Esta mañana escuché Magdalena Tempranísimo (otro artículo sobre la clase media lleno de generalizaciones)

Ya sé que todo esto es evidencia anecdótica, pero bueh, quería escupirlo.

Hoy escuché Magdalena Tempranísimo en el 86 desde Congreso a Liniers y en el 28 hasta Puente Saavedra.
Magdalena entrevistó a De Angeli, y a pesar de mostrarse crítica con el gobierno por las trabas a las exportaciones de quesos y la crisis de los tambos, tanto ella como sus co-conductores (ni idea quienes son) no dejaron de sugerirle más y menos sutilmente a De Angeli que su regreso a las rutas le va a resultar muy contraproducente.

Si recuerdo correctamente, Magdalena le dijo a De Angeli que podría perder efectividad
al saturar a la gente con sus marchas y manifestaciones. Incluso se mencionó al desabastecimiento.

Luego, durante el resto del programa, se pusieron al aire distintos llamados de oyentes (aclaro que Magdalena Tempranísimo es un programa insospechado de kirchnerismo) y todos, menos uno (un tipo de Coronel Pringles), se pronunciaron en contra del regreso del campo a las rutas (aunque De Angeli dijo que no volverían los cortes)

De los mensajes se desprendía una sensación estilo «¿! Qué más quieren¡? Ya se dio marcha atras con la 125, que dejen de romper las bolas» y la idea de que iban a joder a la gente que tiene que trabajar.

Yo, persona de clase media tirando a clase trabajadora, para nada peronista o kirchnerista (o de izquierda), no creo que haya habido una solidaridad real entre la clase media urbana (preocupada principalmente por la inflación y la inseguridad) y el «campo». La clase media «utilizó» al campo, por la falta de una oposición política real, para protestar por otras cosas que estaban latentes, debajo de la alfombra, amenazando con surgir en cualquier momento.

La unión fue muy exitosa y ambos ganaron, el campo ganó previsibilidad y dinero (excepto los pequeños productores, aunque según Mariano los pequeños prefieren un 65% en mano y no ganar
más, pero dependiendo de reintegros del estado), y la clase media, aunque no ganó nada concreto (después de todo, este gobierno fue mejor para la clase media que para los sectores populares), obtuvo una victoria política.

Hoy en día, el campo, y, por ejemplo, Cobos, gozan de una gran simpatía entre los sectores medios. Pero los sectores medio son, ya saben, sofisticados, caprichosos, cambian de opinión rápido.

Si yo fuera Kirchnerista y deseara la muerte política de la mesa de enlace (quiero decir volverlos tan irrelevantes como L Murphy o Blumberg) emplearía técnicas «gorilas».

Fotos de los integrantes de la mesa de enlace con Duhalde y Barrionuevo por todos lados, y tratar de instalar la idea de que los paros no son justíficados (ahora sin la 125, una idea mucho más facil de defender) y que se trata simplemente de intentos de socavar la economía para debilitar al gobierno, y si Cristina mencionara «el golpe económico a Alfonsín» aunque joda mucho a los peronistas, sería un acierto con respecto a la clase media, sería como decir, estamos del mismo lado.

Especialmente si los de la mesa siguen sacandose fotos con Duhalde corren el riesgo de perder el apoyo de las clases medias urbanas. Corren el riesgo de convertirse en ubaldinis, terroristas económicos a los ojos de la clase media. Mirenlo a Macri que se niega a sacarse la foto con Eduardo (enojando mucho a Tachuela).

Ya Carrió empezó a hacer algo así cuando dijo que Cobos era un becerro de oro.

Después de todo, el gobierno de Néstor y Cristina debe ser el gobierno peronista más parecido al de Alfonsín.

De la misma forma que a muchos progresistas e izquierdistas entusiasmados con el Kirchnerismo (aquellos que se emocionaron con los actos en las plazas K, al verse rodeados y acompañados por el pueblo/pobres) les dije : No te encariñes tanto con ese puntero de Florencio Varela, ya que ayer votó a Ruckauf, anteayer a Menem y Duhalde, y tal vez mañana te cague a palos, creo que no sería bueno para el campo fiarse de las clases medias urbanas, ya que cambian de opinión muy rápido, y mañana pueden pedirle a Cris y Néstor que echen de las rutas con gases y palos a los anteriormente tan celebrados chacareros.

20 Comments on “Esta mañana escuché Magdalena Tempranísimo (otro artículo sobre la clase media lleno de generalizaciones)”

  1. Voy grabar en una placa esta parte del último párrafo del artículo de El Luker:

    «De la misma forma que a muchos progresistas e izquierdistas entusiasmados con el Kirchnerismo (aquellos que se emocionaron con los actos en las plazas K, al verse rodeados y acompañados por el pueblo/pobres) les dije : No te encariñes tanto con ese puntero de Florencio Varela, ya que ayer votó a Ruckauf, anteayer a Menem y Duhalde, y tal vez mañana te cague a palos…»

    Gracias por decirlo en un lugar donde es un sacrilegio cuestionar este aspecto del peronismo.

  2. De acuerdo con el post y con la consigna que señala Néstor. Si fuera por mi, la preferiría a los gritos y en letras de molde ¿Y AHORA QUE CARAJO QUIEREN? Pero para que le guste a la «clase media», creo que habría que transformarla en «no entendemos bien qué piden ahora…», dicho con cara de fingido asombro, y con Massa y Randazzo como expositores. A mi me encanta cuando hablan D’Elia y las madres, pero por esta vez y con dolor, creo que hay que esconderlos un poco. Lo que relata El Lurker del programa de Magdalena es una medida de que ganar ésta en la opinión pública no es tan difícil poniendo un poco de cara de nada.

  3. Bueno, bueno: Excelente texto ! Diría más (como el señor Garamond) Ma-quia-vé-li-co.
    En el buen y excelso sentido de la palabra. Lamentablemente, si bien no hay que olvidar a Maquiavelo (o a Toqueville, o Sun Tzu), no hay que obnubilarse con él. Estar convencido de lo que uno cree es un paso previo, e importante. Atrapar al otro en su discurso suele ser muy efectivo («¿Y ahora qué cazzo quieren?»), pero es necesario estar seguro de la justicia del propio. Digo: a Buzzi (a diferencia de De Angeli) se le nota la impostura, el malabar retórico para justificar reclamos movidos por la codicia con el argumento del «bien común». Quién lo enfrente deberá aprovechar las contradicciones en el discurso buzzista, pero antes deberá estar firme en su convicción de actuar en beneficio de las mayorías desposeídas. Si no, es menemismo. «Y de la más alta escuela», añadiría sin ruborizarse ¿Alguna vez pudo? el tigre de los llanos.
    Ese es el problema del gobierno, claro. haciendo también malabares para justificar sus medidas tendientes a beneficiar al capital industrial con la bella imagen de mantener accesibles los alimentos para la mesa de los argentinos. Ocurre que, en este caso, el interés de los trabajadores está de ese lado.

  4. viste Emilio, aca parece que el clientelismo es de izquierda…

    se vuelven locos por el discurso de «los negros son traidos,etc…»pero no se puede negar que el aparato existe y que esa gente saca provecho de la pobreza , esto no quiere decir que los pobres sean animales facilmente manipulables, si yo estuviera muy mal probablemente iria las marchas.

  5. Yo creo que hay que dejarlo al gusto de cada uno: por ejemplo:¿ya ahora que mierda les pasa? o Algo mas bruto: ¿y ahora que quieren, no hay poronga que les venga bien? o algo para las niñas ¿Y ahora que merde les sucede?,tambien para los catolicos,: ¿Y ahora que cristo quieren?

  6. En líneas generales coincido con el post y con los comentarios, pero como me gusta el discenso me veo en la obligación de decir guarda…. porque lo he escuchado a buzzi pidiendo, entre otras cosas genéricas, un tipo de cambio competitivo… y si buzzi pide un tipo de cambio competitivo, con Duhalde y DeMendiguren…. de que lado se ponen los que están del otro lado? del atraso cambiario?… de la convertibilidad?

    A ver…. el kirchnerismo en sus discursos asumio que el tipo de cambio competitivo era un virtud, y en virtud de la inflación (valga la redundancia), la competitividad del peso fue deteriorandose aceleradamente…

    va a estar lindo cuando planteen la discusión del TC competitivo volver a los archivos de hace 4, 5 meses…

    Como todo el mundo quieren lo que todos quieren siempre…ganar mas… lo que creo es que ahora no hay lugar para un escenario como el de hace unos meses, al menos en la opinión pública.

    saludos!

  7. Es sencillo. Basta de represalias.
    Desde que terminó el conflicto se han suscitado medidas unilaterales del gobierno que alteran el comercio exterior y disminuyen el precio que cobran los productores, hasta se ha llegado a prohibir la exportación de queso a 15 días de que empiece el período estacional de mayor producción de leche.
    Así que señor Echegary, señor Moreno y señor Kirchner
    NO TOLERAREMOS SU VENGANZA.
    BASTA DE REPRESALIAS
    Este me parece un discurso más adecuado.

  8. Pero marianiiiiito… si vos querías la derogación de la 125… y decías que el estado no los subsidiaba para nada con el dólar alto… Cambiaste de idea, tal vez? Vienen con el equino exhausto a pedir que le paguemos mucho por sus dólares? Se les juntó la bajada de la soja con la bajada del dólar? Qué lamentable… Yo que ustedes vuelvo a hacer 300 cortes de ruta, y por tiempo indeterminado. «La Gente» los va a acompañar, no se hagan problemas. Vos dale pa’ delante. Andá y sacá la rastra, que todo sigue igual.

  9. Creo que aquí se ha producido una secuela paradojal, a raiz de la cual los mismos que pedían la derogación de la 125, a secas, hoy advierten que la falta de movilidad de las retenciones es un perjuicio y no una ventaja.
    Cuando el conflicto comenzó la soja tenía un precio internacional que venía creciendo, al punto tal que superó U$S 580, cuando orillaba U$S 500 a principios de marzo. Y el dólar estaba arriba de U$S 3,20.
    Si se hubiera aprobado la resolución con las modificaciones que tardía y contradictoriamente efectuó el gobierno y respaldó la votación en diputados, hoy los llamados pequeños productores, con tonelajes inferiores a las 1.000 TN, tendría reintegros que mejorarían sensiblemente su situación.
    Con el dólar a U$S 3,06 y la soja a U$S 430, están peor que antes del conflicto.
    Como politicamente no pueden decir: «125 volvé,te perdonamos», van a comenzar con estos movimientos regidos por la codicia del medio pelo.
    Frente a eso, la consigna del «ahora que carajo quieren», me parece que no sirve.
    Así como el gobierno se equivocó cuando no tomó en cuenta la segmentación de sectores, promoviendo una retención de manera universal, la Sociedad Rural y Carbap, deliberadamente, hicieron lo mismo en un sentido inverso.
    Lo que hay que hacer entonces es revertir esa situación y salir a ganarlos con la atención de sus casos puntuales.

  10. Yo coincido que el ¿Y AHORA QUÉ CARAJO QUIEREN? es más adecuado para los afiches y los graffitis que para que lo digan Massa y Randazzo frente a las cámaras. Pero es un slogan con futuro: sencillo, chato y directo al grano, lo que hace falta para ganar los corazones de nuestra clase media «ilustrada».

  11. Mi impresión es que subestiman la perversión que anima en nuestra clase, la media. Pocos días después de la votación de la 125, regresó al país un amigo (peronista de derecha), que estuvo fuera del país durante los 100 días. La versión de lo que había pasado en ese lapso, esgrimida en la mesa de amigotes que nos reunimos semanalmente, fue, de parte de quienes habían defendido con ahinco el piquete agrario (mayoría de clase media, mitad gorila, mitad «por el choripan y la coca», que si existen, abundan en la clase media, bajo el lema «por miami y el plasma»), que no había pasado nada. Que en realidad, fue todo una exageración de kitchner y que cualquiera hubiera sido el resultado, la cosa seguía, porque después de todo, era un conflicto sectorial y blah, blah, blah. Me sorprendió en ese momento la rapidez con la que los defensores de la violencia agraria, subestimaban sus propias proclamas de hacía días, volvían, silvando bajito y con las manos en los bolsillos, a esperar el próximo tropezón, como quien no quiere la cosa. Digo, con esto, que esta retirada, no me parece que signifiquen que puedan jugar de «este lado» (que es el propio), tan serviles, tan confundidos, tan dispuestos a inmolarse en el altar de nuestra tragedia.

  12. Mariano T, que tienen que ver los productores de queso y leche con la resolucion 125, que era para los productores agricolas? O sea, porque el gobierno deberia tomar represalias contra un sector que no estuvo involucrado en el conflicto?

  13. Bibiloni: Se refiere a que el tuerto les planchó el dólar, y ésa es para todos. Y el napia se sentó arriba del queso, hasta que bajen el precio del mercado interno (nosotros).

  14. Aca y en labarbarie esta mal visto criticar al clientelismo, el clientelismo es lo mas, adoran a curto, cariglino, barriouevo y todos esos garcas!
    flashearla con los intendentes corruptos del conurbano es la ultima moda en la facultad de politica, es de lo mas posmoderno y cool…jeje
    :P

    Saludos!

  15. Uy si, seguramente el precio del queso va a dejar de subir porque ese gil cierre la exportacion,

    Le van a congelar el precio a los productores y los intermediarios les sacan la diferencia, nosotros los consumidores pagamos mas y a joderse.

    Asi como paso con la carne.

  16. Es muy sencillo, yo no habé del dolar, y Buzzi esta hablando del tema para devolverle un favor a alguien.
    El dolar alto implica retenciones, y yo no quiro retenciones aunque el dolar valga 0,10. Pero eso es un tema político no de protesta.
    La 125 no tiene nada que ver con la leche, y no es el tema ahora. Hoy el tema son las represalias, y el queso esta incluído en las mismas. Y como hubo tamberos que nos acompañaron, hoy si hay que jugarse por ellos me juego, aunque con laleche la única relación que tengo es de consumidor.

  17. Lurker:
    parece sensato su análisis, indudablemente no ser peronista le permite tener una visión mas objetiva que la mía acerca de los humores clasemedieros.
    Me gustaría conocer su explicación, si la tiene, de la aversión patológica que se percibe en muchos clasemedieros, que parecen personas mas o menos normales en otras cuestiones, hacia el peronismo en general y los K en especial.

  18. Yo creo que hay muchas razones.

    La principal para mi, es que aunque el peronismo corrige sus errores, generalmente no admite haberse equivocado y no hace autocrítica.

  19. Estimada Magdalena

    Supongo que lo suyo fue un lamentable e indeseado lapsus, pero esta mañana (12/09/08), hablando con V. H. Morales hizo un rápido comentario acerca de Sererino Di Gionvanni. Usted dijo muy al pasar: «el mafioso, te acordás?
    Me permito recordarle que Severino Di Giovanni fue un anarquista italiano que vivió y murió en la argentina, fusilado en 1931, a quien un comisario llamó el Robin Hood moderno.
    Sus actos fueron violentos y no consideró sus alcances, pero lo que con seguridad no podemos decir es que fue un mafioso.

    Muchas gracias.
    Alicia, de Almagro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *