que comercian con el exterior y con la banca nacional. Pero el mayor beneficio que han obtenido, sin duda, es mantener ocupada a la clase obrara y demás sectores populares que que se olviden de sus “pequeñas” y “poco importantes” problemas como sus vidas, su salud, su alimentación, sus trabajo, etc.

¡Es un nuevo mundial!, claro que ya han cobrado varias vidas y eso no es muy gracioso.

“Pan y Circo” dice el refrán. Pero el circo es mucho más importante cuando hay poco pan. Y ya vimos lo que cuesta ganar un kilo de pan (los datos están sacados de la revista 10 10-3-82)

Hagamos otra comparación: un kilo de asado estaba en 1952 39 minutos, en 1952 1h 11′; en 1955 56′, en 1956, 39′. En las duras épocas de Onganía, 1966, 1h 27′; en 1969, 1h l5′.

Pasemos a ver desde 1974= 59′ ; 1975=46′, 1976 ¿Qué gobierno será? = ¡2 horas 6 minutos!

Pero no es nada: en 1977: ¡3 horas 5 minutos!, en 1978 ¡3h 38′ y en 1979… ~ ¡6h 45′!! En 198O, 3h 52 minutos. Esto también pone en evidencia para qué sirven los sindicatos: para dar prestigio y poder a burócratas. Estos, para no perder la costumbre, han estado preocuparlos para “agarrar la manija” del sindicato, la CGT y el peronismo.

Vemos que la toma de las Malvinas tuvo su razón de ser para la junta militar y hasta ahora le ha reportado numerosos beneficios.

¿Qué beneficio trajo este evento para el pueblo?

Como vemos, el gobierno ha resuelto provisoriamente muchos de sus problemas con la toma de las Malvinas. ¿Cuáles son los problemas más importantes para los argentinos y argentinas que están fuera del poder, que nunca estuvieron en el poder y que si las cosas siguen organizadas como hasta ahora -militar o democráticamente- nunca estarán en el poder?

Los problemas importantes son (sin ordenarlos): falta de libertad, trabajar para que una minoría se quede con el fruto de su esfuerzo, los salarios no alcancen para vivir de una manera decorosa satisfaciendo mínimas necesidades que puedan esperarse en uno de los países más adelantados de América. Y casi finalizando el siglo XX en Argentina es tanto un lujo vivir como un lujo morir; enfermarse es prohibitivo, hay deserción escolar, limitaciones en el ingreso de las escuelas y universidades, los contenidos de la enseñanza son obsoletos y orientados a perpetuar la explotación, existe discriminación con respecto a la mujer, esta es explotada tanto o más que el hombre, la desocupación es creciente, la inflación se ha instalado como el mejor impuesto que tiene el estado para recabar fondos para mantener a su aparato militar y burocrático, hay censura de todo tipo, crece la delincuencia y el consumo de drogas, el estado viola la intimidad de las personas de mil formas distintas, desde la agobiante y descerebradora propaganda gubernamental y política por los medios de comunicación (nadie publica cuánto nos sale) hasta determinar cómo hemos de vivir, impedirnos casarnos de nuevo si el anterior matrimonio fracasó, determinar él y no nosotros cuántos hijos queremos o podemos tener (prohibiendo el aborto), qué podemos leer o ver por televisión o cine, etc.

¿Algunos de estos problemas resuelve la toma de Malvinas?

El agobio económico y la falta de libertad, por poner sólo dos problemas, NO SON CAUSADOS PORQUE LOS INGLESES ESTUVIERAN EN MALVINAS, PERO SÍ SE INCREMENTARON CON ESTA MEDIDA DEL GOBIERNO, CUYA OPORTUNDIAD SE HIZO EN SU BENEFICIO Y EN NUESTRO PERJUICIO.

Si para muestra basta un botón (no hablemos de que el dólar trepó a 18,000 pesos), mencionemos la noticia publicada el 18 de abril en La Razón: el comando del V Cuerpo del Ejército prohibió en su jurisdicción la película “Regreso sin gloria” “porque atenta directamente contra la moral del público interno”.

Respeto su opinión sobre que la gente está perfectamente capacitada para discernir sobre los hechos de la película -dijo el coronel Solís- pero desde el punto de vista de la acción psicológica se entiende que es negativo para la Fuerza. No se debe olvidar -apuntó- que en este momento estamos en operaciones y tenemos que cuidar al público interno, que son nada menos que nuestros efectivos”

Esto tiene una doble significación, un reconocimiento implícito de la poca base justa de esta acción de las FFAA, o sea que ellos mismos se dan cuenta que es una guerra que sólo a ellos los beneficia, que es una guerra injusta y por otro lado que realmente esta medida AGRAVA LOS PROBLEMAS QUE SUFRIMOS LOS ARGENTINOS, en vez de solucionarlos.

Ninguno de los problemas que tenemos son causados por la colonia que vive en las Malvinas, y por la forma en que viven y la bandera que levantan. Ante los reales problemas que tenemos, ante la bancarrota total de Argentina, ¿Qué hace el gobierno? ¿Resuelve alguno -poco probable pues a muchos los ayudó a crear o a agudizar-?

¿Renuncia por incapacidad y corrupción? ¿Renuncia por la represión que hizo días atrás y por las muertes que viene provocando en estos 6 años y en particular la del ferroviario jubilado mendocino? No. TOMA LAS MALVINAS.

La toma de las Malvinas, lejos de ayudar a resolver algunos de los múltiples problemas o injusticias viene a sumar nuevos problemas e injusticias.

Por empezar, significativa pérdida de vidas humanas. Vidas de quienes NI han elegido a este gobierno, NI han decidido que hay que tomar las islas, NI se beneficiarán en nada con ellas, NI participaran en las negociaciones secretas, NI elegirán gobernadores para las islas, ni nada de nada: Sólo son carne de cañon.

Se los pintará como héroes (¿será por eso que no se quiere que se vea “Regreso sin Gloria”?), pero sólo son unas pobres personas utilizadas, manipuladas para satisfacer espúreos intereses de poder y de riqueza.

La toma de Malvinas significa gastos militares, impresionantes gastos militares que si llega a existir guerra serán mil veces mayores y terminarán de matar la Argentina humana y viviente. ¿Y de dónde saldrá la plata?: del pueblo, de la clase trabajadora. Incluso del famoso “fondo patriótico” es parte de la plata negra que los burgueses han esquilmado a sus obreros y obraras.

Muchos de los mismos empresarios que hasta ayer vivaban la toma de Malvinas, van ahora a halar con el gobierno preocupados por la posibilidad de perder algunos de sus suculentos negocios con los países de la Comunidad Europea y Canadá (Al cual se le sumará EEUU si no se aceptan sus condiciones secretas)

El gobierno, claro está, los ha tranquilizado y probablemente, si las cosas siguen así, los “compensará” de alguna forma por las “pérdidas” sufridas. ¿Falta aclarar de dónde saldrá la plata?

En caso de guerra, de una estúpida y asesina guerra provocada por los gobiernos argentino e inglés, morirán injustamente muchos argentinos e ingleses ¿Acaso vale la vida de un solo de ellos por un pedazo de tierra?

¿DE QUIÉN SON LAS ISLAS?

Al principio de este escrito decíamos que tanto Inglaterra como Argentina reivindicaban para sí las islas. Vimos que en definitiva los famosos derechos históricos no son más que quién las tomó primero y tuvo la fuerza política-militar para lograr el reconocimiento por parte de las demás potencias de la época. Claro que ese reconocimiento, por su mismo origen, podía terminarse cuando se alterase la relación de fuerzas.

La historia (muy resumida) de las islas Malvinas es la siguiente:

El primer europeo que sabemos que vio las islas fue el holandés Sebald de Weert en 1600 y las encontró deshabitadas.

En 1690, el inglés John Stong navegó por su estrecho central, que llamó Falkland, nombre que luego los británicos extendieron a todo el archipiélago.

En 1701 empezaron a ser frecuentadas por balleneros franceses de Saint-Malo, quienes le dieron el nombre de Malvinas.

En 1764 el francés Bougainville fundó la factoría de Porta Luis en la isla Oriental o de la Soledad y en 1765 el inglés Byron fundó la de Port Egmont en la isla occidental o Gran Malvina.

Los españoles reclamaron al francés y este, a condición de que lo indemnizaran, aceptó abandonar las islas lo que ocurrió (previo pago de España al francés).

Recién en 1767 los españoles ocuparon la isla oriental y fundaron la factoría Puerto Soledad y nombraron un gobernador (Felipe Ruiz Puente) quien organizó una expedición contra la factoría inglesa y la obligó a capitular (1770). Pero allí no terminó todo. Ante la presión diplomática inglesa, España aceptó devolverle la factoría a los ingleses, a cambio de la promesa de que estos la abandonaran lo que ocurrió en 1774. En 1806 el gobierno español abandonó la isla y se trasladó a la costa de la patagonia. Recién en 1820 la soberanía pasa a Argentina, pero en 1833 Inglaterra la ocupa de nuevo.

11.961 km2, 1.800 habitantes en la actualidad.

La primera falsedad del reclamo de la soberanía de las islas por parte de los ingleses es que en realidad no pertenecen ni pertenecieron nunca a los ingleses. Pertenecían a la clase dominante inglesa, que no es lo mismo. Ella, la clase dominante inglesa, fue la que cedió, o vendió, o alquiló las tierras a los colonos, cobró impuestos, explotó de una forma semifeudal -capitalista a trabajadores, pescadores y pastores.

Ella fue la que extrajo ganancias, la que dictó leyes y reprimió a sus propios habitantes cuando hacían algo que por su ley y orden no correspondía. Por eso la consigna “defensa de la patria” que dice el gobierno inglés es idéntica a la que utilizó en las guerras mundiales -y en tantas otras- para usar a su pueblo como carne de cañón.

Lo mismo ocurre con las frases propagandísticas argentinas. En realidad los argentinos no son ni serán dueños ni soberanos ni de una pulgada de las islas Malvinas.

1) La tierra, como ocurre en Argentina, es de quienes no la trabajan. En el caso de las Malvinas el gobierno argentino prometió respetar y reconocer las propiedades existentes en las Malvinas. O sea el 54% de las tierras seguirán siendo de las Falckand Islands Company hasta que el gobierno argentino los indemnice y el resto de la tierra seguirá siendo de los colones (en realidad una minoría dentro de ellos) que posee el resto. O SEA LA TIERRA DE LAS Malvinas NO SE REPARTIRÁN ENTRE TODOS LOS ARGENTINOS Y ARGENTINAS.

2) El subsuelo de las islas, supuestamente rico en petróleo, tampoco será de los argentinos. No es necesario esperar a que se lo extraiga (tal vez dentro de 30 años o 100 años, si es que alguna vez llega a ser rentable sacarlo). Para saber qué pasará con él basta saber qué pasa con los 23,762,000,000 kilos de petroleo que se sacan por año ¿Cuánto le dan a usted de esa cifra?. Le tocarían 880 kg ¿cuánto dijo que le dan?

¿Cuánto le dan del gas que se extrae? ¿Y del hierro, carbón y otros minerales?

¿Quiénes son los verdaderos dueños de ellos?

Conclusión: el subsuelo tampoco será para los argentinos y argentinas.

3) El poder político, la soberanía, ¿Será de los malvinenses? ¿Será de los argentinos? ¿Vale la pena poner aquí de quién verdaderamente será? (y de quién es?)

Conclusión: Gane Inglaterra o Argentina, las islas no serán ni de los argentinos ni de los ingleses, y sí de la clase dominante de uno o de ambos países. Nunca se sabrá qué arreglaron secretamente, pues la negociación debe permanecer secreta para los pueblos “por razones de obvia seguridad”. ¿Seguridad de quién contra quién? No seguridad contra el gobierno inglés, pues él lo sabe como el norteamericano, sí seguridad para que no se enteren los pueblos ingleses y argentinos de cómo han sido usados para esta sucia escaramuza y eventualmente guerra.-

¿QUÉ OBJETIVO PERSIGUEN CON LA TOMA DE LAS MALVINAS?

¿QUÉ ES LO QUE SE APOYA AL APLAUDIR AL GOBIERNO O AL CHUPARLE LAS MEDIAS?

Hemos visto en el caso de la Primer Guerra Mundial qué objetivos verdaderos tenían las clases dominantes y sus gobiernos en emprender la guerra. Veamos cuáles son las que tiene el argentino.

1) Distraer la atención de quienes temerosamente empezaban a emprender el camino de la lucha contra las injusticias actuales.

Acallar el creciente descontento de la población. Fortalecer su imagen interna. Mejorar sus posiciones respecto a la Multipartidaria a la hora del “nuevo reparto” de Argentina. Incentivar el nacionalismo de manera tal que sólo se hable de unidad, de unidad con quien reprime, con quien mata, quita la libertad, explota, tiene la sartén por el mango y el mango también (civiles incluidos)

2) Fortalecer el poder militar para futuras represiones internas y para el proceso de “apertura”.

3) Ir avanzando militarmente en el conflicto con la clases dominante chilena. Con la posesión de estas islas están en mejores condiciones para disputarle a la clase dominante chilena las islas en litigio.

4) Fortalecer la posición de la clase dominante argentina para futuras pujas y anexiones con respecto a la Antártida. La Antártida, ese triangulito que nos enseñan en las escuela como argentino NO ES ARGENTINO.

En las Naciones Unidas se ha convenido que TODO el continente antártico sea patrimonio de TODA la humanidad. Pero eso será por un tiempo. Cuando económicamente sea rentable vendrá la lucha y el reparto (si el mundo para entonces sigue basado en el capital).

Ese pedazo que quiere la clase dominante argentina (y que buena guita gasta por ello) es reivindicado una parte por chilenos. Y todo, lo común reivindicado por argentinos y chilenos como propio y la parte propia sólo reivindicada por Argentina -y no los chilenos- es también reivindicado como propio por Inglaterra. También EEUU tiene pretensiones sobre grandes proporciones (más que todo eso)

5) Fortalecer la posición de la clase dominante argentina en América del Sur.

Esto lo ve con claridad la clase dominante de Brasil, eterno competidor de la que nos domina. Para ello, si hay guerra, gane o pierda Argentina, Brasil (sus dueños) se perjudicarán. Si gana Argentina, porque la clase dominante argentina se tornará más fuerte y disputará con más bríos la hegemonía influenciando aún más a Bolivia, Uruguay, etc. Y si pierde tampoco se beneficiará la clase dominante brasilera, pues sabe que el gobierno argentino caerá y no es improbable que el gobierno que surja sea con tinte izquierdista, con lo que reforzará su propia oposición interna.

6) Al tomar las islas tienen más que gobernar, más que cobrar impuestos, reprimir, quitar libertad, es decir, serán más útiles, tendrán más razón de ser.

7) Por último, tienen un justificativo para explicar los problemas económicos y el “apretarse de nuevo el cinturón”: todo sea por la patria: el bloqueo, las represalias económicas de países aliados a GB.

La máquina de imprimir billetes funcionará a pleno (ya lo hace) para pagar los cuantiosos gastos que, por supuesto, se dirán que son pocos.

COMO VEMOS, LOS OBJETIVOS de la toma de la Malvinas no son liberadores, SINO REACCIONARIOS.: Se las toma para consolidar el poder interno y externo de la clase dominante argentina y especialmente un sector de ella, el que domina a este gobierno militar.

SOBRE LAS NEGOCIACIONES

Viendo las cosas desde afuera, no conociendo los verdaderos objetivos de este acto, o por concepciones equivocadas o por partir de de las reglas de juego de la diplomacia internacional, es lógico que los países que repudian al imperialismo, al menos en sus más agudas expresiones, miren con simpatía a Argentina y no a Inglaterra.

La mayoría de los pueblos del mundo han conocido lo que es el colonialismo, el

verdadero colonialismo de Europa y Japón, y no en 1810, como Argentina, sino en pleno siglo XX.

Todavía tienen fresco eso. Por eso ni se preguntan qué os lo que realmente pasa: ESTAN EN CONTRA DE INGLATERRA.

A los “gorilas” argentinos se les deben haber erizado los pelos al ver que Nicaragua, Cuba, la URSS, Vietnam y otros países daban su apoyo a Argentina (incluso directamente y militarmente como la URSS con su información), mientras que sus aliados del mundo “occidental y Cristiano” (EEUU, Alemania, Francia, Canadá, Italia y otros) estaban en contra, ¿No da en qué pensar eso?

Pero si hay un elemento que demuestra las verdaderas intenciones del gobierno argentino y porqué se han perdido vidas y se pueden perder más, es la aceptación de la mediación de EEUU.

Los medios de comunicación argentinos, basura que son, ensalzan a EEUU: “Regan hará todo por Argentina”, “EEUU ayudará a Argentina”, etc, etc.

Que lo digan los EEUU es comprensible, pero que lo digan los de aquí …

Este mediador es tan imparcial que votó en contra de Argentina. Cuando Haig vino por primera vez luego de ir a GB declaró que se sentía satisfecho por la dureza e inflexibilidad. que demostró el gobierno británico.

Como, por supuesto, para USA lo primero es USA, se vino con una propuesta “justa” de un gobierno tripartito (ellos adentro, claro). Y como dijo un comentarista ruso:

“Son tan imparciales que están de parte de Inglaterra y a su vez persiguen su propio objetivo: participar en la administración de las islas: el mediador resulta muy emprendedor…

El Papa, que como Poncio Piletos a las Malvinas las llama Falkland-Malvinas, para no ser menos, ayuda a engañar a sus fieles diciendo que aplaude este “generoso gesto mediador de EEUU” (13-4.-82). Claro, el Papa no miente, EEUU es muy generoso para sí mismo. Pero estas son menudencias.

Lo real es que fuera cual fuese el resultado de la mediación, los únicos perjudicados serán los pueblos inglés y argentino.

El secreto de la mediación es fácil de suponer.

El gobierno argentino dirá al inglés: “No pensamos que se los iban a tomar así. Las islas no nos interesan. Lo que necesitábamos era hacer algo lo suficientemente espectacular y dramático para distraer a la gente que se estaba comenzando a poner molesta. Nuestra situación interna económica es muy jodida y no hay que halar de ello. Las tomamos pero no creímos que se lo iban a tomar así, pues en realidad las islas valen muy poco

El gobierno inglés: “Claro, sólo pensaron en ustedes. ¿Y nuestra imagen? ¿Cómo ganaremos la reelección?. Devuélvanos las islas

USA: “Calma señores, el enemigo es el comunismo, no lo olviden. Traten de arreglar las cosas como nos convengan a los tres

Es probable que Argentina se retire de las islas (para cuidar la imagen inglesa) pero digan “nos prometieron la soberanía a partir de …. ¡es un triunfo!” (para cuidar la imagen del gobierno argentino) y los partidos argentinos “vieron, al final conciliaron, etc” y todos contentos.

Las variables son muchas, también puede haber guerra a la cual NOS DEBEMOS OPONER, contra la clase dominante argentina e inglesa.

Apoyar la acción del gobierno es fortalecer al gobierno.

Apoyar a la clase dominante argentina en una eventualidad de una guerra es apoyar y fortalecer la clase que nos oprime, explota y quita la libertad y la vida, y es la responsable directa de todo lo que pasa en Argentina.

La toma de las Malvinas es 1) Inoportuna, 2) Persigue objetivos en contra del pueblo argentino, 3) es perjudicial para el que trabaja, 4) ESTE GOBIERNO NI NINGUN GOBIERNO tiene el derecho a provocar o decidir una guerra.

Sólo el pueblo trabajador: la clase obrera, las mujeres y demás sectores no comprometidos con la explotación y víctimas de la misma, tienen el derecho a decidir, directamente, y sólo directamente, sin representantes de ningún tipo, qué es lo que le conviene para sus intereses.

Y la única manera de hacer eso es cuando se organice directamente, sin las ataduras legales y jerárquicas, y se comunique entre sí con medios propios, no los poseídos por la clase dominante, y discutan qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo y contra quién hacerlo.

Comisión por un Nuevo Mundo

abril de 1982

12 Comments on “Malvinas: no todo fue complicidad y engaño. Recuperando documentos”

  1. todo el comentario es enfocado desde la”izquierda”(lo cual no esta mal).Parece que la solucion del problema debe comenzar por anular el poder oligarquico de Argentina y de Inglaterra,es decir,una revolucion.
    Por mi parte,tengo la conciencia muy tranquila:cuando invadimos con Galtieri pense y dije:le hemos tirado de la cola al leon…

  2. Muy bueno el rescate del documento historico, felicidades.
    Con respecto a tu comentario de aperturs, disiento. decis:
    “..En su momento se vendió la imagen de que todo el mundo apoyó a Galtieri cuando la dictadura cívico-militar tomó las Islas Malvinas. Pero no fue así. ”

    Y el texto del documento expresa:
    “….La toma de las Isla Malvinas por parte del gobierno ha sido apoyada no solo por los partidos aliados a este y por los de la Multipartidaria…”

    “…A la Juventud Peronista, al Partido Comunista y a los sindicatos ya los vimos por la televisión en la Plaza de Mayo con en los distintos puntos del país, así como a los partidos y grupos pertenecientes u originarios del Partido Socialista: todos ellos apoyaron lo que hizo el gobierno…”

    “…Firmenich, por ejemplo, desde Cuba y en nombre de los Montoneros exhortó a apoyar al gobierno en este “acto histórico”…”

    Y el cierre suena a consigna Anarquista (que porque negarlo , me caen simpaticas)
    Saludos

    1. Hola Elgus
      Gracias por el trabajo de leer y comentar el texto

      Respecto a la contradicción que notas, donde yo digo que no todo el mundo apoyó a Galtieri y por otro lado el texto que reproduzco parece decir lo contrario, creo que no son afirmaciones incompatibles.

      El hecho de que aparecieran las banderas de tales o cuales agrupaciones, da cuenta del grado de adhesión sin mayor crítica a la medida, y que en general la militancia de esas agrupaciones se dejó manipular (por decirlo de alguna manera), pero no significa que todas los miembros de esas agrupaciones compraran esos espejitos de colores, además que tampoco esa militancia o esos partidos equivalen a la totalidad de la población, pero bueno, lo cierto es que lo predominante, y lejos, fue apoyar la toma. Lamentablemente, pues como dice muy bien ese escrito, “la guerra es la continuación de la política por otros medios” y por ende era en los hechos apoyar a la política de la dictadura cívica-militar de galtieri y cía.
      Saludos

      1. Oime, cuando a Cristina le llenan la plaza se puede hacer el mismo razonamiento que la militancia de esas agrupaciones se deja manipular pero que no significa que todos los miembros de esas agrupaciones compren espejitos de colores, o estos militantes son mucho mas lucidos que aquellos? Que suerte. Hemos avanzado.

      2. Exactamente Guillermo, hemos avanzado. Muchos de aquellos asesinos y genocidas están presos, juzgados y condenados. Probablemente muchos otros, por ejemplo los que ordenaban estaquear a los soldados, se han salvado porque nadie los juzgó y probablemente hoy sus crímenes estén prescriptos. Pero al menos una parte de la sociedad ha hecho su propia revisión sobre lo ocurrido cuando Malvinas, incluso sobre sus propias conductas. Y eso también es un avance.

      3. Estas cambiando el tema. No hable de la culpa de los militares, que es indiscutible, pero no viene al caso. Vos alegas que la plaza llena en Malvinas no significa apoyo personal, simplemente que agrupaciones (en su enorme mayoria de origen peronista,ya que estamos en el tema)llevaban a sus miembros, que iban por docilidad agrupacional pero que personalmente no creian en lo que pasaba. Mi pregunta es como podes saberlo, ya que sobre esa base se puede hacer exactamente el mismo argumento sobre las plazas o estadios llenos de Cristina Kirchner. No lo sugiero, porque no tengo problema en creer que la plaza llena de Galtieri era por apoyo genuino a lo que habia hecho. Aparte del hecho que, cuando subio, la dictadura militar fue apoyada por la mayoria de la poblacion. No en 1982, pero las Malvinas fue el ultimo vals del viejo amor.

      4. Hola Guillermo
        No cambio de tema, en todo caso no sé explicarme.

        Lo que trato de decir es que no hubo un grado de adhesión total, sí mayoritario, muy mayoritario, cierto. Cuando vos me decís “cómo podés saberlo?”, aparte de que aún para ciertas cosas mi memoria me funciona bien y recuerdo las conversaciones de entonces, y que había gente, minoritaria, pero existía, de los distintos partidos que no estaban de acuerdo con apoyar a Galtieri ni a la toma, también están los materiales de la época y tengo unos cuantos, que por supuesto jamás fueron reproducidos por los medios masivos.

        Respecto al tema que planteás de la manipulación, yo no me refiero a que la gente fue manipulada por sus agrupaciones y arreadas docilmente: la gente que fue a la plaza estaba totalmente de acuerdo con apoyar la medida de la dictadura militar, suicidamente de acuerdo. Y cuando yo digo que ese apoyo

        “da cuenta del grado de adhesión sin mayor crítica a la medida, y que en general la militancia de esas agrupaciones se dejó manipular (por decirlo de alguna manera), pero no significa que todas los miembros de esas agrupaciones compraran esos espejitos de colores…”

        me refiero a la manipulación (palabra que no me gustó porque no era la más apropiada,por eso puse “por decirlo de alguna manera”, pero la dejé porque creí que se entendería la idea), me refiero a la manipulación que se hizo de todo tanto desde el gobierno de la dictadura, como de los medios masivos, cabalgando sobre ciertas concepciones -culturales, políticas, ideológicas- que están en el imaginario social.

        ¿Por qué no me gustaba mucho la palabra manipulación?, porque en realidad esa gente iba convencida y contenta. Compró fácil el discurso de Galtieri porque en su base política-ideológica primaban ciertas concepciones muy de boga entonces -y aún hoy- que les ponen una anteojera: “unidad nacional” por sobre toda las cosas, sin ver que unirse al propio enemigo es fortalecer su dominación y sus políticas; “el enemigo está afuera y es el imperialismo”, sin ver que el enemigo en primer lugar está adentro y que el de afuera opera gracias al que está adentro, entre otras.
        Es como el mundial del 78: yo, argentino, y defendiendo al futbol argentino, quería que Argentina perdiera. No mezco el deporte con la política, pero sí priorizo una por sobre lo otro. Y el costo político sería muy grande frente a un beneficio “deportivo” que da tener una copa más y fortalecer las ínfulas de ser o mais grande du mondo.

        Respecto a la comparación que hacés de los actos actuales a aquellos, como te dije, no me debo expresar bien: yo creo que la mayoría de la gente que va a una plaza a cualquier acto va porque quiere. No me refiero a la época de la década infame, o a casos específicos donde la patronal lleva a sus empleados a apoyar sus medidas, o cuando uno es estudiante y es llevado por la escuela a un acto patrio, que va porque tiene que ir, más allá de si quiere o no.
        Me estoy refiriendo a la generalidad de los actos político de los últimos 50 años. Hasta los que van por curiosidad van porque quieren. Y los motivos son muchos y mezclados: convicción, sentido de pertenencia (que una visión superficial puede confundirlo con docilidad), intereses, etc

        Y la diferencia central entre aquel acto en Plaza de Mayo vivando la toma de las Malvinas y a Galtieri, con respecto al acto del advenimiento de la democracia cuando Raúl Alfonsín, o el de defensa del gobierno cuando la 125, o en apoyo a la aprobación de la Ley de Medios, o en la conmemoración del Bicentenario, y tantos otros está dado en primer lugar por qué política se está apoyando, objetivamente, más allá de los motivos que llevan a las personas a concurrir. Y creo que es una diferencia significativa ir a apoyar a Galtieri respecto a todos los demás que puse de ejemplo.

        Y si alguna persona estuvo en el primero y participó luego de algunos de los mencionados, enhorabuena. Sólo quedaría la pregunta es si esa personas, sabiendo todo lo que sabe ahora, en igual circunstancia actuaría igual. Pero es mera especulación.

        Por último, respecto al apoyo de la dictadura militar que dio la población, coincido con vos, de allí que es más apropiado hablar de dictadura cívica-militar. Lo que sí, no sé si la mayoría, probablemente no, pero sí se que buena parte de la población, especialmente las llamadas “fuerzas vivas” (incluyendo la mayoría del empresariado, medios de comunicación, farándula, sectores políticos, intelectuales, etc) dio su apoyo. Como lo dió en otros golpes de estado. Y así nos fue.
        No me acuerdo quién contó que para 1955, mientras su familia estaba festejando con champagne, en la cocina las sirvientas estaban llorando.
        Así es la cosa

  3. yo creo que mas que las”agrupaciones”en aquel momento la gente apoyo desde la plaza animada por el sentimiento nacionalista patriota que todos tenemos espontaneamente,pero cuando la reflexion sucede a la espontaneidad se piensa distimto.

  4. Estamos de acuerdo. Lo unico que queria decir, como aclaras, es que la gente que va a la plaza va porque quiere y apoya (a no ser que la lleven). Pero si va como parte de una agrupacion, y no esta forzada a ir a punta de cuchillo, va por decision propia. Por lo que la plaza de Galtieri es tan valida, como manifestacion popular, como el 17 Octubre45, la de Alfonsin, o la de Cristina Kirchner. Me parece que con la llegada del Proceso no tenemos el mismo recuerdo. Cuando Peron echo a la JP/Montoneros de la plaza, la gran mayoria del pais apoyaba a Peron, no a los echados. Cuando la accion armada, guerrilla, o lo que se lo llame, paso a enfrentar al gobierno, la gran mayoria del pais estaba con el gobierno, no la militancia armada. Y esa gran mayoria, que incluia lo que describis como fuerzas vivas, pero tambien a la gente que hace colas y viaja en transporte publico, apoyo el golpe porque la alternativa les parecia peor.

    Porque ahora el gobierno ha retomado el tema de los 70 en su discurso como una gesta popular y democratica, que nunca quiso ser, hay que blanquear su esencial impopularidad en la epoca, y darle una referencia mayoritaria que no tuvo.

    1. Cierto, no tenemos el mismo recuerdo sobre la llegada del proceso porque probablemente estábamos haciendo cosas distintas y vivíamos en distintos lugares.

      Por otro lado vos en definitiva lo que estás diciendo es que en aquella época (los 70) la mayoría no estaba con lo que hoy el gobierno quiere presentar como gesta popular y democrática de aquel entonces y llevas las cosas a la dicotomía:
      <>

      Independientemente del hecho de que NK y CFK no pertenecían a aquella militancia armada, y de que ni siquiera los miembros más prominentes de la misma afirmaban ser la mayoría de la población (por lo que la polémica mayoría o minoría carece de sentido en ese tema), lo cierto es que la disyuntiva de aquella época pasaba por otro lado, algunos dirían Liberación o Dependencia, otros Golpe de Estado o Revolución, y así con variaciones según quienes lo decían.

      En ese contexto, desde la época de Onganía, aparecieron distintas militancias: estudiantiles, sindicales, sociales, políticas, de las cuales las organizaciones armadas aparecieron posteriormente y siempre fueron una minoría (minoría dentro del peronismo (fap, far, montoneros), minoría dentro de la izquierda (erp, fal)
      Pero todas aquellas militancias, peronistas, radicales, socialistas, comunistas, trosquistas, etc, tanto desde sus arcos más conservadores a los más extremos, coincidian en que Argentina necesitaba primero terminar con el gobierno de los militares, y luego desarrollar un cambio profundo (cuánto de profundo y de qué forma lo pensaba cada uno distinto)

      Pero todos ellos juntos tampoco eran la mayoría de la población. Cuando finalmente vuelve Perón la mayoría lo vota, y dentro de esa mayoría una parte confía en él y otra sabiendo la historia del anterior proceso que terminó con su derrocamiento, sabe que no alcanza con ganar la elección ni con la mera presencia de Perón.
      Y allí se dan otras disputas. Dentro y fuera del peronismo. Dentro de este último, especialmente una parte importante de su juventud, pero no sólo ella, cuestiona la burocracia sindical (peronista) que ya había mostrado su hilacha cuando estaba Perón en el exilio -recordá Vandor, por poner un ejemplo- y es así cuando aquel primero de mayo (creo que fue de 1974, pero puedo errarle por un año) un sector de la juventud canta consignas contra aquella burocracia, contra Rucchi, creo incluso que contra Lopez Rega-Isabel, etc es que Perón los llama imberbes diciendo que algo así como “hay imberbes que pretenden tener más mérito que quienes lucharon por 20 años”, es que un sector de los que estaban en la plaza, en señal de desacuerdo con lo que estaba diciendo Perón, se retira de la plaza (que no es lo mismo que decís vos que los echó)

      Y no era cualquier gesto. Nunca había ocurrido que una parte importante de sus propios seguidores, en un acto en Plaza de Mayo, se retirara en señal de desacuerdo. No sé cómo evaluó Perón en su fuero interno el hecho, salvo claro, de sus dichos sobre “apresurados” y “retardatarios”, pero sí tomaron nota del hecho otros sectores del poder político y militar.

      Ya desde la masacre de Ezeiza se notaba que esa derecha -por llamarla de alguna manera- tenía un gran poder, por ejemplo a través del Ministerio de Bienestar Social y controlaba gran parte del aparato sindical y político peronista. Muerto Perón se terminaron de adueñar de todo y vino el Rodrigazo y luego el golpe, que como bien contaba Videla, se lo pedían a gritos dirigentes de partidos democráticos como los radicales, progresista, etc.

      Y así se produce el golpe donde en respecto a aquellas consignas “liberación o dependencia” y tantas otras triunfa la dependencia, triunfa el golpe, la no revolución, y aquella frase premonitora de Perón, en 1953, “El año 2000 nos encontrará unidos o dominados” se hizo realidad

      Para mi es lógico y saludable que el actual gobierno inscriba su gestión en las gestas populares y democrática, pues se inscribe en ellas. Y así como nunca tuve dudas de qué lado colocarme -o mejor dicho, nunca tuve dudas de donde NO colocarme en las grandes disputas y disyuntivas de nuestra sociedad, tampoco las tengo hoy, y más allá de las cosas que no me terminan de convencer o que no me gustan, en lo fundamental hoy el actual gobierno (empezando por el iniciado por NK) es lo mejor que nos pudo pasar a la Argentina. Obviamente para los que en aquellas disyuntivas están del otro lado, tiene su correlato lógico: lo ven como lo peor que pudo pasar a la Argentina.

  5. ATILA CLASES 61/62/63
    HOY ES 10 DE NOVIEMBRE DEL AÑO 2013.PARA QUE LEAN , ANALICEN E INTERPRETEN LA REALIDAD DE ESTOS DOCUMENTOS INTERNACIONALES QUE NO REDACTAMOS NOSOTROS EN EL AÑO 1982 .NOSOTROS NO TRAICIONAMOS NOS CONVOCARON ,NOS ALISTARON , AHÍ ESTUVIMOS , FUIMOS ENTRENADOS Y EQUIPADOS CADA UNO DE NOSOTROS PARA DEFENDER A LA PATRIA DE UNA AGRECION EXTERNA EN EL AÑO 1982 ¡ ¡ AVALADA POR TODA LA CLASE POLITICA ARGENTINA ¡¡ Y COMO SIEMPRE LA POLITICA QUE ES EL ARTE DE LO IMPOSIBLE NOS TRAICIONA Y NOS SIGUE TRAICIONANDO HACIENDOSE LOS DESENTENDIDOS Y NEGANDO NUESTROS DERECHOS A UN RECONOCIMIENTO HISTORICO Y MORAL EL CUAL ESTA PLASMADO EN CONVENCIONES INTERNACIONALES EN LAS CUALES LA ARGENTINA RATIFICO EN VARIAS OPORTUNIDADES “ TODOS LOS QUE ESTUVIMOS BAJO BANDERA” LES GUSTE O LE DISGUSTE FUIMOS , SOMOS Y SEREMOS EX COMBATIENTES DE “MALVINAS”.
    Convenios de Ginebra de 1949
    Sección II – Estatuto de combatiente y de prisionero de guerra
    Artículo 43 – Fuerzas armadas
    1. Las fuerzas armadas de una Parte en conflicto se componen de todas las fuerzas, grupos y unidades armados y organizados, colocados bajo un mando responsable de la conducta de sus subordinados ante esa Parte, aun cuando ésta esté representada por un gobierno o por una autoridad no reconocidos por una Parte adversa. Tales fuerzas armadas deberán estar sometidas a un régimen de disciplina interna que haga cumplir, inter alia, las normas de derecho internacional aplicables en los conflictos armados.
    2. Los miembros de las fuerzas armadas de una Parte en conflicto (salvo aquellos que formen parte del personal sanitario y religioso a que se refiere el artículo 33 del III Convenio) SON COMBATIENTES, es decir, tienen derecho a participar directamente en las hostilidades.
    3. Siempre que una Parte en conflicto incorpore a sus fuerzas armadas un organismo paramilitar o un servicio armado encargado de velar por el orden público, deberá notificarlo a las otras Partes en conflicto.
    http://www.soldadosconvocadosclase61.es.tl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *