#PanamaPapers: La ruta es Grindetti (Segunda parte)

La filtración de un poder otorgado a Grindetti por una empresa fantasma para operar en el Credit Suisse podría tomar una dimensión más riesgosa para el ex Ministro de Hacienda de la Ciudad: Por esa misma fecha, fue denunciado judicialmente por pagar 8 veces más las comisiones por la colocación de un bono porteño. Los beneficiarios de esa supuesta irregularidad fueron, casualmente, el Credit Suisse y un aportante a la campaña de Macri.

Grindetti

En la primera parte de esta investigación para Artepolítica se señaló que la ruta del dinero oscuro que había quedado en parte descubierto con la filtración del Panamá Papers debía centrarse en Néstor Grindetti, que fue apoderado de una cuenta de una filial del Credit Suisse perteneciente a una firma fantasma domiciliada en Panamá desde el 19 de mayo de 2010.

Los principales puntos dudosos hasta entonces eran:

  1. Los directores de la empresa parecían ocupar el cargo para tapar a otros directivos reales, dado que también cumplían esa función en otras miles de compañías, donde posiblemente estén alquilando su nombre.
  2. La empresa Mercier se creó a fines de mayo de 2010 y a menos de dos meses de su funcionamiento le otorgó un poder al por entonces Ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires para administrar la cuenta bancaria en una rama del Credit Suisse: el Clariden Leu AG, un operador de private banking.
  3. La tramitación de la empresa se realizó a través del Estudio Chadicov; una firma uruguaya que se encarga de crear “sociedades de Zona Franca y jurisdicciones Off Shore” para clientes reservados y que ofrece la “tercerización de la administración de la sociedad, incluyendo domicilio fiscal” y la “representación de los Accionistas y/o Directores de la sociedad”.
  4. El poder bancario para Grindetti se extendió hasta junio de 2013; y un par de semanas antes de que venza, el ahora intendente de Lanús viajó con Mauricio Macri y Rogelio Frigerio a Panamá por dos días y medio.

Toda esta recapitulación –algo tediosa para quien ya leyó la primera parte- es necesaria para relacionar lo que podría ser una hipótesis seria de investigación en torno a Grindetti y su función al frente del Ministerio de Hacienda porteño.

A comienzos de abril de 2010, el funcionario quedó envuelto en una denuncia judicial, que orilló la difusión mediática, por el acuerdo económico que había concretado para lanzar una serie de bonos de la Ciudad, denominados “Tango 08”. Esos papeles salieron al mercado con una tasa aparentemente bastante más alta de lo que se podría haber conseguido, pero además pagando comisiones a los intermediarios supuestamente excesivas.

En concreto, la operación de Grindetti implicó el pago de comisiones por 9,56 millones de dólares, lo que equivale al 2% de la colocación total; mientras que otros oferentes habían propuesto cobrar un 0,25%, es decir 8 veces menos. La cosa llegó pronto a la Justicia y ahí se estancó.

Pero, ¿quiénes cobraron la comisión por la colocación del bono “Tango 08”?: El Credit Suisse y KBR Corporate Finance.

Grindetti fue denunciado por los presuntos delitos de defraudación por administración fraudulenta, incumplimiento de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública. Básicamente, se lo acusaba de haber beneficiado la oferta del Credit Suisse por sobre la de otros bancos, que ofrecían tasas más bajas y comisiones menores.

Todo esto sucedió a fines de marzo de 2010 y el 29 de ese mes salió a rodar el bono. Luego, unos dos meses más tarde, se creará en Panamá la firma Mercier International SA que dará a Grindetti el poder para operar una cuenta en el Crédit Suisse.

La otra pata de esta denuncia la compone KBR Corporate Finance Ltd, una financiera internacional, que opera en la Argentina representada (en ese momento, al menos) por Edgardo Srodek, quien en 2005 había oficiado de jefe de campaña de PRO en la provincia de Buenos Aires. Luego, en 2007, Srodek fue también aportante de la campaña de Macri.

Lo llamativo del caso es que KBR Corporate Finance abre también una representación por esa fecha en Delaware (uno de los paraísos fiscales más importantes del mundo, ubicado en Estados Unidos) y en New York.

Es decir que a pocos días de cerrar el negocio con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, KBR compone una firma en un paraíso fiscal que prácticamente coincide con la fecha de apertura de Mercier en Panamá.

En bono Tango 08, una colocación de U$S 475 millones, buscó financiar a la Ciudad para realizar obras de infraestructura principalmente para las líneas A, B y H del subterráneo (se esperaba inaugurar en los siguientes dos años siete estaciones nuevas).

La denuncia contra Grindetti la presentó la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y también incluyó al director general de Crédito Público, Abel Fernández Semhan. Ellos afirman, todavía, que se pagó “ocho veces más caro” el gasto de intermediación de la emisión del título público Tango 8. Posiblemente, la filtración del Panamá Papers ahora dote a la Justicia de más elementos para profundizar la investigación.