El que está a la izquierda gana siempre

Las siguientes reflexiones surgieron tras escuchar una frase de Chacho Alvarez, el miércoles pasado, en el programa Jungla Política. Chacho dijo: “cuando el peronismo se corre a la izquierda, nadie la gana por izquierda”.

Coincido, pero después de algún análisis, creo que es posible ampliar mucho ese concepto. Primero comencé quitando ese, “por izquierda”, del final. Quedó una frase que primero parece exagerada: “cuando el peronismo se corre a la izquierda, nadie le gana”. ¿Qué pasa si testeamos esa afirmación, tomando elecciones anteriores? Una dificultad que encontraremos, es que no siempre es sencillo determinar qué es izquierda y qué no lo es. Hay espacios más corridos a la izquierda en lo económico pero no en lo cultural, otros a la inversa, etc. Sin embargo, si tomamos las dos fuerzas mayoritarias de cada elección presidencial, en general habrá bastante acuerdo respecto de cuál estaba a la izquierda relativa de la otra. Para no extenderme en el post, haré comentarios muy breves sobre las razones que me hacen ubicar un determinado espacio a la izquierda del otro. Si surgen desacuerdos a este respecto, lo podemos charlar en los comentarios. Algo importante: este análisis pone el acento en lo electoral, así que no se toma en cuenta qué tipo de gobiernos se hicieron después, sino, qué era lo qué representaban para la mayor parte de la sociedad esos espacios, en el momento de votar.

En las dos primeras presidencias de Perón, creo que es claro que estaba a la izquierda de sus oponentes, apoyados, entre otras cosas, por el embajador de EEUU. En las dos elecciones de 1973, tanto Campora como Perón, estaban evidentemente a la izquierda de Balbín como propuesta política, en el clima de época, etc.

En 1989, Menem prometiendo salariazo, contra Angeloz que prometía ajuste, creo que también se situó electoralmente a su izquierda (luego diría “si yo avisaba lo que iba a hacer, no me votaba nadie”).

En el 2003, Kirchner, desde la izquierda peronista, le gana a Menem, que se situaba en la derecha peronista.

En el 2007 Cristina era la izquierda de Carrió. Siete elecciones en las que el peronismo estaba situado a la izquierda de su principal competidor, con siete victorias.

Creo que son tres las veces en las que el peronismo estaba situado a la derecha relativa. En 1983, Luder pierde con Alfonsín. En 1995, tras su primer mandato, Menem era la derecha respecto de Bordón. Y en 1999, aunque discutible, creo que Duhalde era visualizado a la derecha de De la Rua. Es cierto que desde sus posiciones económicas, esto no sería preciso, De la Rua prometía continuar la convertibilidad y Duhalde, sin prometer eliminarla, hablaba de ella en términos mucho más duros. Sin embargo, para la mayoría de los votantes, Duhalde estaba mucho más cerca de Menem, que la Alianza, unión del radicalismo (tradicional adversario del peronismo) y el frepaso (nacido de un peronismo disidente de Menem).

En tres elecciones con el peronismo por derecha, perdió dos y ganó una.

Pero, ¿qué pasaba antes del peronismo? A ver si podemos extender las victorias por izquierda, más allá del universo peronista. Si sacamos las elecciones fraudulentas de los años 30 y las ocurridas durante la proscripción peronista, nos quedan solo tres elecciones más en el ciclo democrático que comienza en 1916. En ese año gana Yrigoyen, lo mismo que en 1928, a la izquierda de conservadores y antipersonalistas. La victoria de Alvear, en 1922, es frente al partido conservador, que se situaba a su derecha. Otras tres victorias para la izquierda relativa. El score final es: ¡12 a 1!  La única vez que entre las dos fuerzas mayoritarias, ganó la situada electoralmente a la derecha, fue Menem en 1995.

Esto puede parecer sorprendente porque muchas veces fuimos gobernados por derechas militares, partidos a la derecha que llegaban mediante elecciones fraudulentas o con proscripciones, y espacios que prometían estar a la izquierda y luego gobernaban por derecha. Pero en cuanto a lo que vota la gente, entre los dos candidatos principales, salvo una excepción, votó siempre a la izquierda relativa.

Párrafo final para el Turco: hay que ser flor de político para ser el único que logró llevar una propuesta de derecha al poder en una elección democrática, en un siglo de historia.

51 Comments on “El que está a la izquierda gana siempre”

  1. En 1946 la Unión Democrática estaba a la izquierda del frente de Perón. Sí, sí, ya sé, era un conglomerado de partidos viejos, la oligarquía rural, el gran empresariado industrial y la embajada yanqui. Si nos despojamos de ese prejuicio veremos que estaba a la izquierda de Perón. Eso no significa que necesariamente fuera mejor para los obreros, las realizaciones recientes las tenía el Pocho y el proyecto también lo tenía más claro.

    1. emilio, como digo en el post, se puede estar a la izquierda en algunos aspectos y a la derecha en otros. En líneas generales yo priorizaría los aspectos económicos, aunque creo que hay que tomar en cuenta otras cosas.
      En 1946 Perón ya tenía gestión propia, es decir, podemos basarnos en lo que hizo al frente de la Secretaría de Trabajo. Lo que había hecho en favor de los trabajadores tiene que haber sido suficientemente fuerte como para que haya ocurrido el 17 de octubre del 45. Eso lo pone a la izquierda de un modo muy claro. Tendriamos que buscar qué cosas contrapesarían eso al punto de, pese a todo, quedar a la derecha.
      Pienso que el argumento para eso, debe ser su posición en política internacional. Es probable que sus simpatías hayan estado (aunque más bien en años anteriores), con el eje y no con los aliados. Pero es ahí en donde habría que discutir quién es el que se tiene que despojar de prejuicios. No cabe duda que si Argentina hubiese sido un país central como potencia bélica, y hubiera efectivamente apoyado al eje contra los aliados, eso lo pondría a la derecha. Pero nada de eso era el caso y Perón siempre tuvo posiciones principalmente prescindentes en política internacional. Es decir, comparado con sus políticas económicas de izquierda en favor de los trabajadores, es muy poco lo que para mi lo corre hacia la derecha, ser algo así como «un poco hincha del eje».
      Además, su posición en favor de los trabajadores, no era algo que se reducía a beneficios económicos. Era, y esto es lo que lo convirtió en el lider que fue, alguien que respetaba profundamente a las masas populares. No se trataba de un técnico que estaba a la izquierda en lo económico porque pensaba que era lo mejor para el desarrollo del país. Era alguien que quería y era querido por el pueblo. Se puede discutir, pero para mi Perón estaba claramente a la izquierda de la Unión Democrática. De hecho la enorme pérdida de predicamento que sufre un Partido Comunista razonablemente fuerte en aquella época, proviene de no haber comprendido esto. Sin duda tenían que haber estado del lado de Perón y no de la UD.

  2. En líneas generales coincido. Es buena la apreciación.
    Yendo a 2003, me parece que habría que contabilizar que en primera vuelta la Derecha (Menem) le ganó a Kirchner. Más aún si sumamos a López Murphy, tercero. Fue un escenario completamente atípico y, sin la jugada de Duhalde, quizás el peronismo hubiera terminado en manos del menemismo y se hubiera cumplido el sueño de De Narváez, je.

    1. Es cierto lo que decís, pero igual creo que el «balotaje tácito», que hubiera terminado 70 a 30 hacia la izquierda, sigue siendo más determinante en cuanto a evaluar el verdadero resultado de aquella elección.
      En lo que coincido completamente es en que la jugada de Duhalde fue decisiva. Habría que ver si con el peronismo en manos del menemismo, Menem hubiera vuelto a ganar. Tal vez no, quizás terminaba perdiendo un balotaje derecha contra derecha con L.Murphy, ahí sí hubiera estado jodido evaluar quién era la izquierda de quién. Pero prefiero detener mi análisis contrafáctico, se está poniendo demasiado pesadillesco, jeje.

  3. de acuerdo.

    si el pueblo esta mayoritariamente en el peronismo, la izquierda tiene las de perder, siempre.

    trabajadores mas estructuras politicas, mas capacidad de daño real al establishment. la izquierda chapulin coloradesca no tiene chance.

    por cierto me parece deleznable, casi penoso lo de Altamira. ¿ya explico porque quieren «proscribir» a la izquierda si TODOS los partidos tienen los mismos requisitos que cumplir?

    a la izquierda del Kirhcnerism hay mucho lugar que ocupar, es una lastima que lo ocupen estos frivolos.

    1. Creo que el kirchnerismo, sin estar muy a la izquierda, lo está en muchos aspectos diferentes, eso es lo que hace difícil ocupar un espacio a su izquierda sin caer en expresiones completamente minoritarias. Por ejemplo, quizás Binner este a la izquierda del kirchnerismo en algunos aspectos, pero después está bastante a su derecha en otros, ese es la principal dificultad de «ganarle por izquierda».

  4. Sergio:
    Hablar de izquierda o derecha con relación al peronismo, en estos momentos, es prácticamente imposible, un verdadero despropósito.
    Para ello, como previo, debemos resolver lo que hacemos con esto:
    http://www.clarin.com/opinion/Cruje-modelo-progresista_0_532746833.html
    Y también con éste poema de Carlos Pedro Blaquier, mandamás del Ingenio Ledesma, dedicado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner
    julio 30, 2011
    Se ha incrementado la venta/
    del cerdo vivo o carneado/
    después de haber escuchado/
    a Cristina presidenta.
    Las propiedades del cerdo/
    eran para mí un enigma,/
    desde hoy son un paradigma/
    y la vaca es un recuerdo.
    Y por potenciar la cosa/
    como cerdo a toda hora/
    y gracias a la Señora/
    hoy tengo novia mimosa.
    Por eso soy cristinista/
    y nada me hará cambiar,/
    soy cristinista a rabiar/
    y un convencido activista.»
    Espero que no se le ocurre ponerle música a Boudou.-
    Saludos.-

    1. Daio, derechos humanos, recuperación de las AFJP, ley de medios, asignación universal, paritarias, etc, etc, etc. El Kirchnerismo es la izquierda relmente existente hoy en la Argentina, que es peronista claro, como lo ha sido muchas veces en nuestro país.
      Blaquier se puede presentar a un concurso literario si quiere, pero Cristina está a la izquierda de sus opositores. Con el único que se presta al menos a la discusión, es con Binner, los demás están muy a su derecha. Saludos.

      1. Sergio:
        Decía Carlos Marx:
        «… que mientras en la vida vulgar y corriente todo tendero sabe perfectamente distinguir entre lo que alguien dice ser y lo que realmente es, nuestra historiografía no ha logrado todavía penetrar en un conocimiento tan trivial como éste. Cree a cada época por su palabra, por lo que ella dice acerca de sí misma y lo que se figura ser».
        Suerte.

  5. Perón estaba a la derecha en su primer gobierno, no sólo por su experiencia italiana, sino también por su relación con la iglesia y el ejército.

    Sí, hizo mucho para mejorar el nivel de vida de los trabajadores, pero para mi el Estado de Bienestar no es de izquierda ni de derecha, sino Bismarck, Napoleón III, o el nazi de Henry Ford también serían de izquierda.

    Yo creo que si te considerás de izquierda, no en pedo votarías a un tipo cercano a la experiencia fascista corporativista, surgido de un golpe de estado, milico, apoyado por milicos y la iglesia. Sería como votar a Salazar (el dictador portugués).

    1. ay Lurker….Cristo Vence….que Peron haya sido catolico o militar no cambia eso.

      asi que la socialdemocracia no de derecha ni de izquierda? la socialdemocracia no es «izquierda» pero esta a la izquierda del liberalismo economico que hegemonizo la economia mundial los ultimos 20 años.

    2. Bueno Lurker, las cosas son complejas lo reconozco. Pero el golpe de estado de Perón, fue contra un gobierno surgido de elecciones fraudulentas, me parece que eso hace una gran diferencia. Su relación con el ejército es relativa, parecidas a las preguntas que me hacés, yo podría decirte, ¿Chavez es de derecha, entonces, por su relación con el ejército? ¿Los ejércitos de la URSS?
      Lo de la iglesia lo cuento en tu favor, siendo ateo, siempre me pareció muy exagerado el odio de la izquierda hacia las religiones, debo reconocer que es una característica central en la izquierda de todo el mundo. Quizás no lo tomé lo suficientemente en cuenta, porque para mi es un error de la izquierda, pero eso simplemente me hace a mi más peronista, no al primer Perón más de izquierda. Chavez sería una excepción igual, no es anticlerical. Quizás en mi análisis también estoy influido por lo que ocurrió después, con los aviones de la marina atacando a Perón con la inscripción «cristo vence», pero está claro que para lo que quiero probar, eso no vale, lo digo explicitamente en el post, Menem llegó por izquierda (de Angeloz) en 1989, aunque luego haya hecho un gobierno de derecha.
      Ok, la discusión que plantean emilio y vos me parece al menos difícil de zanjar. Por un lado un lider que favorece tan marcadamente al pueblo y provoca un enorme cambio de las costumbres en pos de la igualdad, se ubica en ese sentido muy a la izquierda. Por otro, consideraciones sobre la situación internacional y su posición respecto de la iglesia, lo ponen a la derecha. ¿Al final el Pocho era la tercera posición, nomás? Quizás buscó eso, efectivamente. Luego la derecha le demostró que o le aceptás todo, o ella misma se encarga de impulsarte hacia la izquierda.
      En todo caso, de 13 elecciones, tendriamos una derrota de la izquierda (1995), sumada a una en la que era difícl de determinar quién era la derecha y quién la izquierda (1946).

    3. Ahora que leo lo de pepe, agrego que estoy de acuerdo con él, en cuanto a que el Estado de Bienestar y la socialdemocracia, suelen ser izquierdas relativas en donde se practican, puede que algunos que las lleven a cabo tengan otros componentes de derecha, pero en eso son izquierda.

  6. Me parece a mí que Perón en el 46 encarnaba la ruptura de un orden vigente, representaba la implantación de un nuevo régimen económico y social, con soberanía política e independencia económica respecto de las potencias emergentes de la 2º guerra mundial, y con un ascenso relativo de las capas sociales inferiores, a través del acceso al consumo masivo de bienes y la educación (anteriormente con status de privilegios).

    Los opositores se aunaron en su contra con una clara postura de «resistencia». Llevaron a cabo el rol conservador ante quien venía a subvertir el orden vigente e instaurar uno nuevo.

    Después, si coyunturalmente la Iglesia tuvo algún acuerdo por el cual Perón se sostuvo, o si los militares tuvieron el rol de tal o cual lado del mostrador, es anecdótico, me parece.

    A eso que cada uno le ponga la etiqueta de izquierda y derecha que le parezca.

    Saludos

    1. Acuerdo completamente con tu análisis Mariano. Desde allí partiría para considerar que hay más elementos para ponerlo a la izquierda. El tema, como decís al final, es que todos los conceptos tienen algo de «etiqueta», nos sirven para pensar, pero a veces, en los casos más al filo, se les nota cierta insuficiencia para explicar la realidad, de allí que los reparos de emilio y el Lurker me parezcan válidos respecto de 1946, no lo serían ya en la elección de 1952, por ejemplo. Saludos.

      1. Perdón señores, a partir de mi comentario se han hecho ciertas inferencias. No dije nada el Eje y Perón, un solo corazón. Tampoco de la Iglesia. Digo que el programa de la UD estaba a la izquierda del frente de Perón. En su punto 16 pregonaba «defensa, ampliación y perfeccionamiento de las conquistas obtenidas por los trabajadores, para que la justicia social sea el signo cierto de la democracia argentina». La UD no ponía en tela de juicio los avances de la STP sino su (supuesto) carácter fascista. Eliminaba la Ley de Residencia (Perón la mantuvo y la aplicó). Presentaba apoyo a las cooperativas. Postulaba la democracia sindical, coincido con Torre en su presunción de que un triunfo de la UD habría facilitado un sindicalismo plural de orientación de izquierda.

        Ustedes podrán poner en duda si estos principios los habría encarnado un gobierno de Tamborini, tal como supongo lo pusieron en duda los trabajadores. Pero hay buenos motivos para decir que los planteos de la UD estaban a la izquierda de Perón.

        En cuanto a la industrialización y nacionalizaciones, no había diferencias con el frente de Perón. Sin embargo, aquí podrían haber ciertas limitaciones, ya que los socialistas y algunos radicales no se despojaban de su visión de consumidores. A favor de la UD podría decirse que una mejor relación con los EEUU habría facilitado la industrialización, Tamborini no habría cargado con el estigma fascista.

      2. Entiendo emilio. El tema es que si es por lo programático, Carrió quizás tiene o tuvo programas de izquierda, por ejemplo. Comprendo tu punto, pero personalmente creo poco en los programas de gobierno que lee poquísima gente. O sea, priorizo lo que se esperaba de ellos, más que el programa de gobierno, lo que vos expresás como: «Ustedes podrán poner en duda si estos principios los habría encarnado un gobierno de Tamborini, tal como supongo lo pusieron en duda los trabajadores.».

      3. Emilio: mirá vos. La verdad es que no conocía esos detalles del programa de a Unión democrática (más allá de que opino parecido a Sergio respecto de lo que implican en la realidad los programas).
        Pero pido disculpas, porque me largué a opinar sin saber (cosa que hago seguido, pero pido disculpas solamente si quedo demasiado en evidencia).
        Entendido el punto de tu comentario, entonces.

        Ahora, una cosa. La industrialización (un proceso exitoso para alcanzar la misma) discrepo que se hubiese visto facilitada por una buena relación con EEUU.
        ¿En qué aspecto le hubiese servido a EEUU un desarrollo de industria pesada en un país como Argentina?
        Saludos

      4. Todo bien, Mariano. La industria pesada no fue una prioridad en el primer gobierno. Debe tenerse en cuenta que la pérdida de las reservas se debió principalmente al desbalance comercial con EEUU, en parte por los bienes importados para la ISI. A su vez, la Argentina sufrió algunas sanciones soterradas, hasta 1949. Para la UD era menester que el país se despojara de la imagen nazi, incluso señalaban que la industrialización corría riesgo en caso de una victoria peronista. Eso no ocurrió, pero no es descabellado suponer que con un gobierno sin la imagen fascista tal vez los efectos negativos de la importación acelerada de tecnología e infraestructura para el desarrollo podrían haberse morigerado. No mucho, pero algo. Nunca lo sabremos.

  7. El objetivo de Perón de captar al votante de izquierdas (en lo económico) se explica porque él ve un peligro en el avance comunista (por eso sus coqueteos con los países del eje y con franco, no era nazi: era anticomunista, militar y católico). y a partir de ahí, en argentina no tiene vigencia el continuo izquierda-derecha, sino q se replantea en un continuo peronismo-antiperonismo. Y coincido con lurker, a pepe le digo que sí la socialdemocracia es de izquierdas en países donde tanto la izq como la der se ubican al centro pq si no no tendrían votos; y a sergio le digo que sí, q tanto chavez como la urss tienen altos componentes de derechas. más la URSS, porq no te olvides q fue un totalitarismo tan asesino como el de Hitler, pero no nos gusta mirarlo ya q es un golpe bajo a nuestra nostalgia revolucionaria. saludos

    1. Está bien irene, siempre existe una combinación de elementos, en el peronismo, en la URSS, en Chavez, en las socialdemocracias. El tema que propongo en el post, es referir a situaciones concretas, como lo son las elecciones y comparar los movimientos mayoritarios más votados, hablando de izquierdas relativas. Por ejemplo, los Demócratas están a la izquierda de los Republicanos en EEUU, aunque no por eso diría que los Demócratas Norteamericanos son personas de izquierda.
      No coincido con vos en que en Argentina no tiene vigencia el continuo izquierda-derecha. Sí acuerdo en que el continuo peronismo-antiperonismo tiene por lo menos tanta importancia como el otro, así se puede dividir en cuatro utilizando los dos cortes. A vos te ubico como antiperonista de izquierda por ejemplo, jeje. Yo me pondría como peronista de izquierda, hay otro tanto para las derechas. Aunque todos tenemos matices, desde ya. Saludos.

      1. sí, estoy de acuerdo con q se pueden utilizar los dos cortes; y esto me hace acordar al PRI mejicano, cuando uno de sus dirigentes dijo: en el PRI no somos ni de izquierdas ni de derechas, sino todo lo contrario… Y sí, me descubriste. vos sos peronista nuevo, no? es q yo vengo de familia muuuyyy peroncha y ya estoy taaannn cansada…. intentaré q no se note tanto. saludos!

      2. Sí, soy peronista nuevo, desde hace 25 años más o menos, en el 89 voté a Menem, por ejemplo. Pero de familia, no, vengo de una izquierda gorila. Saludos.

    2. A mi me parece que la oposición entre los que optan por los pobres y los que defienden la tradición, la familia y la propiedad es una contradicción interna del nacionalismo católico y de su corpus laboral que es el sindicalismo peronista.
      Una aplicación dela lucha de clases a la teología. Vg. Scioli.

      La kulturkampf sigue siendo integrismo o contrato social.

  8. Creo que las izquierdas más logradas son las nórdicas, por lejos. Combinan beneficios sociales colectivos con libertades individuales de manera prácticamente irreprochable. Por demás, no puedo pensar a la izquierda sin democracia, libertades individuales e independencia de poderes. En cuanto al peronismo, siempre me pareció más un reflejo de lo que llamo «climas de época a nivel global». Reflejó los nacionalismos de masas en los años ’40 y ’50; la violencia armada de derechas e izquierdas en los ’70, el neoliberalismo en los ’90 y una amalgama de capitalismo «amigable» en el presente. Es, sin dudas, el partido del poder, para nada principista, hiperverticalista y bastante acrítico. No es mi fórmula preferida, por supuesto…

    1. Con lo de las izquierdas nórdicas estoy de acuerdo. No necesariamente en que todo eso pueda trasplantarse fácilmente de una sociedad a otra. Supongo que en lo que me diferenciaría de tu izquierda es en esa creencia. No lo veo como «allá es bueno, hagámoslo acá». Lo que no quiere decir que no se puedan tomar algunas cosas. Pero quizás hay otras que al tratar de aplicarlas no funcionan igual, por eso creo que hay que partir de la situación en la que uno está, con todas las particularidades que esa situación tenga.
      Coincido en que el peronismo es verticalista. También pragmático, que para mi no es lo contrario de principista, ya que sí creo que tiene principios, pero los confronta a menudo con la realidad y eso, a veces, modifica los principios, para mi es una virtud, no un defecto. Acrítico no me parece, por lo menos no más que los demás.
      Si hoy refleja un clima de época, es el clima de la izquierda latinoamericana, que creo es uno de los pensamientos más interesantes del mundo actual.

      1. No dije lo de transplantar en ningún momento, pero ya que estamos digo lo que pienso al respecto: por algún lado se empieza. La cuestión cultural nórdica actual (la más difícil) no se generó de la nada. Fue un proceso. No estuvo siempre, como puede observarse en ciertas culturas orientales. Hace mil años, el robo en Corea era un delito que humillaba al victimario, no muy lejos de hoy. Hace mil años, los nórdicos construyeron un imperio a través del robo y el asesinato. Las cosas se puede construír, esperemos no tardar mil años en darnos cuenta.

        Lo de los principios que dijiste es muy Groucho Marx, pero el hacía comedia, entonces era gracioso. En política ya no es tan gracioso.

        De acuerdo con lo del clima de izquierda latinoamericana, aunque me parece que no es tan así, visto en conjunto. Sí se acercaron algunas posiciones, pasa que toda Latinoamérica venía del neoliberalismo, vio?

      2. Sí Joyce, vi la vinculación de mi definición de pragmatismo con el chiste de Groucho, pero para mi ese chiste es una caricatura de algo que tiene mucho que ver con el principio de realidad. Lo que pensás, lo contrastás con los hechos, si falla, revisás si se puede aplicar de otro modo, pero también revisás si lo que pensabas era correcto. Es un ida y vuelta dialéctico para mi. Igual sé que en esto no nos pondremos de acuerdo, lo hablamos otras veces en términos casi iguales.

      3. Sergio, ese rechazo a todo lo externo (por más bueno q sea) es parte de lo q no entiendo cuando viene de alguien de izquierdas. me hace pensar q quien lo dice es más totalitario q de izquierdas (todo lo de afuera es malo y peligroso, hay q mirar para adentro: mussolini, franco…). la izquierda es internacionalista por definición.

      4. irene, parece raro llamarle «rechazo a todo lo externo», cuando digo que acuerdo en que las izquierdas más logradas son las nórdicas. Lo que estoy diciendo no es que rechazo su aplicación aquí, digo que esto, por muchos factores, políticos, culturales, etc, no siempre es sencillo. Otra vez creo en partir de las ideas, pero ver cómo se podrían aplicar de acuerdo a la situación que me encuentro aquí y ahora. Sin dudas aprobaría que crezcan los impuestos a niveles similares a los de allá, ahora, visto lo de la 125, quizás no sea tan fácil. ¿Seguimos intentando? ¿Probabmos algo similar pero más prolijo? Por supuesto, pero cada país tiene sus características.
        No estoy de acuerdo en cierta forma de internacionalismo extremo de la izquierda. Por un lado, creo en el concepto izquierda a tal punto, que insisto en utilizarlo para nuestra política, acordate que en tu primera intervención decías que ese continuo acá no se da, hablabas solo de peronismo/antiperonismo, y te dije que para mi había que agregar derecha/izquierda aquí también. Pero por ejemplo,
        ese continuo que vos misma mencionaste (P/antiP), es una particularidad nuestra, que no tienen los suecos. Entonces en algún sentido, la aplicación de políticas, las propias ideas de la gente, en algo cambiarán. Repito lo de la dialéctica, de lo particular a lo general, de lo general a lo particular.

  9. Desde el golpe del ’30 ganan elecciones (o gobiernan de facto) elites que tienen como nota común el autoritarismo.
    Esto se manifestó por la proscripción de adversarios políticos, personalismo reeleccionista, estado de sitio, emergencia económica y modificación de la Corte Suprema.
    Pero ninguno de ellos prometió (ni amagó a realizar) la estatización generalizada de los medios de producción. Y tampoco ninguno de ellos prometió ni puso en marcha un sistema capitalista-liberal con Estado de Derecho (no vengan con que el liberalismo de la dictadura militar, porque eso es la cuadratura del círculo).
    ¿Que tuvimos? ¿Quienes ganaron elecciones? Bonapartismos conservadores, que prometen estado intervencionista, benefactor, nacional-proteccionista, no competitivo, con mediación y basculación permanente entre la clase media y la baja. Perón fue el mejor ejecutor de este ideal.
    No creo que eso sea «izquierda»; sólo le podemos dar ese nombre si tomamos la idea de que decir izquierda es decir movimiento romántico-irracionalista, anti-liberal, que distingue bien a las izquierdas latinoamericanas de las europeas.
    El que mejor articula este discurso, gana en la Argentina. Más allá de los nombres y con otro juicio de valor (deduzco), coincido con la idea-fuerza del post. Es así desde hace décadas, sin importar tanto el partido. Así nos va.

  10. celebro y apruebo en general la propuesta de Sergio,y me acerco al comentario de Irene.Tengo lectura e informacion,como todos Uds.y vivencias personales a lo largo del medio siglo hasta hoy.Peron y su movimiento se me presentaron como un modo de absorcion de lo que el socialismo argentino pretendia como concquistas de los trabajadores.En el 45 fui partidaria de la U.D. sospechando de un discurso que parecia facistoide,neutral en la segunda guerra,antiintelectualista y verticalista.Influyeron mis lecturas marxistas y los medios periodisticos que defendian a las naciones aliadas.Mi falta de afiliacion peronista me impidio teer laburo oficial.Poco a poco comprendi que los partidos de izquierda nacionales no lograban tener masividad,y que el peronismo es la ideologia que mejor responde a la mentalidad argentina y el programa que mejor logra atender los intereses capitalistas y de los trabajadores,logrando ascendencia social y permanencia en el poder por tal motivo.Hoy leo la realidad politica que tenemos,considero el debate del 17 de junio de este año del IPS entre pensadores kirchneristas y marxistas y concluyo que la salida preferible es el apoyo al proyecto que el actual gobierno nos presenta para el campo popular y nacional,mientras el proceso historico social nos lleve a nuevas instancias.

  11. Mariano y Sergio:
    Lo de la Iglesia y los militares, no es algo anécdotico con relación al peronismo. Por el contrario, constituyeron dos de las tres patas en que se basó el régimen, tan así que cuando comienzan a resquebrajarse ese apoyo el mismo se derrumbó. La otra pata fueron, por supuesto,los trabajadores. Recientemente, Loris Zanatta (*) ha sabido describir muy bien al primer peronismo.
    (*)Eva Perón. Una biografía política. Sudamericana. Bs. As. 2011

    1. Daio:
      Es anecdótico, no porque no existiera la relación, sino porque la misma no condicionó las políticas más salientes del peronismo, quiero decir, aquellas por las cuales todavía hoy muestra una identidad fuerte.
      Saludos

      1. Mariano:
        Aclarado tu punto de vista, pero aún con dudas sobre el tema. Me parece que el primer gobierno de Perón es un periodo que aún no ha sido estudiado con profundidad. En historiapolítica.com. hay varios trabajos de investigación reciente muy interesantes.
        Saludos.-

    2. A mi no me parece anecdótico el debate acerca de los derechos universales o los privilegios corporativos y me parece además que está aún sin resolver.

      La Constitución de los Estados Unidos de América al otorgar el derecho universal de libertad de expresión y de portación de armas a los ciudadanos buscó imposibilitar que las universidades y las fuerzas armadas se constituyeran en estamentos corporativos.

      La Carta del Trabajo del Reino de Italia buscó el equilibrio otorgando similares privilegios forenses para los tres estados del régimen corporativo feudal: oratores, bellatores y laboratores.

      Una fue el modelo utilitarista de Juan Bautista Alberdi en 1953 y otra el modelo aristotélico-tomista de Arturo Sampay en 1949.

  12. Celebro que retomemos el esquema «izquierda-derecha», cuando se ha puesto tan de moda decir «no existen las categorías derecha/izquierda», especialmente entre aquellos políticos otrora centroizquierdisas y ahora volcados hacia la derecha.

  13. no estoy tan de acuerdo con Sergio de que se puede estar a la izquierda en algunos aspectos y en otros a la derecha.Si se tiene una personalidad coherente se estara siempre en una actitud abierta hacia el cambio o no.Ese es el verdadero «liberalismo».Claro que hay que considerar cada tema:el aborto,el matrimonio gay,la politica economica que favorezca a la mayoria,la educacion y la salud publicas,la politica exterior con union latinoamericana,soberana,defensora de nuestros intereses,y todos los temas que se puedan proponer.Tal vez,simbolicamente,ser de izquierda tenga que ver con el corazon.

    1. Es que justamente creo que como son muchos los temas, no necesariamente en todos un mismo espacio o un mismo político, coincidirá con la opinión de izquierda en cada uno de ellos. Por ejemplo, Cristina en cuanto a política exterior latinoamericana, se ubica en ese aspecto, claramente a la izquierda. En el tema aborto, no. Y me parece respetable, yo estoy a favor del aborto libre y gratuito, pero no creo que sea terrible que alguien esté en desacuerdo con eso. Y así con muchos temas, veo más a la izquierda al que coincide con ella en bastantes cosas, y a la derecha el que coincide en pocas. Naturalmente la posición sobre temas económicos me parece prioritaria.

      1. estoy muy de acuerdo con isabel, cuando habla de la coherencia. por eso sostengo q en argentina la línea ideológica predominante es peronismo-antiperonimso, y no tanto izq-derecha. Entiendo q ser «liberal», es decir de izquierda, implica q el poder público debe organizar la vida en común de una sociedad para su mejor desarrollo, pero hay una parte de mi vida en la q mantengo mi «libertad», por eso es coherente ser de izq y estar a favor del aborto, del matrimonio gay, de la tolerancia a los inmigrantes, al q piensa distinto, estar abiertos al cambio,… etc. El peronismo habla de izquierda en lo económico, pero en el resto, el poder público no reconoce límites y entonces me dice qué debo pensar, hacer, ir, amra y odiar, lo q la autoridad considere oportuno.
        Sergio, cuando vos decís: vengo de familia de izqueirda gorila, no estás más q reconociendo q el corte peronismo antiperonismo es lo q realmente a definido a tu familia, y no tanto el ser de izquierdas. es decir, eran gorilas. Lo q en realidad eran, es de izquierdas, y lo q no les gustaba del peronismo era esa intención de acapararlo todo. no sé si me explico bien, no tengo tiempo…

    1. Seguramente el General estaría de acuerdo con Ud Isabel. El consideraba que el peronismo no era ni de izquierda ni de derecha, sino que constituía una instancia superadora de ambas concepciones.

  14. esta bien tratar de «superar»…cuando los objetivos deseables ya se han alcanzado.Es un gran problema.La sintesis hegeliana superaba la tesis y la antitesis y a su vez se convertia en otra tesis,lo que asegura la dinamica del proceso,pero tambien tenemos que la»tercera posicion» puede ser una forma de responder a determinados intereses y entonces es mas bien conservadora.

  15. «derechista» en este último siglo, no es más que el apodo con que unas sectas de izquierda denigran otras sectas congéneres

    Nicolás Gómez Dávila

  16. Sergio:
    ¿Es el mismo Alvarez que después de haber renunciado a la vicepresidencia propuso a D. Cavallo para ministro de economía?
    La observación no tiene la finalidad de invalidar su opinión, nada original y además emparentada con aquella de que a la izquierda del kirchnerismo solo la pared, justificatoria del posibilismo y/o el pragmatismo, sino la de poner en evidencia el vaciamiento ideológico del peronismo.
    Menem gustaba decir que Perón hubiese hecho lo mismo que él. En flagrante contraste con las tres banderas entregó el patrimonio nacional y la economía a la voracidad del poder internacional, cercenó los derechos sindicales y sociales, indultó a los genocidas y redujo a la nada la soberanía popular: «si hubiese dicho lo que iba a hacer nadie me votaba». Sí, Él lo hizo, pero no lo hizo solo. Para imponer las privatizaciones, la flexibilización laboral, las AFJP, fue necesaria tanto una dirigencia sindical claudicante y prebendaria como la derrota del sindicalismo peronista combativo. Para la reconciliación nacional y el olvido se valió de aquellos que propiciaron los indultos como moneda de cambio a pesar de tanta sangre derramada y de la lucha por los derechos humanos. (Omito deliberadamente toda referencia a la economía).
    Quebrada toda resistencia, vaciado ideológicamente el peronismo, fukuyama reemplaza a Perón, ni hablar de Cooke, queda un contenido revuelto: qué es de izquierda, qué a la derecha, de quién? Todos unidos, ¿triunfaremos?

    PD: Aunque parezca un poco complicado, esto del vaciamiento ideológico (además sobrepuesto en el tema electoral), pero nomás para pedirles un pequeño esfuerzo mental, alguien podría decirme dónde se encuentra el sindicalismo peronista combativo. (No olvidar que no hace mucho CF trató de insolidarios a los sindicalistas)

    1. Ricardo F:
      A partir de 1952, Perón ante la crítica situación de la economía: escasas reservas, insuficiencia de saldos exportables, necesidad de incrementar la importación de bienes de capital e insumos industriales, proceso inflacionario, escasez de combustibles, de bienes de capital, de materias primas para la industria, elaboró un plan de estabilización, con medidas de emergencia centrado en la restricción del consumo, el fomento del ahorro y el aumento de la productividad, control del gasto público,prorroga de los convenios laborales, se ligaban los aumentos salariales con la productividad, fomento de la producción y exportaciones agropecuarias,que implicó un importante giro en la anterior política. Para hacer posible ello se sancionó una ley de inversiones extranjeras más favorable para los inversores externos; se celebró el Congreso de la Productividad; se abrió la explotación petrolera a los capitales extranjeros, con la entrega de 50.000 km2 en Santa Cruz a la Standard Oil de California.(*)
      O sea, salvadas las distancias, Perón fue tan pragmático en la política económica-social, como lo fue Menem, sin dejar por ello de ser peronista.
      (*)Conf.Raport, Mario. Historia económica, política y social de la Argentina. (1880-2003).emecé. Bs. As. 2007. Págs. 389/403.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *