Paint it Black

Votar a Heller es incómodo ¿no? O como leí días atrás vía twitter, el icono de la reducción del lenguaje, es votar a la minoría. Como titular de alguna entrevista no esta mal. Lo que sucede es que no hay necesidad de explicaciones alrededor de afirmaciones categoricas acerca de políticas que necesitan años de desarrollo y son precedidas por décadas de trabajo, fracasos, victorias, horror, historia. Lo mismo corre para facebook red viral pero no social. Unirse a una «causa» no necesita de muchas explicaciones. No hay porque darlas. Tampoco son requeridas o reclamadas. Y da lo mismo decir que se esta en contra del grupo «negros de mierda» al mismo tiempo que se revisan y se escrutan las fotos de ex compañeros, ex novios o futuros levantes. Da exactamente lo mismo decir que se es «nacional o popular» al mismo tiempo que se cambia el estado actual por «casado» a «soltero», dejando libre un segundo para decir en que se esta pensando. La respuesta es: en nada. Pero tampoco hay que ser tan duros. Es todo un trabajo construir en la 2.0

Entonces también leí que la red de blogs políticos son nacionales y populares.  Que va de la mano de la inocencia de jovenes escritores debatiendo online contra el campo para luego alegrarse porque recibieron una «repercusión» y juntaron decenas de firmas con nombres tan relevantes como Ema Peel y una circulación que seguramente se llamara «viral» pero que no tuvo soporte físico por la simple razón que para tener sopote físico hay que tener trabajo de campo realizado y vamos directamente sin vueltas al núcleo del asunto: barrial, trabajo barrial o porque no sindical. Breve: no tuvo soporte físico no por una elección estratégica, sino simplemente porque de haberlo tenido hubiese sido un fracaso rotundo; en cambio con un soporte virtual de 100 personas que creen son el futuro del intelecto kirchnerista tenemos la posibilidad de contemplar un éxito. Que no es más que una mentira ya que a ningún dirigente o cuadro barrial o sindical (telefonica o subtes) puso el gancho en «le decimos no al paro». Entonces la red permite crear fenómenos que duran menos que una estrella al caer. ¿Quién es Incardona para el kirchnerismo? ¿Quie es Terranova aka as «los desaparecidos me chupan un huevo» para el campo popular? ¿Incar que? ¿Terra… la página? Son los nadies, pero no los del conurbano. Pero ¿quién no se detiene ante la caída de una estrella? Las mismas personas que después de nadar, van a la guerra.

El votante de Pino Solanas tampoco es muy diferentes. El votante de Pino sigue el trending topic del momento. Un fenómeno con mayor relevancia eso no se discute. Pero es un fenómeno del cual Solanas no es inocente. Sin ir más lejos Solanas no le roba votantes a Heller, se los roba a Prat Gay, a Michetti. Esta de moda ser progesista y esta de moda ser peronista.  Pero esta de moda ser progresista de Pino para poder escribir en facebook o en twitter «planto un pino en el senado» y esta de moda ser peronista como podía estar de moda ser punk. Solo que hasta los punks en su «no future, no future for you» estaban determinados a seguir las instrucciones de Debord y las contiendas del mayo francés. El punk no le tenia miedo al no. El progresismo junto con la moda del nuevo peronismo le tiene terror al no, solo busca compulsivamente el si. El si muchas veces anulando el debate: firmame en facebok, seguime en twitter, manda tu adhesión a la casilla de mail, abrite un blog, mudate a wordpress, hagamos una reunión, subamos las fotos, hablemos de la reunión, presentate con tu apodo, juguemos al nombre de guerra.

2:

Entonces tenemos un problemita. Que no es grave, pero tampoco es menor. Hay una diferencia muy grave entre lo que se cree ser y lo que se es. Lo llevo a un plano político: los hechos concretos y las acciones son las que representan la política. La red social, las firmas en facebook, los seguidores en twitter, la blogosfera es subjetiva. La política sigue siendo objetiva. La política, por lo tanto: un proyecto de país, un proyecto social, un proyecto y punto, necesitan su solución, su debate, sus incomodidades y por sobre todo: sus contradicciones y confrontaciones, en el plano objetivo de la política. Y eso es en el plano real. No se puede andar con vueltas y el neo-kirchnerismo en ese sentido tiene que dejar de ser blanco y cándido. Ahora mismo

¿Qué se entiende por blanco? Deleuze lo define como la figura hegemónica que se quiere instalar a toda costa: hombre blanco, de corte europeo, cabello no muy oscuro, educación, estabilidad. Si vemos una propaganda de HSBC allí veremos a nuestro hombre, con su mujer, ambos dos abrazados a un perro labrador que de tan rubio y brillante parece albino y momificado. Y el kirchnerismo en su plano intelectual se acerca, roza y coquetea peligrosamente con esto. Y D´elia es el exabrupto en donde se encuentran los permisos, pero no la identificación, no la palabra, menos la empatía. Es un punto de fuga de «y si yo estuviera en su lugar también lo haría» ¿Y cual es su lugar, ya que decididamente no es el 2.0 y tampoco la actualización compulsiva que tiene Sabatella via twitter a tal punto que hasta cuando esta haciendo otra cosa twittea? Y ese lugar es el lugar del negro. El que escuchó sobre el propio cuerpo negro de mierda, el que no fue dueño nunca de nada y esta empujado a no serlo. Es deber y condición de      D´elia ser negro y probablemente no tener nunca una campera de Zara. Mientras  es el deber de Carta Abierta  bajarse un buen vino de 30 pesos. Del kirchnerismo blanco se espera la mesura y del kirchnerismo negro se espera el exabrupto. ¿Pero quienes son los que van a garantizar el triunfo del kichnerismo en la provincia de bs as por ejemplo? ¿Con quienes y cómo se negocian esos votos? ¿Cuanto hay de arrastre y clientelismo y cuando hay de voto confiado y exigencia de un cambio realmente popular? ¿Qué es lo que se le tiene que exigir al kirchnerismo si encuentra victoria? ¿A quien debe responder el kirchnerismo? ¿A qué sector le debe mostrar fidelidad? ¿Al sector que debido a su capital (pseudo)intelectual (que ponen muchas veces por sobre el monetario) cree que votar a Heller es votar a la minoría  o al sector que lo vota en gran parte esperanzado de tener representatividad en un país que se niega a ser negro, originario, rasgado? Ahí es exactamente donde no da lo mismo ser nac & pop via 2.0 que serlo en la vida real. Ahí es cuando hay un problema que no es problemita: es un problema de identidad, de representatividad y de lo que es real y de lo que no lo es. Es un problema incómodo, ciertos sectores de clase siempre tuvieron grandes problemas para blanquear (valga la paradoja) aquello que la incomoda, eso que lo inquieta. Supongamos que en el orden de placer es ….tolerable. No lo es en el orden del hambre, de la necesidad, de la justicia social, de la igualdad.

A veces me encuentro pensando con que nuestro ejercito armado son los pibes chorros. Distribución sin mediación. No robo calificado: anarco individualismo sin conciencia de si.  No grandes planes maestros: anulación de la plusvalía a destajo. Lo veo, lo quiero, es mío: no mido las consecuencias.  Ese arrojo, esa furia, mal canalizada, pésimamente contenida en parte porque el kirchnerismo con su sed de hegemonía total anulo y socavo políticas alternativas. El Duhaldismo con Kosteki y Santillan ya había hecho lo suyo. Pero es esa la verdadera red viral, es ese el contagio, es ahí donde tiene que prender el fruto del cambio y también los resultado de no cambiar el modelo. Es ahí en los cartoneros que no negociaron con Macri y es ahí en zona sur donde todo es más áspero donde de encuentra la real mayoría. Es ahí en las fronteras del conurbano en donde una calle de diferencia hace la villa, es ahí donde esta el soporte del kirchnerismo, el que le dará, si así sucede, la victoria.  Esos son los votos, es ese el soporte físico, es ese el soporte objetivo, es esa la mayoría de los hechos. Apartados por el aparato o no, hay que tener la lucidez de no condenar esa elección y también hay que admitir que hay mucho de subestimación: el kirchnerismo si prendió a base de querer algo mejor en las zonas mas pobres y golpeadas. Es ese el pensamiento que hay que encarar y es esa la gente que como en el 2001 va a salir a poner el cuerpo junto a nosotros que somos ni mas ni menos: la minoría. Si es que claro no estamos demasiado cansados porque pasaron ya casi diez años y tenemos una hija, un perro y un marido con el cual comentar «que hijos de puta, son unos animales, mira lo que le que le hicieron a esos pobres pibes!»

3:

Hoy 26 de junio (*) es donde esta hipótesis que intento esbozar se hace presente y real. Excepeto honrosas expceciones, Bayer, casi ningún pensador del progresismo se hizo presente en el Puente Pueyrredón, con palabra, con el cuerpo. En los primeros años cuando el encuentro era mensual, me gustaría decir: ahí estaba la real empatía, ahí tendrían que haber surgido la alianza firme y las bases reales que no necesariamente tenían que derivar en kirchnerismo. Pero.  El lugar del kirchnerismo blanco frente a esto es el lugar de la indigación (que barbaridad, que canallada) mientras que el lugar de resisitir y hacerse presentes es del cual necesita decir a los gritos: observen soy real, existo. La presencia para sectores de vulnerabilidad no es el aguante como tampoco es la procesión en la que se transformaron ciertas fechas históricas para el progesista. Esa presencia en el punte pueyrredón, tal cual el maravilloso proyecto que supo ser la Anibal Verón, es la esquirla en el ojo ajeno, no solo de la derecha.  Y el kircherismo se tendría que replantear cuales son sus bases reales, cuales son, no sus alianzas estratégicas, cuales deben ser sus alianzas posibles, si como proyecto se esta dispuesto a integrar como decía un maravilloso poeta: a las mujeres, a los putos, a los negros, a los olvidados de este mundo. Y eso incluye a D´elia, a Maxi a Dario, a las travestis explotadas, a las putas de constitu, a las mujeres orgulosas de su condición, a los negros, al villero, al cordón provincial; en definitiva: a la mayoría.

Nunca olvidar. Siempre resistir.

(*) la fecha se mantiene porque la intención era publicarla ayer, por problemas de la conexión no fue posible

Now playing: Los Galgos -Vineland
via FoxyTunes 1:

About Helena

Me llamo Helena, nací en el oeste y vivo en el barrio de Boedo. Estudie cine en el IDAC y fotografía en la escuela popular de La Boca. Me dedico a la música organizando fechas para el circuito de bandas indie, desde mi banda Los Galgos, desde distroiart rec y desde medios digitales como velvet rockmine o germen terror (chile). Crio una fauna de 2 gatos y una perra. Vivo enamorada.

View all posts by Helena →

4 Comments on “Paint it Black”

  1. Yo voy a decir siempre lo mismo. No tengo ningún problemas con los comentarios. Pero en general cuando se escribe se tiene que contestar al nivel de lo que se plantea. Al menos podes escribir posmoderno completo, es un mínimo esfuerzo. Agregandole una «t» subimos una letra. Pero ya que de eso hablamos lo «posmo» se dedica al desencanto y a la razón de la modernidad como fracaso. Es un tema que la sociologia gasto y desgasto hasta el final. La posmodernidad no esta ligada a esto que escribí. Yo no estoy desencantada, el votante que votaba a Kirchner cuando le iba bien y ahora no lo vota; en todo caso esta desencantado. De hecho tampoco estoy de acuerdo, como la posmodernidad, con barrer con las individualidades. Característica que si se aplico frente a muchos movimientos sociales que demostraban pluralidad, mocase – anibal veron – frente dario santillan, entonces ¿quién es posmoderno?

    No estaria mal que yo pudiera también valorar tu esfuerzo. Lástima que al menos acá no lo veo.

    No esta demás aclarar que no escribo para tu gusto. Escribio para el mio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *