Un error de Aranguren le permitió a las petroleras cobrar más subsidios

A ocho meses de la aplicación del sendero de precios que le garantiza a las operadoras US$ 7,50 por cada millón de BTU incorporado al plan, la tormenta económica y financiera nacional se convirtió en una crisis y obligó a revisar todos los subsidios, incluyendo el destinado a la producción de gas.
En ese análisis dos situaciones están forzando a una reforma de la Resolución 46, en un caso para aclarar qué sucede con los volúmenes producidos, pero fundamentalmente a raíz de que algunas operadoras de Vaca Muerta encontraron una suerte de error en la letra chica de la regulación que les permitió llegar a elevar el superprecio del gas de Vaca Muerta hasta casi US$ 8.
El programa subsidia el precio del gas producido para que alcance hasta fin de año los 7,50.