Tropezón no es caída (o cómo comunicar la derrota)

Frase trillada, sí. Pero por algo hay que empezar. Creo que el grueso de los que apoyamos en general al gobierno no esperábamos este cachetazo. Elección reñida, pero no terminar abajo. No tener al Colo diciendo que «ahora empieza el cambio». No tener los inefables editoriales de La Nación y Clarín. No tener que terminar mirando mal esos puntos de Sabatella como si fueran nuestros. No se pudo. Se perdió en la provincia con Kirchner como candidato y Scioli como testimonial. Que a Sabatella le fue relativamente bien y que Pino dio el batacazo en la CABA, al menos a mí no me consuela. El gobierno planteó la discusión en términos simbólicos, entre dos modelos, y se perdió en el centro geográfico del asunto ─elegido por el mismo gobierno─.

¿Cómo seguimos? Quién me creo yo para responder eso no sé, pero me gustaría plasmar en medio de la bronca algunas ideas que me vienen ahora. Una revisada rápida del voto, comparando los datos a nivel provincial de los municipales, muestra que el corte de boleta fue descomunal. Esto se nota particularmente en el interior bonaerense, donde la victoria casi generalizada de Unión PRO a nivel provincial contrasta con los votos locales de la UCR-ACyS o fuerzas vecinalistas, pero también en pleno conurbano peronista. Algunos datos al azar sacados del sitio oficial con el setenta y pico escrutado. Beraza: 59% para el FJPV para concejales contra 48% para diputados. Ezeiza: 60% en concejales contra 48% en diputados. Avellaneda: 37% contra 33,5%. Y así montones de ejemplos, incluyendo muchos otros difíciles de exponer por la cantidad de listas locales. El colmo es La Plata, donde Bruera saca el 34% para concejales pero el FJPV saca para diputados nacionales 20,5% (!). Y si el voto del interior bonaerense es en buena medida legible en términos de clase, se me complica más hacerlo para el conurbanero o, mejor dicho, para explicar esas diferencias.

De esto, algo obvio pero que vale repetir(se): no existió en esta elección voto programático a Unión PRO. La candidatura de De Narváez, como está a ojos vista, es una construcción mediática. Se indicó que era el medio para expresar bronca. Hay que evitar que De Narváez se apropie de un voto que sustantivamente no le pertenece: en su mayor parte no es orgánico, no es ideológico, no es programático, no es sólido siquiera. Fue un voto contra Kirchner, como ponían bien clarito sus publicidades y puede corroborar cualquier votante suyo. Esto es una ventaja. El gobierno, pienso, debería asumir el voto bronca más allá de sus razones: sí, sabemos que nos votaron en contra, sabemos que hay descontento, sabemos que enfrentamos tal y tal cosa; asumimos el costo, dimos elecciones perfectamente limpias y perdimos en buena ley. Sabremos escucharlos.

Seamos sinceros: el problema no es la diferencia por la que ganó DN. El problema es que saque un treinta y pico un tipo con semejante prontuario y tan pocos méritos, y que además coseche apoyos que seríamos ciegos si limitáramos al gorilaje militante. Y la causa de fondo es el descontento con el gobierno, así crea como muchos que el grueso es más una sensación instalada que consecuencia de los (también muchos) errores no forzados. No nos ganó DN sino Lagente. Hay que reconocer el triunfo de Lagente. Así se va a desinflar buena parte de la ira: ya dieron el golpe. Ahora nos quedan dos años y medio con Cristina y una elección tantísimo más importante por delante.

En fin, que ojalá el gobierno tenga la viveza y la altura para asumir este traspié con todas las letras. Negarlo es aportar a todos los delirios sobre el ocaso del kirchnerismo (a fin de cuentas, ¿qué es el kirchnerismo?). Negarlo es mostrar un gobierno obtuso y en retirada a quienes quieren verlo así. Asumir que «trabajaremos con el diputado De Narváez y sus compañeros de bancada», mostrar la disposición al consenso y todas esas cosas. No se pierde nada. Incluso podrían institucionalizarse mecanismos no electorales de consulta y crítica ciudadana: mostrar que la loca histérica bipolar soberbia montonera revanchista atea zurda montonera resentida y grasa quizás es un poco menos terrible de lo que creen.

Esto pensando en la mejor forma de pasar este trago amargo y empezar a pensar en levantar la puntería para mañana: el garrón ya pasó, ahora a ver cómo se sale y en qué dirección. Fortalecer la imagen del gobierno es prioritario. Estamos en el peor momento de la crisis económica y acabamos de cobrar por la crisis política desatada el año pasado. No todas las pendientes van al mar y nunca está todo dicho, amén de que en todo el mundo se pierden elecciones (¡hasta Chávez!). En tiempos de política mediática, un gobierno con buena imagen y que se muestre sensible (que no vulnerable) es algo que no resulta imposible y a la vez parece elemental para que 2011 no sea 2009. E influirá de modo decisivo en los asuntos de poder real que pueden pensar con todo derecho que estoy olvidando, como los movimientos que sigan dentro del PJ.

Estas líneas son argumentalmente débiles. Podría hablar de profundizar la vía populista (Colo, ¿cómo te opondrás a reestatizar YPF, si lo eligió Lagente al votarte?) o de lo bien que le haría a la democracia aprovechar que estamos con un pie afuera para descuartizar al Grupo Clarín. Pero en medio del malhumor creo que vale aportar lo que sea para empezar a interpretar lo que pasó.

9 Comments on “Tropezón no es caída (o cómo comunicar la derrota)”

  1. En este lunes de profunda tristeza lo único que se me ocurre decir es que, finalmente, el querido compañero Kirchner ha conducido a nuestras fuerzas progresistas a una terrible y profunda derrota. Se podrá argumentar que ha luchado como un verdadero gladiador contra intereses poderosísimos, pero la adversidad nos ha golpeado duramente y la derecha ha vuelto a enseñorarse de una manera que ya creíamos superada.

  2. La diferencia con la derrota de Chavez es que la sociedad esta dividida en Venezuela, Chavez ha sabido (y ha querido) construir herramientas de participación de los sectores populares, ha sabido construir una fuerte base de trabajadores que están jugados con él. Verdaderamente creó un movimiento que lo banque en las malas, con mucha movilización popular, copando las calles. La derecha no tiene que hacer salvo lock outs y golpes de Estado.
    Aca no se dio esto y es sobre todo por falencias del propio Kirchner. No supo construir una herramienta, un movimiento que le responda. Pero no supo por que en realidad no quiso. El tiene un techo (al fiel estilo de Sabatella) que no es el PJ, es su propia mentalidad. Kirchner siempre le temió a la movilización popular, a la participación activa de los movimientos sociales, de los trabajadores. Él y sólo él indica hacia donde va el «proyecto nacional», no se comparten las decisiones con el pueblo, no se incluye a las organizaciones que empujan por la transformación, etc. Todo esto no es más que el resultado de la conducción deficiente de Kirchner. Jamás se iba a poder superar este techo, no se iba a poder profundizar el «modelo», por que es propia del lider una conducta conservadora. Después de todo, es un burgués asustado, que le teme al pueblo organizado desde las bases.

    1. Excelente comentario Ezequiel. No puedo menos que estar completamente de acuerdo. Al respecto, recomiendo la lectura de lo que escribió Roberto Gargarella bajo el título: «El kirchnerismo como conservadorismo». Muy Bueno.-

  3. Excelente nota.
    Estoy de acuerdo, tambien desde mi humilde lugar, en que hay que asumir el voto bronca y reconocer el triunfo de «Lagente».
    Eso si, creo que va a ser dificil que el filantropo colombiano no capitalice la victoria como «suya, suya, suya» (como lo es la guita, toda suya, suya, suya).
    En cuanto al reacomodamiento dentro del PJ, para mi, Nestorista de la primera hora (cuando tenia el 2% de intención a voto en 2002), nunca me termino de convencer Scioli pero ahora lo estoy extrañando ya.
    Me gustaría que pueda presentarse a internas para 2011 y, ¿quien te dice?, ganar y ser el candidato del PJ.
    Nunca me gusto Reutemann. Para nada. Para mi es el Menem blanco. Aunque, ahora, con el Berlusconi argentino, me parece que Reutemann seria el sapo mas lindo a tragarse.
    Entonces a no regalarle el PJ a Maurizio.
    Deberiamos ser MUY IMBERBES para servirle el sello del PJ, del General y Evita, de Nestor Kirchner y Cristina a alguien como ese destruye educacion y salud publica de Macri.

    1. Es dificil no decaer en estos momentos. Se ve todo negro. Es como que la derecha avanza y comienza a cubrirlo todo. Cómo pudo pasarnos esto?

  4. DIOS. que dolñor en el pecho, hoy amanecio lloviendo y era logico. no era un dia peronista. Lo que mas me duele es darme cuanta en cada elleccion que en mi pais hay tantos gorilas. Agarrense se cabaron los aumentos a jubilados o las paritarias que son casi un tramite…..Investigadores del conicet adiossssssss. Ya todos se olvidaron del congelamiento de sueldos durante el mufa, adios empresas y fiesta para pocos o 13 por ciento con la alianza o el …. bueno ya todos sabemos……
    En fin hay que apretar los labios y seguir sabiendo que vivimos rodeados de gorilas.
    Vivimos en elplaneta de los simios…. y somos minoria. Que amargura dios ……y ni siquiera soy super kirchnerista solo un peronista que tiene memoria para acordarse de lo popco o nada que hicieron lo otros gobiernos. Y kirchner que se va a amargar se va a sentir mal. y si por unos dias despues se va a su mansion y todo ok. Nosotros nos vamos a bancar las verdaderas cvonsecuencias de los liberales y los gorilas. Que amargura escuchara boludos que se dicen peronistas diciendo que votan al rpo ( y la p. que te …….) porque ese es el peronismo……Bueno al menos encontre un sitio donde descargarme.
    Gracias y fuerza compañeros . seguiremos siendo el hecho maldito de la historia argentina.

    1. Pero cómo pudo pasarnos esto? No puedo dejar de preguntármelo.
      Si Nestor es un luchador incansable, un verdadero gladiador que nunca dudó un instante en jugarse entero por los más humildes y el pueblo en general. Un titán. Un verdadero revolucionario.
      Todavía no lo puedo creer y más me duele el no entender por qué.
      Alguién me lo puede explicar?

  5. Che, no esperaban el cachetazo porque no leían los posts que lo anunciaban (con la soberbia de siempre de muchos kirchneristas). Obviamente la paliza fue ya exagerada -no ganaron un solo distrito (hasta cayeron en Santa Cruz). Y el avance del PJ derechoso ya lo veo imparable.
    Es más, Kirchner cobardemente arrugó y se fue a boxes. En vez de hacer de dique de contención al «nuevo peronismo berlusconiano», agarró las valijas y dejó la presidencia del partido. «Muchachos, tengan el lugar, y rifen al próximo candidato entre ustedes».
    Tanto luchó por el PJ, y TANTO perdió por eso -los transversales, movimientos sociales, progres y socialistas que se fueron para no transar con los punteros y narco-caudillos de provincia, y ahora entrega todo sin luchar. Y es más no quieren aceptar que perdieron, no por Pino Solanas como ya hay boludos que repiten, sino por los citados narco-caudillos que como se vio jugaron en contra (y restaron cerca del 15% de votos entre sus listas y las nacionales).
    Ahora qué van a decir? que la culpa no la tiene el aparato pejotista, cuando fue ese aparato el que los «durmió»? cuando esos buenos muchachos duhaldistas e «hiper-kirchneristas» ganaron incluso con la derrota, y ya están negociando con De Narvaez y Reutemann…
    Esto no es tropezón, es caída. Kirchner ya perdió todo poder: Congreso, PJ, provincia de Bs As, TODOS los centros urbanos grandes, y ni le queda su guarida del sur para «pasar el invierno». Les anuncio que el «imbatible» Néstor ya empezó a dejar a la gente colgada y a irse silbando bajito -de poner el pecho para que los militantes que se la jugaron no caigan, ni hablar!! No lo hizo con D´Elía y los movimientos sociales con la 125 menos lo hará ahora.
    Muchachos les queda enfrentar «mano a mano» al aparato PJ, a los punteros del conurbano y a los caciques provinciales… y a ver si ustedes les pueden torcer el rumbo a ellos -y su nuevo plan de pejotización, o si es al revés y los rajan a ustedes del PJ por «traidores». Y para colmo Kirchner les soltó la manito desde el primer día de la derrota.
    Una vergonzosa caída, que es imposible de comunicar. «Se hundió el barco. Sálvese el que pueda» gritó Néstor. Y Cristina ni siquiera salió a dar la cara. Qué valientes capitanes che! Se ve que ellos ya tienen bien agarraditos sus botes salvavidas y que el resto del proyecto no está contemplado.
    No digan que no se la veían venir la derrota, porque muchísimos habían alertado de eso. En este reino de ciegos que no quisieron ver, el tuerto fue rey… y rey depuesto viva el Rey, se viene el nuevo PJ derechoso y ya da miedito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *