Banquemos a Taringa

La situción de Taringa es delicada

¿Qué es lo que pasó hasta ahora?

Se nos intenta responsabilizar por ser titulares del medio, del instrumento, sin detenerse a reparar que no hemos cometido ninguna conducta penada por la ley. La Cámara confirma un procesamiento a partir de la presunta participación criminal en hechos penados por el art 72 de la ley 11.723, lo que equivale a sostener que como administradores de un sitio web somos garantes de la conducta seguida por nuestros millones de usuarios. Esto afirma el auto de procesamiento de primera instancia al intentar explicar el funcionamiento de este sitio web «Dicho accionar ha permitido que usuarios publicaran links autorizando la descarga de obras protegidas… sin que dicho accionar fuera evitado”. Se endilga la omisión en el control sin siquiera reparar si tal control es posible (esta es la verdadera discusión que debería estar planteándose en la justicia), y de allí se concluye en la participación criminal (si, leyeron bien, criminal) por omisión de una conducta penal que sólo puede ser cumplida por “comisión”, es decir llevándola adelante.

Bajo esta lógica se acusará también a los proveedores de Internet, a los buscadores, a los blogs, redes sociales, etc etc. sin cuya participación no habría delito posible. No es un dato menor, porque no es una discusión sobre Taringa! sino que abarca a todos los que participamos de internet y las redes sociales.

Seguir leyendo

17 Comments on “Banquemos a Taringa”

  1. Sí, estoy de acuerdo. Banquemos a Taringa contra esta acusación arbitraria, basada en el más rancio espíritu de rapiña capitalista. ¡No maten la web!

  2. El problema es que Taringa! utiliza el contenido y releases compartido por los distintos grupos para lucrar, desvirtuando su origen. Obviamente no quiero que se siente el precedente, pero estos parásitos no me merecen ninguna simpatía.

  3. Gasto miles de dólares al mes en generar contenido exclusivo. Gracias a Taringa ese contenido le llega de forma fácil y gratuita a miles de personas, lo cual me produce un evidente perjuicio económico.

    Si alguna vez la gente de Taringa hubiera respondido los emails que repetidamente les envié, o si hubiera mostrado alguna buena voluntad en reducir los “daños colaterales” a la gente que como yo invierte en contenido que después desde su plataforma se puede conseguir gratuitamente, entonces los bancaría.

    Pero como siempre se cagaron en todos, la verdad que si alguna vez son ellos los que salen perjudicados, debo decirle: QUE SE JODAN!

    Ya bastante quilombo me han generado a mí.

  4. Hay que buscar alguna forma de pagar (poco) por los contenidos que nos bajamos antes que esa forma la encuentren los empresarios.

  5. Taringa es Cultura, los que le hacen juicios son tan sólo mercaderes (el 99% de ellos además no es ni artista, ni escritor, ni creativo, sino tan sólo CAPITALISTA que tiene los «derechos» porque le hizo firmar un contrato leonino al verdadero artista -que salvo los casos de las «estrellas mediáticas de la farándula», la enorme mayoría de los artistas con esos contratos ni come ni vive).
    El futuro es la distribución gratuita por internet. Si quieren seguir robando, vean otro curro (ponerle pulicidad al sitio que te deja bajar las cosas, hacer contratos de exclusividad para bajar material gratuito, proveer «soporte» o valor agregado pago al material descargado, etc).
    Estos turros nos quieren llevar a la ley yankee o francesa, con juicios millonarios contra adolescentes y jubilados, o con pena de «no tocar más internet durante 3 años» por haberse bajado un mp3 sin permiso… y claro que lo hacen para «defender la cultura».
    chantas, q todo lo hacen para capitalizar unos buenos mangos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *