¿Un siglo XXI con características chinas? El liderazgo de Xi, el sueño rojo y América Latina
,nuso.org

¿Qué es exactamente China? ¿Es una economía pujante, un imperio milenario, un país superpoblado? ¿Es una nación con una lengua basada en complejos caracteres simbólicos? ¿Es el último gran experimento comunista así como también el mayor centro del capitalismo mundial y una voz creciente en los foros internacionales? Sí, China es todo eso. Y es más. Su carácter enigmático – aún nadie puede definirla de forma contundente – resulta, todavía, difícilmente comprensible para los cánones con los que nos manejamos desde el llamado mundo occidental.

Recientemente, el XIX Congreso del Partido Comunista Chino, constituido por 2.300 delegados, nombró un nuevo Comité Central. El hecho es crucial en un país en el que el partido reviste mayor importancia que el propio Estado. La aprobación de los trabajos de la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina, el órgano encargado de la lucha contra la corrupción resultan trascendentes, dado que la llamada «corrupción» es, en ocasiones, un mecanismo para «purgar» opositores políticos.

(…)

Seguir leyendo el original