Chocar contra el mismo iceberg
Mario Wainfeld,pagina12.com.ar

Cuando el presidente Néstor Kirchner emprendió la negociación y canje de la deuda externa resultaba sencillo entender que no le quedaba otra. La Argentina necesitaba salir del default reduciendo una deuda pavorosa e impagable. Ganar tiempo, recuperar el control de la moneda, de la economía, de su soberanía.

Las tratativas fueron arduas, el Fondo Monetario Internacional (FMI), pese a no ser parte, hostigó a la Argentina y jugó a favor de los fondos buitres.

(…)

Seguir leyendo el original