Movimiento de Trabajadores Excluidos

El MTE y el Papa

Estaba viendo que el Papa Francisco invitó a un referente cartonero a la asunción. Me gusta que rompa el protocolo, ¿qué sé yo? Me hace bien. Pero.

Fotos al paso (click para agrandar)

El símbolo de invitar a un cartonero me pareció brillante, como contraste a la opulencia de la Iglesia. Pero me llamaron la atención algunas cosas:

  • MTE significa Movimiento de Trabajadores Excluidos, ¿no sería lógico que se llamen MTI, Movimiento de Trabajadores por la Inclusión? ¿No reproducen una situación negativa desde el mismo nombre?
  • Pienso que hay que pelear por la inclusión, no por la ausencia de diferencias entre excluidos e incluidos .
  • Me llamó la atención de la web del MTE que no se haga mención (o no la encontré) a la explotación de precios por parte de los compradores (a veces muy grandes) de los productos a reciclar.
  • La Iglesia, que tiene que dejar de ser “una ONG”, ¿qué rol cumple frente a este tipo de movimientos? ¿Debe llevar la palabra de Dios o darles alguna ayuda terrenal?
  • El Estado, sin lugar a dudas tiene el propósito de consolidar la inclusión social. Para eso es que se fortalece, en un contexto de agonal puja distributiva, el mercado interno, el consumo, el trabajo nacional, el tejido productivo, se trabaja en una nueva ISI, etc. La opción por los ricos neoliberal obviamente no ayudó a la mayoría de la poblñación entre 1976 y 2003.
  • El debate entonces es conocido: focalizar sobre los excluidos con ayuda social que les cubra alguna necesidad básica (esto lo puede hacer tanto el Estado como una ONG) o universalizar sobre la macro estructura productiva para incluir realmente a la población (esto sólo lo puede hacer el Estado). Ahora bien, ¿cómo posicionar a la Iglesia en la segunda opción, la de la inclusión real? ¿Puede ser ésta una opción? Debe serlo para no quedar sólo en oraciones.
  • Otra cosa que me llamó la atención es que en la web del MTE haya una publicación (con el link erróneo, eso sí) del CEMOP de la Fundación de la Madres, abiertamente vinculada al gobierno nacional. Esto me parece un buen indicador de convivencia, muy lejos a lo que grandes medios de comunicación pretenden instalar.
  • Existe un cruce de distintas organizaciones preocupadas y ocupadas en la dignidad humana que se acercan a las personas que mayores necesidades tienen. La Iglesia a la que representaba Bergoglio puede formar parte de estas organizaciones (gracias a, o a pesar de Bergoglio, ¿cómo saber?).
Sin perjuicio de lo anterior, y más allá de que por ahora no tenemos actos concretos para medir la labor del nuevo Papa, cabe celebrar que estos sectores de la sociedad sean visibilizados por la Iglesia (o por cualquier otra organización). Porque es una forma más de promover la reflexión sobre la mejor manera de alcanzar, con democracia, la inclusión social y la justicia social reales. Nuestra Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *