TUPAC AMARU. Parte I

La unidad básica de la Tupac es la copa de leche”. Después de los insultos de Morales, esa fue la segunda frase que escuche acerca de esta orga. El lugar clásico del asistencialismo se volvió un lugar de organización, pero también un punto de recepción de demandas. Ansiosa por saber más, pregunto de qué se trata todo esto. No puedo negar mi escepticismo, yo creo en la Política en mayúsculas y desconfío de lo exótico, de lo autogestivo, me sabe a espejitos de colores.

(…) Es simple, cuando alguien viene y nos dice que quiere ser parte de la Tupac le contamos lo que hacemos, quiénes somos, pasamos nuestros videos. Inmediatamente después le decimos que tiene que armar una copa de leche. Es la única condición. No les damos nada al principio. Nada. Les decimos ustedes tienen que darle la leche a los chicos. Pero si no tenemos nada nos dicen. Hagan como puedan, pero tienen que hacerlo. Y la gente se organiza.


5 Comments on “TUPAC AMARU. Parte I”

  1. Si, pero es clientelismo igual, y sí fueron ellos a fajarlo a Morales. Cuando K quería amilanar a la Shell la gente de Delia rodeaba las estaciones de servicio, cuando quería amilanar a los chacareros Moyano y sus panzonas tropas acampaban en Ceibas. Usaron estos procederes una y otra vez, a qué viene la santificación de la Tupac para demostrar que a Néstor nunca jamás se le ocurriría…

  2. Gracias Espacios! Vaya, vaya! que verlo no es igual que se lo cuenten.

    Uls:Nadie busca santificar a nada ni nadie, para almas bellas alcanza con los intelectuales y los cineastas. Que no fueron ellos los del escrache al inmoral de Morales esta más que demostrado y no hace falta gastar plumas en explicarlo.

    Nada más lejano al clientelismo que la experiencia de TUPAC. Pero organización popular es una materia que, evidentemente ,no dan en la facultades de derecho. Dejeme contestarle con Casullo a ver si esta noche no duerme por la preocupación del fantasma del clientelismo que recorre América Latina:
    ¡Loado sea el clientelismo que sigue de alguna manera posibilitando que haya una identidad política del sujeto empobrecido!

    1. Casullo cree en las asignaciones universales. Las viviendas autogestionadas se pueden hacer en Cooperativas. LO que da sustento a estas organizaciones es que les llega recurso de arriba – más allá de todo lo que logren por sí mismas – y el recurso llega contra una contraprestación electoral y política. Su destino final es corromperse y después la nada. Como las fábricas autogestionadas o los club del Trueque. Si queremos alguien que organize a los pobres en economías paralelas a la capitalistas traigamos de vuelta a los Jesuítas que fueron los únicos que lo lograron de verdad. Y modernamente ese fabuloso movimiento cooperativo argentino que nació con la migración a fines del XIX: sociedades de socorro mutuo, cooperativas de vivienda, de consumo, de crédito, el Hogar Obrero. Su exito las liquidó poque en cuanto sus miembros tornaron a mentalidad de clase media las abandonaron o se burocratizaron. Pero en todo caso sirvió mientras le pusieron ganas, a esto otro ya se le ve la falla, de movida. Vale la pena escuchar al Perro Santillán – al que pocos podrán acusar de burgués inmoral – hablando de Milagro Salas.

  3. Vamos por partes. Punto 1,este gobierno, al igual que Casullo quien lo defendía, tb cree en las asignaciones universales, como habra podido comprobar con la asignacion universal por hijo.Punto 2, si sigue el link de las frases lo lleva a un post de mi blog dde subrayo q solo es posible esto si les llega recurso por arriba como ud dice, la diferencia es que para ud esto es clientelismo, corromperse y despues la nada, y para mi es una forma legitima de inversion social. Punto 3, yo tampoco creo en las formas autogestivas como el camino a la salvación nacional ni mucho menos,de hecho el post parte II versará sobre eso, simplemente sostengo que hay mucho que aprender y rescatar de esta experiencia, que con su precariedad sacó a muchísima gente del infierno en Jujuy. Punto 4, desde mi punto de vista con su diagnóstico sobre el porque del fracaso del movimiento cooperativo argentina le pifia otra vez, la causa no es la mera corrupción de sus miembros, es mucho más profunda y tiene que ver por sobre todas las cosas con el modelo económico que se impuso. En cto al Perro Santillán hay disputa personal con Milagro, así que muy objetivo no lo veo a su análisis. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *